Nuevo

¿Qué países protestaron contra el Anschluss?

¿Qué países protestaron contra el Anschluss?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En el museo de historia militar de Viena, uno de los comentarios decía que solo unos pocos países protestaron contra la anexión de Austria en 1938 por parte de la Alemania nazi, que el aparato de propaganda alemán llamó el Anschluss. Los países que protestaron incluyeron a China, México y algunos otros países que no puedo recordar. Intenté buscarlo en Google y no encontré nada sobre la protesta china y las fuentes que afirman que México fue el único país que protestó. ¿Alguien tiene una fuente que verifique esto?


Esto depende de lo que entiendas por protesta. México fue aparentemente el único país que protestó oficialmente ante la Sociedad de Naciones. La Unión Soviética condenó la anexión de Austria, por supuesto, al igual que la República Española y (sorprendentemente) el Vaticano.


https://www.scoopnest.com/user/intlspectator/873260921212293120

HISTORIA: México fue el único país del mundo en protestar por la anexión de Austria por parte de Alemania en 1938 https://t.co/OKb8R6COmQ

"Mexikoplatz (Plaza de México) es una plaza en la capital de Austria, Viena. Se encuentra en el segundo distrito de la ciudad, Leopoldstadt, cerca de las orillas del Danubio, en el extremo suroeste del Reichsbrücke (Puente del Imperio), que une Leopoldstadt con Donaustadt , el distrito 22 de Viena ".

Esta plaza fue creada para honrar a México y en el medio encontrarás un monumento que agradece a México por ser el único país del mundo que protestó por la anexión de Alemania.


¿Qué países protestaron contra el Anschluss? - Historia

Anschluss, también conocido como Anschluss Österreichs, es una palabra alemana que significa & # 8220union. & # 8221 Se refiere a la unificación política de Austria y Alemania, que ocurrió en 1938. Fue propuesta por primera vez por Austria en 1919, Los demócratas lo impulsaron desde 1919 hasta 1933. Sin embargo, durante ese tiempo la unión estaba prohibida tanto por el Tratado de Versalles como por el Tratado de Saint Germain.

Antes del Anschluss

En julio de 1934, los nazis alemanes y los simpatizantes oficiales austriacos participaron en un intento fallido de unir los dos países. El 25 de julio de ese mismo año, el canciller Dollfuss de Austria fue asesinado en un fallido golpe de Estado por los nazis austríacos. En consecuencia, estalló una corta guerra civil que se prolongó hasta agosto de 1934. Cuando los combates se calmaron, un gobierno conservador tomó el control en Austria que no estaba de acuerdo con el Anschluss.

Después de que se estableció el nuevo gobierno, muchos de los nazis austríacos se fueron a Alemania, donde continuaron abogando por el Anschluss. Los nazis austríacos que quedaron comenzaron a utilizar ataques terroristas contra varias instituciones gubernamentales austriacas, que resultaron en la muerte de casi ochocientos ciudadanos entre 1934 y 1938.

Hitler se reúne con Austria y el canciller # 8217

El 12 de febrero de 1938, Adolf Hitler se reunió con Kurt von Schuschnigg, el canciller de Austria, en Berchtesgaden para discutir el Anschluss. Hitler le dio a Schuschnigg sus demandas, que incluían el nombramiento de varios nazis austríacos para poderosos cargos gubernamentales. De acuerdo con esto, Hitler quería que Arthur Seyss-Inquart, el líder nazi austríaco, fuera el ministro de Seguridad Pública, un puesto que le daría control total sobre las fuerzas policiales de Austria. Seyss-Inquart había sido nazi durante mucho tiempo y estaba a favor del Anschluss.

Hitler le dijo al canciller que si aceptaba los términos, seguiría comprometido con el Acuerdo austro-alemán que se firmó en julio de 1936 y reafirmaría que apoyaba la soberanía nacional de Austria. Después de aceptar el acuerdo de Hitler, Schuschnigg regresó a Viena e instauró los cambios en el gobierno de Austria. Sin embargo, el presidente Wilhelm Miklas de Austria, se negó rotundamente a nombrar a Seyss-Inquart como nuevo ministro.

Algún tiempo después, Schuschnigg anunció una votación sobre el tema Anschluss en un intento de resolver el asunto democráticamente. Sin embargo, la votación fue el 11 de marzo, cuando Hitler le dio a Schuschnigg la opción entre entregar el poder a los nacionalsocialistas en Austria o enfrentarse a una invasión militar. La orden expiró al mediodía, pero terminó siendo prorrogada por dos horas. A la una en punto, Hitler firmó la orden militar que enviaba tropas a Austria.

Schuschnigg intentó desesperadamente encontrar apoyo para la independencia de Austria después de recibir la orden de Hitler. Pero cuando se dio cuenta de que Francia y Gran Bretaña no iban a tomar medidas, renunció a su cargo. En su renuncia, le dijo al ejército austríaco que acompañara a los alemanes para evitar el derramamiento de sangre.

Tropas alemanas entran en Austria

En la mañana del 12 de marzo de 1938, las tropas alemanas cruzaron la frontera hacia Austria. Para la Wehrmacht alemana, la invasión fue su primera prueba a pesar de que en realidad no hubo combates. Las fuerzas armadas fueron recibidas por muchos alemanes-austríacos que vitorearon y saludaron a los nazis, ondearon banderas nazis y repartieron flores. La anexión también se conoce como & # 8220Blumenkrieg & # 8221, que significa la guerra de las flores.

Adolf Hitler llegó a Braunau, su lugar de nacimiento, en la tarde del 12 de marzo. Esa noche, apareció en Linz y fue recibido con entusiasmo en el ayuntamiento. Luego nombró a Seyss-Inquart como nuevo gobernador de Austria. Hitler anexó Austria al día siguiente, el 13 de marzo, y declaró que Austria ahora sería una provincia de Ostmark. El 15 de marzo de 1938, Hitler fue a Viena y pronunció un discurso donde habló de cómo Alemania no llegó como tiranos, sino como libertadores.

