Nuevo

10 momentos inesperados en la historia de la inauguración presidencial

10 momentos inesperados en la historia de la inauguración presidencial


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

1. George Washington

El 7 de enero de 1789, en la primera elección presidencial de la nación, George Washington ganó el apoyo de todos los electores que participaron. Pero a pesar de su victoria unánime, la primera toma de posesión de Washington no se llevó a cabo hasta 57 días después, ya que el nuevo Congreso no pudo reunir un quórum para recibir los resultados de las elecciones hasta entonces.

Justo antes de que Washington tomara juramento en un balcón del Federal Hall de la ciudad de Nueva York el 30 de abril, los organizadores descubrieron que no había una Biblia a mano. Rápidamente tomaron prestado uno de la cercana Logia Masónica, y Washington prestó juramento al cargo vestido con un traje marrón oscuro con águilas estampadas en los botones, una espada de vestir y cabello empolvado a la moda.

2. Andrew Jackson

Cuando Andrew Jackson asumió su primer mandato en 1829, dio la bienvenida a una multitud ruidosa de 20.000 de sus partidarios para celebrar con él en la Casa Blanca después de prestar juramento al cargo. La celebración se disolvió casi en una pelea, completa con muebles rotos y cristales rotos. Como lo describió un miembro de la alta sociedad de Washington: "Las mujeres se desmayaron, se vio a los hombres con la nariz ensangrentada y tuvo lugar una escena de confusión que es imposible de describir". El propio Jackson se vio obligado a escapar del caos saltando por una ventana.

LEER MÁS: Cómo Andrew Jackson montó una ola populista para convertirse en el primer presidente 'forastero' de Estados Unidos

3. William Henry Harrison

A pesar del clima extremadamente frío el día de la investidura de William Henry Harrison en 1841, el héroe de guerra y el presidente entrante se negaron a usar abrigo o sombrero e insistieron en regresar a la Casa Blanca a caballo en lugar de un carruaje cubierto. “Old Tippecanoe” también pronunció el discurso más largo en la historia inaugural; su discurso fue de 8.445 palabras y tardó más de dos horas en leerse. Irónicamente, la presidencia de Harrison resultaría ser la más breve en la historia de la nación. Poco después de su investidura, Harrison se resfrió, que se convirtió en neumonía. Murió el 4 de abril de 1841, apenas 31 días después de asumir el cargo.

4. Abraham Lincoln

Antes de la segunda toma de posesión de Abraham Lincoln a principios de 1865, el vicepresidente entrante, Andrew Johnson, bebió algunos whiskies "medicinales" para calmar sus nervios y aliviar los síntomas de un reciente brote de fiebre tifoidea. Cuando se levantó para prestar juramento, estaba visiblemente borracho, arrastrando las palabras y divagando incoherentemente durante unos 20 minutos. Lincoln esperó pacientemente con los ojos cerrados hasta que terminó el vergonzoso espectáculo. Más tarde dijo que Johnson "había cometido un mal desliz" pero que "no era un borracho". Apenas un mes después, Johnson volvería a prestar juramento, esta vez como presidente, después de que la bala de un asesino matara a Lincoln en el Ford's Theatre.

5. Ulysses S. Grant

El día de la segunda toma de posesión de Ulysses S. Grant en marzo de 1873 fue uno de los días de marzo más fríos en la historia de Washington, DC La temperatura registrada fue de 16 ° F al mediodía, con ráfagas de viento que lo hacían sentir más como de -15 ° a -30. ° F. Las banderas a lo largo de la avenida Pennsylvania se congelaron o se soltaron, mientras las ambulancias se quedaron esperando durante el desfile inaugural para llevar a los cadetes militares congelados al hospital.

El baile inaugural de Grant esa noche tuvo lugar en una estructura temporal erigida para la gran ocasión, pero no estaba equipada para el clima frío, y los invitados se mantuvieron puestos sus abrigos pesados ​​mientras cenaban y bailaban. Sin embargo, la comida fría y el champán congelado no fueron lo peor: se suponía que unos 100 canarios, colgados del techo en jaulas, daban una serenata a los invitados, pero muchas de las aves murieron congeladas antes de que pudieran actuar.

6. Dwight D. Eisenhower

Durante la primera toma de posesión de Dwight D. Eisenhower en 1953, el presidente recién juramentado rompió con la tradición al recitar su propia oración improvisada después de prestar juramento, en lugar de besar la Biblia. Luego presidió un desfile inaugural que contó con unas 62 bandas y 26.000 participantes, y un momento que casi con certeza nunca podría suceder hoy: con el permiso del Servicio Secreto, un vaquero de California llamado Montie Montana enlazó al nuevo presidente, como un El sonriente vicepresidente Richard Nixon, entre otros dignatarios, miró.

7. John F. Kennedy

ESCUCHE: Discurso inaugural de John F.Kennedy

La inauguración de John F. Kennedy en 1961 estuvo llena de momentos inesperados. En primer lugar, Lyndon B. Johnson cometió una mala fama en su juramento a la vicepresidencia al decir "sin ninguna reserva mental de ningún tipo" en lugar de "sin ninguna reserva mental o propósito de evasión". Luego, el podio se incendió brevemente debido a un cortocircuito en el sistema eléctrico mientras el cardenal Richard Cushing estaba entregando la invocación. Finalmente, el poeta Robert Frost había escrito una composición original para la ocasión pero no pudo leerla debido al resplandor del sol sobre la nieve que había caído la noche anterior. En cambio, Frost recitó un poema diferente, "The Gift Outright", de memoria.

8. Richard Nixon

En uno de los bailes llenos que celebraron la segunda inauguración de Richard Nixon en 1973, celebrada en el Museo de Historia y Tecnología del Smithsonian (ahora el Museo de Historia Estadounidense), un gallo escapó de una exhibición agrícola y se unió a algunos de los invitados en su caja de $ 1,000. Después de que un invitado afirmó que la "agredió", el secretario del Smithsonian, S. Dillon Ripley, logró capturar al gallo. Al alisarse las plumas, calmó al pájaro lo suficiente como para poder devolverlo a la exhibición del granero colonial en la sala Growth of the United States del museo.

9. Jimmy Carter

Después de prestar juramento con un traje de 175 dólares comprado una semana antes en su estado natal de Georgia, Jimmy Carter sorprendió a los espectadores cuando él y su familia salieron de la limusina presidencial para caminar a la cabeza de su desfile inaugural en enero de 1977. El único otro presidente Para hacerlo había sido Thomas Jefferson, en su primer día de investidura en 1803.

Al igual que Jefferson, Carter quería ser visto como el "presidente del pueblo", y su decisión de caminar al aire libre por Pennsylvania Avenue fue una declaración memorable. (Por el contrario, la limusina de Richard Nixon había sido escoltada por un guardia armado que incluía a 3.000 policías de distrito, 5.000 soldados regulares y 1.000 miembros de la Guardia Nacional en su primera toma de posesión en 1969). Amy, la hija de nueve años de Carter, incluso se saltó parte del camino. de regreso a la Casa Blanca. Los presidentes posteriores a Carter seguirían su ejemplo y caminarían durante al menos parte de la procesión hacia la Casa Blanca.

10. Barack Obama

En la primera toma de posesión de Barack Obama en 2009, él y el presidente del Tribunal Supremo John Roberts cruzaron sus señales mientras Roberts tomaba el juramento frente a una multitud sin precedentes de casi 2 millones de personas. Después de que Obama interrumpiera inadvertidamente a Roberts, el presidente del Tribunal Supremo, que no estaba usando notas, modificó la redacción del juramento, diciendo "que ejecutaré fielmente el cargo de presidente en los Estados Unidos", en lugar de la redacción exacta ("que haré ejecutar fielmente el cargo de presidente de los Estados Unidos ”) prescrito por la Constitución de los Estados Unidos. Cuando Obama luego repitió la redacción incorrecta de Roberts, los académicos constitucionales cuestionaron si había juramentado adecuadamente. Obama y Roberts terminaron haciendo todo de nuevo en la Casa Blanca al día siguiente, esta vez sin problemas.


Día de la inauguración: algunos hechos, algo de historia y todo lo que necesita saber antes de asistir a la inauguración de Joe Biden el 20 de enero.

Algunos grandes eventos ocurren cada cuatro años, los Juegos Olímpicos de Verano, el año bisiesto, la Copa del Mundo y la Inauguración Presidencial de los Estados Unidos. Puede que no sea tan emocionante como la Copa del Mundo o los Juegos Olímpicos, pero es un gran problema para los estadounidenses. El día está lleno de desfiles, actuaciones musicales y ceremonias en Washington DC. Algunas personas animan, otras no. (esta vez, los conservadores).

¡Felicitaciones América! Tienes un nuevo presidente. Pero, el nuevo presidente no es oficial hasta el día de la inauguración al mediodía del 20 de enero. Desde 1937, las Inauguraciones Presidenciales han tenido lugar el 20 de enero después de las elecciones. Sin embargo, de 1793 a 1933 la ceremonia tuvo lugar el 4 de marzo. (Dato curioso: la constitución entró en vigor oficialmente el 4 de marzo de 1789). La vigésima enmienda a la constitución movió oficialmente el día hasta el 20 de enero, para evitar que el presidente patético se quedara en la oficina por mucho tiempo.


La inauguración de 2021 pasará a la historia, pero ¿de qué manera?

FORT WAYNE, Indiana (WANE) & # 8211 La 59ª toma de posesión de un presidente de los Estados Unidos pasará a los libros de historia. Muchas tradiciones no están sucediendo, y posiblemente se inicie una nueva tradición.

No hubo un desfile gigante, los bailes inaugurales se llevan a cabo virtualmente y muchos lugares alrededor del Capitolio están cerrados al público. Los invitados se distanciaron socialmente, ya que la inauguración ocurrió en medio de una pandemia.

Otra diferencia notable es que el presidente Donald Trump no estuvo presente. El presidente Trump abandonó la Casa Blanca el miércoles por la mañana antes de que comenzara cualquiera de los eventos. Associated Press informa que el presidente dejó una nota para el presidente electo Joe Biden. Esa será una tradición que aún se mantiene.

Con la partida del presidente Trump, será la primera vez desde 1869 que no veremos una imagen de un presidente saliente y entrante al mismo tiempo.

El país vio otra primicia cuando Kamala Harris juró como vicepresidenta. Ella es la primera mujer y mujer de color en ocupar el cargo.

Otra tradición que aún sucedía es la de la asistencia de ex presidentes. Los ex presidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton presenciaron el juramento del presidente Biden. También asistió el vicepresidente Mike Pence.

Una nueva tradición que posiblemente comenzará es el recién inaugurado presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris viajaron al Cementerio Nacional de Arlington para colocar una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido.

El profesor adjunto de historia de la Universidad Purdue de Fort Wayne, Jeff Malanson, dijo que a veces es difícil descifrar si realmente estamos viendo un momento histórico, porque lo estamos viviendo.

Sin embargo, Malanson cree que una serie de eventos llevaron a que esta inauguración fuera histórica. Dijo que la pandemia, las elecciones en sí y los disturbios en el Capitolio culminaron para convertirlo en un día histórico.

Pero, ¿cómo se recordará en los próximos años?

& # 8220 & # 8217t todavía no sabemos cómo se va a resolver todo esto. Esa es la otra gran cosa con la que todos luchamos es que pensamos que el momento actual es históricamente significativo, pero no necesariamente sabemos cuál será esa importancia ... todos los libros de texto van a hablar de COVID -19 y las elecciones de 2020, y la insurrección del 6 de enero. Y sabes, Trump es el único presidente que ha sido acusado dos veces. Sabemos que estos serán momentos históricamente significativos, pero el tipo de historia que & # 8217s contó sobre ellos, creo que aún no se ha concluido & # 8221, dijo Malanson.

A pesar de que todo esto es histórico, Malanson dijo que la mejor comida para llevar es lo que está por venir.

& # 8220 Creo que & # 8217 va a ser un cambio. Creo que la Administración Biden realmente se ha esforzado por enfatizar el cambio de los últimos cuatro años. E incluso para enfatizar algunos puntos de cambio de la anterior administración Obama. Así que creo que realmente en el momento actual, lo más importante será el cambio. Creo que el otro gran llamado que vamos a ver del presidente Biden es un llamado a la unidad. Él & # 8217 ha estado haciendo ese lanzamiento durante mucho tiempo. Creo que lo menciona en su discurso inaugural. Y creo que él va a intentar hacer el esfuerzo de buena fe para que eso avance. Como sociedad, & # 8217 hemos llegado a estar demasiado fracturados. & # 8221

En cuanto a lo que será memorable de la inauguración, será subjetivo. A continuación, se muestran algunos momentos memorables de inauguraciones pasadas:

  • John F. Kennedy & # 8217s quote, 1961, & # 8220 No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país. & # 8221
  • Franklin D. Roosevelt & # 8217s quote, 1933, & # 8220 Permítanme afirmar mi firme creencia de que lo único que tenemos que temer es el miedo mismo. & # 8221
  • Maya Angelou & # 8217s poema, On the Pulse of Morning, Bill Clinton & # 8217s 1993 inauguración
  • Actuación de Aretha Franklin & # 8217s, Barack Obama & # 8217s 2009 inauguración

Próximamente durante First at Five y News at Six, WANE 15 tendrá una cobertura en equipo de la inauguración. También escucharemos a un profesor local sobre cómo se enseñará esta inauguración a las generaciones futuras.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.


9 Las primeras votantes femeninas

El período inmediatamente posterior a la Primera Guerra Mundial fue un gran momento para los derechos de las mujeres y los rsquos. La 19ª Enmienda otorgó a todas las mujeres estadounidenses el derecho al voto, mientras que el Reino Unido abrió a regañadientes el voto a cualquier mujer mayor de 30 años. Sin embargo, estos derechos no eran tan novedosos como pueden haber parecido. En ambos países, las mujeres habían estado votando desde mucho antes de la Primera Guerra Mundial.

En el Reino Unido, algunas parroquias permitieron legalmente a las mujeres votar sobre asuntos locales durante la época victoriana. Un libro de votación para elegir al superintendente asistente de los pobres de la parroquia de St Chad & rsquos enumera a 30 mujeres que participaron activamente en las elecciones. Esa votación se llevó a cabo en 1843. Gracias a las rarezas de la ley de votación victoriana, a una mujer rica se le permitió votar cuatro veces distintas.

Por supuesto, una cosa es votar sobre un asunto local y otra completamente distinta influir en un gobierno nacional. Sin embargo, en 1867, las mujeres británicas hicieron exactamente eso. Se acababa de aprobar una ley en Manchester para dar el voto a todos los contribuyentes, pero los legisladores se olvidaron de excluir a las mujeres. Liderado por Lily Maxwell, un grupo de mujeres locales utilizó el vacío legal para votar en una elección parcial. Curiosamente, exactamente lo mismo había sucedido en Australia tres años antes.

Incluso estos pioneros no tienen nada sobre sus primos estadounidenses. Wyoming es famoso por conceder el voto a las mujeres en 1869, pero en realidad deberíamos estar celebrando Nueva Jersey. (Ésa no es una frase que se lea muy a menudo). El estado consagró el derecho al voto de las mujeres y los rsquos en 1797. Gracias a la vaga redacción de la constitución de Nueva Jersey y rsquos, es posible que la derecha haya existido técnicamente desde 1776. Es una pena que eligieran adoptarla. lejos en 1807.


Tu guía para el día de la inauguración

Las inauguraciones presidenciales están cargadas de tradición: un traspaso pacífico del poder, desfiles, bailes y celebración.

“Nuestra historia ha sido que incluso cuando un candidato no gana, aceptamos los resultados. Seguimos adelante y le deseamos lo mejor al nuevo presidente ”, dijo Jim Bendat, historiador de la investidura presidencial.

Pero la juramentación de este año del presidente electo Joe Biden el 20 de enero será diferente.

Únase a PBS NewsHour con la cobertura en vivo del Día de la Inauguración 2021 en las estaciones de PBS en todo el país a partir de las 10:30 a.m. ET del miércoles 20 de enero de 2021.

Un ataque mortal del 6 de enero contra el Capitolio de los Estados Unidos por parte de partidarios del presidente Donald Trump condujo a un segundo juicio político rápido e histórico por parte de la Cámara. Bajo nuevas medidas de seguridad reforzadas, miles de oficiales militares y policiales estarán de guardia en las calles de Washington, D.C., a medida que se acerca el Día de la Inauguración. Los funcionarios también están monitoreando las amenazas en las capitales de los estados.

Además de una crisis de seguridad nacional, la pandemia de coronavirus que continúa matando a miles de estadounidenses a diario ha obligado a reducir la pompa y las circunstancias habituales y, al igual que todo lo demás durante la pandemia, a volverse casi virtual.

El resultado es una nube de división, dolor y ansiedad que se cierne sobre la ceremonia para marcar el comienzo de la administración de Biden, que tendrá la tarea de tratar de unir al país para sacarlo de la doble crisis económica y de salud.

¿Cuál es el horario del Día de la Inauguración?

  • 11 a. M. & # 8211 Joe Biden llega al Capitolio de los Estados Unidos.
  • 11:15 a.m. & # 8211 Comienza el programa de inauguración.
    • Invocación & # 8211 Padre Leo J. O’Donovan
    • Juramento a la bandera & # 8211 Andrea Hall
    • Himno Nacional & # 8211 Lady Gaga
    • Lectura poetica & # 8211 Amanda Gorman
    • Actuación musical & # 8211 Jennifer López

    Celebrando Estados Unidos y recordando a las víctimas de COVID-19

    Antes del Día de la Inauguración, el Comité de Inauguración Presidencial (PIC) albergará otros eventos. El lunes a las 6:30 p.m. EST, una exhibición de arte de "campo de banderas" en el National Mall iluminará 56 pilares de luz y exhibirá 200,000 banderas que representan a los estados y territorios de los EE. UU.

    "El 'Campo de banderas' representa al pueblo estadounidense que no puede viajar a Washington y refleja el compromiso del PIC con un evento inclusivo y seguro que todos puedan disfrutar desde su hogar", se lee en un comunicado de prensa del comité.

    El martes 19 de enero, PIC organizará otra ceremonia de iluminación para honrar a las casi 400.000 personas que han muerto a causa del COVID-19. La iluminación se llevará a cabo alrededor del Lincoln Memorial en DC, y en ciudades y puntos de referencia de todo el país, como el Empire State Building en la ciudad de Nueva York, según el comité inaugural.

    Se ve un vehículo de la Guardia Nacional alrededor del Capitolio de los EE. UU. Antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, en Washington, EE. UU., El 17 de enero de 2021. REUTERS / Joshua Roberts

    ¿Qué tipo de seguridad se espera?

    La inauguración presidencial es un evento de alta seguridad que se ha acelerado tras el ataque del 6 de enero.

    Las acusaciones infundadas de Trump de fraude en las elecciones presidenciales de noviembre y los llamamientos a que los partidarios descendieran a D.C. llevaron a una turba violenta que irrumpió en el Capitolio para interrumpir el proceso del Congreso de contar los votos electorales de Biden.

    Fue una brecha de seguridad histórica que ha generado numerosas preguntas y acusaciones, lo que ha llevado a las renuncias del jefe de policía del Capitolio, así como a los sargentos de armas del Senado y la Cámara.

    Por lo general, las inauguraciones presidenciales reciben una designación de “evento de seguridad especial nacional”, que le da al Servicio Secreto el control sobre la coordinación de la seguridad. Esas medidas de seguridad se mejorarán aún más después de los disturbios.

    Al menos cuarenta estados se han comprometido a enviar miembros de la Guardia Nacional si es necesario, según altos oficiales militares, y el área de D.C. espera ver hasta 26.000 miembros de la Guardia para el Día de la Inauguración.

    “Habrá más tropas que espectadores para la inauguración”, dijo Bendat. "Eso es bastante sorprendente cuando lo piensas".

    Los terrenos del Capitolio estarán cerrados al público el Día de la Inauguración, escribió el jefe interino de la Policía del Capitolio en un comunicado el 11 de enero. El National Mall también estará cerrado al público.

    La alcaldesa de DC, Muriel Bowser, emitió una declaración de emergencia en toda la ciudad el 6 de enero que se ha extendido hasta el 21 de enero. El alcalde también extendió la prohibición de comer en interiores en la ciudad hasta el 22 de enero y solicitó que el Departamento del Interior cancele las reuniones públicas a través de 24 de enero.

    En una entrevista con Amna Nawaz de PBS NewsHour, Bowser dijo que las agencias federales aprobaron varias de sus solicitudes de precauciones adicionales antes del Día de la Inauguración. Esto incluye extender la designación del evento de seguridad especial nacional por varios días, así como hacer una declaración previa al desastre que permita a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias ayudar con la preparación de seguridad para la inauguración.

    “Cada hora estoy más seguro de que el sistema & # 8212 el tipo de estructura de cómo se apoya [la inauguración] & # 8212 es fuerte”, dijo Bowser a Nawaz sobre la seguridad durante la semana de la inauguración. "Le he pedido a todos nuestros socios federales que lo intensifiquen, a la luz de los ataques del 6 de enero al Capitolio, pero también a la luz de la propagación de la amenaza en todo el país".

    A pesar del escrutinio internacional y los arrestos en todo el país después de los disturbios en el Capitolio, el FBI advirtió a las fuerzas del orden de posibles protestas armadas el día de la toma de posesión en D.C. y en las capitales de los estados.

    Rompiendo con la tradición de la inauguración

    La amenaza del COVID-19 y las tensiones postelectorales entre Trump y Biden han provocado otros cambios en las tradiciones inaugurales.

    En un año típico, el Día de la Inauguración comenzaba por la mañana con el presidente saliente invitando al presidente electo y al primer cónyuge entrante a desayunar en la Casa Blanca. Luego, las familias viajarían juntas a la inauguración como una muestra simbólica de la transferencia pacífica del poder del país, dijo Bendat.

    “Es una tradición estadounidense de larga data. Realmente es democracia en acción. Es algo que los demócratas han respetado y los republicanos han respetado ”, dijo Bendat.

    Esa tradición ha sido interrumpida notablemente por Trump, quien confirmó en un tuit que no asistiría a la toma de posesión de Biden, lo que lo convertirá en el cuarto presidente en la historia de Estados Unidos y el primero desde Andrew Johnson en 1869 en no asistir a la juramentación de un sucesor. Se espera que viaje a Palm Beach, Florida, el miércoles por la mañana, según las orientaciones de la oficina de prensa de la Casa Blanca.

    Biden dijo que la decisión de Trump es "una de las pocas cosas en las que él y yo hemos acordado".

    La ceremonia de juramentación, que se lleva a cabo en los escalones del Capitolio de los Estados Unidos, generalmente se lleva a cabo ante una multitud de aproximadamente 200,000 invitados y miles de miembros del público reunidos en el National Mall y otros espacios cercanos. Debido a la pandemia, los miembros del Congreso estarán limitados a un invitado. El tradicional desfile por la avenida Pennsylvania y la programación nocturna serán virtuales y estarán disponibles para ver en la televisión o en línea.

    El tema de la inauguración, “America United”, es una empresa particularmente difícil para una nación sacudida por un año de agitación. Unir y sanar al país ha sido un enfoque central para Biden, y un discurso inaugural exitoso tendrá como objetivo asegurar a los estadounidenses que el país superará este período desafiante, dijo Jeffrey Engel, director del Centro de Historia Presidencial de la Universidad Metodista del Sur.

    “Se necesitan dos cosas para ser un gran presidente. La primera es la capacidad y la segunda es que hay que gobernar durante un momento de gran crisis ”, dijo Engel, citando los legados de George Washington como primer presidente, Abraham Lincoln durante la Guerra Civil y Franklin D. Roosevelt durante la Gran Depresión. .


    1980 y mdash Jimmy Carter a Ronald Reagan

    Nancy Reagan estaba tan emocionada de redecorar la Casa Blanca que sugirió que la familia Carter se mudara temprano para que ella pudiera arreglar su papel tapiz. Este desaire, dirigido a Rosalynn Carter, ejemplificó una transición gélida que el escritor Jonathan Alter describió como "una de las más extrañas y dramáticas de la historia de Estados Unidos".

    En 1980, el paseo en carruaje ceremonial compartido por los presidentes salientes y entrantes había sido reemplazado por el transporte más elegante de los 80 y la limusina.


    Momentos especiales

    Los rituales colectivos tienen el peso de la tradición, lo que les da un aura de continuidad histórica y legitimidad. Aunque cambian de vez en cuando, a menudo se perciben como inalterables e inmutables.

    Por ejemplo, las celebraciones de Acción de Gracias se han modificado varias veces, a menudo por decreto presidencial. Sin embargo, un estudio reciente informó que la gente encontraba moralmente ofensiva la mera sugerencia de alterar las tradiciones navideñas. Los rituales "representan valores grupales y, por lo tanto, parecen sagrados".

    Las ceremonias públicas, como las inauguraciones, están envueltas en boato. Incluyen música, pancartas, discursos y más: cuanto más importante es el momento, más extravagante es la ceremonia. Cuando asistimos a un ritual cargado de esplendor, es como si una vocecita dentro de nuestro cerebro nos dijera: "Presta atención, porque está sucediendo algo importante y significativo".

    La única disposición en la Constitución es que el nuevo presidente debe prestar juramento. Treinta y cinco palabras es todo lo que se requiere: “Juro (o afirmo) solemnemente que ejecutaré fielmente la Oficina del Presidente de los Estados Unidos, y haré lo mejor que pueda para preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos ".

    Cuando el 20 de enero cae en domingo, la inauguración se lleva a cabo al día siguiente. En ese caso, el juramento se administra dos veces: en privado el domingo, cuando tiene lugar la transferencia real del poder, y públicamente nuevamente el lunes, por razones ceremoniales.

    La exuberancia y la teatralidad transforman lo que podría ser un momento mundano y ordinario en algo memorable y digno de mención.

    Pancartas y banderas adornan el Capitolio de los Estados Unidos durante la primera toma de posesión de Bill Clinton en 1993. Archivos Nacionales de Estados Unidos


    Fotos de la campaña Un siglo de AP

    Una colección de momentos icónicos y fotografías nunca antes vistas de candidatos presidenciales durante los últimos cien años.

    El 1 de enero de 1935, Associated Press distribuyó su primera foto a través de sus servicios de cable: un accidente de avión en una zona nevada y densamente boscosa del norte del estado de Nueva York. Aunque no podrían haberlo sabido en ese momento, con esa fotografía del día de Año Nuevo, AP inició una revolución periodística, una que transformaría (literalmente) la forma en que la gente ve el mundo.

    Cuando se fundó AP en 1846, la fotografía estaba en su infancia tambaleante, a solo ocho años de la primera fotografía que mostraba a personas. Pero a medida que la tecnología avanzó y los límites del periodismo se expandieron con ella, la fotografía surgió como una parte indispensable del conjunto de herramientas del periodista. Las imágenes cambiaron fundamentalmente la forma en que las personas veían el mundo y entendían las noticias, ya fueran deportes, reportajes, crímenes, reportajes de ritmo, interés humano o política.

    “Creo que la fotografía de campaña es importante porque brinda una oportunidad para que quienes no están presentes comprendan lo que está sucediendo en una campaña”, dice Santiago Lyon, vicepresidente y director de fotografía de AP. “Como fotoperiodistas, somos los ojos de la gente. Somos una parte muy importante de una cobertura periodística más amplia de las campañas presidenciales ”.

    Este otoño, AP se asoció con el Centro Longwood para las Artes Visuales en Farmville, Virginia, para debutar una exhibición de las fotos de la campaña presidencial de AP de 1916 a 2016. Curada por la directora ejecutiva de LCVA Rachel Ivers y el jefe de personal de la Universidad de Longwood, Justin Pope, con la ayuda del gerente de proyectos especiales de AP Chuck Zoeller, la exhibición, "Ciudadanos y líderes", tenía la intención de reflejar la misión de la Universidad de Longwood de desarrollar líderes ciudadanos como la universidad. acogió el único debate vicepresidencial de 2016. A partir de esa colección, Politico se complace en compartir algunos de los aspectos más destacados de la historia de fotos de la campaña presidencial de Associated Press.

    Arriba, la Convención Nacional Demócrata de 1916 en St. Louis, Missouri, nomina al presidente Woodrow Wilson y al vicepresidente Thomas R. Marshall para la reelección.

    Biblioteca del Congreso vía AP | Foto AP

    El presidente Calvin Coolidge, vestido como un vaquero, posa con los fotógrafos en una celebración del 4 de julio en Rapid City, Dakota del Sur, en 1927, una instantánea en la larga tradición de políticos que visten atuendos fuera de lugar en un intento de atraer a los objetivos distritos electorales.

    Biblioteca del Congreso vía AP | Foto AP

    El candidato republicano Herbert Hoover pronuncia un discurso en el Madison Square Garden de Nueva York el 22 de octubre de 1928. “La prosperidad no es una expresión ociosa”, declaró Hoover. “Es un trabajo para todos los trabajadores, es la seguridad y la protección de todos los negocios y hogares. La continuación de las políticas del Partido Republicano es fundamentalmente necesaria para el avance futuro de este progreso y para la construcción de esta prosperidad ".

    Ese otoño, Hoover ganó la presidencia. A menos de un año de su mandato, la economía estadounidense se hundió en la Gran Depresión.

    Norman Thomas, candidato socialista a la presidencia, gesticula mientras habla en la inauguración de la campaña nacional de su partido en Ulmer Park en Brooklyn, Nueva York.

    En el apogeo de la Gran Depresión, Thomas hizo un llamado a “revocar el desempleo con 100 veces el fervor y la inteligencia con que los hombres buscan la derogación de la 18ª Enmienda”, también conocida como Prohibición.

    En septiembre de 1932, el candidato presidencial demócrata Franklin Delano Roosevelt se detiene en Laramie, Wyoming, mientras viaja a bordo del "Roosevelt Special".

    Una multitud masiva llena una calle en Springfield, Massachusetts, el 4 de noviembre de 1944, esperando un tren que transporta al presidente Franklin D. Roosevelt, buscando su cuarto mandato. "Tenía la esperanza de poder conducir hasta aquí desde Hartford", dijo Roosevelt a su llegada, "pero pensé que la gasolina sería más útil en un tanque en Alemania que en mi automóvil".

    Foto AP / Abe Fox | Foto AP

    En la noche de las elecciones de 1944, el presidente en ejercicio Harry Truman sostiene una de las primeras ediciones del Chicago Daily Tribune, que erróneamente anunció "Dewey derrota a Truman".

    El victorioso Truman sonrió mientras sostenía el papel en alto. "¡Ese es uno para los libros!" le dijo a los simpatizantes de la Union Station de St. Louis.

    Foto AP / Byron Rollins | Foto AP

    Henry Krajewski levanta la taza durante el lanzamiento de esta campaña de 1952 como candidato a la presidencia del Partido de los Pobres. A pesar de prometer leche gratis para los escolares y cerveza gratis para los adultos, Krajewski, un criador de cerdos de Nueva Jersey, recibió solo 4.203 votos, una suma que, aunque minúscula, fue su mejor desempeño en sus tres candidaturas independientes para presidente.

    Foto AP / Harry Harris | Foto AP

    En LaPorte, Indiana, la gente rodea el tren y se posa en vagones mientras el general Dwight D. Eisenhower saluda, el 15 de septiembre de 1952.

    “La gente podía acercarse mucho más a los candidatos en ese entonces que en la actualidad”, señala Santiago Lyon, director de fotografía de AP.

    Foto AP / Bill Allen | Foto AP

    Durante la carrera de las primarias demócratas de 1960, el senador John F. Kennedy se para en una plataforma mientras hace campaña en el centro comercial Westview en Baltimore, Maryland.

    “Las preocupaciones de seguridad han cambiado el nivel de acceso que los medios y el público tienen a un candidato”, dice Lyon a Politico. "El acceso ahora está mucho más controlado por las campañas".

    El senador John F. Kennedy se abre paso entre una multitud de partidarios y periodistas cuando llega a Los Ángeles el 9 de julio de 1960 para la Convención Nacional Demócrata.

    Kennedy está inundado de confeti y serpentinas de papel mientras su automóvil avanza lentamente por Broadway en el centro de Los Ángeles, el 1 de noviembre de 1960. El candidato presidencial demócrata recibió una gran bienvenida cuando comenzó una búsqueda final de los 32 votos electorales de California.

    “Es un momento tan dinámico y espontáneo”, dice Chuck Zoeller. "La multitud está emocionada". "Ya no se ven cosas como esta", agrega Rachel Ivers, directora ejecutiva de LCVA y curadora de la exhibición, calificando la foto como su favorita "indiscutiblemente" de la exhibición.

    Foto AP / Dick Strobel | Foto AP

    El candidato presidencial republicano Barry Goldwater saluda a sus partidarios durante una parada de campaña en Rock Island, Illinois, el 3 de octubre de 1964.

    Foto AP / Henry Burroughs | Foto AP

    Minnesota Sen. Eugene McCarthy smiles during at a coffee hour in Claremont, New Hampshire, on February 7, 1968. McCarthy's surprisingly strong second-place finish in the state’s March 12 primary boosted his campaign and likely contributed to President Lyndon Johnson’s surprise decision not to seek reelection.

    In South Bend, Indiana, a throng of students gather in the Stepan Center at the University of Notre Dame to hear Sen. Robert F. Kennedy speak about education, housing and the draft, on April 4, 1968.

    Kennedy, making a late, insurgent run for the presidency, asked the students to volunteer for his campaign by ringing doorbells and talking to their friends.

    AP Photo/Fred Jewell | Foto AP

    Robert F. Kennedy, accompanied by his wife Ethel, reaches out to supporters on Detroit's 12th Street, May 15, 1968. Less than a year earlier, the street was the epicenter of Detroit’s devastating 1967 Riots.

    AP Photo/Preston Stroup | Foto AP

    Following a surprising victory in California’s June 4, 1968, presidential primary, Robert Kennedy addresses a celebratory crowd at the Ambassador Hotel in Los Angeles. At his side are his wife Ethel, left, and his California campaign manager, Jesse Unruh, the speaker of the California Assembly.

    Moments after this photo was taken, Kennedy left the stage and was shot in the head by Sirhan Sirhan while walking through the hotel kitchen. Kennedy died soon thereafter.

    AP Photo/Dick Strobel | Foto AP

    President Richard Nixon stands on the bumper of his car while shaking hands in downtown Mobile, Alabama, on May 25, 1971.

    AP Photo/Chick Harrity | Foto AP

    At a shopping mall in Laurel, Maryland, Alabama’s infamous segregationist Gov. George Wallace campaigned one day before the state’s May 1972 Democratic presidential primary. During his stop, Wallace was shot by Arthur Bremer, a would-be assassin motivated to kill Wallace out of a desire for fame. Though Wallace survived — and won the Maryland and Michigan primaries the next day — he was paralyzed for the rest of his life.

    Here, the befuddled remnants of the Wallace rally mill about in the shopping center's parking lot after the assassination attempt, May 15, 1972.

    AP Photo/J.A. Bowman | Fotos de AP

    While in Harlem to speak to the editors of the black-run Amsterdam News, Sen. George McGovern reaches over a car to shake voters’ hands, June 9, 1972.

    AP Photo/Ron Frehm | Foto AP

    On July 10, 1972, McGovern speaks at the National Women’s Political Caucus in Miami, Florida.

    That night, the Democratic National Convention opened in Miami, where McGovern would become the party’s presidential nominee.

    AP Photo/Henry Burroughs | Foto AP

    While Governor Jimmy Carter speaks to a group of voters in Philadelphia, a child tries to get his attention, September 7, 1976.

    Rachel Ivers tells POLITICO that a section of the ‘Citizens and Leaders' exhibit is dedicated to Jimmy Carter, who she described as having a "fantastic way of engaging with people."

    President Gerald Ford, left, and actor John Wayne ride through an Orange County, California, crowd estimated at 23,000 on October 24, 1976.

    President Jimmy Carter leans across the roof of his car to shake hands along the parade route through Bardstown, Kentucky, July 31, 1979. Chuck Zoeller describes the moment the president climbed on top of the car as "totally unexpected." Santiago Lyon tells POLITICO, "It's an amazing moment. It's a very unique photo."

    Presidential candidate Sen. Edward Kennedy campaigns in Harrisburg, Pennsylvania, the week before the 1980 Pennsylvania Democratic primary. Kennedy would go on to win the Pennsylvania primary but lose the nomination to incumbent President Jimmy Carter.

    Sen. Edward Kennedy, left, exchanges clenched fist salute with an Ohio AFL-CIO convention delegate after a speech to the group on May 21, 1980. Kennedy got a warm reception from the group as he reissued his challenge to President Jimmy Carter to debate before the June 3 primaries.

    AP Photo/Brian Horton | Foto AP

    During an Oct. 22, 1980, rally on the Texas-Arkansas border, President Jimmy Carter is joined by Arkansas Gov. Bill Clinton. Texarkana was the last stop for Carter on a three-city one-day campaign swing through Texas.

    AP Photo/John Duricka | Foto AP

    President Ronald Reagan works the crowd shortly after he landed at El Toro Marine Corps Air Station, Sunday, September 2, 1984 in Irvine, California. The event kicked off his 1984 general election campaign, which he would go on to win with almost 60 percent of the popular vote and 49 out of 50 states.

    AP Photo/J. Scott Applewhite | Foto AP

    Thousands of spectators watch and listen to President Ronald Reagan during a campaign stop in Hammonton, New Jersey on September 19, 1984. Although the speech wasn't particularly noteworthy, a reference to New Jersey native Bruce Springsteen marked the beginning of Springsteen's shift to a more political personality.

    AP Photo/Barry Thumma | Foto AP

    Democratic presidential nominee Michael Dukakis rides in a battle tank in Sterling Heights, Michigan on September 13, 1988. The photo op was meant to demonstrate the Massachusetts governor's defense credentials, but the images of Dukakis aboard the tank were widely ridiculed. Santiago Lyon tells POLITICO that this image shows that "when campaigns stage photo ops, people tend to see through them."

    AP Photo/Michael Samojeden | Foto AP

    Democratic presidential hopeful Bill Clinton leans on the counter of an ice cream parlor in New Hampshire as he talks with 3-year-old Josh LaBarre, kneeling on an ice cream container on the other side. This photograph, taken on February 14, 1992, is part of AP’s 1993 Pulitzer Prize-winning portfolio.

    AP Photo/Greg Gibson | Foto AP

    President George Bush holds up a crying baby amidst a crowd of supporters upon his arrival to a campaign stop in Dalton, Georgia on August 3, 1992. This photograph is also part of the 1993 Pulitzer Prize-winning portfolio by AP photographers.

    AP Photo/Greg Gibson | Foto AP

    Vice President Al Gore celebrates with his wife, Tipper, at the Southern States Inaugural Ball, on January 20, 1997.

    In 1997, the number of official inaugural balls reached a peak of 14. However, during Barack Obama’s 2009 presidential inauguration, although there were only 10 official inaugural balls, there were more than 100 unofficial ones.

    AP Photo/Ruth Fremson | Foto AP

    Republican presidential candidate Gov. George W. Bush of Texas greets supporters during his introduction during a rally at Southern Methodist University in Dallas on August 19, 2000.

    AP Photo/Eric Draper | Foto AP

    President George W. Bush shakes hands with supporters at a campaign rally in Saginaw, Michigan on Thursday, Aug. 5, 2004.

    AP Photo/Gerald Herbert | Foto AP

    George Wagner, 68, of Cedar Falls, Iowa, and his fellow Iowans listen to Democratic presidential candidate Sen. John Kerry, deliver his stump speech in an airplane hangar at the the Waterloo Municipal Airport, October 19, 2004.

    AP Photo/Bob Bukaty | Foto AP

    Several young girls react at the sight of Democratic presidential hopeful Sen. Barack Obama as he campaigns in South Carolina on January 23, 2008. Four days later, Obama would win the South Carolina primary by a wide margin, setting the stage for his eventual nomination and then election.

    AP Photo/Charles Rex Arbogast | Foto AP

    Presumptive Democratic nominee Sen. Barack Obama is covered in the hands of supporters after a speech in St. Paul, Minnesota on June 3, 2008, the last night of the primary season. Santiago Lyon tells POLITICO, “This photo is remarkable because it shows just how close people want to get to him. It is an image of adoration and adulation.”

    AP Photo/Chris Carlson | Foto AP

    Republican vice presidential candidate Sarah Palin, left, is joined by Republican presidential candidate John McCain, center, and her family at the end of her speech to the Republican National Convention in St. Paul, Minnesota on September 3, 2008.

    AP Photo/Charlie Neibergall | Foto AP

    In the first of the exhibit’s photographs from this election, Republican presidential candidate Jeb Bush, left, has a selfie taken with a supporter while participating in the 2015 Fourth of July Parade festivities in Amherst, New Hampshire. Rachel Ivers tells POLITICO that this is the first presidential election in which “selfies” have played such a large role in connecting with supporters. She adds, “It’s almost impossible nowadays to find a photo without a smartphone in it.”

    AP Photo/Cheryl Senter | Foto AP

    Republican Presidential candidate Sen. Ted Cruz shakes the hand of Rex Haner at a diner in Iowa on Monday, Jan. 4, 2016. Cruz subsequently won the Iowa primary but would eventually lose the nomination to Donald Trump.

    AP Photo/Nati Harnik | Foto AP

    Democratic presidential candidate Hillary Clinton takes a selfie with supporters during a rally on Saturday, February 13, 2016, in Henderson, Nevada.

    AP Photo/John Locher | Foto AP

    Voters wait in line for a polling place to open at Eastland Baptist Church in Greenville, South Carolina for the Republican presidential primary on February 20, 2016. South Carolina became the third state in a row this year to have a record-high turnout for the Republican primary.

    AP Photo/Paul Sancya | Foto AP

    People react to seeing Republican presidential candidate Donald Trump at a campaign rally in Las Vegas on February 22, 2016.

    AP Photo/John Locher | Foto AP

    Democratic presidential candidate Hillary Clinton shakes hands during a campaign stop in Wilmington, Delaware on April 25, 2016.

    AP Photo/Matt Rourke | Foto AP

    Democratic presidential candidate Bernie Sanders greets supporters after speaking at a rally in Carson, California on May 17, 2016. The 74-year-old Vermont senator won more primary votes from people under age 30 than Clinton and Trump combined.


    Presidential inaugural addresses: Here are 7 fun facts

    Inaugural addresses are not required by the Constitution, but they have been a presidential tradition.

    George Washington made a speech when he took the oath of office on April 30, 1789, in New York City. Since then, every president who has had an inaugural ceremony has given a speech.

    According to the White House Historical Association, the average inaugural address has been 2,337 words.

    Some have been memorable. But as historian Arthur Schlesinger Jr. once observed, “The platitude quotient tends to be high, the rhetoric stately and self-serving, the ritual obsessive, and the surprises few.”

    Former President George W. Bush was more explicit. After listening to Donald Trump’s inaugural address in 2017, Bush observed, “That was some weird (expletive).”

    With that in mind, here is some inaugural address trivia, from the weird to the wonderful.

    1. Shortest address: In 1793, George Washington spoke just 135 words after being sworn in for his second term as the nation’s first president, according to Yale University’s Avalon Project, which catalogs documents in law, history and diplomacy. The next shortest was Franklin D. Roosevelt’s fourth address on January 20, 1945, at just 559 words. Abraham Lincoln’s second inaugural address clocked in at 698 words, nearly 3,000 fewer than his first speech in March 1861.

    2. Longest sentence: If you add the words from Washington’s second address and Roosevelt’s fourth, they still would be less than the longest sentence in inauguration address history. According to the Joint Congressional Committee on Inaugural Ceremonies, John Adams’ inaugural address, which totaled 2,308 words, contained the longest sentence, at 727 words. The sentence contains 60 commas, 17 semicolons — and one period.

    3. Longest address: Hands down, it belongs to William Henry Harrison. The ninth president refused to wear a hat and coat on a bitterly cold, wet day. He then delivered a 1-hour, 45-minute speech that covered 8,445 words. Harrison then attended several inaugural balls, apparently without changing into dry clothes. He caught a cold that later developed into pneumonia and died just 30 days into his term, the first president to die in office. According to the White House, Daniel Webster edited Harrison’s speech and even made some deletions, bragging that he had killed “17 Roman proconsuls as dead as smelts, every one of them.”

    4. Funniest line: Words matter. According to presidential historian Paul Boller, there is no single funny line in an inaugural address. However, Brittanica notes that in 1837, Martin Van Buren made the audience laugh when he inadvertently said, “Unlike all who have preceded me, the Revolution that gave us existence as one people was achieved at the period of my birth and whilst I contemplate with grateful reverence that memorable event, I feel that I belong to a later age and that I may not expect my countrymen to weigh my actions with the same kind and partial hand.” Van Buren meant that he revered the American Revolution however, the juxtaposition of words made it sound like the eighth president was revering his own birth.

    5. Advances in technology: According to the Joint Congressional Committee on Inaugural Ceremonies, the transmission of inaugural addresses have kept up with the times. Thomas Jefferson’s first inaugural address was published in a newspaper, as it was carried by the National Intelligencer. In 1849, James K. Polk’s speech was transmitted by telegraph. In 1921, Warren G. Harding’s speech was amplified by loudspeakers. Four years later, Calvin Coolidge’s address was the first broadcast over the radio. Herbert Hoover’s speech in 1929 was the first to be recorded on newsreel. Twenty years later, Harry S. Truman gave the first address broadcast on television. In 1997, Bill Clinton’s second inaugural address was broadcast live through the internet.

    6. Graphic description: As University of Michigan professor Kenneth Lowande noted in 2017, “history has not been kind to James Buchanan.” The New York Times, in featuring Buchanan’s address on its front page, paired it with an article headlined “Narrow Escape of the President Elect from a Violent Death.” According to Lowande, writing for the Miller Project, the sidebar article included less than flattering details about Buchanan suffering from diarrhea, a side effect caused by accidental arsenic poisoning.

    7. Lame duck: Speaking of Buchanan, he announced in the second paragraph of his inaugural address in 1857 that he would not be a candidate for reelection in 1860. “Having determined not to become a candidate for reelection, I shall have no motive to influence my conduct in administering the government except the desire ably and faithfully to serve my country and to live in grateful memory of my countrymen.” Buchanan was true to his word, and perhaps history should be grateful since he has been ranked as one of the nation’s worst presidents.


    Kelly Clarkson, 'My Country, 'Tis of Thee' (2013)

    Clarkson is no stranger to performing in front of crowds, under pressure. She did get her start on "American Idol" after all. And yet she looks incredibly nervous here. Starstruck, too, as she shakes hands with then-Vice President Joe Biden. But once she gets started, it's the Kelly Clarkson we know and love delivering a poignant rendition of "My Country, 'Tis of Thee."


    Ver el vídeo: 25 Escenas Que Fueron Improvisadas y No Lo Sabías (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Vunris

    Esta frase, es inigualable))), me gusta :)

  2. Volker

    Has dado en el lugar. Me gusta esta idea, estoy completamente de acuerdo contigo.

  3. Dilan

    Creo que estás cometiendo un error. Puedo defender mi posición. Envíeme un correo electrónico a PM, discutiremos.

  4. Ferrex

    ¡Solo tenga en cuenta!

  5. O'

    el mensaje muy útil

  6. Aberthol

    Otra variante es posible



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos