Vida

La importancia de mantener la profesionalidad en las escuelas

La importancia de mantener la profesionalidad en las escuelas

La profesionalidad es una cualidad que todo educador y empleado escolar debe poseer. Los administradores y maestros representan a su distrito escolar y deben hacerlo en todo momento de manera profesional. Esto incluye tener en cuenta que todavía eres un empleado de la escuela, incluso fuera del horario escolar.

Honestidad e integridad

Todos los empleados de la escuela también deben ser conscientes de que casi siempre están siendo observados por los estudiantes y otros miembros de la comunidad. Cuando eres un modelo a seguir y una figura de autoridad para los niños, la forma en que te comportas es importante. Tus acciones siempre pueden ser escrutadas. Por lo tanto, se espera que los maestros sean honestos y actúen con integridad.

Como tal, es crucial ser siempre honesto y estar al día con todas sus certificaciones y licencias. Además, cualquier tipo de manipulación con la información de otras personas, ya sea papeleo físico o en una conversación, debe limitarse a las necesidades. Este tipo de enfoque lo ayudará a mantener la seguridad física y emocional, que también son responsabilidades críticas de un maestro.

Relaciones

Construir y mantener relaciones respetuosas y positivas con las partes interesadas clave son componentes principales de la profesionalidad. Esto incluye las relaciones con sus estudiantes, sus padres, otros educadores, administradores y personal de apoyo. Al igual que todo lo demás, sus relaciones deben basarse en la honestidad y la integridad. No establecer conexiones personales profundas puede crear una desconexión que podría afectar la efectividad general de la escuela.

Cuando se trata con estudiantes, es importante ser cálido y amigable, al mismo tiempo que se mantiene una cierta distancia y no se difuminan las líneas entre su vida profesional y personal. También es clave tratar a todos de manera justa y evitar sesgos o favoritismos. Esto se aplica tanto a sus interacciones cotidianas con sus estudiantes como a su enfoque de su desempeño en clase y sus calificaciones.

Del mismo modo, sus relaciones con compañeros de trabajo y administradores son cruciales para su profesionalismo. Una buena regla general es ser siempre educado y errar por precaución. Asumir la actitud de un alumno, ser de mente abierta y asumir las mejores intenciones son muy útiles.

Apariencia

Para los educadores, la profesionalidad también incluye la apariencia personal y la vestimenta adecuada. Incluye cómo hablas y actúas tanto dentro como fuera de la escuela. En muchas comunidades, involucra lo que haces fuera de la escuela y con quién tienes relaciones. Como empleado de la escuela, debe tener en cuenta que representa a su distrito escolar en todo lo que hace.

La siguiente política de ejemplo está diseñada para establecer y promover una atmósfera profesional entre la facultad y el personal.

Política de profesionalismo

Se espera que todos los empleados cumplan con esta política y mantengan en todo momento la profesionalidad de manera que el comportamiento y las acciones de un empleado no sean perjudiciales para el distrito o el lugar de trabajo y que el comportamiento y las acciones de un empleado no sean perjudiciales para el trabajo. relaciones con maestros, miembros del personal, supervisores, administradores, estudiantes, patrocinadores, vendedores u otros.

Se debe recomendar a los miembros del personal que tengan un interés profesional sincero en los estudiantes. El maestro y el administrador que inspira, guía y ayuda a los estudiantes puede tener una influencia duradera en los estudiantes a lo largo de sus vidas. Los estudiantes y los miembros del personal deben interactuar entre sí de manera cálida, abierta y positiva. Sin embargo, se debe mantener una cierta distancia entre los estudiantes y el personal para preservar la atmósfera profesional necesaria para lograr la misión educativa de la escuela.

La Junta de Educación considera obvio y universalmente aceptado que los maestros y administradores son modelos a seguir. El distrito tiene el deber de tomar medidas para evitar actividades que se entrometen adversamente en el proceso educativo y que puedan conducir a consecuencias indeseables.

Para mantener y preservar el ambiente apropiado necesario para lograr la misión educativa de la escuela, cualquier comportamiento o acción no profesional, inmoral o inmoral perjudicial para el distrito o lugar de trabajo, o cualquier comportamiento o acción perjudicial para Las relaciones laborales con compañeros de trabajo, supervisores, administradores, estudiantes, patrocinadores, vendedores u otros pueden conducir a medidas disciplinarias según las políticas disciplinarias aplicables, que pueden incluir el despido.