Las fuerzas de Hitler en Austria intentaron reprimir cualquier oposición al Anschluss. Después de que se anunció el Anschluss el 13 de marzo, fueron arrestadas hasta setenta mil personas. Heinrich Himmler, junto con sus oficiales de las SS, fueron a Viena para arrestar a los oficiales más prominentes de la Primera República, incluidos Leopold Figl, Richard Schmitz, Franz Olah y Friedrich Hillegeist. Durante el tiempo entre el Anschluss y la votación, las autoridades arrestaron a muchos comunistas, socialdemócratas, judíos y otros disidentes políticos, encarcelándolos o enviándolos a campos de concentración.

El voto de Anschluss

Se llevó a cabo una votación el 10 de abril de 1938, y los alemanes informaron que el Anschluss había sido aprobado por aproximadamente el noventa y nueve por ciento de los votantes. Los votantes fueron sometidos a cantidades masivas de propaganda y casi cuatrocientas mil personas, casi el diez por ciento de la población elegible para votar, no pudieron hacerlo.

Después del Anschluss

Después de la anexión, Austria transfirió todo el poder a la Alemania nazi y miles de tropas de la Wehrmacht se trasladaron a Austria para mantener el Anschluss. Aunque las condiciones del Tratado de Saint Germain y el Tratado de Versalles prohibían estrictamente la combinación de Alemania y Austria, los Aliados hicieron poco para oponerse a ella. No se produjo ninguna acción militar y las voces más fuertes que se opusieron al Anschluss —Italia, Gran Bretaña y Francia— no hicieron nada para detenerlo.

El Anschluss fue una de las primeras acciones importantes que tomó Adolf Hitler para crear el Gran Reich alemán. Se esforzó por absorber a todos los alemanes étnicos en otros países, así como en los territorios que habían sido parte del Imperio alemán antes de la Primera Guerra Mundial. Alemania.

Después de la votación, la región del Saar volvió al control alemán después de quince años de ocupación. Tras la anexión de Austria, Checoslovaquia también fue objeto de absorción. Esto provocó una crisis internacional que resultó en el Acuerdo de Munich, firmado en septiembre de 1938, que dio a Alemania el control sobre los Sudetes, cuya población era mayoritariamente de etnia alemana. En marzo de 1939, Hitler acabó con Checoslovaquia después de reconocer a Eslovaquia como un estado independiente con el resto de la región como un protectorado. Lituania devolvió Memelland en el mismo año.

Austria fue considerada parte de Alemania hasta la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, un gobierno preliminar establecido en Austria declaró inválido el Anschluss el 27 de abril de 1945. La Austria ocupada por los aliados terminó siendo reconocida y tratada como una nación separada de la propia Alemania. La Declaración de Neutralidad de Austria y el Tratado de Estado de Austria, ambos formados en 1955, restauraron la soberanía de Austria. Esta acción fue el resultado de los desarrollos de la Guerra Fría, junto con varias disputas que involucraron a la Unión Soviética y sus antiguos aliados.


Marcha de mujeres en Versalles: 5 de octubre de 1789

Aux armes, citoyennes! Mujeres marchando a Versalles. Fotografía: Stefano Bianchetti / Corbis a través de Getty Images

¿Por qué sucedió?

Las tensiones aumentaron en Francia en 1789 cuando la agitación política de la revolución francesa tomó fuerza. Ese verano, los manifestantes irrumpieron en la Bastilla. Al mismo tiempo, los suministros de cereales se estaban agotando debido a una mala cosecha y el precio del pan se disparó. En protesta, varias mujeres parisinas se reunieron en la plaza y luego marcharon hacia Versalles, donde el rey Luis XVI celebró la corte, el 5 de octubre.

¿Qué logró?

Algunos hombres se unieron a las mujeres mientras se dirigían a la ciudad, en una multitud que se decía que se contaba por miles. Finalmente, algunos miembros de la multitud irrumpieron violentamente en los apartamentos reales en Versalles para hacer sus demandas.. Posteriormente, el rey acordó trasladar a la familia real a París para estar más cerca de la gente, y no volvió a vivir en Versalles.


Costo de la vida

Donde la corrupción es una preocupación, también lo es el costo de vida. En Chile, los estudiantes iniciaron manifestaciones después de que el gobierno anunciara un aumento en las tarifas de transporte en Santiago de Chile, la capital del país.

Desde entonces, las protestas se han multiplicado para cubrir la gran cantidad de políticas gubernamentales que han puesto una carga sobre los derechos económicos, culturales y sociales de la gente común en todo Chile. La preocupación de la gente por la desigualdad se ve subrayada por el hecho de que Chile tiene uno de los peores niveles de desigualdad de ingresos.

Las preocupaciones legítimas de la gente sobre el aumento del costo de la vida se han agravado por el hecho de que muchos gobiernos también están imponiendo duras medidas de austeridad económica, como en Egipto y Ecuador.

COMENTARIO: Las tasas de pobreza son sorprendentemente más altas entre los pueblos indígenas de Ecuador: el 64,8% de los indígenas viven en la pobreza. En comparación, el 25,8% de la población nacional vive en la pobreza. https://t.co/x289UaEMUc

& mdash Mail & amp Guardian (@mailandguardian) 23 de octubre de 2019

En Ecuador, la decisión del gobierno de poner fin a los subsidios a los combustibles provocó protestas masivas por un cuestionado paquete de austeridad, que el gobierno ahora se ha visto obligado a adoptar.

Sin embargo, el impacto de la austeridad en las personas solo empeorará. Un informe pronostica que en 2021 dos tercios de todos los países se verán afectados por la austeridad, que afectará a casi seis mil millones de personas. Se estima que el costo humano incluye a millones de personas sin trabajo como resultado de estas medidas, con pocas perspectivas de empleo alternativo.


Alemania nazi & # 8211 Anschluss

En 1938, Hitler se sintió lo suficientemente fuerte como para planear una unión o Anschluss con Austria. Esto era parte de su objetivo de unir a todas las personas de habla alemana en un país. Estaba prohibido por el Tratado de Versalles, por lo que Hitler tuvo que planificar con mucho cuidado.

Hitler comenzó ordenando al Partido Nazi de Austria que creara tantos problemas como pudiera. Los nazis austríacos realizaron desfiles y marchas, incendiaron edificios, lanzaron bombas y organizaron peleas. Cuando el gobierno austriaco los prohibió, Hitler mantuvo una reunión con el líder austriaco Kurt Schuschnigg. Hitler amenazó con invadir Austria a menos que Schuschnigg cediera todos los puestos importantes de su gobierno a los nazis. Schuschnigg se comprometió al nombrar al Seyss-Inquart nazi como Ministro del Interior.

Tanto Francia como Gran Bretaña se negaron a ayudar a Austria, por lo que el 9 de marzo de 1938 Schuschnigg anunció su intención de celebrar un plebiscito para permitir que el pueblo austríaco decidiera por sí mismo si unirse a Alemania o no. Hitler trasladó tropas a la frontera con Austria y exigió que Schuschnigg cancelara el plebiscito. Schuschnigg no tuvo más remedio que cumplir y dimitir.

Seyss-Inquart, ministro del Interior nazi, ocupó su lugar e inmediatamente le pidió a Hitler que enviara al ejército alemán a Austria para ayudar a restablecer el orden. Hitler pudo ahora entrar en Austria el 13 de marzo por "invitación". Junto con el ejército llegaron la Gestapo y las SS para hacer frente a los oponentes de los nazis. Schuschnigg se encontró limpiando baños públicos mientras los judíos de Austria tenían que bajar y fregar las calles a manos y rodillas. En poco tiempo se encontrarían en campos de concentración mientras el pueblo austríaco vivía bajo un régimen de terror nazi.

Después de haber logrado conquistar Austria, Hitler utilizó tácticas similares para ganar el área de los Sudetes de Checoslovaquia que contenía más de tres millones de alemanes.


Protestas en Alemania

Esta lectura está disponible en varios formatos. Elija la versión que desea leer usando el menú desplegable a continuación.

En 1942, las personas que vivían en Alemania eran cada vez más conscientes de los asesinatos en masa en lugares del este. Ya en enero, el profesor judío alemán Victor Klemperer estaba registrando en su diario rumores de que "judíos evacuados" habían sido "fusilados en Riga [Letonia], en grupos", 1 cuando salían del tren. El 16 de marzo mencionó Auschwitz por primera vez y lo describió como el "campo de concentración más espantoso". 2 En octubre, se refería al campamento como "un matadero de trabajo rápido". 3 Klemperer se enteró de estos abusos nazis a pesar de vivir casi aislado, gracias a las restricciones que le habían costado su trabajo, muchos de sus amigos e incluso su carnet de biblioteca.

Algunos de los primeros alemanes en hablar en contra de las injusticias nazis fueron un grupo de estudiantes de la Universidad de Munich. En el invierno de 1942, Hans Scholl, su hermana Sophie y su amigo Christoph Probst formaron un pequeño grupo conocido como la Rosa Blanca. Hans, un ex miembro de las Juventudes Hitlerianas (ver la lectura, La desilusión en las Juventudes Hitlerianas en el Capítulo 6), había sido un soldado en el frente oriental, donde fue testigo del maltrato de judíos y se enteró de las deportaciones. En 1942 y 1943, la Rosa Blanca publicó cuatro folletos condenando el nazismo. El primer panfleto declaraba el propósito del grupo: el derrocamiento del gobierno nazi. En el segundo folleto, el grupo se enfrentó a los asesinatos en masa de judíos:

Hans Scholl, Sophie Scholl y Christoph Probst en junio de 1942. Eran miembros de la Rosa Blanca, un grupo de resistencia que condenó el nazismo.

No queremos discutir aquí la cuestión de los judíos, ni queremos en este folleto componer una defensa o una disculpa. No, sólo a modo de ejemplo queremos citar el hecho de que desde la conquista de Polonia trescientos mil judíos han sido asesinados en este país de la forma más bestial. Aquí vemos el crimen más espantoso contra la dignidad humana, un crimen sin paralelo en toda la historia. Porque los judíos también son seres humanos, independientemente de la posición que adoptemos con respecto a la cuestión judía, y se ha perpetrado un crimen de esta dimensión contra los seres humanos. 4

En febrero de 1943, los nazis arrestaron a los Scholl y Probst y los llevaron a juicio. Los tres fueron declarados culpables y guillotinados ese mismo día. Poco después, otros miembros del grupo también fueron juzgados, condenados y decapitados.

En marzo de 1943, el autor alemán Friedrich Reck-Malleczewen escribió en su diario:

Los Scholl son los primeros en Alemania que han tenido el coraje de testificar por la verdad. . . . Que en sus lápidas se graben estas palabras, y que todo este pueblo, que ha vivido en la más profunda degradación estos últimos diez años, se ruborice al leerlas:. . . "El que sabe morir nunca podrá ser esclavizado". Todos nosotros, algún día, tendremos que hacer una peregrinación a sus tumbas y estar ante ellos, avergonzados. 5

Aunque los nazis pudieron destruir la Rosa Blanca ejecutando a sus miembros, no pudieron evitar que se escuchara su mensaje. Helmuth von Moltke, un aristócrata alemán, pasó de contrabando los folletos del grupo a amigos en países neutrales. Ellos, a su vez, los enviaron a los Aliados, quienes hicieron miles de copias y luego las dejaron caer sobre las ciudades alemanas. Como abogado que trabajaba para el Servicio de Inteligencia alemán, von Moltke había estado al tanto de los asesinatos durante algún tiempo, pero no tomó ninguna medida. A finales de octubre, se preguntaba: “¿Puedo saber esto y, sin embargo, sentarme en mi mesa en mi departamento con calefacción y tomar el té? ¿No me vuelvo culpable por eso también? " 6

En febrero de 1943, el mismo mes en que fueron arrestados los primeros miembros de la Rosa Blanca, los líderes nazis comenzaron a arrestar a los últimos judíos que aún vivían en Berlín y en otras partes del Reich, en arrestos masivos que la Gestapo denominó la "Dejudaización del Territorio del Reich". Comportamiento." 7 Miles fueron arrestados y la mayoría estaban casados ​​con no judíos como parte de familias “mixtas”, no habían sido atacados anteriormente. La mayoría de los judíos de Alemania ya habían sido deportados y asesinados, pero estos nuevos arrestos y detenciones de unos 2.000 hombres judíos en matrimonios mixtos fueron los únicos que provocaron una protesta significativa.

Cuando los judíos arrestados no regresaron a casa, sus parientes "arios" comenzaron a buscarlos y rápidamente descubrieron que sus seres queridos estaban detenidos en el edificio de la administración judía en Rosenstrasse 2-4. En cuestión de horas, los familiares comenzaron a reunirse allí. La mayoría eran mujeres, las esposas de los hombres arrestados. Cuando llegaron los familiares, comenzaron a exigir en voz alta la liberación de sus maridos. Temían que los hombres fueran deportados a centros de exterminio. Más de otros 10.000 judíos de Berlín que no estaban casados ​​fueron deportados al este durante los días de la protesta en Rosenstrasse. Cuando los guardias se negaron a permitir que los manifestantes ingresaran al edificio, el grupo prometió regresar todos los días en protesta. Mantuvieron su palabra. La situación llegó a un punto crítico el 5 de marzo. Charlotte Israel, una de las manifestantes, recordó:

Sin previo aviso, los guardias empezaron a colocar ametralladoras. Luego los dirigieron a la multitud y gritaron: "Si no te vas ahora, dispararemos".

Automáticamente, el movimiento retrocedió. . . . Pero entonces, por primera vez, realmente gritamos. . . .

Entonces vi a un hombre en primer plano abrir la boca ampliamente, como para dar una orden. . . . No pude oírlo. Pero luego se marcharon. Había silencio. Solo se podía escuchar una golondrina ocasional. 8

En el transcurso de varios días, la Gestapo liberó a todos menos a 25 de los judíos de "matrimonio mixto" de la prisión de Rosenstrasse. Los 25 fueron enviados al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau. Pero fueron liberados a los pocos días y luego enviados a puestos de trabajo forzoso dentro de Alemania, donde algunos murieron, pero la mayoría sobrevivió a la guerra. Al liberar a los hombres de la detención en Rosenstrasse, los nazis buscaron poner fin a las protestas y eliminar la apariencia de disidencia en Alemania para mantener el apoyo público al régimen y sus planes más amplios para la aniquilación de los judíos europeos. 9

En 1944, muchos alemanes tenían claro que su país estaba perdiendo la guerra y los opositores al régimen comenzaron a tomar medidas más audaces. Helmuth von Moltke, que había pasado de contrabando folletos de White Rose en 1943, reunió a un grupo de alemanes prominentes para reuniones secretas en su finca. Allí tramaron cómo derrocar a Hitler. Von Moltke no apoyó el asesinato y dijo: “Dejemos vivir a Hitler. Él y su partido deben asumir la responsabilidad ". 10

Pero en el verano de 1944, otros miembros del círculo de von Moltke estaban listos para actuar. El 20 de julio, un miembro del grupo, Claus von Stauffenberg, intentó matar a Hitler y sus principales ayudantes colocando explosivos en su sala de conferencias. La trama fracasó.

Hitler y su personal tomaron represalias arrestando y ejecutando a los presuntos conspiradores y tomando medidas enérgicas contra cualquiera que se creyera que se oponía al régimen. Aproximadamente 1.000 personas fueron ejecutadas por los nazis o se suicidaron antes de que pudieran ser arrestadas tras el fallido intento de golpe.

Citas

  • 1 : Victor Klemperer, Daré testimonio: un diario de los años nazis, 1933-1941 (Nueva York: Modern Library, 1999), 5.
  • 2 : Victor Klemperer, Daré testimonio: un diario de los años nazis, 1933-1941 (Nueva York: Modern Library, 1999), viii.
  • 3 : Victor Klemperer, Daré testimonio: un diario de los años nazis, 1933-1941 (Nueva York: Modern Library, 1999), 155.
  • 4 : “The Second Leaflet”, The White Rose Society, consultado el 24 de mayo de 2016.
  • 5 : Freidrich Reck-Malleczewen, Diario de un hombre desesperado, trans. Rubens (Nueva York: Collier Books, 1970), 179-81.
  • 6 : Helmuuth James von Moltke, Cartas a Freya, 1939-1945, ed. y trans. Beate Ruhm von Oppen (Nueva York: Knopf, 1990), 175.
  • 7 : Lobo Gruner, Widerstand in der Rosenstrasse: die Fabrik-Aktion und die Verfolgung der "Mischehen" 1943 (Frankfurt: Fischer Verlag, 2005), 55
  • 8 : Nathan Stoltzfus, Resistencia del corazón: matrimonios mixtos y protesta de Rosenstrasse en la Alemania nazi (Nueva York: W.W. Norton: 1996), 243.
  • 9 : Nathan Stoltzfus, Compromisos de Hitler: coerción y consenso en la Alemania nazi (New Haven: Yale University Press, 2016), 260.
  • 10 : Citado en Victoria Barnett, Por el alma del pueblo: protesta protestante contra Hitler (Nueva York: Oxford University Press, 1998), 202.

En 1942, las personas que vivían en Alemania eran cada vez más conscientes de los asesinatos en masa en lugares del este.

Algunos de los primeros alemanes en hablar en contra de las injusticias nazis fueron un grupo de estudiantes de la Universidad de Munich. En el invierno de 1942, Hans Scholl, su hermana Sophie y su amigo Christoph Probst formaron un pequeño grupo conocido como la Rosa Blanca. Hans, ex miembro de las Juventudes Hitlerianas, había sido soldado en el frente oriental, donde presenció el maltrato de judíos y se enteró de las deportaciones. En 1942 y 1943, la Rosa Blanca publicó cuatro folletos condenando el nazismo. El primer panfleto declaraba el propósito del grupo: el derrocamiento del gobierno nazi. En el segundo folleto, el grupo se enfrentó a los asesinatos en masa de judíos:

No queremos discutir aquí la cuestión de los judíos, ni queremos en este folleto componer una defensa o una disculpa. No, sólo a modo de ejemplo queremos citar el hecho de que desde la conquista de Polonia trescientos mil judíos han sido asesinados en este país de la forma más bestial. Aquí vemos el crimen más espantoso contra la dignidad humana, un crimen sin paralelo en toda la historia. Porque los judíos también son seres humanos, independientemente de la posición que adoptemos con respecto a la cuestión judía, y se ha perpetrado un crimen de esta dimensión contra los seres humanos. 1

En febrero de 1943, los nazis arrestaron a los Scholl y Probst y los llevaron a juicio. Los tres fueron declarados culpables y guillotinados ese mismo día. Poco después, otros miembros del grupo también fueron juzgados, condenados y decapitados.

En marzo de 1943, el autor alemán Friedrich Reck-Malleczewen escribió en su diario:

Los Scholl son los primeros en Alemania que han tenido el coraje de testificar por la verdad. . . . Que en sus lápidas se graben estas palabras, y que todo este pueblo, que ha vivido en la más profunda degradación estos últimos diez años, se ruborice al leerlas:. . . "El que sabe morir nunca podrá ser esclavizado". Todos nosotros, algún día, tendremos que hacer una peregrinación a sus tumbas y estar ante ellos, avergonzados. 2

Aunque los nazis pudieron destruir la Rosa Blanca ejecutando a sus miembros, no pudieron evitar que se escuchara su mensaje. Helmuth von Moltke, un aristócrata alemán, pasó de contrabando los folletos del grupo a amigos en países neutrales. Ellos, a su vez, los enviaron a los Aliados, quienes hicieron miles de copias y luego las dejaron caer sobre las ciudades alemanas. Como abogado que trabajaba para el Servicio de Inteligencia alemán, von Moltke había estado al tanto de los asesinatos durante algún tiempo, pero no tomó ninguna medida. A fines de octubre, se preguntaba: “¿Puedo saber esto y, sin embargo, sentarme en mi mesa en mi departamento con calefacción y tomar el té? ¿No me vuelvo culpable por eso también? " 3

Citas

Protestas en Alemania

Hacia 1942, las personas que vivían en Alemania fueron cada vez más al tanto de los asesinatos masivos en lugares del Este.

Algunos de los primeros alemanes en manifestarse contra las injusticias de los nazis fueron un grupo de estudiantes de la Universidad de Múnich. En el invierno de 1942, Hans Scholl, su hermana Sophie, y su amigo Christoph Probst, formaron un pequeño grupo conocido como la Rosa Blanca. Hans, antiguo miembro de las Juventudes Hitlerianas, había sido soldado en el frente Este, en donde fue testigo del maltrato a los judíos y se enteró de las deportaciones. En 1942 y 1943, la Rosa Blanca publicó cuatro folletos en los que condenaban el nazismo. El primer folleto declaraba el objetivo del grupo: el derrocamiento del gobierno nazi. En el segundo folleto, el grupo confrontaba los asesinatos masivos de los judíos:

Aquí no queremos discutir la cuestión de los judíos, ni queremos que este folleto suponga una defensa o una apología. No, solo queremos citar, a way of example, el hecho de que from la conquista de Polonia trescientos judíos han sido asesinados en este país de la manera más salvaje. Aquí vemos los crímenes más espantosos contra la dignidad humana, un crimen sin precedentes en toda la historia. Porque los judíos también son seres humanos, sin importar la opinión que tengamos con respecto a la cuestión judía, y se ha perpetrado un crimen de esta dimensión contra seres humanos. 1

En febrero de 1943, los nazis arrestaron a los hermanos Scholl y a Probst y los llevaron a juicio. Los tres fueron hallados culpables y guillotinados ese mismo día. Poco después, otros integrantes del grupo también fueron juzgados, condenados y decapitados.

En marzo de 1943, el autor alemán Friedrich Reck-Malleczewen escribió en su diario:

Los hermanos Scholl son los primeros en Alemania que han tenido el coraje de defender la verdad… En sus tumbas dejaron talladas estas palabras haciendo que todas estas personas, que han vivido en la más profunda degradación estos últimos diez años, se sonrojen cuando las lean: … “El que sabe morir nunca podrá ser esclavizado”. Todos nosotros, algún día, tendremos que hacer un peregrinaje a sus tumbas, y pararnos ante ellas, avergonzados. 2

Aunque los nazis pudieron destruir a la Rosa Blanca ejecutando a sus miembros, no pudieron impedir que su mensaje fuera de escuchado. Helmuth von Moltke, un aristócrata alemán, llevó los folletos del grupo a amigos en países neutrales. Ellos, a su vez, se los enviaron a los aliados, quienes hicieron millas de copias y luego los lanzaron sobre ciudades alemanas. Como abogado que trabajó para el Servicio de Inteligencia Alemán, von Moltke estaba al tanto de los asesinatos desde hacía un tiempo, pero no había hecho nada. A finales de octubre, se preguntaba: “¿Puedo saber esto y aun así sentarme a la mesa en mi cálido apartamento y tomar el té? ¿Eso no me hace culpable también? ”. 3


¿Qué países protestaron contra el Anschluss? - Historia

La mayoría de las protestas fueron el sábado, pero hasta 250.000 personas participaron en un evento final en San Francisco el domingo, después de dar paso a un popular desfile del Año Nuevo chino el día anterior.

Algunas de las mayores participaciones se registraron en países cuyos gobiernos han ofrecido el apoyo más acérrimo a la dura postura del presidente estadounidense George W. Bush contra Irak, amenazando con una acción militar para obligarlo a cumplir con las reglas de desarme de la ONU.

La manifestación en Londres fue la más grande en la historia política de la capital del Reino Unido, con casi dos millones de participantes, dijeron los organizadores, aunque la policía calculó la cifra en 750.000.

Al dirigirse a una multitud masiva en Hyde Park, el alcalde de Londres, Ken Livingstone, dijo: "Esta guerra es únicamente por el petróleo. A George Bush nunca le han importado un carajo los derechos humanos".

En Barcelona, ​​la policía española estimó que marcharon hasta 1,3 millones de personas, unas 200.000 en Sevilla y más de 600.000 en Madrid.

Los organizadores dijeron que tres millones estaban en las calles, mientras que la policía estimó que 650.000 participaron en el mitin final, sin contar a los manifestantes que no pudieron llegar al lugar del mitin.

En Australia, más de medio millón de manifestantes llenaron las calles de las seis capitales estatales, y más de 200.000 manifestantes participaron en una de las protestas populares más grandes jamás vistas en Sydney.

Sin embargo, el primer ministro John Howard, el único líder aparte del británico Tony Blair que envió tropas al Golfo, dijo que no se dejaría influir por el tamaño de las manifestaciones.

"Al final, mi cargo como primer ministro es tomar cualquier decisión que creo que sea en el mejor interés del país", dijo Howard en una entrevista televisiva.

El foco de un día de acción nacional en los Estados Unidos fue Nueva York, que fue testigo de una de las mayores manifestaciones de oposición pública estadounidense hasta ahora a un ataque de sus fuerzas contra Irak.

Sarandon acusó a la administración Bush de "secuestrar" los temores nacionales engendrados el 11 de septiembre, diciendo: "Hay alternativas a la guerra. Hasta ahora no se ha probado nada que justifique una invasión de Irak".

El arzobispo Desmond Tutu dijo que aquellos que deseaban hacer la guerra a Irak "deben saber que sería una guerra inmoral".

Glover también estuvo en San Francisco para la marcha del domingo, uniéndose a la escritora Alice Walker y las cantantes Bonnie Raitt y Joan Baez en una multitud que se extendía desde el paseo marítimo hasta el ornamentado Ayuntamiento.

Hubo alrededor de 40 arrestos después de que un pequeño grupo de manifestantes se separó de la manifestación y rompió ventanas y apedreó a oficiales de policía en el lujoso distrito de Union Square.

El sábado, la policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes en un mitin en Colorado Springs, alcanzando al menos a una persona con una bala de goma después de que su protesta se derramó fuera de un parque y bloqueó una vía principal.

Las protestas en otros lugares fueron más silenciosas.

Más de 10.000 protestaron en la ciudad de Calcuta, en el este de India, mientras varios miles se reunieron en un parque de Tokio.

Pero los informes de las naciones musulmanas de Asia fueron de números mucho más bajos, con 3.000 en Islamabad, solo 300 en Karachi y mil en Dhaka.

Quinientas personas acudieron a Yakarta, aunque el fin de semana pasado se vio una protesta mucho mayor con unas 7.000 en las calles.

Las manifestaciones más grandes del mundo árabe tuvieron lugar en la propia Bagdad y en la capital siria, Damasco.

Los informes de la ciudad tunecina de Sfax dicen que la policía irrumpió en una multitud de unas 3.000 personas y las golpeó con porras y porras, hiriendo al menos a 20.

Las autoridades tunecinas prohibieron las manifestaciones anteriores en apoyo de Irak por "razones de seguridad", lo que provocó airadas protestas por parte de los organizadores.


Una enmienda constitucional

Entre 1990 y 1999, decenas de eventos de profanación de banderas fueron objeto de acciones formales por parte de los sistemas de justicia penal, pero el Johnson la decisión prevaleció.

1990-2006: El Congreso hace siete intentos de invalidar la Corte Suprema de los Estados Unidos al aprobar una enmienda constitucional que haría una excepción a la Primera Enmienda. Si hubiera pasado, habría permitido al gobierno prohibir la profanación de banderas. Cuando la enmienda se planteó por primera vez en 1990, no logró la mayoría necesaria de dos tercios en la Cámara. In 1991, the amendment passed in the House overwhelmingly but was defeated in the Senate. The last attempt was in 2006, in which the Senate failed to confirm the amendment by one vote.


Eleven Times When Americans Have Marched in Protest on Washington

Even in a republic built by and for the people, national politics can feel disconnected from the concerns of American citizens. And when there are months or years between elections, there’s one method people have turned to again and again to voice their concerns: marches on Washington. The capital has played host to a fleet of family farmers on tractors in 1979, a crowd of 215,000 led by comedians Jon Stewart and Stephen Colbert in the 2010 Rally to Restore Sanity and/or Fear, a brigade of 1,500 puppets championing public media (inspired by presidential candidate Mitt Romney’s comments about Big Bird and funding for public television), and the annual March for Life rally that brings together evangelicals and other groups protesting abortion.

Contenido relacionado

In anticipation of the next big march on Washington, explore ten of the largest marches on Washington. From the Ku Klux Klan to the People’s Anti-War Mobilization, Washington’s history of marches is a testament to the ever-evolving social, cultural and political milieu of America. 

Women’s Suffrage March – March 3, 1913

The official program for the Women's March, 1913. (Wikimedia Commons) The head of the suffragist parade in Washington, 1913. (Wikimedia Commons)

One day before Woodrow Wilson’s presidential inauguration, 5,000 women paraded down Pennsylvania Avenue to demand the right to vote. It was the first civil rights parade to use the capital as its stage, and it drew plenty of attention�,000 spectators watched the procession. The march was organized by suffragist Alice Paul and led by labor lawyer Inez Milholland, who rode a white horse named Gray Dawn and was dressed in a blue cape, white boots and a crown. los El Correo de Washington called her “the most beautiful suffragist,” a title to which she responded, “I like it… I wish, however, that I had been given another one which would suggest intellectuality rather than beauty, as that is much more essential.” 

Ku Klux Klan March – August 8, 1925

The Ku Klux Klan marching in Washington, 1925. (Wikimedia Commons) The Ku Klux Klan gathering for the march on Washington, 1925. (Wikimedia Commons) In formation for the march on Washington, 1925. (Wikimedia Commons)

Spurred by hatred of European Catholics, Jewish immigrants and African-Americans and inspired by the silent film Birth of a Nation (in which Klansmen were portrayed as heroes), the Ku Klux Klan had an astounding 3 million members in the 1920s (The U.S. population at the time was just 106.5 million people.) But there were rifts between members from the North and the South, and to bridge that divide—and make their presence known—they gathered in Washington. Between 50,000 and 60,000 Klansmen participated in the event, and wore their ominous cloaks and hats, though masks were forbidden. Despite fears that the march would lead to violence, it was a largely silent, peaceable event—and plenty of newspapers’ editorial sections cheered the Klan on. A Maryland newspaper described its readers as “quivering in excited anticipation of 100,000 ghostly apparitions wafting through the streets of the national capital to stirring strains of the ‘Liberty Stable Blues.’” 

Bonus Army March – June 17, 1932

The Bonus Army encampment, waiting for their bonuses from the U.S. government. (Wikimedia Commons)

A few years after the end of World War I, Congress rewarded American veterans with certificates valued at $1,000 that wouldn’t be redeemable for their full amount for more than 20 years. But when the Great Depression led to mass unemployment and hunger, desperate vets hoped to cash in their bonuses ahead of schedule. In the early years of the Depression, a number of marches and demonstrations took place around the country: a Communist-led hunger march on Washington in December of 1931, an army of 12,000 jobless men in Pittsburgh, and a riot at Ford’s River Rouge plant in Michigan that left four dead.

Most famous of all were the “Bonus Expeditionary Forces” led by former cannery worker Walter W. Walters. Walters assembled 20,000 vets, some with their families, to wait until a veterans’ bill was passed in Congress that would allow the vets to collect their bonuses. But when it was defeated in the Senate on June 17, desperation broke through the previously peaceful crowd. Army troops led by Douglas MacArthur, then the Chief of Staff for the U.S. Army, chased the veterans out, employing gas, bayonets and sabers and destroying the makeshift camps in the process. The violence of the response seemed, to many, out of proportion, and contributed to souring public opinion on President Herbert Hoover.

March on Washington for Jobs and Freedom – August 28, 1963

Leaders of the Civil Rights march of 1963. (U.S. National Archives)

Best remembered for Martin Luther King, Jr.’s “I Have a Dream” speech, this enormous demonstration called for fighting injustice and inequalities against African-Americans. The idea for the march dated back to the 1940s, when labor organizer A. Philip Randolph proposed large-scale marches to protest segregation. Eventually the event came to be thanks to help from Roy Wilkins of the NAACP, Whitney Young of the National Urban League, Walter Reuther of United Auto Workers, Joachim Prinz of American Jewish Congress and many others. The march united an assembly of 160,000 black people and 60,000 white people, who gave a list of 󈫺 Demands”, including everything from desegregation of school districts to fair employment policies. The march and the many other forms of protest that fell under the Civil Rights Movement led to the Voting Rights Act of 1965 and the Civil Rights Act of 1968—though the struggle for equality continues in different forms today.

Moratorium to End the War in Vietnam – October 15, 1969

Peace marchers, carrying candles, pass the White House during the hour-long procession which ended the Vietnam Moratorium Day activities in Washington at night on Oct. 15, 1969. (AP Photo)

More than a decade into the Vietnam War, with half-a-million Americans involved in the conflict, the public was increasingly desperate for an end to the bloodshed. To show united opposition to the war, Americans across the U.S. participated in street rallies, school seminars and religious services. The Peace Moratorium is believed to be the biggest demonstration in U.S. history, with 2 million people participating, and 200,000 of them marching across Washington. A month later, a follow-up rally brought 500,000 anti-war protestors to Washington, making it the largest political rally in the nation’s history. But despite the vocal outcry against the conflict, the war continued for six more years. 

Kent State/Cambodian Incursion Protest – May 9, 1970

Anti-war demonstrators raise their hands toward the White House as they protest the shootings at Kent State University and the U.S. incursion into Cambodia, on May 9, 1970. (AP Photo)

In addition to rallies at the capital, Americans across the country staged protests against the Vietnam War, especially at universities. Kent State in Ohio was one of the sites of demonstrations. When students heard President Richard Nixon announce U.S. intervention in Cambodia (which would require drafting 150,000 more soldiers), rallies turned into rioting. The National Guard was called in to prevent further unrest, and when confronted by the students the guardsmen panicked and fired about 35 rounds into the crowd of students. Four students were killed and nine seriously wounded none of them were closer than 75 feet to the troops who shot them.

The incident sparked protests across the country, with nearly 500 colleges shut down or disrupted due to rioting. Eight of the guardsmen who fired on the students were indicted by a grand jury, but the case was dismissed over lack of evidence. The Kent State shooting also spurred another anti-war protest in Washington, with 100,000 participants voicing their fears and frustrations. 

Anti-Nuclear March – May 6, 1979

Anti-nuclear rally outside the Pennsylvania State Capitol in Harrisburg, Pennsylvania (Wikimedia Commons) President Jimmy Carter leaving Three Mile Island for Middletown, Pennsylvania (Wikimedia Commons)

On March 28, 1979, the U.S. experienced its most serious accident in the history of commercial nuclear power. A reactor in Middletown, Pennsylvania, at the Three Mile Island plant experienced a severe core meltdown. Although the reactor’s containment facility remained intact and held almost all the radioactive material, the accident fueled public hysteria. The EPA and Department of Health, Education and Welfare both found that the 2 million people in proximity to the reactor during the accident received a dose of radiation only about 1 millirem above the usual background radiation (for comparison, a chest x-ray is about 6 millirem).

Although the incident ultimately had negligible effects on human health and the environment, it tapped into larger fears over nuclear war and the arms race. Following the Three Mile Island meltdown, 125,000 protestors gathered in Washington on May 6, chanting slogans like “Hell no, we won’t glow” and listening to speeches by Jane Fonda, Ralph Nader and California governor Jerry Brown. 

National March for Lesbian and Gay Rights – October 14, 1979

Button from March with a Harvey Milk Quote "Rights are not won on paper: They are on by those that make their voices heard" (Wikimedia Commons) Buttons from The National March on Washington for Lesbian and Gay Rights, October 14, 1979 (Wikimedia Commons)

Ten years after the Stonewall riots (a series of LGBTQ demonstrations in response to police raids in Manhattan), six years after the American Psychiatric Association took homosexuality off the Diagnostic and Statistical Manual as a mental illness, and 10 months after openly gay public official Harvey Milk was assassinated, 100,000 protestors marched on Washington for LGBTQ rights. To hold the event, the community had to overcome one obstacle that few other minority groups did: their members could hide their sexual orientation indefinitely, and marching would essentially mean “coming out” to the world. But as the coordinators Steve Ault and Joyce Hunter wrote in their tract on the event: “Lesbians and gay men and our supporters will march for our own dream: the dream of justice, equality and freedom for 20 million lesbians and gay men in the United States.”

A decade later, a second march involved more than𧋴,000 activists angry about the government’s lackluster response to the AIDS crisis and the 1986 Supreme Court decision to uphold sodomy laws. The movement continued to address issues faced by LGBTQ citizens, culminating with a major victory in June 2015 when the Supreme Court ruled state-level bans on same-sex marriage were unconstitutional.

People’s Anti-War Mobilization – May 3, 1981

With the Lincoln Memorial in the background, anti-war marchers cross the Memorial Bridge on their way to the Pentagon for a rally to protest U.S. military involvement in El Salvador and President Reagan's proposed cuts in domestic social programs, May 3, 1981. (AP Photo/Ira Schwarz)

The crowd that assembled to protest the Reagan Administration in 1981 was perhaps one of the most tenuous coalitions. The demonstration was co-sponsored by over 1,000 individuals and organizations across the country and they marched for everything from Palestinian autonomy to U.S. involvement in El Salvador. It seemed the march was meant in part to unify all the various groups, according to Bill Massey, spokesperson for the People’s Anti-War Mobilization: “This demonstration is a shot in the arm and will lead to greater unity among the progressive forces in this country.” Unlike the Vietnam protests that sometimes escalated to violence, these casual marchers were described as taking time to eat picnic lunches, drink beer and work on their tans. 

Million Man March - October 16, 1995

Million man march, Washington DC, 1995 (Wikimedia Commons)

Rallying to calls for “Justice or Else,” the Million Man March in 1995 was a highly publicized event with the goal of promoting African-American unity. The march was sponsored by the Nation of Islam and led by Louis Farrakhan, the controversial leader of the organization. In the past Farrakhan had espoused anti-Semitic views, faced complaints of sexual discrimination, and was subject to internecine battles within the Nation of Islam. 

But at the 1995 rally, Farrakhan and others advised African-American men to take responsibility for themselves, their families and their communities. The march brought together hundreds of thousands of people­—but exactly how many was yet another controversy. The National Park Service initially estimated 400,000, which participants said was far too low. Boston University later estimated the crowd at around 840,000, with an error margin of plus-or-minus 20 percent. Regardless of the specific number, the march helped mobilize African-American men politically, offered voter registration and showed that fears over African-American men gathering in large numbers had more to do with racism than reality.

Protest Against the Iraq War – October 26, 2002

Demonstrators by the thousands gathered near the Vietnam Veterans Memorial in Washington Saturday, Oct. 26, 2002, as organizers marched against President Bush's policy toward Iraq. (AP Photos/Evan Vucci)


Political Causes of World War 2: Failure of the League of Nations

The League of Nations was an international organisation set up in 1919 to help keep world peace. It was intended that all countries would be members of the League and that if there were disputes between countries they could be settled by negotiation rather than by force. If this failed then countries would stop trading with the aggressive country and if that failed then countries would use their armies to fight.

In theory the League of Nations was a good idea and did have some early successes. But ultimately it was a failure.

The whole world was hit by a depression in the late 1920s. A depression is when a country’s economy falls. Trade is reduced, businesses lose income, prices fall and unemployment rises.

In 1931, Japan was hit badly by the depression. People lost faith in the government and turned to the army to find a solution. The army invaded Manchuria in China, an area rich in minerals and resources. China appealed to the League for help. The Japanese government were told to order the army to leave Manchuria immediately. However, the army took no notice of the government and continued its conquest of Manchuria.

The League then called for countries to stop trading with Japan but because of the depression many countries did not want to risk losing trade and did not agree to the request. The League then made a further call for Japan to withdraw from Manchuria but Japan’s response was to leave the League of Nations.

In October 1935, Italy invaded Abyssinia. The Abyssinians did not have the strength to withstand an attack by Italy and appealed to the League of Nations for help.

The League condemned the attack and called on member states to impose trade restrictions with Italy. However, the trade restrictions were not carried out because they would have little effect. Italy would be able to trade with non-member states, particularly America. Furthermore, Britain and France did not want to risk Italy making an attack on them.

In order to stop Italy’s aggression, the leaders of Britain and France held a meeting and decided that Italy could have two areas of land in Abyssinia provided that there were no further attacks on the African country. Although Mussolini accepted the plan, there was a public outcry in Britain and the plan was dropped.

The main reasons for the failure of the League of Nations can be summarised into the following points:

Not all countries joined the League
Although the idea for the League of Nations had come from Woodrow Wilson, there was a change of government in the United States before the signing of the treaty and the new Republican government refused to join. As a punishment for having started World War One, Germany was not allowed to join and Russia was also excluded due to a growing fear of Communism. Other countries decided not to join and some joined but later left.

The League had no power.
The main weapon of the League was to ask member countries to stop trading with an aggressive country. However, this did not work because countries could still trade with non-member countries. When the world was hit by depression in the late 1920s countries were reluctant to lose trading partners to other non-member countries.

The League had no army
Soldiers were to be supplied by member countries. However, countries were reluctant to get involved and risk provoking an aggressive country into taking direct action against them and failed to provide troops.

Unable to act quickly
The Council of the League of Nations only met four times a year and decisions had to be agreed by all nations. When countries called for the League to intervene, the League had to set up an emergency meeting, hold discussions and gain the agreement of all members. This process meant that the League could not act quickly to stop an act of aggression.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos