Nuevo

Triangulo de las Bermudas

Triangulo de las Bermudas

El Triángulo de las Bermudas es una sección mítica del Océano Atlántico aproximadamente delimitada por Miami, Bermudas y Puerto Rico donde han desaparecido decenas de barcos y aviones. Circunstancias inexplicables rodean algunos de estos accidentes, incluido uno en el que los pilotos de un escuadrón de bombarderos de la Marina de los EE. UU. Se desorientaron mientras volaban sobre el área; los aviones nunca fueron encontrados. Otros barcos y aviones aparentemente han desaparecido del área con buen tiempo sin siquiera enviar mensajes de socorro por radio. Pero aunque se han propuesto innumerables teorías fantasiosas con respecto al Triángulo de las Bermudas, ninguna de ellas prueba que las desapariciones misteriosas ocurren con más frecuencia allí que en otras secciones del océano muy transitadas. De hecho, la gente navega por la zona todos los días sin incidentes.

Leyenda del Triángulo de las Bermudas

El área conocida como el Triángulo de las Bermudas, o el Triángulo del Diablo, cubre aproximadamente 500,000 millas cuadradas de océano frente al extremo sureste de Florida. Cuando Cristóbal Colón navegó por la zona en su primer viaje al Nuevo Mundo, informó que una gran llama de fuego (probablemente un meteoro) se estrelló contra el mar una noche y que una luz extraña apareció en la distancia unas semanas después. También escribió sobre lecturas erráticas de la brújula, tal vez porque en ese momento una franja del Triángulo de las Bermudas era uno de los pocos lugares en la Tierra donde el norte verdadero y el norte magnético se alineaban.

La obra de William Shakespeare "La tempestad", que según algunos estudiosos se basó en un naufragio real de las Bermudas, puede haber aumentado el aura de misterio de la zona. No obstante, los informes de desapariciones inexplicables no captaron realmente la atención del público hasta el siglo XX. Una tragedia especialmente infame ocurrió en marzo de 1918 cuando el USS Cyclops, un carguero de la Armada de 542 pies de largo con más de 300 hombres y 10,000 toneladas de mineral de manganeso a bordo, se hundió en algún lugar entre Barbados y la Bahía de Chesapeake. Los Cyclops nunca enviaron una llamada de socorro SOS a pesar de estar equipados para hacerlo, y una búsqueda exhaustiva no encontró restos. “Solo Dios y el mar saben lo que le sucedió al gran barco”, dijo más tarde el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson. En 1941, dos de los barcos gemelos del Cyclops desaparecieron de manera similar sin dejar rastro a lo largo de casi la misma ruta.

Supuestamente, comenzó a formarse un patrón en el que las embarcaciones que atravesaban el Triángulo de las Bermudas desaparecían o se encontraban abandonadas. Luego, en diciembre de 1945, cinco bombarderos de la Armada que transportaban a 14 hombres despegaron de un aeródromo de Fort Lauderdale, Florida, para realizar prácticas de bombardeo sobre algunos bajíos cercanos. Pero con sus brújulas aparentemente funcionando mal, el líder de la misión, conocido como Vuelo 19, se perdió gravemente. Los cinco aviones volaron sin rumbo fijo hasta que se quedaron sin combustible y se vieron obligados a hacer zanjas en el mar. Ese mismo día, un avión de rescate y su tripulación de 13 hombres también desaparecieron. Después de que una búsqueda masiva de una semana no encontró ninguna evidencia, el informe oficial de la Marina declaró que era "como si hubieran volado a Marte".

Teorías y contrateorías del triángulo de las Bermudas

Cuando el autor Vincent Gaddis acuñó la frase "Triángulo de las Bermudas" en un artículo de la revista de 1964, se habían producido accidentes misteriosos adicionales en el área, incluidos tres aviones de pasajeros que se estrellaron a pesar de haber enviado mensajes de "todo está bien". Charles Berlitz, cuyo abuelo fundó las escuelas de idiomas Berlitz, avivó aún más la leyenda en 1974 con un bestseller sensacional sobre la leyenda. Desde entonces, decenas de colegas escritores paranormales han culpado de la supuesta letalidad del triángulo a todo, desde extraterrestres, Atlantis y monstruos marinos hasta distorsiones del tiempo y campos de gravedad inversa, mientras que los teóricos más científicos han señalado anomalías magnéticas, trombas marinas o enormes erupciones de gas metano de el fondo del océano.

Sin embargo, con toda probabilidad, no existe una teoría única que resuelva el misterio. Como dijo un escéptico, tratar de encontrar una causa común para cada desaparición del Triángulo de las Bermudas no es más lógico que tratar de encontrar una causa común para cada accidente automovilístico en Arizona. Además, aunque las tormentas, los arrecifes y la Corriente del Golfo pueden causar problemas de navegación allí, el líder de seguros marítimos Lloyd's de Londres no reconoce el Triángulo de las Bermudas como un lugar especialmente peligroso. Tampoco lo hace la Guardia Costera de los Estados Unidos, que dice: “En una revisión de muchas pérdidas de aeronaves y embarcaciones en el área a lo largo de los años, no se ha descubierto nada que indique que las víctimas fueran el resultado de algo más que causas físicas. Nunca se han identificado factores extraordinarios ".


El Triángulo de las Bermudas es una pieza triangular del Océano Atlántico entre las Bermudas, San Juan y Miami. Ha sido el sitio de desapariciones de barcos y aviones, avistamientos de barcos fantasmas y anomalías meteorológicas. El primer registro histórico que tenemos de las rarezas de la región es de Cristóbal Colón, quien afirmó haber visto una llama que estallaba en el mar y una luz extraña que se produjo unas semanas después.

Una de las primeras experiencias en el Triángulo de la que tenemos varios detalles es el supuesto "barco fantasma" descubierto en 1881. A través del clima neblinoso en el Triángulo, el Ellen AustinLugares de tripulación y barco abandonado. Parecía estar en buenas condiciones, estaba en condiciones de navegar y tenía varias mercancías a bordo. La tripulación, pensando que se llevaría el premio gordo, envía a algunos hombres a bordo para que la acompañen a su destino. Una tormenta separó el par de barcos y cuando el Ellen Austin Volvió a encontrar el barco, estaba abandonado, los tripulantes que enviaban estaban ausentes, pero, una vez más, en condiciones de navegar y con las mercancías a bordo. los Ellen Austin, contra toda lógica y sentido común, decide intentarlo de nuevo, enviando miembros de la tripulación a navegar al costado del barco. Se perdieron en una espesa niebla. los Ellen Austin llegó a su destino, pero nunca volvió a ver al otro barco ni a la tripulación que habían perdido.

El Ellen Austin no fue el único barco que tuvo experiencias extrañas en el Triángulo, y el "barco fantasma" no fue el único que desapareció. En 1895, Joshua Slocum, el primer hombre en navegar solo alrededor del mundo, desapareció, posiblemente en esta región. En 1918, el USS Cyclops y su tripulación de más de 300 personas desaparecieron sin dejar rastro. En ese momento, el presidente Woodrow Wilson dijo:

Esto fue seguido por la desaparición en 1941 del USS Proteus y su tripulación de 58. Luego, su barco hermano, el USS Nereus, desapareció un mes después con una tripulación de 61 personas en la misma ruta.

Los barcos no fueron los únicos vehículos afectados del Triángulo. En 1945, 5 torpederos de la clase Avenger desaparecieron en el área después de despegar de Fort Lauderdale. Durante este tiempo, las supuestas transmisiones de radio incluyeron: "Todo parece extraño, incluso el océano". y "Parece que estamos entrando en aguas bravas ... estamos completamente perdidos". Antes de que se perdiera el contacto por radio. El informe oficial de la Marina decía que era "como si hubieran volado a Marte".

En 1948-1949, al menos tres aviones desaparecieron. Un vuelo comercial DC-3 con 31 personas a bordo desapareció en el Triángulo de camino a Miami. El capitán llamó por radio a Miami para pedir instrucciones de aterrizaje, pero se encontró con el silencio y nunca más se volvió a ver el avión. El Star Tiger desapareció el mismo año con 31 personas. El Star Ariel desapareció de Bermuda a Kingston en cielos despejados y perdió contacto por radio. En 1963, un buque cisterna con 39 pasajeros desapareció con solo unos pocos escombros y salvavidas como pista de su destino.


Triangulo de las Bermudas

El & # 160triangulo de las Bermudas, a veces llamado & # 160Triángulo del diablo, es un área en la parte occidental del Océano Atlántico Norte. El clima sobre el triángulo de las Bermudas siempre permanece brumoso y nublado y aburrido durante el verano ocurren cambios leves, pero solo a veces.

Algunas personas piensan que esto se debe a seres & # 160 paranormales & # 160 o # 160 extraterrestres. [1] & # 160Muchos de los incidentes fueron falsos. [2] [3] [4] & # 160Algunas personas creen que las compañías de seguros cobran primas más altas por el envío en esta área, pero eso no es cierto. [2] -

También han desaparecido aviones y barcos. El 5 de diciembre de 1945 se perdió un vuelo de la Marina de los Estados Unidos de cinco Torpederos Bombarderos en un ejercicio de navegación, así como un avión patrullero PBM en la búsqueda de la aeronave desaparecida se perdió debido a una explosión de causa desconocida. [5] [6] [7] [8]

El 30 de enero de 1948, el BSAA G-AHNP "Star Tiger" se perdió por causas desconocidas mientras volaba desde Lisboa, Portugal a las Bermudas. Entre los desaparecidos se encontraba el mariscal aéreo retirado de la RAF, Sir Arthur Coningham. La serie Fantasy Fiction & # 160The Twilight Zone & # 160 tiene un episodio del 24 de febrero de 1961 "The Odyssey of Flight 33", que es un recuento de & # 160The Flying Dutchman & # 160leyenda en la que esta versión es de un avión atrapado en un Time Vortex entre uno de los los pasajeros son un oficial general de la RAF anónimo presuntamente basado en Air Marshal Coningham.

El 28 de diciembre de 1948, un DC-3 se perdió en un vuelo nocturno debido a causas desconocidas entre San Juan Puerto Rico y Miami Florida. Se presume que este accidente podría haber inspirado la serie The Fantasy Fiction & # 160La zona del crepusculo& # 160 tiene un episodio del 22 de septiembre de 1961 "The Arrival", que también es un recuento de & # 160The Flying Dutchman & # 160leyenda en la que un avión DC-3 sin tripulación ni pasajeros aterriza en un aeropuerto que finalmente se demuestra que es una alucinación de un Investigador loco de la FAA que está obsesionado con tratar de resolver el misterio de un DC-3 desaparecido que desapareció casi 17 años sobre el Océano Atlántico en un vuelo desde Buffalo Nueva York.

El 17 de enero de 1949 se perdió un segundo BSAA G-AGRE "Star Ariel" debido a causas desconocidas entre Bermuda y Kingston Jamaica.

Buques. Según Legend, un velero "Ellen Austin" encontró un barco abandonado y colocó una tripulación para llevar el barco a puerto. Dos versiones de lo que le sucedió a la embarcación son: la embarcación se perdió en una tormenta o se volvió a encontrar sin tripulación. Lawrence David Kusche, autor de "The Bermuda Triangle Mystery-Solved", no encontró ninguna mención en los periódicos de 1880 o 1881 de este presunto incidente; sí remonta la leyenda a un libro de Rupert Gould "The Stargazer Talks" publicado en 1943. Ellen Austin "Existió, aunque un sitio web incluye el supuesto incidente del barco abandonado, pero sí encuentra que Rupert Gould habló sobre la leyenda en la radio en la década de 1930 [9] & # 160". El incidente del barco tuvo lugar en 1891- [9] & # 160sin embargo, la historia de 1906 no da una referencia de dónde vino esta historia.


Historia y # 8217s Misterios sin resolver: Triángulo de las Bermudas

Hay pocos lugares en el mundo más misteriosos y fascinantes que el Triángulo de las Bermudas. Una extensión de océano entre las Bermudas, Puerto Rico y Florida, el Triángulo de las Bermudas ha sido escenario de muchas desapariciones a lo largo de los años. Desde poderosos buques de guerra hasta aviones, vehículos y las personas que transportan, desaparecen sin dejar rastro.

Ahora, un grupo de científicos del Reino Unido cree haber respondido a la pregunta de qué pasó con los que desaparecieron en el Triángulo. Pero primero, echemos un vistazo a la extraña historia del Triángulo de las Bermudas.

La leyenda del Triángulo se remonta a Cristóbal Colón. Aunque el explorador no desapareció mientras navegaba por el Triángulo de las Bermudas, informó haber visto una enorme bola de fuego que cayó al mar, posiblemente un meteoro, así como luces estranguladas en la noche.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XX que el Triángulo de las Bermudas se convirtió en un misterio ampliamente conocido. En 1918, el USS Cyclops de 542 pies, un buque de carga de la Armada y su tripulación de 300 personas, se hundió en algún lugar dentro del Triángulo. El barco nunca envió un SOS e, incluso hasta el día de hoy, nunca se han encontrado sus restos. Como dijo el presidente estadounidense Wilson, "Solo Dios y el mar saben lo que le sucedió al gran barco".

Quizás la desaparición más famosa dentro del Triángulo es la del Vuelo 19 de la Marina de los Estados Unidos. En 1945, cinco bombarderos despegaron de Florida. Mientras los aviones volaban a través del Triángulo, las tripulaciones de alguna manera se perdieron irremediablemente, a pesar de estar dirigidas por el piloto veterano, el teniente Charles C. Taylor.

Las transmisiones de radio del Vuelo 19 cuentan la historia del pánico creciente. Los pilotos se quejaron de que sus brújulas actuaban de manera extraña. En un momento, un piloto dijo que podía ver tierra debajo de él y pensó que estaba sobre los Cayos de Florida, a pesar de que los Cayos estaban a cientos de millas de donde se suponía que debían estar. Finalmente, con los aviones con poco combustible, el teniente Taylor anunció que abandonarían los aviones en el océano. Luego, las transmisiones de radio se convirtieron en estática.

La Marina lanzó una misión de rescate que incluyó más de 300 barcos y aviones, pero nunca se encontró ninguna señal del Vuelo 19. Curiosamente, uno de los aviones de rescate también desapareció mientras buscaba dentro del Triángulo, sin rastro de lo que sucedió con ese avión o sus 13 tripulantes.

Las teorías sobre lo que está sucediendo en el Triángulo de las Bermudas están por todas partes. En un extremo del espectro están aquellos que afirman que la culpa es de fenómenos meteorológicos o magnéticos inusuales. En el otro extremo están los que dicen que las personas desaparecidas fueron secuestradas por extraterrestres o absorbidas por el mar por la ciudad perdida de Atlántida.

Pero ahora volvamos a la última explicación presentada por esos científicos del Reino Unido. Su explicación: olas rebeldes. Como se comenta en un documental de la BBC titulado “El enigma del triángulo de las Bermudas”, el área del Triángulo es un lugar ideal para encontrar múltiples tormentas chocando entre sí. Esta situación es una receta para olas rebeldes, enormes paredes de agua que parecen aparecer de la nada. Las olas rebeldes podrían inundar fácilmente un barco, incluso uno tan grande como el USS Cyclops, y hundirlo antes de que la tripulación pudiera salir de una llamada de socorro. Algunas olas podrían incluso ser lo suficientemente altas como para derribar aviones que vuelan a baja altura del cielo.

Pero, ¿las olas rebeldes explican todas las desapariciones dentro del Triángulo de las Bermudas? ¿Podría una ola derribar un avión de alto vuelo? ¿Qué pasa con los barcos que se han encontrado todavía a flote y sin daños, pero con sus tripulaciones desaparecidas? ¿Qué piensas?


El Triángulo de las Bermudas no es un misterio, explica un científico oceánico

Los científicos británicos creen que las olas 'rebeldes' de 100 pies podrían ser la razón por la que se han hundido tantos barcos en el misterioso Triángulo de las Bermudas. Se sabe que las olas rebeldes, que solo duran unos minutos, miden 30 metros (casi 100 pies) de altura.

El Triángulo de las Bermudas se puede explicar fácilmente, dice un científico oceánico, señalando que el área no merece su reputación de "misteriosa".

El cuerpo de agua, infame como un lugar donde se han hundido muchos barcos, se extiende a lo largo de la parte occidental del Atlántico Norte entre Florida, Puerto Rico y Bermuda. El área, también conocida como el Triángulo del Diablo, se ha cobrado más de 1.000 vidas en los últimos 100 años, según The Sun.

Una investigación reciente realizada por científicos en el Reino Unido señaló que un fenómeno natural de "ola rebelde" podría desempeñar un papel en la reputación del Triángulo de las Bermudas.

"Las olas rebeldes son una explicación y ocurren en la región de las Bermudas, pero de ninguna manera solo aquí; son mucho más comunes en el Cabo de Buena Esperanza (en el extremo sur de África)", explicó el Dr. Simon Boxall, oceanógrafo. y miembro principal de la docencia en la Universidad de Southampton del Reino Unido. "Eran cosas de mitos y cuentos de marineros, pero desde la introducción de los sistemas de satélites capaces de medir olas, ha habido un número tan grande como 30 m (100 pies) medidos y verificados".

Las olas rebeldes van y vienen de forma aleatoria y rápida, pero siempre son parte de una tormenta, según Boxall. "La película de suspenso de un mar en calma y plana con una ola de 30 metros que golpea el crucero de la nada es un mito", dijo a Fox News por correo electrónico. Las olas rebeldes, agregó, no lo disuadirían de tomar un crucero.

La investigación se presentó como parte de “The Bermuda Triangle Enigma”, una serie documental de Channel 5.

Boxall también citó el intenso tráfico marítimo en el Triángulo de las Bermudas como el factor clave de su reputación.

"El área cubierta por el triángulo representa casi un tercio de todas las embarcaciones de propiedad privada en los Estados Unidos", dijo. “El informe anual de la Guardia Costera de 2016 muestra que en esta área el 82 por ciento de todos los incidentes relacionados con el tráfico marítimo de cualquier tipo fueron causados ​​por personas sin experiencia ni capacitación. Los números hablan por sí mismos de por qué ocurren tantos incidentes aquí ".

Un factor similar probablemente jugó un papel en la famosa desaparición del Vuelo 19, un grupo de cinco torpederos estadounidenses que desaparecieron el 5 de diciembre de 1945, según Boxall. “El infame escuadrón de bombarderos que desapareció en 1945 fue en realidad un vuelo de entrenamiento con tripulaciones nuevas e inexpertas. En aquellos días, la navegación se realizaba a simple vista y es fácil equivocarse ”, dice el Dr. Boxall. “La evidencia muestra que este fue el caso. Sacando eso, no hay más desapariciones de aviones [en el triángulo de las Bermudas] que en cualquier otro lugar del mundo ".

The Sun señala que un hidroavión desplegado para buscar el avión también desapareció.

Boxall quiere desacreditar el mito del Triángulo de las Bermudas como un lugar misterioso donde suceden cosas extrañas. "Junto con el monstruo del lago Ness de Escocia, no hay ningún misterio", dijo a Fox News. "Pero vende libros y crea una gran discusión".


Triángulo de las Bermudas & # 8211 Historia, misterios y mitos

El Triángulo de las Bermudas en el Océano Atlántico es un lugar donde aviones y barcos desaparecieron en circunstancias misteriosas.

El Triángulo de las Bermudas, también conocido como el Triángulo del Diablo y # 8217s, es un área en el Océano Atlántico donde se han producido varias desapariciones de personas, aviones y embarcaciones de superficie.

Algunas de las desapariciones involucran un nivel de misterio que a menudo se explica popularmente mediante una variedad de teorías de conspiración.

Una gran cantidad de documentos e informes de incidentes sugieren que el Triángulo de las Bermudas es simplemente una leyenda de los marineros, luego embellecida por escritores profesionales.

El interés popular en la idea, sin embargo, sigue reflejando el deseo humano incontenible de comprender lo que está más allá del mundo físico externo e interactuar con los reinos de la imaginación y el espíritu.

Área y ubicación

Las leyendas del Triángulo de las Bermudas no provienen de una fuente primaria, sino que son una continuación de una tradición más antigua de historias transmitidas oralmente antes de ser escritas. En consecuencia, los informes están sujetos a perspectivas culturales, lo que hace imposible identificar sus dimensiones exactas.

La representación más común es un triángulo que se extiende entre Miami, Florida, San Juan, Puerto Rico y Bermuda en medio del Atlántico. La mayoría de los accidentes se concentrarían a lo largo de la frontera sur de las Bahamas y el Estrecho de Florida.

Además de los límites geográficos exactos, el área general del Atlántico, el Caribe y el Golfo de México han sido rutas marítimas muy utilizadas desde la época de Cristóbal Colón. Los barcos cruzan diariamente las aguas del triángulo para llegar a los puertos de América y Europa, así como a las islas del Caribe.

Los cruceros también abundan en la región, y los barcos de recreo van y vienen regularmente entre Florida y las islas. También es una ruta ampliamente utilizada para aviones comerciales y privados a Florida, el Caribe y América del Sur.

El clima en esta zona del océano puede ser bastante extremo. La Corriente del Golfo cruza el Triángulo después de salir del Golfo de México. Las tormentas repentinas pueden aparecer en el verano hasta finales del otoño. La combinación de transporte pesado y clima tormentoso hace que sea inevitable que los barcos se hundan en las tormentas y se pierdan sin dejar rastro.

Desde que la humanidad comenzó a navegar por los océanos, ha habido historias de aguas malditas donde desaparecen barcos y personas. Estas desapariciones se atribuyeron a todo, deidades vengativas, serpientes marinas, incluso al supuesto límite del mundo, cuando la gente creía que la Tierra era plana y un barco podía caerse por el borde.

Con el advenimiento de los equipos y técnicas de navegación modernos, junto con el conocimiento científico del océano, gran parte del folclore marítimo de antaño ha desaparecido. Quedaron pocas áreas que se convirtieron en áreas paranormales de actividad, siendo la más famosa el Triángulo de las Bermudas.

Sin embargo, los autores del siglo XX son los responsables de difundir la actividad paranormal en el Triángulo de las Bermudas. Antes de que se escribieran libros de ficción sobre el tema, no existía una comprensión general de un lugar misterioso en el océano donde desaparecían personas, aviones y barcos.

El primer artículo sobre la leyenda del triángulo fue realizado por EVW Jones el 16 de septiembre de 1950 en un periódico de Associated Press. Dos años más tarde, la revista Fate publicó & # 8220Sea Mystery At Back Door & # 8221 un breve artículo de George X.

El vuelo 19 se cubriría en la edición de abril de 1962 de la revista American Legion. El artículo se tituló & # 8220The Lost Patrol & # 8221 de Allen W.Eckert, y fue el primero en conectar lo sobrenatural con el Vuelo 19.

Hay cientos de sucesos extraños registrados durante muchos años y conectados al Triángulo de una forma u otra. Algunos de ellos son inexactitudes históricas, otros nada más que leyendas o fraudes, así como algunos eventos verdaderamente misteriosos.

Ellen Austin

Ellen Austin era un carguero que navegó una ruta desde el sur de la ciudad de Nueva York a Londres en 1881 cuando se encontró con una goleta abandonada a la deriva en el mar. El capitán de Ellen Austin ordenó a la tripulación de su propio barco que navegara en la goleta hasta Londres junto a Ellen Austin.

Sin embargo, los dos barcos fueron separados por una tormenta repentina y nunca más se volvió a ver la goleta. Aunque esta es una famosa historia del Triángulo, muchos señalaron inconsistencias al rastrear las fuentes históricas de la historia.

El incidente del USS Cyclops resultó en la mayor pérdida de vidas en la historia de la Marina de los EE. UU. Que no está relacionada con los combates. Bajo el mando del teniente comandante GW Worley, el USS Cyclops desapareció sin dejar rastro el 4 de marzo de 1918, luego de salir de la isla de Barbados.

El barco y 306 tripulantes y pasajeros nunca fueron recuperados. No hay evidencia que respalde ninguna razón específica para este evento. Las tormentas y la actividad enemiga se sugirieron como explicaciones.

Quizás la más famosa de todas las historias del Triángulo de las Bermudas es el Vuelo 19. Este fue un vuelo de entrenamiento de bombarderos TBM Avenger que desapareció el 5 de diciembre de 1945 cuando sobrevolaba el Atlántico.

Bajo el liderazgo de un piloto experimentado, el teniente Charles Carroll Taylor, la rutina de la misión de bombardeo se volvió todo menos rutina cuando el avión completó aproximadamente una hora y media de vuelo.

Taylor advirtió que su brújula no funcionaba y que estaba perdido. Durante casi diez horas, Taylor y su escuadrón intentaron volar hacia el norte para encontrar tierra, pero por alguna razón no pudieron. Finalmente se perdió toda la comunicación por radio y se enviaron equipos de búsqueda, que también desaparecieron.

El incidente fue ampliamente publicitado en la prensa y se atribuye a la génesis del interés moderno en el Triángulo de las Bermudas. Sin embargo, a menudo se omiten algunas cuentas importantes.

El clima se volvió difícil al final del día y Taylor pudo haber estado confundido sobre el origen de su vuelo y, por lo tanto, no se dio cuenta de que, volando hacia el norte, viajó al Atlántico.

El 28 de diciembre de 1948, un avión Douglas DC-3, número NC16002, desapareció durante un vuelo desde San Juan, Puerto Rico, a Miami, Florida. No se encontró rastro de la aeronave ni de 32 personas a bordo.

A partir de la documentación recopilada por la investigación de la Junta de Aeronáutica Civil y # 8217, se encontró una posible solución a la desaparición del avión pero mal reportada por los conspiradores del Triángulo de las Bermudas: las baterías del avión fueron inspeccionadas y cargadas livianamente en San Juan.

Si esto provocó o no una falla eléctrica completa, esto nunca se sabrá. Sin embargo, dado que los aviones propulsados ​​por pistones dependen de imanes para suministrar energía eléctrica y encender sus cilindros, esta teoría se considera poco probable.

Los aviones de pasajeros Star Tiger y Star Ariel desaparecieron sin dejar rastro en su camino a Bermuda y Jamaica, respectivamente. Star Tiger se perdió el 30 de enero de 1948 en un vuelo de las Azores a las Bermudas.

Star Ariel se perdió el 17 de enero de 1949 en un vuelo de Bermuda a Kingston, Jamaica. Ningún avión hizo una llamada de socorro de hecho, sus últimos mensajes fueron rutinarios y ambos tenían un clima tranquilo.

El buque tanque SS Marine Sulphur Queen fue visto por última vez el 4 de febrero de 1963 con una tripulación de 39 personas cerca de los Cayos de Florida.

El submarino de propulsión nuclear USS Scorpion se perdió el 26 de mayo de 1968, al sur de las Azores, mientras se encontraba en tránsito hacia Norfolk, Virginia, después de un puesto de seis meses.

El Escorpión ha sido elegido por varios escritores como una víctima del Triángulo a lo largo de los años. La Marina de los Estados Unidos cree que un torpedo defectuoso contribuyó a su pérdida, mientras que otros teorizan que fue destruido por los rusos en un enfrentamiento secreto.

Teorías paranormales

El misterio general que rodea al Triángulo de las Bermudas llevó a muchos a atribuir los fenómenos paranormales como responsables de todas las desapariciones. Algunos han sugerido que los restos de la legendaria civilización Atlántida se encuentran dentro de los límites del Triángulo de las Bermudas.

Se cree que los Atlantes poseen tecnología superior a los que viven en tierra firme y que hacen que los barcos se hundan y los aviones caigan. El descubrimiento de formaciones rocosas llamadas & # 8221 Bimini Road & # 8221 se cita a menudo como evidencia de esta teoría.

Otra teoría popular es que los extraterrestres están secuestrando aviones y barcos, o que sus actividades están provocando indirectamente las desapariciones. Otros han sugerido que el área del Triángulo de las Bermudas es una anomalía del espacio y el tiempo en la que aviones, barcos y personas son absorbidos por un vórtice que los transporta a diferentes tiempos y posiblemente incluso a diferentes dimensiones.

Si bien hay muchas personas bien intencionadas que buscan explicaciones paranormales para el Triángulo de las Bermudas, ninguna de estas teorías está respaldada por la evidencia. La investigación sobre los supuestos fenómenos paranormales del Triángulo de las Bermudas no se toma muy en serio y, a menudo, no se realiza dentro de un entorno académico legítimo. Otro obstáculo es la falta de desapariciones contemporáneas y la dificultad de analizar ocurrencias poco frecuentes en una amplia gama de espacios y tiempos.

Hay muchos que ignoran cualquier cosa misteriosa en el Triángulo de las Bermudas, ofreciendo una amplia gama de explicaciones para las muchas desapariciones que han ocurrido. La Marina y la Guardia Costera de los EE. UU., Que operan constantemente dentro del Triángulo de las Bermudas, han notado las misteriosas desapariciones, pero se muestran escépticas ante cualquier actividad paranormal.

Algunos investigadores incluso llegan a sugerir que el Triángulo de las Bermudas es una historia fabricada, un conglomerado de anécdotas y rumores. Los escépticos señalan el hecho de que existen explicaciones plausibles para todos los eventos misteriosos que se dice que tuvieron lugar en el Triángulo de las Bermudas.

Los huracanes, las olas anómalas y la fuerza de la Corriente del Golfo se citaron como razones naturales por las que se perdieron barcos y aviones. El error humano, combinado con los fenómenos naturales, ha sido documentado como la causa más común de un accidente de avión o de barco y, por lo tanto, es la explicación más convincente de las desapariciones en el Triángulo de las Bermudas.

Esto se sustenta en el hecho de que en los últimos años el número de barcos y aviones perdidos ha disminuido drásticamente a medida que la tecnología de transporte ha mejorado.

Cultura popular

El Triángulo de las Bermudas ha ocupado su lugar entre los grandes misterios de la cultura pop, habiendo estado vinculado a los extraterrestres, el Movimiento New Age y criaturas misteriosas como Bigfoot y el Monstruo del Lago Ness.

Es popular en la literatura, la televisión y las películas, a menudo se utiliza como un dispositivo de puerto a través del cual las personas son transportadas a otros reinos o épocas.


¿Un misterio fabricado?

Mucha gente no cree que exista un misterio que deba explicarse en absoluto. Larry Kusche, periodista, quería descubrir el origen de todos estos misterios y se le ocurrió una respuesta inesperada. Creía que no hay misterio alguno y que las historias sobre todas estas misteriosas desapariciones fueron creadas por error.

Afirmó que algunas personas incluso llegaron a inventar estos cuentos para crear un misterio. Afirmó que la mayoría de los investigadores no investigaron las desapariciones adecuadamente y que muchos de sus informes contenían datos antiguos, que en su mayoría eran falsos. Incluso analizó los libros que trataban de los aspectos paranormales del Triángulo de las Bermudas y logró encontrar errores allí, lo que significaría que gran parte del misterio que rodea a esta región está compuesto por personas que desean crear una historia interesante.

Aún así, no sabemos con certeza la verdad sobre esta región. Si bien muchos creen que hay un misterio, hay muchos más que creen que tiene una explicación lógica. No sabemos si alguna vez sabremos la verdad, pero sí sabemos que el Triángulo de las Bermudas continuará brindándonos historias y teorías interesantes en los años venideros.


Historia del Triángulo de las Bermudas | Hechos | Fotos y videos

Uno de los misterios agradables de la vida, el Triángulo de las Bermudas puede necesitar una prueba finalmente encontrada. Esta extraña región, que se encuentra dentro del Océano Atlántico entre las Bermudas, Miami y la metrópoli, la Ley de Puerto Rico, ha sido la explicación probable de decenas y decenas de impresionantes desapariciones de barcos y aviones.

¿Dónde está el Triángulo de las Bermudas, qué es, por qué faltan aviones allí y qué teorías de conspiración hay?

[su_note note_color = & # 8221 # 97ff66 & # 8243] El misterio del Triángulo de las Bermudas ha visto 75 aviones y muchos barcos desaparecieron en la situación sin aclaración. Aquí & # 8217s todo lo que le gustaría entender sobre el cuestionable Devil & # 8217s Triangle que ha sido problemático para los consultores durante muchos años. [/ Su_note]

Dónde es que el Diablo & # 8217s ¿Triángulo?

[su_note note_color = & # 8221 # 66fff7 & # 8243] El Triángulo de las Bermudas se encuentra en una sección del Océano Atlántico Norte. Cubre una región de 440.000 millas de océano. Es una de las rutas marítimas más transitadas del mundo, con barcos que cruzan para llegar a puertos en América, Europa y, por lo tanto, el Caribe. Se han perdido al menos 1.000 vidas en los últimos 100 años. [/ Su_note]

Teorías del Triángulo de las Bermudas:

[su_note note_color = & # 8221 # 71ff66 & # 8243] Lo paranormal & # 8211 Algunos escritores han culpado a los ovnis por las desapariciones. Creen que los extraterrestres usan el Triángulo como un portal para visitar y desde nuestro planeta. el mundo es una especie de estación de reunión donde se capturan individuos, barcos y naves para realizar el análisis. [/ su_note]

[su_note note_color = & # 8221 # 66ecff & # 8221] 2. La ciudad perdida de Atlantis & # 8211 Los teóricos creen que la legendaria ciudad una vez residió debajo del Triángulo y los cristales místicos que impulsaron a Atlantis todavía descansan en el océano | el lecho del océano> enviando vastas olas de energía que destruyen los barcos en el mar encima. [/ su_note]

[su_note note_color = & # 8221 # 70ff66 & # 8243] 3. Grandes estructuras debajo del océano & # 8211 Exploradores paranormales afirmaron haber encontrado una vasta pirámide de cristal al acecho en un lugar más bajo del océano dentro del Triángulo. The implicit this could be answerable for bloody ships and craft.[/su_note]

[su_note note_color=”#ff668c”]4. Souls of African slaves – one in all the most important theories is that the Triangle is formed of the souls of slaves who had been thrown overboard by ocean captains on their journey to the States. In his book Healing the Haunted, Dr. Kenneth McAll claimed that a haunting sound might be detected whereas sailing within the infamous waters.[/su_note]

[su_note note_color=”#66fcff”]5. Government testing – The USA Navy’s Atlantic submarine check and analysis Center (AUTEC) is found within the mysterious Bermuda Triangle. It’s used as a hub to check submarines, weapons, sonar, a secret comes and reverse-engineered alien technology, and a few say it’s behind the disappearances.[/su_note]


The Mysterious Disappearance Of US Navy Flight 19

The concept of the Bermuda Triangle – a triangular area of around 270,000 square miles of ocean between Puerto Rico, Bermuda, and Florida in which hundreds of ships and aircraft have allegedly vanished into thin air – was born after the mysterious disappearance of US Navy Flight 19.

The disappearance of Flight 19 occurred on December 5th, 1945. A total of 14 airmen in five US Navy Grumman TBM Avenger torpedo bombers set out from Naval Air Station Fort Lauderdale, Florida, for a combat and navigation training exercise.

The squadron (collectively called Flight 19) was led by Lieutenant Charles Taylor, who had logged over 2,500 flying hours and had seen action in the Pacific Theater of WWII. The other pilots, while nowhere near as experienced as Taylor, all nonetheless had around 300 hours of experience.

A similar flight (as Flight 19) of five Grumman TBM Avengers

The initial phase of the training exercise went smoothly the planes successfully dropped their dummy bombs onto two target areas. After this, however, the weather, formerly clear, began to change drastically, and from there things went horribly wrong.

The planes flew into heavy cloud cover, with lashing rain and gusting winds, and Taylor believed his compasses were malfunctioning. Alarming messages soon began to come in via the planes’ radios: “I don’t know where we are,” said one pilot. “We must have got lost after that last turn,” said another, sounding anxious.

Raster map of Flight 19. Red- planned route, yellow points. exercise bombing, yellow circle- vanishing of flight 19.

Taylor’s voice became increasingly panicked. He reported that he was over land, but that it was broken, and that he thought it was the Florida Keys. Believing himself to be in the Gulf of Mexico, instead of following standard protocol for pilots lost over the Atlantic and heading west, toward the mainland, he instead directed the planes northeast.

As Taylor’s planes headed further out into the Atlantic, the radio transmissions started to falter. The last thing anyone heard from Flight 19 was Taylor saying, “We’ll have to ditch unless landfall…when the first plane drops below ten gallons, we all go down together,” as the planes used up the last of their fuel.

360 degree views of FT-28. Anynobody CC BY-SA 3.0

That was the last anyone heard from Flight 19. With the missing aircraft now regarded as lost at sea, the Navy organized a search and rescue mission, with two Martin PBM-5 Mariner flying boats taking off at around 7:27 PM to comb the ocean.

At 7:30 one of the PBM-Mariners sent in a standard radio transmission. It was the last anyone ever heard of it in an ominous turn, yet another Navy aircraft vanished without a trace that day, along with all 13 crew members who had been on board.

A Martin PBM-5 Mariner similar to BuNo 59225.

Despite extensive searching over the next few days, weeks and months, neither the wreckage of the five Avengers or the PBM-Mariner, nor the bodies of the 27 airmen were ever found.

The PBM-Mariner, however, was suspected to have exploded in mid-air shortly after takeoff a nearby ship reported seeing a fireball in the distant sky around the time the PBM-Mariner sent its final transmission.

As for Flight 19, though, nothing was ever found. And while it was a near certainty that the planes simply ran out of fuel, crash landed at sea, and were swallowed by the ocean, that certainly didn’t stop a number of conspiracy theories from springing up about the region in which Flight 19 had disappeared.

Flight 19 Avengers, FT-28, FT-36, FT-81, FT-3, FT-117 and at the top PBM-5 Bu. Nu. 59225 (squadron number 49). Photo: Anynobody CC BY-SA 4.0

While Flight 19 and the PBM-Mariner weren’t the first aircraft to vanish without trace in this area, they were some of the first to make headlines because of their disappearance. With this area now in the media spotlight, whenever other aircraft or seafaring vessels disappeared in this vicinity, they made headlines.

In 1963 a journalist named Vincent Gaddis published a sensationalist piece called “The Deadly Bermuda Triangle” in a pulp magazine – and the name “Bermuda Triangle” soon caught on.

All sorts of outlandish theories were soon doing the rounds, and the number of ships and aircraft that had disappeared without a trace in the Bermuda Triangle was grossly inflated, with many simply being made up.

Flight 19’s scheduled navigation exercise on December 5, 1945.

Photo above: 1. Leave NAS Fort Lauderdale 14:10 on heading 091°, drop bombs at Hen and Chickens shoals (B) until about 15:00 then continue on heading 091° for 73 nautical miles (140 km) 2. Turn left to heading 346° and fly 73 nautical miles (140 km) 3. Turn left to heading 241° for 120 nautical miles (220 km) to end exercise north of NAS Fort Lauderdale 4. 17:50 radio triangulation establishes flight’s position to within 50 nautical miles (93 km) of 29°N 79°W and their last reported course, 270° 5. PBM Mariner leaves NAS Banana River 19:27 6. 19:50 Mariner explodes near 28°N 80°W.

Soon books were being published on the topic, punting theories about the Bermuda Triangle in which anything from aliens and UFOs, to sea monsters, to ancient technology, and to the lost city of Atlantis, was being used to explain the alleged mass disappearances of ships and aircraft in the region.

Charles Berlitz published the most successful of these books his 1974 book simply titled The Bermuda Triangle sold over 20 million copies. The disappearance of Flight 19 even made it into a Steven Spielberg movie – he filmed a scene in Encuentros Cercanos del Tercer Tipo which depicted the crew of Flight 19 being abducted by aliens.

Charles Berlitz lecturing on the Bermuda Triangle in 1975.

The truth of the matter, though, is far less exciting and disappointingly unremarkable. While it is true that Flight 19 and the PBM-Mariner disappeared without a trace in the Bermuda Triangle in 1945, recent investigations have shown that no more vessels or aircraft have disappeared in this area than in any other part of the ocean.

Most of the hype consists of made-up information and sensationalized stories which, during the decades of the Cold War in which paranoia about secret weapons was rife, spread like wildfire. While most of the claimed disappearances linked to the Bermuda Triangle have since been debunked, the fate of the US Navy’s Flight 19 and the PBM-Mariner remain a mystery.


Origins Of The Bermuda Triangle Myth

Scores of ships and planes are said to have vanished without trace over the centuries in a vast triangular area of ocean with imaginary points in Bermuda, Florida and Puerto Rico — the so-called Bermuda Triangle.

Christopher Columbus — on his initial voyage of discovery to the New World in 1492 — is the first to have recorded anomalous activities in the seas around Bermuda.

While his ships the “Nina”, “Pinta” and “Santa Maria” were passing through the Sargasso Sea, the Italian explorer said they experienced erratic compass readings. He also saw a strange light on the horizon on October 11, 1492 which remains unexplained today [in a 1979 documentary based on Charles Berlitz’s popular book on the Bermuda Triangle "all the elements of cheap tabloid fiction came together to showcase this incident as a host of blue-green glowing UFOs: the compasses rocked as they darted to and from the surface of the sea," says one scholar, "and Italian actors with poorly dubbed English lines grunted and moaned."]

But the genesis of the modern Bermuda Triangle legend can be traced to a September 16, 1950 Associated Press dispatch in which reporter E. V. W. Jones noted what he described as a series of “mysterious” disappearances of ships and aircraft between the Florida coast and Bermuda beginning in the late 󈧬s.

He cited such instances as the loss of the US Navy’s Flight 19 training mission of five TBM Avenger torpedo bombers flying out of Florida which vanished on December 5, 1945 and the disappearance of the commercial airliners “Star Tiger” — which disappeared on January 30, 1948 on a flight from the Azores to Bermuda — and the “Star Ariel” — which was lost on January 17, 1949, on a flight from Bermuda to Kingston, Jamaica.

“[The old devil sea] has shrouded in riddles the fate of 135 persons who flew or sailed the Atlantic in recent years,” wrote Mr. Jones. “Modern man with his pushbutton miracles has no clue to what happened to those who were swallowed without trace in the loss of ships and planes indicted on this map [reproduced below].”

Two years later, in an article in “Fate” magazine, George X. Sand recounted a “series of strange marine disappearances, each leaving no trace whatever, that have taken place in the past few years” in a “watery triangle bounded roughly by Florida, Bermuda and Puerto Rico.”

M. K. Jessup picked up on some of the same stories in his 1955 book “The Case for The UFO”, which suggested that alien intelligences were responsible, a view echoed by Donald E. Keyhoe in “The Flying Saucer Conspiracy” [1955) and Frank Edwards in “Stranger Than Science” [1959].

It took Vincent H. Gaddis to coin the catch-all phrase that would enter popular culture his article in the February 1964 issue of “Argosy” [later incorporated into his book "Invisible Horizons"] was titled “The Deadly Bermuda Triangle.”

“During the past two decades alone, this sea mystery at our back door has claimed almost 1,000 lives,” wrote Mr. Gaddis. “But even this is only as inference. In this series of disasters, not one body has ever been recovered.

“US Navy, Air Force and Coast Guard investigators have admitted they are baffled. The few clues we have only add to the mystery.

“Draw a line from Florida to Bermuda, another from Bermuda to Puerto Rico, and a third line back to Florida through the Bahamas. Within this area, known as the ‘Bermuda Triangle’, most of the total vanishments have occurred.

“… The Bermuda Triangle underlines the fact that despite swift wings and the voice of radio, we still have a world large enough so that men and their machines and ships can disappear without a trace.”

Soon nearly every popular book on “true mysteries” included chapters on the Bermuda Triangle or, as some called it, the “Devil’s triangle” or the “hoodoo sea.”

Ivan T. Sanderson, author of “Invisible Residents” [1970], cited the Bermuda Triangle as evidence of an intelligent, technologically advanced underwater civilization which is responsible for, among other mysterious phenomena, UFOs.

The first book specifically on the subject was a self-published work by John Wallace Spencer, “Limbo of the Lost” [1969], which as a 1973 Bantam paperback found a huge readership.

The Bermuda Triangle fever peaked in 1974 with the publication of “The Bermuda Triangle”, a major bestseller — five million sales worldwide — written by Charles Berlitz with J. Manson Valentine.

That year two paperbacks, Richard Winer’s “The Devil’s Triangle” and John Wallace Spencer’s “No Earthly Explanation”, also racked up impressive sales.

The articles and books on the subject betrayed little evidence of original research. Attentive readers could not help noticing that mostly the Triangle’s chroniclers cannibalised each other’s work.

In 1975 Larry Kusche, a librarian at Arizona State University, published a devastating debunking of what he called the “manufactured mystery.”

In the book, titled “The Bermuda Triangle Mystery-Solved”, he did the archival digging the other writers had neglected.

Weather records, the reports of official investigating agencies, newspaper accounts, and other documents indicated that the Triangle literature had played fast and loose with the evidence.

For example, calm seas in the literature turned into raging storms in reality mysterious disappearances became conventionally caused sinkings and crashes the remains of ships “never heard from again” turned out to have been found long since.

In an April 4, 1975, letter to Mary Margaret Fuller, editor of “Fate”, a spokesman for Lloyd’s of London wrote, “According to Lloyd’s Records, 428 vessels have been reported missing throughout the world since 1955, and it may interest you to know that our intelligence service can find no evidence to support the claim that the ‘Bermuda Triangle’ has more losses than elsewhere.

“This finding is upheld by the United States Coastguard [sic] whose computer-based records of casualties in the Atlantic go back to 1958.”

If the Triangle’s proponents had been able to mount any credible defense, the Triangle might have retained some claim to being an authentic anomaly.

Instead there was virtual silence, which inspired little confidence in would-be believers.

Occasional reappearances in supermarket tabloids notwithstanding, the once-famous Bermuda Triangle survives for the most part as a footnote in the history of fads and passing sensations.

National Geographic documentary on the Bermuda Triangle

As one researcher has said: “There are some skeptics who argue that the facts do not support the legend, that there is no mystery to be solved, and nothing that needs explaining. The number of wrecks in this area is not extraordinary, given its size, location and the amount of traffic it receives.

“Many of the ships and planes that have been identified as having disappeared mysteriously in the Bermuda Triangle were not in the Bermuda Triangle at all. Investigations to date have not produced scientific evidence of any unusual phenomena involved in the disappearances.

“Thus, any explanation, including so-called scientific ones in terms of methane gas being released from the ocean floor, magnetic disturbances, etc., are not needed. The real mystery is how the Bermuda Triangle became a mystery at all.”

While the Bermuda Triangle has — appropriately enough — all but vanished as a subject of scientific and even pseudo-scientific speculation, its impact on popular culture remains undiminished.

Beginning in the 1970s with the made-for-television movie “Satan’s Triangle” and the NBC TV series “Fantastic Journey” about a scientific expedition in the Atlantic Ocean which becomes lost in the Bermuda Triangle, the supposedly anomalous region has inspired countless movies, television programmes, novels and video games.

Episodes of shows ranging from the “Scooby-Doo” cartoon to the science fiction/mystery series “X-Files” have been set in the Bermuda Triangle.

And in recent years superstar Brad Pitt has expressed interest in producing and starring in a 1930s-era adventure/fantasy film based on the Bermuda Triangle-themed video game “Dark Void”, a project that has been described a “…’The Rocketeer’ Meets ‘War of the Worlds’.”

It has also been reported that Harrison Ford may have a final crack of the bull whip as Indiana Jones with a movie adventure reportedly set in the Bermuda Triangle.

In the unnamed new project, two-fisted, treasure-hunting archeologist will likely pass the family tradition for high adventure onto son Mutt Williams [Shia LaBeouf], introduced in the franchise’s last, underwhelming entry “Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull” [2007].

American/Bermudian filmmaker Arthur Rankin Jr. shot his own Bermuda Triangle-inspired TV movie “The Bermuda Depths” on location here in 1978.

The fondly remembered film stars Leigh McCloskey as traumatised, orphaned college dropout Magnus Dens who returns to Bermuda to find the cause of his father’s mysterious death years before.

Montage of scenes from “The Bermuda Depths” [1978]

At the Bermuda Biological Station, he finds Eric [Carl Weathers] and Dr. Paulis [Burl Ives], friends and colleagues of his late father, and joins them on a quest for gigantic sea creatures. He also meets Jennie Haniver [Connie Sellecca] , a mysterious young woman who was once his only childhood friend. Paulis’ housekeeper, an island local, warns Magnus that Jennie is dangerous.

The beautiful but vain young woman had made a pact with the Devil centuries before and lives forever young deep in the waters of the Bermuda Triangle.

Nobody heeds the folklore and the researchers trap the giant sea turtle, setting the stage for a deadly confrontation with both minions of Satan.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos