Nuevo

Libro de los muertos: una guía mágica del inframundo egipcio

Libro de los muertos: una guía mágica del inframundo egipcio


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

los Libro de los Muertos no es un libro per se , sino más bien, un corpus de textos funerarios del Antiguo Egipto del Imperio Nuevo. Cada "libro" es único, ya que contiene su propia combinación de hechizos. En total, se conocen alrededor de 200 hechizos, y estos pueden dividirse en varios temas.

En general, los hechizos están destinados a ayudar a los recién fallecidos en su viaje por el inframundo, que es peligroso y está lleno de obstáculos. Muchos de los hechizos tienen su origen en los primeros Textos piramidales y Textos de ataúd , que muestra la continuidad, así como los cambios en las creencias de los antiguos egipcios con respecto al más allá. Aunque comúnmente se llama Libro de los Muertos , su nombre original en egipcio antiguo se transcribe como rw nw prt m hrw , que puede traducirse como Libro de la salida de día o Libro de Emerger Adelante a la Luz .

Origen del Libro de los Muertos

No está claro cuándo Libro de los Muertos fue producido por primera vez. Sin embargo, el ejemplo más antiguo conocido de este trabajo se encontró en el sarcófago de Mentuhotep, una reina de la XIII dinastía. Debido a la presencia de nuevos hechizos, los estudiosos han considerado el sarcófago de Mentuhotep como el primer ejemplo de la Libro de los Muertos que tenemos en la actualidad. La XIII dinastía a menudo se considera parte del Reino Medio (aunque algunos lo consideran parte del Segundo Período Intermedio), durante el cual dos colecciones de textos funerarios, el Textos piramidales y el Textos de ataúd , estaban siendo utilizados.

los Textos piramidales son los más antiguos de los dos y fueron "escritos" durante la época del Reino Antiguo. Como el Libro de los Muertos , los Textos piramidales también son una colección de hechizos. Se descubrió que estos hechizos fueron tallados en las paredes y sarcófagos de las pirámides de Saqqara (de ahí el nombre de la obra), que se construyeron durante las dinastías V y VI. A diferencia del posterior Textos de ataúd y Libro de los Muertos , los Textos piramidales no contienen ilustraciones.

Durante el Reino Antiguo, el Textos piramidales estaban reservados para el faraón, y esto se refleja en los hechizos que se encuentran en esta obra. Estos hechizos tratan principalmente de la protección de los restos físicos del faraón, la reanimación de su cuerpo después de la muerte y su ascensión a los cielos, las tres preocupaciones principales de los faraones del Imperio Antiguo con respecto a su vida después de la muerte.

El objetivo final del faraón era convertirse en el sol o en el nuevo Osiris, pero este viaje de transformación estuvo lleno de peligros. por lo tanto, el Textos piramidales contiene hechizos que podrían usarse para pedir ayuda a los dioses en el más allá, una característica que también se encuentra en textos funerarios posteriores. Curiosamente, si los dioses se negaban a obedecer, el Textos piramidales proporciona hechizos que el faraón fallecido podría usar para amenazarlos.

El hechizo místico 17, del papiro de Ani. La viñeta de la parte superior ilustra, de izquierda a derecha, al dios Je como representación del mar; una puerta de entrada al reino de Osiris; el Ojo de Horus; la vaca celestial Mehet-Weret; y una cabeza humana que se levanta de un ataúd, custodiada por los cuatro hijos de Horus. (La tierra / )

Durante el Primer Período Intermedio, los antiguos egipcios comenzaron a escribir hechizos en ataúdes. Sin embargo, solo durante el Reino Medio se generalizó. Actualmente, la obra conocida como Textos de ataúd consta de alrededor de 1.185 hechizos, la mayoría de los cuales se encuentran escritos en ataúdes, de ahí su nombre.

Otros lugares donde se encuentran escritos los hechizos incluyen paredes de tumbas, papiros y estelas. los Textos de ataúd reflejan un cambio en las creencias que los antiguos egipcios tenían sobre el más allá. Antes de esto, el más allá parece haber sido el dominio exclusivo del faraón, ya que el Textos piramidales sólo se encontraron en sus monumentos funerarios.

los Textos de ataúd muestran que cualquier egipcio corriente que pudiera permitirse un ataúd ahora también tenía acceso a la otra vida, de ahí la llamada "democratización de la otra vida". Aunque parte del material de la Textos piramidales continuó siendo utilizado, está claro que también se agregaron muchos hechizos nuevos.

Estos nuevos hechizos estaban relacionados con los deseos cotidianos del hombre común, y es una prueba más de que en ese momento, a los plebeyos también se les dio una oportunidad en la otra vida. A diferencia del Textos piramidales , que enfatiza el ascenso del faraón a los cielos, el Textos de ataúd centrarse en el viaje del difunto a Duat, la antigua versión egipcia del inframundo, gobernado por el dios Osiris. Así, los hechizos del Textos de ataúd tienen como objetivo proteger al difunto durante su viaje al inframundo y ayudarlo a emitir el juicio de Osiris.

  • Nueve partes del alma humana según los antiguos egipcios
  • Los pequeños ayudantes del faraón: las estatuillas funerarias de los antiguos egipcios de Shabti
  • ¿Ha salido a la luz finalmente la función de la Gran Pirámide de Giza?

Sarcófago del Reino Medio con textos de ataúdes y un mapa del inframundo pintado en sus paneles. (Jon Bodsworth / Uso libre protegido por derechos de autor )

El uso del Libro de los Muertos se generaliza

Como se mencionó anteriormente, el primer ejemplo conocido de la Libro de los Muertos se encuentra en el sarcófago de la reina Mentuhotep. Sin embargo, fue solo durante la dinastía XVII cuando el Libro de los Muertos se generalizó. En ese momento, no solo lo usaban miembros de la familia real, sino también cortesanos y otros funcionarios.

Aunque los hechizos se inscribían típicamente en los vendajes de lino utilizados para envolver las momias en este momento, también se han encontrado ocasionalmente escritos en ataúdes y papiros. El desarrollo de la Libro de los Muertos continuó durante el Reino Nuevo. Además, los hechizos ahora se escribían más comúnmente en papiros, y el texto a menudo va acompañado de hermosas ilustraciones.

Uno de los ejemplos más famosos de Libro de los Muertos de este período es el Papiro de Ani , que se exhibe hoy en el Museo Británico de Londres. los Papiro de Ani consta de seis piezas distintas de papiros y tiene una longitud total de 78 pies (23,7 metros).

Como muchos otros ejemplos de la Libro de los Muertos del Nuevo Reino, el Papiro de Ani estaba escrito en jeroglíficos cursivos. Casi todos los hechizos de este papiro van acompañados de una ilustración, lo que lo convierte en una hermosa obra de arte.

En el período siguiente, es decir, el Tercer Período Intermedio, también se comenzó a utilizar la escritura hierática. Esta era una versión más barata que más personas podían pagar. El reducido coste supuso que el texto careciera de ilustraciones, además de una única al inicio de la obra.

Parte del Libro de los muertos de Pinedjem II. El texto es hierático, salvo los jeroglíficos de la viñeta. (Captmondo / CC BY-SA 3.0 )

Finalmente, fue durante las dinastías 25 y 26 (el final del Tercer Período Intermedio y el comienzo del Período Tardío) que el Libro de los Muertos fue estandarizado. Así, por primera vez, el Libro de los Muertos obtuvo una estructura coherente y se dividió en capítulos. Esta versión del texto se conoce como la "Edición Saite" (que lleva el nombre de la dinastía 26 o Saite), lo que la distingue de la "Edición tebana" anterior.

Sin embargo, no está claro si esta versión estandarizada era la norma, ya que muy pocos manuscritos pueden fecharse con absoluta certeza en la dinastía XXVI. En la actualidad, hay quizás menos de 20 copias conocidas del Libro de los Muertos de este período. A modo de comparación, se conocen alrededor de 400-500 manuscritos del Período Ptolemaico posterior.

Los hechizos del libro de los muertos

Aunque los hechizos del Libro de los Muertos ya eran conocidos por los estudiosos antes del siglo XIX, no fue hasta 1842 que Karl Richard Lepsius, un egiptólogo alemán, publicó la primera colección de los textos. Fue Lepsius quien acuñó el nombre moderno de este texto. Por cierto, los árabes también se refirieron a este texto funerario como el Libro de los Muertos , en alusión al hecho de que a menudo se encuentran acompañando a las momias.

Karl Richard Lepsius, primer traductor de un manuscrito completo del Libro de los Muertos. (Andro96 ~ commonswiki)

Además de publicar el texto, Lepsius también ordenó cuidadosamente los hechizos y asignó un número de capítulo a cada uno de ellos, y este sistema todavía está en uso hoy. Aunque no hay canon Libro de los Muertos , y los hechizos contienen variaciones, el sistema de Lepsius le ha proporcionado cierto sentido de orden y ha permitido que los estudiosos posteriores lo vean como un trabajo coherente.

Para su trabajo, Lepsius se refirió a un Libro de los Muertos del período ptolemaico. El texto estaba escrito en papiro y pertenecía a un hombre llamado Iufankh. Hoy, el artefacto se encuentra en el Museo Egipcio de Turín.

Lepsius numeró los hechizos en Iufankh Libro de los Muertos de 1 a 165, que luego se dividieron en cinco segmentos. Se puede mencionar que hubo hechizos usados ​​durante el Imperio Nuevo y el Tercer Período Intermedio que ya no se usaron durante el Período Tardío y, por lo tanto, no se incluyeron en la obra de Lepsius. Por lo tanto, otro egiptólogo, Edouard Naville (uno de los estudiantes de Lepsius), comenzó a asignar números a estos otros hechizos, comenzando con el número 166.

Su trabajo fue continuado por Wallis Budge, quien elevó el número de hechizos a un total de 190. Desde entonces, se han identificado varios capítulos nuevos y se han propuesto más números. Sin embargo, los eruditos son cautelosos a la hora de agregar nuevos capítulos, ya que se desconoce si fueron considerados por los antiguos egipcios como parte del Libro de los Muertos u otro texto funerario.

Aunque fue Lepsius quien numeró los hechizos en el Libro de los Muertos , fue solo mucho más tarde que se estableció su estructura interna. Aunque los eruditos aún no han entendido completamente los principios empleados por los antiguos egipcios en la composición de Libros de los muertos , la versión estandarizada publicada por Lepsius se ha dividido en cuatro secciones principales. Esta división, que intenta descifrar la lógica detrás de la secuencia del texto, fue realizada por Paul Barguet en 1967.

Barguet dividió el texto en los siguientes títulos: "Procediendo al lugar del entierro" (Capítulos 1 - 16); "Regeneración" (capítulos 17 a 63); ‘Transfiguración, que incluye la adopción de diversas formas; y el juicio de los muertos ”(capítulos 64 a 129); "El inframundo" (capítulos 130 a 162); y "fórmulas adicionales" suplementarias (capítulos 163 a 165).

Un ejemplo de un hechizo de cada una de las cuatro secciones es el siguiente: "Fórmula para salir de día y vivir después de la muerte" (Capítulo 2); "Fórmula para abrir la boca a un hombre en el inframundo" (Capítulo 23); "Fórmula para tomar la forma de Ptah, comer pan, beber cerveza, excretar por el ano" (Capítulo 82); y "Fórmula para evitar que el cuerpo muera" (Capítulo 154).

Dos 'hechizos de puerta'. En el registro superior, Ani y su esposa se enfrentan a las "siete puertas de la Casa de Osiris". A continuación, se encuentran con 10 de los 21 'misteriosos portales de la Casa de Osiris en el Campo de Juncos'. Todos están custodiados por protectores desagradables. Del Libro de los Muertos. (La tierra / )

No hace falta decir que los antiguos egipcios creían que el viaje a través del inframundo era peligroso, y los fallecidos necesitaban toda la ayuda que pudieran obtener para llegar al paraíso, como se refleja en los hechizos encontrados en el Libro de los Muertos . El punto culminante del viaje, sin embargo, fue el juicio del difunto. El juez principal, por supuesto, era Osiris, el gobernante del inframundo.

Además, también hubo 42 dioses que ayudaron a Osiris a juzgar al difunto. Los hechizos requeridos por el difunto para emitir el juicio final en el inframundo se pueden encontrar en el Capítulo 125 de la Libro de los Muertos .

Según el arreglo de Lepsius, el Capítulo 125 se conoce como "El libro de entrar en el amplio salón de la Derecha de las Dos Diosas". Este capítulo también se conoce como las "Confesiones negativas", ya que se supone que el difunto debe demostrar su inocencia enumerando todas las cosas malas que no hizo durante su vida. Las "Confesiones negativas" son fascinantes no solo como un hechizo funerario, sino también como una ventana a la moral del antiguo Egipto.

La lista de ofensas nos da una idea de lo que se consideraba un comportamiento adecuado e inadecuado en el antiguo Egipto. El capítulo 125 comienza con una declaración de inocencia ante Osiris. Luego se requiere que el difunto se dirija a cada uno de los 42 dioses que acompañan a Osiris.

En este hechizo, los nombres de las deidades no se revelan. En cambio, solo se dan su epíteto y lugar de origen. Algunos ejemplos de estos dioses son "An-hetep-f, que sale de Sau", "Sekhriu, que sale de Uten", y "Neheb-nefert, que sale de tu caverna".

Además de dirigirse a los 42 dioses individualmente, el difunto debe declarar una vez más su inocencia confesando a cada uno de ellos un delito que no había cometido. Las confesiones incluyen "No soy hombre de engaño", "No he corrompido a la esposa de ningún hombre" y "No he blasfemado".

Habiendo hecho sus confesiones ante los dioses, la prueba final para el difunto es el "pesar del corazón", durante el cual el corazón del difunto se compara con la pluma de Maat, la diosa de la verdad y la justicia. Si el corazón y la pluma tenían el mismo peso, al difunto se le permitía entrar al paraíso. Por otro lado, si el corazón pesaba más que la pluma, se alimentaba al monstruo Ammit y el difunto moriría una segunda (y permanente) muerte.

  • Jeroglíficos egipcios: el lenguaje de los dioses
  • Artefactos perdidos de la Gran Pirámide: El misterioso caso de las reliquias de Dixon
  • Magia y demonios egipcios: exorcizar espíritus malignos

El ritual del "Pesaje del corazón", que se muestra en el Libro de los muertos. (Alonso de Mendoza / )

Para evitar que el corazón se contagiara del difunto, los antiguos egipcios recurrieron. El hechizo del Capítulo 30 se conoce como la "Fórmula para evitar que el corazón de un hombre se mantenga alejado de él en el inframundo". Este hechizo era tan importante que a menudo se talla en amuletos en forma de escarabajos y se coloca en el pecho de una momia antes de envolverlo.

Una viñeta en El papiro de Ani, del hechizo 30B: "Hechizo para no permitir que el corazón de Ani cree oposición contra él", en el dominio de los dioses. (FinnBjo ~ commonswiki / )


Libro de los muertos: la guía definitiva para el más allá egipcio

Los antiguos egipcios creían que después de la muerte se embarcarían en un viaje al inframundo donde, a bordo del barco solar Ra & rsquos, superarían muchas dificultades y desventuras hasta llegar al inframundo egipcio. Aquí, Osiris, el dios de los muertos, esperaría para dictar el juicio final y decidir el destino de sus almas.

Si hubieran sido puros y buenos durante sus vidas, la transformación de sus cuerpos físicos sería completa y se unirían a Osiris en la eternidad. El Libro Egipcio de los Muertos, o Libro Egipcio de Hechizos como también se le conoce, era una serie de textos funerarios que consistían en una serie de hechizos mágicos escritos en un pergamino durante el Imperio Nuevo. El faraón, la familia real y la nobleza utilizaron este antiguo libro para ayudar en el viaje de una persona muerta a través de la Duat o inframundo.


Las animaciones TED-Ed presentan las palabras e ideas de educadores que han cobrado vida gracias a animadores profesionales. ¿Eres un educador o animador interesado en crear una animación TED-Ed? Nomínate aquí »

  • Educador Tejal Gala
  • Directora Silvia Prietov
  • Editor de guiones Alex Gendler
  • Animadora Silvia Prietov, Sebastian Cuervo, William Cifuentes, Cletus J. Pearson
  • Productor Silvia Prietov

Ani's Libro de los Muertos, que se encuentra en su tumba en Tebas, es elogiado por sus vívidas ilustraciones y coloridas viñetas. Sir Wallis Budge compró el papiro en 1888 para la colección del Museo Británico y dividió el pergamino de 78 pies en 37 hojas para facilitar la lectura. Puedes leer la traducción de Budge del Papiro de Ani aquí.

Aunque el nombre es un poco confuso, el egipcio Libro de los Muertos no es un libro encuadernado, sino una colección de textos funerarios escritos en papiros. Los pergaminos se individualizaron en función de la riqueza y las preferencias personales de las personas. Aunque los más caros incluían textos e imágenes personalizados, las personas también podían comprar libros prefabricados más baratos y los escribas solo escribirían el nombre. Explore este sitio web para conocer cómo evolucionaron los textos funerarios para ser accesibles para todos, no solo para la realeza. . A Libro de los Muertos fue crucial para cualquier antiguo egipcio que intentara llegar al más allá. Contenían hechizos para usar en el inframundo (vea las fórmulas y encantamientos del Libro de los muertos de Iufankh aquí) y Confesiones negativas para el Salón de Ma'at (vea las 42 Confesiones negativas del Papiro de Ani aquí). Books of the Dead también presenta imágenes de la persona fallecida en diferentes escenas, presagiando el éxito en estas áreas. El viaje de la muerte al más allá es largo y complejo, dejando una multitud de avenidas por explorar.

La momificación sola tomó setenta días. Los sacerdotes-embalsamadores hacían de todo, desde lavar el cuerpo con vino hasta tirar órganos "inútiles" (como el cerebro) y adornar el cadáver con joyas. Solo quedó el corazón en el cuerpo, pero los pulmones, el hígado, el estómago y los intestinos se conservaron en frascos canopos y se colocaron en la tumba. ¿Aún tienes curiosidad? Mire el excelente video TED-Ed de Len Bloch para conocer cómo los antiguos egipcios protegieron a las momias de la descomposición. También puedes leer el libro de Aliki Momias hechas en Egipto para los pasos específicos del proceso de momificación.

Mientras que la momificación fue el primer desafío del cuerpo, el Inframundo fue el primer desafío del espíritu. Un obstáculo particularmente espinoso fue Apep (también conocido como Apophis), el dios serpiente de la destrucción y el mal. El cuerpo de Apep es tan largo que las ilustraciones jeroglíficas lo muestran enrollado en bucles o espirales. Visite este sitio web para obtener más información sobre Apep y los peligros que planteaba.
En el Salón de Ma'at, el carácter de una persona determina su valía para entrar en la otra vida. Puede leer el Capítulo 125 del Papiro de Ani que enumera los nombres de cada uno de los Dioses Asesores y las Confesiones Negativas correspondientes. Después de las Confesiones Negativas fue la Ceremonia del Pesaje del Corazón, y el corazón fue pesado contra una pluma especial llamada Pluma de la Verdad. Thoth, el dios con cabeza de ibis de los escritos sagrados y la sabiduría, registró los resultados de cada juicio.
La vida después de la muerte en sí era un lugar celestial idéntico al mundo de las personas vivas. Lea este artículo sobre la alegría de vivir de los antiguos egipcios y la calidad del más allá en sus ojos.


Contiene el libro de los muertos

El libro actuó como una fórmula ritual para realizar prácticas mágicas y religiosas. El libro contiene alrededor de 192 hechizos que sirven para muchos propósitos, uno de los hechizos más famosos del libro fue el famoso hechizo 125 & # 8220El pesaje del corazón& # 8221 que el juicio del alma ocurre en el más allá en el Salón de la Verdad frente al Rey del inframundo & # 8220Osiris & # 8221 donde el corazón del difunto se pesa contra la pluma de Maat para decidir si entraría los campos de Reed o desaparecer de la existencia. Debido a la popularidad de Osiris y su importante papel en el juicio eterno, más y más personas deseaban que el libro se ganara las gracias del gobernante del inframundo. El libro contiene muchas técnicas mágicas para crear amuletos mágicos. También contenía muchas definiciones e ilustraciones sobre el proceso de momificación, el Ka (fuerza vital), Heka (magia), la transformación, el más allá y el proceso judicial.

Egipto tiene mucho por descubrir, como la historia, la civilización y las atracciones, todas estas son las principales razones para visitar este país sagrado, por lo que tenemos magníficas Paquetes turísticos de Egipto y Cruceros por el Nilo no se puede perder, revíselos y reserve las vacaciones de sus sueños.


El libro de los muertos: una & # 8220 guía mágica & # 8221 al inframundo egipcio

El Libro de los Muertos no es un libro en sí mismo, sino más bien un corpus de textos funerarios del Antiguo Egipto del Imperio Nuevo. Cada & # 8220book & # 8221 es único porque contiene su propia combinación de hechizos.

En total, se conocen alrededor de 200 hechizos, y estos se pueden dividir en varios temas. En general, los hechizos estaban destinados a ayudar a los recién fallecidos en su viaje por el inframundo, que es peligroso y está lleno de obstáculos.

Muchos de los hechizos se originan en los primeros Textos de las Pirámides y los Textos del ataúd, que muestran continuidad, así como cambios en las creencias de los antiguos egipcios con respecto al más allá.

Aunque comúnmente se le llama el Libro de los Muertos, su nombre original en el antiguo Egipto se transcribe como rw nw prt m hrw, que puede traducirse como Libro que saldrá de día o Libro que saldrá a la luz.

No está claro cuándo se produjo por primera vez el Libro de los Muertos. Sin embargo, el primer ejemplo conocido de esta obra se encontró en el sarcófago de Mentuhotep, reina de la decimotercera dinastía.

Debido a la presencia de nuevos hechizos, los estudiosos han considerado el sarcófago de Mentuhotep & # 8217s como el primer ejemplo del Libro de los Muertos que tenemos actualmente.

Durante el Reino Antiguo, los Textos de las Pirámides estaban reservados para el faraón, y esto se refleja en los hechizos que se encuentran en esta obra.

Estos hechizos tratan principalmente de proteger los restos físicos del faraón, revivir su cuerpo después de la muerte y ascender al cielo, las tres principales preocupaciones de los faraones del Reino Antiguo con respecto a su vida después de la muerte.

El objetivo final del faraón era convertirse en el sol o en el nuevo Osiris, pero este viaje de transformación estaba plagado de peligros.

Por lo tanto, los Textos de las Pirámides contienen hechizos que podrían usarse para pedir ayuda a los dioses en el más allá, una característica que también se encuentra en los textos funerarios posteriores.

Curiosamente, si los dioses se negaban a obedecer, los Textos de las Pirámides proporcionan hechizos que el faraón fallecido podría usar para amenazarlos.

Uno de los ejemplos más famosos de un Libro de los Muertos de este período es el Papiro Ani, que ahora se exhibe en el Museo Británico de Londres. El papiro de Ani consta de seis piezas distintas de papiro y tiene una longitud total de 78 pies (23,7 metros).

Como muchos otros ejemplos del Libro de los Muertos del Nuevo Reino, el Papiro Ani estaba escrito en jeroglíficos cursivos. Casi todos los hechizos de este papiro van acompañados de una ilustración, lo que lo convierte en una hermosa obra de arte.

No hace falta decir que los antiguos egipcios creían que viajar por el inframundo era peligroso, y el difunto necesitaba toda la ayuda que pudiera conseguir para llegar al paraíso, como se refleja en los hechizos que se encuentran en el Libro de los Muertos.

El punto culminante del viaje, sin embargo, fue el juicio del difunto. El juez principal, por supuesto, era Osiris, el gobernante del inframundo.

Además, también hubo 42 dioses que ayudaron a Osiris a juzgar al difunto. Los hechizos requeridos por los difuntos para emitir el juicio final en el inframundo se pueden encontrar en el Capítulo 125 del Libro de los Muertos.

El fallecido deberá volver a declarar su inocencia confesando a cada uno de ellos un delito que no ha cometido. Las confesiones incluyen & # 8220 No soy un hombre de engaño, & # 8221 & # 8220 No he depravado a ningún hombre & # 8217s esposa, & # 8221 y & # 8220 No he blasfemado. & # 8221

Después de haber hecho sus confesiones ante los dioses, la prueba final para el difunto es el & # 8220pesaje del corazón & # 8221, durante el cual el corazón del difunto se pesa contra la pluma de Maat, la diosa de la verdad y la justicia.

Si el corazón y la pluma tenían el mismo peso, al difunto se le permitía entrar al paraíso. Por otro lado, si el corazón pesaba más que la pluma, el monstruo Ammit era alimentado y el difunto moriría una segunda (y permanente) muerte.

Para evitar que el corazón contara a los fallecidos, los antiguos egipcios tuvieron que recurrir. El hechizo del Capítulo 30 se conoce como la & # 8220Fórmula para evitar que el corazón de un hombre & # 8217 se mantenga alejado de él en el inframundo. & # 8221

Este hechizo era tan importante que a menudo se tallaba en amuletos con forma de escarabajo y se colocaba en el cofre de una momia antes de envolverlo.


Hechos sobre el libro de los muertos

  • El Libro de los Muertos es una colección de textos funerarios del antiguo Egipto en lugar de un libro real.
  • Fue creado alrededor del comienzo del Nuevo Reino de Egipto.
  • Escrito por una sucesión de sacerdotes durante aproximadamente 1.000 años, el texto se utilizó activamente hasta alrededor del 50 a. C.
  • Uno de una serie de manuales sagrados que atienden las necesidades de los espíritus de la élite fallecida durante su viaje a través del más allá.
  • Su texto contiene hechizos y encantamientos mágicos, fórmulas místicas, oraciones e himnos.
  • Su colección de hechizos estaba destinada a ayudar a un alma recién fallecida a navegar los peligros de la otra vida.
  • El Libro de los Muertos nunca se estandarizó en una sola edición consistente. No hay dos libros iguales, ya que cada uno fue escrito específicamente para un individuo.
  • Se sabe que en la actualidad sobreviven aproximadamente 200 copias de diferentes períodos que abarcan la cultura del antiguo Egipto.
  • Una de sus secciones más importantes describe el rito de "pesar el corazón", donde el alma recién fallecida se comparó con la pluma de la verdad de Ma'at para juzgar el comportamiento del fallecido durante su vida.

Una rica tradición funeraria

El Libro de los Muertos continuó una larga tradición egipcia de textos funerarios, que abarcan los Textos de las Pirámides y los Textos del Ataúd anteriores. Estos tratados se pintaron inicialmente en las paredes de las tumbas y en los objetos funerarios en lugar de en papiros. Varios de los hechizos del libro se pueden fechar en el tercer milenio antes de Cristo. Otros hechizos fueron composiciones posteriores y datan del Tercer Período Intermedio Egipcio (c. Siglos XI al VII a. C.). Muchos de los hechizos extraídos del Libro de los Muertos se inscribieron en sarcófagos y se pintaron en las paredes de las tumbas, mientras que el libro en sí solía colocarse en la cámara funeraria del difunto o en su sarcófago.

El título egipcio original del texto, "rw nw prt m hrw" se traduce aproximadamente como el Libro de la llegada a la luz cada día. Dos traducciones alternativas son Hechizos para avanzar de día y el Libro de Emerger hacia la luz. Los eruditos occidentales del siglo XIX dieron al texto su título actual.

El mito de la Biblia del Antiguo Egipto

Cuando los egiptólogos tradujeron por primera vez el Libro de los Muertos, prendió fuego en la imaginación popular. Muchos la consideraron la Biblia de los antiguos egipcios. Sin embargo, si bien ambas obras comparten algunas similitudes superficiales de ser colecciones arcaicas de obras escritas por diferentes manos durante diferentes períodos de tiempo y luego reunidas, el Libro de los Muertos no era el libro sagrado del antiguo Egipto.

El Libro de los Muertos nunca fue sistematizado y categorizado en una sola edición unificada. No hay dos libros exactamente iguales. Más bien, fueron escritos específicamente para un individuo. Los fallecidos necesitaban una riqueza sustancial para poder permitirse encargar un manual de instrucciones personalizado de los hechizos necesarios para ayudarlos en su precario viaje a través del más allá.

El concepto egipcio de la otra vida

Los antiguos egipcios veían el más allá como una extensión de su vida terrenal. Después de pasar con éxito a través del juicio al pesar sus corazones contra la pluma de la verdad dentro del Salón de la Verdad, el alma difunta entró en una existencia que reflejaba perfectamente la vida terrenal de la difunta. Una vez juzgada en el Salón de la Verdad, el alma pasó y finalmente cruzó el Lago Lily para residir en el Campo de Cañas. Aquí el alma descubriría todos los placeres que había disfrutado durante su vida y sería libre de disfrutar eternamente de los placeres de este paraíso para todos.

Sin embargo, para que el alma alcanzara ese paraíso celestial, necesitaba comprender qué camino tomar, qué palabras pronunciar en respuesta a preguntas en momentos específicos durante su viaje y cómo dirigirse a los dioses. Esencialmente, el Libro de los Muertos era la guía de comportamiento de un alma difunta hacia el inframundo.

Historia y orígenes

El Libro de los Muertos egipcio tomó forma a partir de conceptos representados en inscripciones y pinturas de tumbas que datan de la Tercera Dinastía de Egipto (c. 2670 - 2613 a. C.). En la época de la XII Dinastía de Egipto (c. 1991 - 1802 a. C.), estos hechizos, junto con las ilustraciones que los acompañaban, se habían transcrito en papiro. Estos textos escritos fueron colocados en el sarcófago junto con el difunto.

En 1600 a. C., la colección de hechizos ahora estaba estructurada en capítulos. Alrededor del Imperio Nuevo (c. 1570 - 1069 a. C.), el libro se había vuelto extremadamente popular entre las clases pudientes. Se contrataría a escribas expertos para redactar libros de hechizos personalizados individualmente para un cliente o su familia. El escriba anticiparía el viaje que el difunto podría anticipar después de su muerte al comprender qué tipo de vida había experimentado la persona mientras vivía.

Antes del Reino Nuevo, solo la realeza y las élites podían permitirse una copia de El libro de los muertos. La creciente popularidad del mito de Osiris durante el Nuevo Reino alentó la creencia de que la colección de hechizos era esencial debido al papel de Osiris en juzgar el alma en el Salón de la Verdad. A medida que un número creciente de personas clamaba por su copia personal del Libro de los Muertos, los escribas respondieron a esa creciente demanda con el resultado de que el libro se comercializó ampliamente.

Las copias personalizadas fueron reemplazadas por "paquetes" para que los clientes potenciales pudieran elegir. El número de hechizos contenidos en su libro se regía por su presupuesto. Este sistema de producción perduró hasta la dinastía ptolemaica (c. 323 - 30 a. C.). Durante este tiempo, el Libro de los Muertos varió ampliamente en tamaño y forma hasta c. 650 a. C. Alrededor de este tiempo, los escribas lo fijaron en 190 hechizos comunes. Sin embargo, el único hechizo que contienen casi todas las copias conocidas del Libro de los Muertos parece ser el Hechizo 125.

Hechizo 125

Quizás el hechizo que se encuentra con más frecuencia de los muchos encantamientos que se encuentran en el Libro de los Muertos es el Hechizo 125. Este hechizo relata cómo Osiris y los otros dioses en el Salón de la Verdad juzgan el corazón del difunto. A menos que el alma pasara esta prueba crítica, no podrían entrar al paraíso. En esta ceremonia, el corazón se comparó con la pluma de la verdad. Entonces, se creía que comprender qué forma tomó la ceremonia y las palabras requeridas cuando el alma estaba ante Osiris, Anubis, Thoth y los cuarenta y dos jueces era la información más crítica con la que el alma podía llegar armada al Salón.

Una introducción al alma comienza el hechizo 125. "Qué se debe decir al llegar a este Salón de la Justicia, purgar [nombre del alma] de todo el mal que ha hecho y contemplar los rostros de los dioses". Siguiendo este preámbulo, el difunto recita la Confesión Negativa. Osiris, Anubis y Thoth y los cuarenta y dos jueces cuestionaron entonces el alma. Se necesitaba información precisa para justificar la propia vida ante los dioses. Un alma suplicante tenía que poder recitar los nombres de los dioses y sus responsabilidades. El alma también necesitaba poder recitar el nombre de cada puerta que conducía a la habitación junto con el nombre del piso por el que caminaba el alma. A medida que el alma respondía a cada dios y objeto de la vida después de la muerte con la respuesta correcta, el alma sería reconocida con: "Sabes que pasamos junto a nosotros" y, por lo tanto, el viaje del alma continuó.

Al concluir la ceremonia, el escriba que inscribió el hechizo elogió su habilidad por haber hecho bien su trabajo y tranquiliza al lector. Al escribir cada uno de los hechizos, se creía que el escriba se había convertido en parte del inframundo. This assured him of a propitious greeting in the afterlife upon his own death and a safe passage onto to the Egyptian Field of Reeds.

For an Egyptian, even a pharaoh, this process was fraught with danger. If a soul responded correctly to all the questions, possessed a heart lighter than the feather of truth, and acted kindly towards the sullen Divine Ferryman whose task it was to row each soul across the Lily Lake, the soul found itself in the Field of Reeds.

Navigating The Afterlife

The journey between the soul’s entry to the Hall of Truth and the following boat ride to the Field of Reeds was fraught with possible errors. The Book of the Dead contained spells to help the soul deal with these challenges. However, it was never guaranteed to ensure the soul survived the underworld’s every twist and turn.

In some periods during Egypt’s long sweep of history, the Book of the Dead was merely tweaked. In other periods, the afterlife was believed to be a treacherous passage towards a fleeting paradise and significant changes were made to its text. Similarly for epochs saw the path to paradise as being a straightforward journey once the soul had been judged by Osiris and the other gods, while, at other times, demons could suddenly pop into existence to beguile or assault their victims, while crocodiles could manifest themselves to foil the soul on its journey.

Hence, the soul depended on spells to outlast these dangers in order to finally reach the promised Field of Reeds. Spells commonly included in surviving editions of the text are “For Not Dying Again In The Realm Of The Dead”, “For Repelling A Crocodile Which Comes To Take Away”, “For Not Being Eaten By A Snake In The Realm Of The Dead”, “For Being Transformed Into A Divine Falcon”, ” For Being Transformed Into A Phoenix” “For Driving Off A Snake”, “For Being Transformed Into A Lotus.” These transformation spells were only effective in the afterlife and never on Earth. Claims the Book of the Dead was a sorcerers’ text is incorrect and unfounded.

Comparisons With The Tibetan Book of the Dead

The Egyptian Book of the Dead is also frequently compared to The Tibetan Book of the Dead. However, again the books serve different purposes. The Tibetan Book of the Dead’s formal title is “Great Liberation Through Hearing.” The Tibetan book collates a series of texts to be read aloud to someone whose life is ebbing or who died recently. It advises the soul what is happening to it.

Where both ancient texts intersect is that they are both intended to provide comfort to the soul, guide the soul out of its body and assist it on its journey to the afterlife.

This Tibetan concept of the cosmos and their belief system are totally different to those of the ancient Egyptians. However, the key difference between the two texts is The Tibetan Book of the Dead, was written to be read aloud by those still living to the deceased, whereas the Book of the Dead is a spell book intended for the dead to personally repeat as they journey through the afterlife. Both books represent complex cultural artefacts intended to ensure death is a more tractable state.

The spells collected in the Book of the Dead, regardless which epoch the spells were authored or collated in, promised the soul continuity in their experience after death. As was the case in life, trials and tribulations would lie ahead, complete with pitfalls to dodge, unexpected challenges to face and perilous territory to be crossed. Along the way, there would be allies and friends to curry favour with, but ultimately the soul could look forward to a reward for leading a life of virtue and piety.

For those loved ones the soul left behind, these spells were written so the living could read them, remember their departed, think of them on their journey through the afterlife and be reassured they had navigated their path safely through many twists and turns before ultimately reaching their eternal paradise awaiting them at the Field of Reeds.

Reflexionando sobre el pasado

The Egyptian Book of the Dead is a remarkable collection of ancient spells. It reflects both the complex imagining which typifies the Egyptian afterlife and the commercial responses by craftsmen to surging demand, even in ancient times!

Header image courtesy: British Museum free image service [Public domain], via Wikimedia Commons


The Book of the Dead: A Practical Guide for the Recently Deceased

Egypt has a rich literary history. The Ancient Egyptian ‘guides for the recently deceased’, or books of the dead as they’re widely known, offer fascinating insights into the nation’s spiritual heritage. Jamie Moore unpacks the history and contents of the most famous Book of the Dead, unveiling its dark mysteries, supernatural qualities and practical tips for a fruitful afterlife.

Death has hung over the history of human civilization like a demonic bat, wheezing inexorable extinction into the lives of every mortal, sentient being. The fact of death has terrified humans for millennia and has been tackled in a multitude of ways throughout history, many which have been enshrined in a variety of religious doctrines. With extensive beliefs concerning the underworld and afterlife, Ancient Egyptian civilization was no exception. A common misconception of the Egyptian Book of the Dead is that it is a definitive volume of Ancient Egyptian religious doctrine and dogma, a text analogous to the Bible or the Quran. However, although spiritual and moral guidance is implicit in much of what is written, a more accurate way of conceiving of the work is as a comprehensive practical guide for the recently deceased, delineating how they might navigate their way through all manner of terrifying and seemingly insurmountable obstacles in the underworld to reach to a kind of heaven. Even this latter definition is reductive, and in many ways misleading, owing to the variety of different manifestations the book existed in over the course of Ancient Egyptian history. Nevertheless, as will be explored, similarities can be drawn between much of what is written in the book and later religious texts such as the Bible and the Quran it is for this reason that the text is considered to augment understandings of subsequent religion and culture.

Sir Ernest Alfred Thompson Wallis Budge was an English Egyptologist, Orientalist and philologist employed at the British Museum. Amongst the myriad antiquities Budge procured throughout his career was his acquisition of the Papyrus of Ani, a manifestation of the Book of the Dead. This version of the text, found in Thebe, contained a number of the chapters that are found in the full version of the text. This was by no means the oldest version of the book we have knowledge of, with other excerpts found inscribed in tombs instated more than 3000 years before Christ. The first funerary manuscripts we know of are the Pyramid Texts, the first of which were sequestered away in the heart of the Pyramid of King Unas of the 5th dynasty dated approximately 2400 BC – a period known as the Old Kingdom. The text was inscribed on the walls of the burial chambers as opposed to being an actual book at this stage. Only royalty would have been entitled to a Pyramid text thus enabling only them to ethereally perambulate through the afterlife and ascend to the heavens in the sky to become deities themselves, snuggling in amongst the gods, and being united with their divine primogenitor, the god Ra. This rigid exclusivity eventually crumbled towards the end of the period of the Old Kingdom when other wealthy Egyptians of high status, like government officials, were able to purchase a path to the afterlife. In her book, entitled, Utterances Going Forth, Sue D’Auria aptly describes this change as the ‘democratization of the afterlife’. These have been dubbed the Coffin Texts owing to the fact that they were most commonly written on the inside of the stone coffins of the deceased.

The text in its most famously recognized form developed after these first two versions, incorporating much of the content as well as more recent additions. The 19th dynasty saw the widespread introduction of papyrus scrolls – a paper-like material derived from the pith of the papyrus plant – on which the text was inscribed this would be placed in the tomb of the deceased. The Papyrus of Ani was a version of the text recorded in this format. Each individual script had to be penned and illustrated by a team of scribes and artists, and often aspects of the story were forgotten or overlooked. Because, by this stage, the scrolls were produced with a view to their sale, quite often spaces would be left in the text where the name of the purchaser could be inserted to personalize the text to them. These spaces can be seen in some of the texts that have been recovered.

As these texts were made for sale, a number of copies exist, all different depending on the period they were made in, and the scribes that produced it. Often the text would be produced by a team of scribes and artists because of the gargantuan undertaking the penning of said book consists of. In 2011, researchers at the Brooklyn Museum translated into English a particularly atypical version of the text that was inscribed on both sides. Carbon dating places the age of the text to somewhere between 1620BC and 1430 BC. This unusual copy of the Book of the Dead can be viewed in the mummy chamber of the museum. The Papyrus of Ani mentioned earlier can still be viewed in the British Museum.

The purpose of the Book of the Dead is better understood via the Doctrine of Eternal Life. An important caveat regarding the study and analysis of Ancient Egyptian religion is that it is difficult to expound their ideas and beliefs definitively, as they evolved over the course of the civilization’s maturation and there are discrepancies between individual interpretations, even those temporally contiguous. Nevertheless, a general overview of some of the central tenets the Book of the Text might help with its elucidation. One belief that transcended all of the metamorphoses of Egyptian religion is that at some point following death the soul or some other article of an individual would return to life. It was for this very reason that Egyptians were so fastidious when it came to the preservation and burial of the dead. Depending on the period, this would have involved a combination of embalming the corpse and placing the body in a tomb in which articles such as a Libro de los Muertos would be inscribed or placed, so as to aid the deceased in their battle to attain the ‘heavenly life of the blessed’. In addition, priests and members of the deceased’s family would declaim prayers and short litanies at the burial. All of these rituals were symbolic of the transcendent state the person was about to enter in, their transition from the physical state, referred to as khat, to component parts of this whole, which were variously described as making their own voyage through the underworld. In the introduction to The Papyrus of Ani, Wallis Budge details these parts, the first of being the heart or ka, for the sustenance of which an abundance of food was left in the tomb. Next is the soul or licenciado en Letras, which paradoxically is corporeal as it is an intrinsic part of the physical body of the man. Other aspects are the shadow or khaibit, the intelligence or khu, the form or physical mummification of the body called the sekhem, and finally the ren or name of the man.

According to some ancient texts the heaven that the dead strove to ascend to was in the sky and had to be reached by clambering up a ladder, while others claimed it was through a gap in the mountains of Abydos yet the ultimate destination was a region of the Tuat or the underworld (Budge 1895). Here the individual was deified and enjoyed an immortality of abundant food and drink, a veritable paradise for the wearied but successful pilgrim of the afterlife. Written in the Book of the Dead is an account of some of the beneficent delights one can expect in this heavenly realm.

‘O ye judges, ye have taken Unas unto yourselves, let him eat that which ye eat, let him drink that which ye drink, let him live upon that which ye live upon, let your seat be his seat, let his power be your power, let the boat wherein he shall sail be your boat, let him net birds in Aaru, let him possess running streams in Sekhet-Hetep, and may he obtain his meat and his drink from you, O ye gods. May the water of Unas be of the wine which is of Ra, may he revolve in the sky like Ra, and may he pass over the sky like Thoth.’ (Recueil de Travaux, t. iv., p. 69 (ll. 572-75).)

los Libro de los Muertos contains a multitude of magical spells that its owner could use to aid them in their quest to the afterlife. This journey was fraught with all manners of danger posed by an assortment of grotesque creatures and other supernatural obstructions, and this book was considered as an essential item for triumphing over these and thus achieving success. Far from being considered as anti-religious or witchcraft, the use of magic was as legitimate as praying in Ancient Egypt as ‘the concept of magic (heka) was also intimately linked with the spoken and written word’ (Budge 1895). Similarly, knowing the name of some unknown entity was believed to empower the knower, giving them dominion over the named for this reason the Egyptian Book of the Dead contained many names of the evils one was likely to encounter after death. As mentioned, only the later versions of the texts contained a coherent structure, split into chapters. For example in the Saite version the structure can be divided into four parts: the first 16 chapters deal with entering of the tomb, the descent into the underworld, and the body reacquiring the ability to move and speak. The second section, chapters 17 to 63, delineates the myths concerning the gods and places the dead pass through. The individual is then bequeathed life again so they might be born again with the morning sun. The next section, chapters 64 to 129, describes the journey across the sky in the sun ark, and then in the twilight hours, the deceased descends into the underworld to be judged by the god Osiris. So long as the individual passes this judgement, they move on to section four – chapters 130 to 189 – where they assume their position as a god amongst gods.

There are obvious comparisons between the contents of the Book of the Dead and religious texts such as the Bible for example, belief in a life after death. Some of the most striking comparisons can be made in famed ‘weighing of the heart’ episode depicted in Spell 125. The deceased is confronted by the god Anubis and asked to swear that they have not committed any of the ’42 sins’ by reciting scripture called ‘Negative Confessions’. The resemblance between many of these sins and the Ten Commandments is striking. For example, ‘Thou shalt not kill’ from the Bible is analogous to sin four, ‘I have not slain men and women’ and sin fourteen, ‘I have not attacked any man’. Comparisons can be made for almost every single one of the 42 sins. The heart of the deceased is then weighed against the god Maat, represented by the feather of an ostrich, and should there be an imbalance the heart of the dead will be devoured by Ammit, part crocodile, part lion, and part hippopotamus, and they will not find a place with Osiris in the afterlife. In fact, the entire journey the deceased make with its risk of failure and eternal damnation, or second death – the failure to reach the afterlife – can be likened to judgement in purgatory in the Christian faith. Many more likenesses can be made between the Book of the Dead and later religious texts one of the reasons it is considered so important.

The Egyptian Book of the Dead holds significance as the first known major religious text concerning beliefs about the afterlife. Whilst the doctrine and beliefs have long since been supplanted, one can inform and frame contemporary understandings of death and the afterlife by enveloping oneself, mummy-like, in the entrancing papyrus pages of the Egyptian Book of the Dead.


Archaeologists recovered the remnants of an ancient “Book of Two Ways” from a sarcophagus. In ancient Egypt, death wasn’t merciful enough to end one’s troubles. “Death for them was a new life.” The newest (technically, oldest) copy of Book of Two Ways joins just two dozen others known to modern archaeologists.

Sinuhe lives out his life in Egypt and is buried in a tomb for the elite class. Today, scholars are still not sure whether or not Sinuhe is a real individual. The tale was to represent the adventures of the courier Sinuhe copied from the inscriptions from his tomb.


El libro egipcio de los muertos

  • Author : E. A. Wallis Budge
  • Publisher : Barnes & Noble
  • Release Date : 2005
  • Genre: Historia
  • Pages : 379
  • ISBN 10 : PSU:000056789706

A book of rituals that offers modern readers imaginative insights into the universal human condition and the desire for a blissful afterlife. It is written by unknown Egyptian priests over a period of nearly 1000 years.


Contains the Book of the Dead

The book acted as a ritual formula for performing magical and religious practices. The book holds about 192 spell that serves many purposes, one of the most famous spells in the book was the famous spell 125 & ldquoThe Weighing of the Heart& rdquo which the judgment of the soul happens in the afterlife in the Hall of Truth in front of the King of The underworld &ldquoOsiris&rdquo where the heart of the deceased is weighed against the feather of Maat to decided whether he would enter the fields of Reed or vanish from existence. Because of Osiris Popularity and his important the eternal judgment, more & more people desired the book to win the graces of the ruler of the underworld. The book contains many magical techniques for creating magical amulets. It also contained many definitions and illustrations about the mummification process, the Ka (life-force), Heka (magic), transformation, the afterlife, and the judgment process.

Egypt has a lot to discover such as the history, civilization, and attractions all of these are main reasons to visit this holy country, so we have magnificent Egypt tour packages and Nile cruises can&rsquot be missed, check them and book your dream vacation.


Ver el vídeo: El Libro Egipcio de los Muertos Audiolibro Completo en Español con Música y Texto Voz Humana (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Arnaldo

    Acepto con gusto.

  2. Voodoorg

    Pregúntele a su calculadora

  3. Lothair

    Qué palabras ... una fantasía

  4. Prospero

    Estas equivocado. Estoy seguro. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

  5. Newton

    ¿Te puedo preguntar?

  6. Aescby

    El que él sabe.

  7. Peterson

    Idea exclusiva))))



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos