Nuevo

La boda de la emperatriz Zoe y Miguel IV el Paflagónico

La boda de la emperatriz Zoe y Miguel IV el Paflagónico


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Zoë Porphyrogenita (980-1050)

Emperatriz bizantina, una de las cuatro únicas mujeres que gobernaron el imperio en su propio nombre, quien fue crucial en el establecimiento del principio de sucesión dinástica en Bizancio. Variaciones de nombre: Zoe Prophyrogenita Zoe de Bizancio. Pronunciación: ZOE-ee por-fear-o-GEN-ituh. Co-emperatriz de Bizancio (r. 1028-1050). Nacida en 980 en Constantinopla, capital del Imperio bizantino murió en Constantinopla en 1050 de enfermedad segunda hija de Constantino VIII, emperador bizantino (r. 1025-1028), y Helena de Alypia hermana de Theodora Porphyrogenita (c. 989-1056) se casó Romanus III Argyrus, emperador bizantino (r. 1028-1034), en noviembre de 1028 (fallecido el 12 de abril de 1034) se casó con Miguel IV el Paflagoniano, emperador bizantino (r. 1034-1041), el 12 de abril de 1034 (fallecido en noviembre de 1042). se casó con Constantino IX Monomachus, emperador bizantino (r. 1042-1055), en junio de 1042 hijos: (adoptado) Miguel V Kalaphates o Calaphates, emperador bizantino (r. 1041-1042).

Desposada con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Otto III (1002) se convirtió en heredero del trono bizantino tras la muerte de su tío, Basilio II (1025) se casó con Romanus Argyrus (1028) y se convirtió en emperatriz ese mismo año tras la muerte de su padre, enviudó y se casó con Miguel el Paflagónico. (Noviembre de 1034) depuesto y obligado a entrar en un convento por el hijo adoptivo Miguel V (abril de 1042) reinstalado como emperatriz gobernante junto con su hermana menor (abril de 1042).

El 19 de abril de 1042, se leyó una proclama en la ciudad de Constantinopla acusando a la anciana emperatriz Zoë Porphyrogenita de traición contra su hijo adoptivo, el emperador Miguel V. crimen, y la exilió a un convento en Prinkipo, una pequeña isla en el Mar de Mármora. Allí le cortaron el largo cabello rubio antes de que se convirtiera en monja. Cuando los ciudadanos de Constantinopla oyeron esto, se enojaron y se rebelaron por el trato a su "Madrecita" Zoë. Michael V llevó apresuradamente a su madre al palacio imperial y se la mostró a la gente desde un balcón alto. Pero en su prisa se olvidó de las magníficas túnicas de seda y las joyas de una emperatriz, y ella vestía el sencillo atuendo de una monja. La multitud estaba aún más enfurecida y temerosa de que Miguel devolviera a su emperatriz al convento tan pronto como se restableciera la paz en la ciudad. Aunque Zoë estaba dispuesta a perdonar a Michael, la gente no. Para asegurar su dinastía y deshacerse de Michael V, se apresuraron a un convento cercano, encontraron a la hermana menor de Zoë, Theodora Porphyrogenita , la vistió con las túnicas y las joyas de una emperatriz, y la proclamó coruler con Zoë. Aterrado, Michael huyó al famoso monasterio de Studite y buscó refugio. Pero la gente estaba demasiado furiosa para ser misericordiosa. Sacando a Michael de la capilla del monasterio, la multitud lo cegó, decidida a poner fin a su reclamo como emperador y luego fue exiliado al monasterio de Elcimon. Zoë y Theodora se convirtieron en los gobernantes del Imperio Bizantino.


Contenido

Zoë era Porphyrogenita, [2] "nacido en la púrpura" este era el nombre de un niño nacido en la capital de un emperador reinante. Fue la segunda hija de Constantino VIII y su esposa Helena. [3] Su padre se convirtió en co-emperador, a la edad de dos años, en 962. [4] Su hermano Basilio II, el co-gobernante mayor, impidió que sus sobrinas se casaran con cualquier miembro de la nobleza bizantina, ya que esto habría dado a su maridos un reclamo en el trono imperial. Como mujeres, no podían ejercer ninguna autoridad estatal, su única palabra al respecto era elegir, o más probablemente aceptar o no, un marido que adquiriera su autoridad al contraer matrimonio. [5] En consecuencia, Zoë vivió una vida de virtual oscuridad en el imperial gineceo (cuartos de mujeres) durante muchos años. [6]

Como princesa imperial elegible, Zoë fue considerada una posible esposa para el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Otto III, en 996. [7] Una segunda embajada enviada en 1001, encabezada por Arnulfo II, arzobispo de Milán, [8] se encargó de seleccionar a Otto. novia de entre las tres hijas de Constantino. La mayor, Eudocia, estaba desfigurada por la viruela, mientras que la menor, Teodora, era una niña muy sencilla. Por lo tanto, Arnulf eligió a la atractiva Zoë de 23 años, a lo que Basil II estuvo de acuerdo. [2] En enero de 1002 acompañó a Arnulf de regreso a Italia, solo para descubrir cuando el barco llegó a Bari que Otto había muerto, lo que la obligó a regresar a casa. [2]

Cuando murió Basilio II, Constantino VIII tomó el trono. Su reinado como único emperador duró menos de tres años, desde el 15 de diciembre de 1025 hasta el 11 de noviembre de 1028. [3] Otra oportunidad para que Zoë se casara surgió en 1028, cuando una embajada del Sacro Imperio Romano Germánico llegó a Constantinopla con una propuesta de matrimonio imperial. matrimonio. Constantine y Zoë rechazaron la idea de plano cuando se reveló que el novio previsto, Henry, el hijo de Conrado II, tenía solo diez años. [6] Constantino determinó que la casa gobernante sería continuada por una de sus hijas casada con un aristócrata apropiado. La primera pareja potencial fue el distinguido noble Constantine Dalassenos, el ex dux de Antioquía. [9] Los consejeros del emperador preferían un gobernante débil a quien pudieran controlar y lo persuadieron de que rechazara a Dalassenos después de que ya había sido convocado a la capital. [5] Romanos Argyros, el prefecto urbano de Constantinopla, fue el siguiente en ser considerado como un partido. [5] Teodora desafió a su padre al negarse a casarse con Romanos, argumentando que él ya estaba casado - su esposa se vio obligada a convertirse en monja para permitir que Romanos se casara con un miembro de la familia imperial [10] - y que como primos terceros también tenían cerrar una relación de sangre para que se produzca el matrimonio. [11] En consecuencia, Constantino VIII eligió a Zoë para ser la esposa de Romanos. [11] [12] Zoe y Romanos se casaron el 10 de noviembre de 1028 en la capilla imperial del palacio. Al día siguiente, Constantino murió y los recién casados ​​se sentaron en el trono imperial. [13]

Pasando años en el mismo lugar restrictivo con su hermana, Zoë había llegado a odiar a Theodora. [6] Zoë convenció a Romanos para que nombrara a uno de sus propios hombres como jefe de la casa de Theodora, con órdenes de espiarla. [14] Poco después, Theodora fue acusada de conspirar para usurpar el trono, primero con Presian en 1030, seguido por Constantine Diogenes, el gobernador de Sirmium, en 1031. [15] Zoë la acusó de ser parte de la conspiración, y Theodora fue confinado a la fuerza en el monasterio de Petrion. Más tarde, Zoë visitó a su hermana y la obligó a hacer votos religiosos. [dieciséis]

Zoë estaba obsesionada con continuar la dinastía macedonia. [5] Casi inmediatamente después de casarse con Romanos, Zoë, de cincuenta años, intentó desesperadamente quedar embarazada. Ella usó hechizos mágicos, amuletos y pociones, todo sin efecto. [17] Este fracaso para concebir ayudó a alienar a la pareja, y pronto Romanos se negó a compartir el lecho matrimonial con ella. [18] Romanos limitó los gastos de su esposa y le prestó poca atención. [19]

Zoë, furiosa y frustrada, se involucró en una serie de aventuras. Romanos los toleró y él mismo tomó una amante. [20] En 1033, Zoë se enamoró de un sirviente de baja cuna llamado Michael. Ella hizo alarde de su amante abiertamente y habló sobre convertirlo en emperador. Al escuchar los rumores, Romanos se preocupó y confrontó a Michael, pero negó las acusaciones. [19]

A principios de 1034, Romanos se enfermó y se creía ampliamente que Zoë y Michael estaban conspirando para envenenarlo. [21] El 11 de abril, Romanos fue encontrado muriendo en su baño. [20] Según el funcionario de la corte y más tarde cronista Michael Psellus, algunos de su séquito habían "mantenido su cabeza durante mucho tiempo bajo el agua, intentando al mismo tiempo estrangularlo". [21] John Scylitzes escribe como un simple hecho que Romanos se ahogó por orden de Michael. [21] El relato de Mateo de Edesa tiene a Zoë envenenando a Romanos. [21]

Zoë y Michael se casaron el mismo día en que murió Romanos III. [5] Al día siguiente convocaron al patriarca Alejo I para oficiar la coronación del nuevo emperador. [22] Aunque inicialmente se negó a cooperar, el pago de 50 libras de oro ayudó a cambiar de opinión. [5] Procedió a coronar a Miguel como el nuevo emperador de los romanos, para reinar como Miguel IV hasta su muerte en 1041. [23] [24]

Aunque Zoë creía que Michael resultaría ser un esposo más devoto que Romanos, estaba equivocada. A Miguel IV le preocupaba que Zoë se volviera contra él de la forma en que ella se había vuelto contra Romanos, [25] por lo que excluyó a Zoë de la política poniendo todo el poder en manos de su hermano, el eunuco Juan el Orphanotrophos. [26] Zoë fue confinada nuevamente en el palacio. gineceoy mantenida bajo estricta vigilancia. [25] La emperatriz descontenta conspiró contra Juan, pero fue en vano. [5]

En 1041 era obvio que Miguel IV se estaba muriendo. [27] Deseoso de asegurarse de que el poder permaneciera en sus manos, John el Eunuco obligó a Zoë a adoptar a Michael, el hijo de él y la hermana de Michael IV. [20] El 10 de diciembre de 1041, Miguel IV murió, negándose hasta el último momento a ver a su esposa, quien suplicó que se le permitiera visitarlo una vez más, [28] y su sobrino Miguel V fue coronado emperador. [29] [30]

Aunque se había comprometido a respetar a Zoë, Miguel V la desterró rápidamente a un monasterio en Principus, una isla en el Mar de Mármara, acusada de intento de regicidio. Fue tonsurada por la fuerza y ​​juramentada en una orden religiosa. [31] Este trato al heredero legítimo de la dinastía macedonia provocó un levantamiento popular en Constantinopla. Michael V, desesperado por conservar su trono, trajo a Zoë de Principus y la mostró a la gente, [32] pero su insistencia en que él continuara gobernando junto a ella fue en vano. El 19 de abril de 1042, la mafia se rebeló contra Michael V en apoyo no solo de Zoë, sino también de Theodora. [33]

Una delegación encabezada por el patricio Constantino Cabasilas [34] fue al monasterio de Petrion para convencer a Teodora de convertirse en co-emperatriz junto a su hermana. Acostumbrada a una vida de contemplación religiosa, Teodora los rechazó y buscó santuario en la capilla del convento. En el caso, la llevaron a la fuerza de regreso a la capital. [33] En una asamblea en Hagia Sophia, la gente escoltó a una furiosa Teodora y la proclamó emperatriz junto con Zoë. [35] Ambos fueron coronados el 21 de abril y Miguel V se vio obligado a refugiarse en un monasterio. [36]

Zoë inmediatamente asumió el poder y trató de obligar a Theodora a regresar a su monasterio, pero el Senado y la gente exigieron que las hermanas reinaran juntas. [37] En su primer acto, Theodora fue llamada a lidiar con Michael V. Zoë quería perdonar y liberar a Michael, pero Theodora fue clara e inflexible. Inicialmente garantizó la seguridad de Michael, pero luego ordenó que lo cegaran y que pasara el resto de su vida como monje. [38]

Oficialmente, Zoë era la emperatriz mayor, y su trono estaba situado un poco delante del de Theodora en todas las ocasiones públicas. En la práctica, Theodora fue la fuerza impulsora detrás de la administración conjunta. Las hermanas procedieron a administrar el imperio, enfocándose en frenar la venta de cargos públicos y en la administración de justicia. [39] Aunque el historiador contemporáneo Michael Psellus afirmó que el reinado conjunto fue un completo fracaso, John Scylitzes afirmó que fueron muy concienzudos en rectificar los abusos de los reinados anteriores. [40]

Theodora y Zoë aparecieron juntas en las reuniones del Senado y dieron audiencias públicas, pero pronto se hizo evidente que su reinado conjunto estaba bajo tensión. [41] Zoë todavía estaba celosa de Theodora y no deseaba administrar el imperio, pero no permitiría que Theodora hiciera negocios públicos sola. La corte comenzó a dividirse, con facciones formándose detrás de cada emperatriz. [41] Después de dos meses de creciente acritud, Zoë decidió buscar un nuevo marido, negándole así a Theodora la oportunidad de aumentar su influencia. [42] Según las reglas de la Iglesia Ortodoxa, su próximo matrimonio, el tercero, fue el último que se le permitió. [5]

Su preferencia era por Constantine Dalassenos, quien había sido la primera opción de su padre como esposo en 1028. Lo llevaron para una audiencia ante la Emperatriz, pero durante la conversación, su manera independiente y contundente disgustó a Zoe, y fue despedido de su presencia. . [41] Su siguiente elección fue la casada Constantine Atroklines, un funcionario de la corte con quien se rumoreaba que había tenido una aventura durante el reinado de Romanos III. [20] Murió en circunstancias misteriosas unos días antes de la boda, posiblemente envenenado por su propia ex esposa. [41]

Zoë recordó entonces al guapo y cortés [41] Constantine Monomachos, otro antiguo amante. [20] La pareja se casó el 11 de junio de 1042, sin la participación del Patriarca Alejo, quien se negó a oficiar un tercer matrimonio (para ambos cónyuges). [43] Constantino fue coronado por el patriarca al día siguiente. [36]

Zoë obtuvo más de lo que esperaba cuando Constantine decidió llevar consigo a su nueva posición a su antigua amante Maria Skleraina. [44] No contento con llevarla a los tribunales, insistió en que se le permitiera compartir públicamente su vida con ella y que ella obtuviera algún reconocimiento oficial. [45] Zoë, de 64 años, no se opuso a compartir su cama y su trono con Skleraina. Skleraina recibió el título de sebaste, ubicándose detrás de Zoë y Theodora, y fue tratada como amante o emperatriz, como ellas. En los eventos oficiales, Skleraina se colocó inmediatamente detrás de las hermanas. [5]

Sin embargo, a los ojos del público, el trato preferencial de Constantino IX a Skleraina fue un escándalo, y finalmente comenzaron a difundirse rumores de que Skleraina planeaba asesinar a Zoë, y posiblemente a Theodora. [46] Esto condujo a un levantamiento popular de los ciudadanos de Constantinopla en 1044, que estuvo peligrosamente cerca de dañar a Constantino que participaba en una procesión religiosa por las calles de Constantinopla. [47] La ​​multitud solo se calmó con la aparición en un balcón de Zoë y Theodora, quienes tranquilizaron a la gente de que no estaban en peligro de ser asesinados. [47]

Se dice que Zoë era increíblemente hermosa, y Michael Psellos en su Cronógrafo Comentó que "cada parte de ella estaba firme y en buen estado". [48] ​​Zoë reconoció su propia belleza y su uso como herramienta de arte de gobernar. Intentando maximizar y prolongar su efecto, hizo preparar una variedad de cremas y tratamientos en el gineceo, y se dice que ha realizado experimentos para mejorar su eficacia. Operaba un laboratorio de cosmética en sus habitaciones del palacio, donde constantemente se preparaban perfumes y ungüentos. Psellus informa que su rostro se veía juvenil hasta los sesenta. [5] [49] Zoë murió en 1050, a los 72 años. [50]


Miguel IV el Paflagónico


1 Amarás, pues, al SEÑOR tu Dios, y guardarás su mandato, sus estatutos, sus juicios y sus mandamientos siempre.

2 Y sabed hoy, porque no hablo con vuestros hijos que no han conocido, y que no han visto el castigo del SEÑOR vuestro Dios, su grandeza, su mano poderosa y su brazo extendido,

3 Y sus milagros y hechos que hizo en medio de Egipto para Faraón rey de Egipto y toda su tierra.

4 Y lo que hizo al ejército de Egipto, a sus caballos y a sus carros, cómo hizo que las aguas del Mar Rojo los desbordaran mientras te perseguían, y cómo los destruyó Jehová hasta el día de hoy.

5 Y lo que os hizo en el desierto, hasta que llegáis a este lugar

6 Y lo que hizo con Datán y Abiram, hijos de Eliab, hijo de Rubén: cómo la tierra abrió su boca y se tragó a ellos, a sus casas, a sus tiendas y a todo lo que había en sus casas. posesión en medio de todo Israel:

7 Pero vuestros ojos han visto todos los grandes hechos que hizo el SEÑOR.

8 Por tanto, guardaréis todos los mandamientos que yo os ordeno hoy, para que seáis fuertes, y entréis y poseáis la tierra a la que vayáis para poseerla.

9 Y para que prolongues [vuestros] días en la tierra que el SEÑOR juró a vuestros padres que les daría a ellos ya su descendencia, una tierra que mana leche y miel.

10 Porque la tierra a la cual entras para poseerla, no es como la tierra de Egipto, de donde saliste, donde sembraste tu semilla, y la regaste con tu pie como un huerto de hierbas;

11 Pero la tierra adonde habéis de ir para poseerla, es tierra de collados y valles, y bebe agua de la lluvia del cielo.

12 La tierra de la cual el SEÑOR tu Dios cuida; los ojos del SEÑOR tu Dios están siempre sobre ella, desde el principio del año hasta el fin del año.

13 Y sucederá que si escucháis atentamente mis mandamientos que hoy os mando, de amar al SEÑOR vuestro Dios y servirle con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma,

14 Para que yo te dé la lluvia de tu tierra a su tiempo, la primera y la tardía, para que recojas tu trigo, tu mosto y tu aceite.

15 Y enviaré hierba a tus campos para tu ganado, para que comas y te sacies.

16 Mirad por vosotros mismos, que no se engañe vuestro corazón, y os desviéis y sirváis a otros dioses y los adoréis.

17 Y [entonces] la ira del SEÑOR se enciende contra ti, y cierra los cielos, para que no habrá lluvia y que la tierra no dé su fruto, y que pronto perezcáis de la buena tierra que el SEÑOR os da.

18 Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y ​​las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.

19 Y les enseñarás a tus hijos, hablando de ellos cuando te sientes en tu casa, y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

20 Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas:

21 para que se multipliquen vuestros días y los de vuestros hijos en la tierra que el SEÑOR juró a vuestros padres que les daría, como los días del cielo sobre la tierra.

22 Porque si guardáis diligentemente todos estos mandamientos que yo os mando, que los cumpláis, que amen al SEÑOR vuestro Dios, que anden en todos sus caminos y que se adhieran a él.

23 Entonces el SEÑOR echará a todas estas naciones de delante de vosotros, y poseeréis naciones más grandes y más poderosas que vosotros.

24 Todo lugar donde pisarán las plantas de vuestros pies será vuestro: desde el desierto y el Líbano, desde el río Éufrates hasta el último mar, será tu término.

25 Nadie podrá estar delante de vosotros, porque el SEÑOR vuestro Dios pondrá su temor y su pavor sobre toda la tierra que hollaréis, como él os ha dicho.

26 He aquí, hoy pongo delante de ti una bendición y una maldición.

27 Bendición, si obedecéis los mandamientos del SEÑOR vuestro Dios, que yo os ordeno hoy.

28 Y maldición, si no obedecéis los mandamientos del SEÑOR vuestro Dios, y os apartáis del camino que yo os mando hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.

29 Y sucederá que cuando el SEÑOR tu Dios te haya traído a la tierra adonde vas para tomar posesión de ella, pondrás la bendición sobre el monte Gerizim, y la maldición sobre el monte Ebal.

30 ¿No están al otro lado del Jordán, junto al camino donde se pone el sol, en la tierra de los cananeos, que habitan en el campo frente a Gilgal, junto a las llanuras de More?

31 Porque pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da, y la poseeréis y habitaréis en ella.

1 Y cuando la reina de Sabá se enteró de la fama de Salomón acerca del nombre del SEÑOR, vino a probarlo con preguntas difíciles.

2 Y llegó a Jerusalén con una gran cola, con camellos que llevaban especias aromáticas y mucho oro y piedras preciosas; y cuando llegó a Salomón, le habló de todo lo que había en su corazón.

3 Y Salomón le contó todas sus preguntas: no había [nada] oculto al rey que él no le hubiera dicho.

4 Y cuando la reina de Sabá vio toda la sabiduría de Salomón y la casa que él había edificado,

5 Y la comida de su mesa, y el asiento de sus siervos, y la asistencia de sus ministros, y sus ropas, y sus coperos, y su ascenso por el cual subió a la casa del SEÑOR, no había más espíritu en ella.

6 Y ella dijo al rey: Es verdad lo que oí en mi tierra de tus hechos y de tu sabiduría.

7 Sin embargo, no creí a las palabras hasta que llegué, y mis ojos lo vieron; y he aquí, la mitad no me fue contada: tu sabiduría y tu prosperidad superan la fama que oí.

8 Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están siempre delante de ti, y oyen tu sabiduría.

9 Bendito sea el SEÑOR tu Dios, que se agradó de ti para ponerte sobre el trono de Israel; porque el SEÑOR amó a Israel para siempre, por eso te puso por rey, para hacer juicio y justicia.

10 Y ella dio al rey ciento veinte talentos de oro y gran cantidad de especias aromáticas y de piedras preciosas; ya no llegaron tantas especias aromáticas como las que la reina de Sabá dio al rey Salomón.

11 Y la armada también de Hiram, que trajo oro de Ophir, traído de Ophir gran cantidad de árboles almug y piedras preciosas.

12 E hizo el rey de los árboles de almug, columnas para la casa de Jehová y para la casa del rey, arpas y salterios para los cantores; tales árboles de almug no vinieron, ni se han visto hasta hoy.

13 Y el rey Salomón dio a la reina de Sabá todo lo que ella pidió, además de lo que Salomón le dio de su real bondad. Así que se volvió y se fue a su propio país, ella y sus sirvientes.

14 Ahora el peso de oro que vino a Salomón en un año fue seiscientos sesenta y seis talentos de oro ,

15 Además [de lo que tenía] de los mercaderes y del tráfico de los comerciantes de especias, y de todos los reyes de Arabia, y de los gobernadores del país.

16 Y el rey Salomón hizo doscientos blancos [de] batidos oro : seiscientos [siclos] de oro fue a un objetivo.

17 Y [hizo] trescientos escudos [de] batido oro tres libras de oro fue a un escudo, y el rey los puso en la casa del bosque del Líbano.

18 Hizo además el rey un gran trono de marfil, y lo cubrió de las mejores oro .

19 El trono tenía seis escalones, y la parte superior del trono [estaba] redonda detrás; y [había] soportes a cada lado en el lugar del asiento, y dos leones estaban junto a los soportes.

20 Y doce leones estaban allí a un lado y al otro sobre los seis escalones; no se había hecho semejante en ningún reino.

21 Y todos los vasos de beber del rey Salomón [eran de] oro y todos los utensilios de la casa del bosque del Líbano [eran de] puro oro Ninguno [era de] plata: nada fue contado en los días de Salomón.

22 Porque el rey tenía en el mar una flota de Tharshish con la flota de Hiram: una vez cada tres años venía la marina de Tharshish, trayendo oro y plata, marfil y simios y pavos reales.

23 El rey Salomón sobrepasó a todos los reyes de la tierra en riquezas y sabiduría.

24 Y toda la tierra buscaba a Salomón para oír la sabiduría que Dios había puesto en su corazón.

25 Y trajeron cada uno su presente, vasos de plata y vasos de oro y vestidos y armaduras y especias, caballos y mulas, una tasa año tras año.

26 Y juntó Salomón carros y gente de a caballo; y tenía mil cuatrocientos carros y doce mil jinetes, los cuales puso en las ciudades para carros, y con el rey en Jerusalén.

27 E hizo el rey plata para ser en Jerusalén como piedras, y cedros hizo él como los árboles sicomoros que están en el valle, en abundancia.

28 Y Salomón hizo sacar de Egipto caballos e hilados de lino; los mercaderes del rey recibieron el hilado de lino por precio.

1 Y Roboam fue a Siquem, porque todo Israel había venido a Siquem para hacerlo rey.

2 Y sucedió que cuando Jeroboam hijo de Nabat, que aún estaba en Egipto, lo supo, (porque había huido de la presencia del rey Salomón, y Jeroboam habitaba en Egipto)

3 Que enviaron y lo llamaron. Y vino Jeroboam y toda la congregación de Israel y hablaron a Roboam, diciendo:

4 Tu padre agravó nuestro yugo; ahora, pues, aligera el pesado yugo de tu padre y el pesado yugo que puso sobre nosotros, y te serviremos.

5 Y les dijo: Vayan todavía [por] tres días, y luego vuelvan a mí. Y la gente se fue.

6 Y el rey Roboam consultó a los ancianos que estaban delante de Salomón su padre mientras él vivía, y dijo: ¿Cómo aconsejáis que responda a este pueblo?

7 Y le hablaron, diciendo: Si hoy eres siervo de este pueblo, y les sirves, y les respondes y les hablas con buenas palabras, ellos serán tus siervos para siempre.

8 Pero él dejó el consejo de los ancianos que le habían dado, y consultó a los jóvenes que habían crecido con él y que estaban delante de él.

9 Y les dijo: ¿Qué consejo dais para que podamos responder a este pueblo que me ha hablado, diciendo: Aligera el yugo que tu padre nos impuso?

10 Y le hablaron los jóvenes que habían crecido con él, diciendo: Así hablarás a este pueblo que te habló, diciendo: Tu padre hizo pesado nuestro yugo, pero tú nos aligeras así tú diles: Mi dedo meñique será más grueso que los lomos de mi padre.

11 Y ahora que mi padre te cargó con un yugo pesado, yo añadiré a tu yugo: mi padre te castigó con látigos, pero yo te castigaré con escorpiones.

12 Llegó, pues, Jeroboam y todo el pueblo a Roboam al tercer día, como había dicho el rey, diciendo: Vuelve a mí al tercer día.

13 Y el rey respondió al pueblo con dureza, y abandonó el consejo de los ancianos que le habían dado.

14 Y les habló según el consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre hizo pesado vuestro yugo, y yo añadiré a vuestro yugo; mi padre también os castigó con látigos, pero yo os castigaré con escorpiones.

15 Por tanto, el rey no escuchó al pueblo, porque la causa venía de Jehová, para cumplir la palabra que Jehová había hablado por Ahías silonita a Jeroboam hijo de Nabat por medio de Ahías silonita.

16 Y cuando todo Israel vio que el rey no los escuchaba, el pueblo respondió al rey, diciendo: ¿Qué parte tenemos con David? ni tenemos heredad en el hijo de Isaí; a tus tiendas, oh Israel; ahora mira a tu casa, David. Entonces Israel se fue a sus tiendas.

17 Pero sobre los hijos de Israel que habitaban en las ciudades de Judá, reinó Roboam sobre ellos.

18 Entonces el rey Roboam envió a Adoram, que estaba a cargo del tributo, y todo Israel lo apedreó, y murió. Por tanto, el rey Roboam se apresuró a subirlo a su carro y huir a Jerusalén.

19 Entonces Israel se rebeló contra la casa de David hasta el día de hoy.

20 Y sucedió que cuando todo Israel oyó que Jeroboam había vuelto, enviaron a llamarlo a la congregación y lo hicieron rey sobre todo Israel; no hubo ninguno que siguiera a la casa de David, sino la tribu de Judá. solamente.

21 Y cuando Roboam llegó a Jerusalén, reunió a toda la casa de Judá, con la tribu de Benjamín, ciento ochenta mil hombres escogidos, que eran guerreros, para pelear contra la casa de Israel, y traer de nuevo el reino a Roboam. el hijo de Salomón.

22 Pero vino palabra de Dios a Semaías, hombre de Dios, diciendo:

23 Habla a Roboam hijo de Salomón, rey de Judá, a toda la casa de Judá y a Benjamín, y al resto del pueblo, diciendo:

24 Así ha dicho Jehová: No subiréis, ni pelearéis contra vuestros hermanos los hijos de Israel; vuélvete cada uno a su casa, porque esto es de mí. Ellos escucharon, pues, la palabra del SEÑOR, y volvieron para partir, conforme a la palabra del SEÑOR.

25 Entonces Jeroboam edificó Siquem en el monte de Efraín, habitó allí y salió de allí y edificó Penuel.

26 Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora volverá el reino a la casa de David.

27 Si este pueblo sube a hacer sacrificios en la casa del SEÑOR en Jerusalén, el corazón de este pueblo se volverá a su señor, [sí] a Roboam rey de Judá, y me matarán, y volverán a Roboam, rey de Judá.

28 Entonces el rey tomó consejo e hizo dos becerros [de] oro y les dijo: Es demasiado para vosotros subir a Jerusalén; he aquí tus dioses, oh Israel, que te sacaron de la tierra de Egipto.

29 Y puso al uno en Betel, y al otro lo puso en Dan.

30 Y esto se convirtió en pecado: porque el pueblo fue [a adorar] delante del uno, [sí] a Dan.

31 E hizo una casa de lugares altos, y nombró sacerdotes a los más bajos del pueblo, que no eran de los hijos de Leví.

32 Y Jeroboam dispuso una fiesta en el octavo mes, el día quince del mes, como la fiesta que hay en Judá, y ofreció sobre el altar. Así lo hizo en Betel, ofreciendo sacrificios a los becerros que había hecho; y puso en Betel a los sacerdotes de los lugares altos que había hecho.


Miguel IV el Paflagónico

Miguel IV el Paflagónico (Griego: Μιχαὴλ (Δ´) ὁ Παφλαγών, Mikhaēl ho Paphlagōn C. 1010-10 de diciembre de 1041) fue emperador bizantino y # 8197 desde el 11 de abril de 1034 hasta su muerte el 10 de diciembre de 1041.

Hijo de un campesino, Michael trabajó como cambiador de dinero hasta que su hermano John & # 8197 & # 8197Orphanotrophos le encontró un trabajo en la corte. Llamó la atención de la emperatriz Zoë & # 8197Porphyrogenita y comenzaron un romance tempestuoso y flagrante. Se cree que conspiraron para asesinar a su esposo, el emperador Romanos & # 8197III & # 8197Argyros, quien murió en 1034. Michael y Zoë se casaron el mismo día y Michael fue coronado emperador al día siguiente.

Michael, guapo y enérgico, sufría de mala salud y confió la mayor parte de los asuntos del gobierno a su hermano. Desconfiaba de Zoë y hacía todo lo posible para asegurarse de que no sufriera la misma suerte que su predecesor. Las fortunas del Imperio bajo el reinado de Miguel se mezclaron. Su momento más triunfal llegó en 1041 cuando dirigió al ejército imperial contra los rebeldes búlgaros. Regresó de esta victoria, pero murió unos meses después.


Zoe, emperatriz de Constantinopla

Mosaico de la emperatriz Zoe en Hagia Sophia

Zoe Porphyrogenita vivió la mayor parte de su vida en relativa oscuridad. Fue la segunda de 3 hijas nacidas de Constantino VIII y su esposa, Helena. Zoe nació en Constantinopla alrededor de 978. Era la sobrina de Basilio II, el emperador guerrero que había co-gobernado, como emperador principal, con Constantino durante más de 60 años. Basil died in January 1025, leaving Constantine to rule alone for a further 3 years before his own death in November 1028. By all accounts, while Basil fought to preserve his empire, Constantine was more in love with the trapping of power, rather than the wielding of it.

Zoe’s father had been emperor since the age of 2, meaning that Zoe was ‘born into the purple’ – born to a reigning emperor. She had an elder sister, Eudokia, who joined a monastery, and a younger sister, Theodora. Zoe’s uncle Basil II refused to arrange marriages for his nieces, as such marriages would give their husbands a claim to the imperial throne. The girls lived in virtual obscurity in the women’s quarters of the palace for many years.

Zoe first appeared on the international stage in 1001, at the age of 23, when her uncle offered her as a bride to German Emperor Otto III (reigned 996-1002). Zoe had set sail from Constantinople, but on arriving at Bari, was met with the news that her prospective groom had died of a fever. Zoe returned home to Constantinople and the continued seclusion of the royal palace.

Following the death of her uncle, and with no legitimate male heir to succeed him, Zoe’s father, Constantine, sought to settle the empire’s future by finally arranging Zoe’s marriage. At the age of 50, in 1028, she was married to her father’s designated successor, probably to add legitimacy to his claim to the imperial throne. Her new husband became Emperor Romanos III, and Zoe empress consort, when he succeeded to the throne just 3 days after the wedding.

Zoe was described by a palace courtier, Michael Psellos, as

‘a woman of great beauty, most imposing in her manner and commanding respect … a woman of passionate interests, prepared with equal enthusiasm for both alternatives, death or life, I mean. In that she reminded me of sea-waves, now lifting a ship on high and then again plunging it down to the depths … Zoe was openhanded, the sort of woman who could exhaust a sea teaming with gold-dust in one day … [she] confused the trifles of the harem with important matters of state … her eyes were large, set wide apart with imposing eyebrows. Her nose was inclined to be aquiline, and her whole body was radiant with the whiteness of her skin.’

Zoe and Theodora, Chronographia

As empress consort, Zoe asserted herself. Her younger sister, Theodora, was sent to a monastery. Romanos was an unpopular ruler, his economic policies and military defeat in 1030 causing consternation. Neglected by her husband, who took a lover and refused to allow Zoe any say in affairs of state, the empress took a much younger, teenage lover, her chamberlain, Michael. Together they conspired to dispose of Romanos and he was found dead in his bath on 10 April 1034, allegedly poisoned by Zoe or her lover.

Michael IV

Zoe promptly married her young lover and made him Emperor Michael IV. Not surprisingly, their marriage was full of distrust and Zoe was allowed no power or say in government. Michael IV then banished Zoe to a monastery. His reign was no golden age, with the aristocracy opposing the undue influence of the emperor’s brother, John the Orphanostrophos. High taxation sparked a revolt, led by Peter Deljan, who used it as a pretext to end the Byzantine dominance of the Bulgars. The rebellion was quashed within a year, with the aid of Harald Hardrada and his 500 Norwegians, who had joined the Varanagian Guard in 1034. Further losses in Sicily and the emperor’s worsening epilepsy added to the empire’s woes. Not to be forgotten, Zoe began scheming to reclaim her throne. After she was allowed back to court, and unable to bear her own children due to her age, Zoe was persuaded to adopt Michael IV’s nephew, another Michael, and make him her heir.

Michael IV’s life would have probably ended in the same way as his predecessor, Romanos III, drowned in the bath or with a knife in his back, had he not died of natural causes in 1041, after retiring to a monastery. His nephew, Zoe’s adopted son, ascended the throne as Michael V Michael was the son of the sister of Michael IV. Michael V was crowned in 1041 but immediately turned against those who had raised him to the throne. His uncle, John the Orphanotrophos, was exiled from court and Zoe was again banished to a monastery, an act which caused an uprising in Constantinople.

The people of Constantinople and the church wanted to see the crown returned to Zoe and the legitimate dynastic line. The mob ransacked the royal palace and deposed Michael V in April 1042. The young emperor was deposed after only 4 months of disastrous rule. He was exiled to a monastery, but complaints about such lenient treatment meant that Zoe issued orders for his mutilation. He was blinded, an act symbolically rendering him incapable of ruling, supposedly by Harald Hadrada, the future king of Norway, himself.

Zoe and Theodora

Now 64 years old, Zoe was empress once again.

Zoe’s sister, Theodora, was retrieved from her monastery to rule beside her. As the elder sister, Zoe’s throne was placed slightly forward of her Theodora’s at the joint coronation ceremony, as an obvious indication of which of the sisters was in charge!

The sisters sought to reform Byzantine imperial policies, making new court appointments, ending corrupt practices, such as selling titles, and instigating an investigation into the actions of their predecessor.

In the same year, 1042, Zoe took a third husband, Constantine Monomachos, who ruled as Emperor Constantine IX. Long-admired by the empress, Constantine had been exiled to Lesbos but was recalled to become Zoe’s third husband. Constantine was rich and elegant, with a reputation as a ladies man, but with experience of Byzantine government as a senior civil administrator. He co-ruled the empire with the 2 imperial sisters.

Domestic arrangements, however, were frowned upon when Constantine moved his long-time lover, Sclerina, into the imperial palace, apparently with Zoe’s blessing. The public were not so tolerant and called for Sclerina’s removal the crisis was resolved by Sclerina’s sudden death from a pulmonary disease.

Emperor Constantine IX

Constantine set about reforming the Byzantine administration, exiling John the Orphanotrophos from court for a second time, and surrounding himself with noted intellectuals, among them Michael Psellos. However, his reforms and neglect of the army led to two uprisings, in 1043 and 1047, respectively, and saw the frontiers of the empire crumbling under incursions from the Normans, the Seljuks and the Pechenegs.

Constantine outlived his wife Zoe died in 1050, aged about 72. And when her sister, Theodora, died in 1056, the Macedonian dynasty founded by Basil I (reigned 867-886) came to an end. Zoe is remembered in the gold and glass mosaic of the Hagia Sophia in Constantinople (now Istanbul) in which she is portrayed with Constantine IX and Jesus Christ. The inscription reads ‘Zoe, the most pious Augusta’.

Pictures:

Fuentes:

britannica.com A History of the Vikings by T.D. Kendrick God’s Viking: Harald Hardrada by Nic Fields Heimskringla. The Chronicle of the Kings of Norway by Snorre Strurluson La seda y la espada: las mujeres de la conquista normanda by Sharon Bennett Connolly Enciclopedia de historia antigua.


Biografía [editar | editar fuente]

Constantine was born probably circa 965/970, Ώ] the eldest son of the magistros Damian Dalassenos, who held the important post of doux of Antioch from 995/996 until his death in battle against the Fatimids at Apamea in 998. Constantine, along with his brothers Romanos and Theophylaktos, was also present at the battle. ΐ] Α] Β] He was probably one of the two sons of the magistros who, according to the Christian Arab historian Yahya of Antioch, were captured by the Fatimids, taken to Cairo, and ransomed only in 1008. Γ] Δ]

Constantine reappears in spring 1024, when he held his father's old post as doux of Antioch, with the rank of patrikios. His career between 1008 and 1024 is unknown, but he probably held a succession of military commands. ΐ] Δ] He enjoyed the favour of Emperor Constantine VIII (r. 1025–1028), who on his deathbed reportedly considered naming him his heir and wedding him to his eldest daughter Zoe. Constantine Dalassenos thus set out from his estates in the Armeniac Theme, where he was living, but before reaching Constantinople the situation changed: the emperor's advisors, who preferred a weak ruler whom they could control, had persuaded him to choose Romanos III Argyros (r. 1028–1034) instead, and to order Dalassenos to return home. Δ] Ε] Under Romanos III, Dalassenos served in the failed campaign of 1030 against Aleppo Arab sources and the chronicle of Matthew of Edessa blame Dalassenos and his conspiring against Romanos for the expedition's failure. Δ] Ζ]

During the reign of Argyros's successors, Michael IV the Paphlagonian (r. 1034–1041) and Michael V (r. 1041–1042), Constantine Dalassenos emerged as the leader of the aristocratic opposition. He enjoyed not only the support of several prominent Anatolian families, most notably the powerful Doukai – the later emperor Constantine X Doukas (r. 1059–1067) was married to Dalassenos's daughter – but also, according to Michael Psellos, of the populace both in Constantinople and especially in his old command, Antioch. & # 919 & # 93

John the Orphanotrophos sends Phagitzes with relics to Constantine Dalassenos, miniature from the Madrid Skylitzes

The accession of the low-born Michael IV in particular reportedly enraged Dalassenos, who derided the new emperor as a "vulgar and three-penny man". Michael's eunuch brother and chief minister, John the Orphanotrophos, tried to neutralize Constantine Dalassenos. With the promise of titles and honours, they tried to lure him from his estates in the Armeniac Theme to Constantinople. Dalassenos at first refused, but after receiving assurances for his safety, guaranteed by an oath on some of the Empire's holiest relics, he left for the imperial capital. Ζ] ⎖] Initially, he was treated well, receiving a promotion and gifts, but in summer 1034, a revolt broke out in Antioch against the local governor, Michael IV's brother Niketas. The uprising was triggered by heavy taxation, but the Orphanotrophos chose to blame it on the Dalassenoi: Constantine, his brothers and relatives, including his son-in-law Constantine Doukas and other nobles associated with them, were imprisoned and exiled. ⎗] ⎘] ⎙]

John the Orphanotrophos sends Constantine Dalassenos to exile at Plate Island, miniature from the Madrid Skylitzes

Constantine himself was first exiled to an island in the Sea of Marmara, but later, to prevent his escape, he was transferred to a tower in the Walls of Constantinople, along with Constantine Doukas. His military expertise, however, continued to be so valued that the Orphanotrophos considered sending him as a military advisor to his brother Constantine in a campaign against Abasgia. ⎗] A later tradition has it that during Constantine's detainment in the capital, Zoe, who had yet to conceive a child, carried out a secret relationship with him in hopes of getting pregnant. ⎙] At some point in 1041, Constantine was also forced to become a monk. The accounts here are contradictory: Psellos writes that Michael V did this upon his accession in December, but Michael Attaleiates in contrast records that Michael V had Dalassenos liberated from confinement. Η] ⎗]

After Michael V was deposed in a popular uprising in April 1042, Constantine VIII's daughters Zoe and Theodora were left as de facto rulers of the Byzantine Empire. Following both custom and her own inclination, Zoe decided to choose another husband (her third) to be emperor. Constantine Dalassenos, who had almost become her first husband in 1028, was her first choice. He was brought for an audience before the Empress, but during their conversation, his austere principles and his independent and forceful manner displeased Zoe, and he was passed over in favour of the more pliant and amenable Constantine IX Monomachos (r. 1042–1055). Constantine Dalassenos disappears thereafter from the sources. Η] ⎗] ⎚]


Concluding Remarks

Gibbon’s narrative of the Byzantine emperors remains incredibly attentive to detail and full of fascinating stories. But as I have noted in the beginning, at this point the chronicles of the Roman Empire are no longer as interesting as it was when it was the greatest empire in the ancient world. The Comneni led a moderate resurgence of Roman power, but it was ultimately futile – the mantle of greatness had passed to the Turks, Muslims, and the former barbarians of Europe. The intrigues, plots, treason, and assassinations of the court in Constantinople remained as intense, violent, and cruel as ever, although one notices the tiresome repetitiveness of the undulations over the years. At the end of the Comneni, the Empire had been way past its halflife, and what is left to narrate is the last 400 years before the final destruction of the Byzantine Empire. But in the meantime, Gibbon embarks on telling what happened in the rest of the world: the rise of the Muslims, Bulgarians, Turks, Mongols, and so on. These narratives do not seem as critical to understanding the decline of the Roman empire, and I will recap them more sparsely in the posts to come, although Gibbon’s prose is as entertaining as ever.


From Romanos III to Michael V: 1028–1042

Spending years in the same restrictive quarters with her sister, Zoe came to loathe Theodora. [6] She had never forgiven Theodora for being their father’s first choice to marry Romanos, [12] so Zoe convinced Romanos to appoint one of his own men as the chief of Theodora’s household, with orders to spy on her. [13] Shortly afterwards, Theodora was accused of plotting to usurp the throne, first with Presian of Bulgaria, followed by Constantine Diogenes, the Archon of Sirmium, in 1031. [14] Zoe accused her of being part of the conspiracy, and Theodora was forcibly confined in the monastery of Petrion. Zoe later visited her sister and forced her to take religious vows.

Zoe was similarly obsessed with continuing the Macedonian dynasty. [7] Almost immediately upon marrying Romanos, the fifty-year-old Zoe tried desperately to fall pregnant. She tried using magic charms, amulets, and potions, all without effect. [15] This failure to conceive helped alienate the couple, and soon Romanos refused to share the bed with her. [16] Romanos incurred his wife's animosity by paying little attention to her and limiting her spending, [17] while he tolerated her various affairs. [18] Eventually however, in 1033, Zoe became enamoured of her courtier Michael, flaunted her lover openly, and spoke about making him emperor. Hearing the rumours, Romanos was concerned and confronted Michael, but he denied the accusations. [17]

On April 11, 1034, Romanos III was found dead in his bath, and there was speculation that Zoe and Michael had conspired to have him poisoned, then strangled or drowned. [18] [19] Zoe married Michael later the same day, [20] and he reigned as Michael IV until his death in 1041. Although Zoe believed Michael would prove to be a more devoted husband than Romanos, she was sadly mistaken. Michael IV was concerned about Zoe turning on him the way she had turned on Romanos, [21] so he excluded Zoe from politics by placing all power in the hands of Michael's brother John the Eunuch. [22] Zoe was confined again to the palace gynaeceum, and kept under strict surveillance, [21] while Michael’s visits grew more and more infrequent. [8] Nevertheless, the disgruntled empress conspired in vain against John in 1037 or 1038. [7]

By 1041 it was obvious that Michael IV was dying. [23] John the Eunuch, eager to ensure that power remained in his hands, forced Zoe to adopt Michael V, the son of Michael IV's sister. [18] On 10 December 1041, Michael IV died, refusing to the last to see his wife who begged that she be allowed to see him one more time before he died, [24] and Michael V was crowned emperor. [25] Although he promised to respect Zoe, he promptly banished her to a monastery on Principus (one of the Princes' Islands) on charges of attempted regicide. [26] This treatment of the legitimate heir to the Macedonian Dynasty caused a popular uprising in Constantinople, and on April 19, 1042, the people dethroned Michael V in support of not only Zoe, but Theodora as well. Michael V, desperate to keep his throne, initially brought Zoe back from Princes’ Island and displayed her to the people, [27] but his insistence that he continue to rule alongside her was rejected. [28] Key members of the court decided that Zoe needed a co-ruler, and that it should be her sister Theodora. A delegation headed by the Patrician Constantine Cabasilas [29] went to the monastery at Petrion to convince Theodora to become co-empress alongside her sister. [28] At an assembly at Hagia Sophia, the people escorted a furious Theodora from Petrion and proclaimed her empress along with Zoe. [30] After crowning Theodora, the mob stormed the palace, forcing Michael V to escape to a monastery. [31]


Reign

Políticas nacionales

Michael IV was handsome, clever and generous but he was uneducated and suffered from epilepsy. He was initially reliant on others to direct the government in his name. Zoë mistakenly believed that Michael would prove a more devoted husband than Romanos Michael was concerned that Zoë would turn on him the way she had turned on Romanos. Consequently, he excluded her from politics and confined her to the palace gynaeceum (women's quarters) where he had her watched. Michael's visits grew more and more infrequent. Given this background and his health, he left government in the hands of his brother John, who had already become an influential minister under Constantine VIII and Romanos III. ⎙] ⎚]

John's reforms of the army and financial system revived the strength of the Empire against its foreign enemies but increased taxes, which caused discontent among the nobility and the commons. John's monopoly of the government and the introduction of such taxes as the Aerikon led to several conspiracies against him and Michael. Ώ] Poor harvests and famine caused by bad weather and by a locust plague in 1035 exacerbated discontent. When Michael tried to exercise a measure of control over Aleppo, the local citizens drove off the imperial governor. ⎗] ⎛] There were revolts at Antioch, Nicopolis and in Bulgaria. & # 9116 & # 93

In 1034 Michael ordered the arrest of Constantine Dalassenos on suspicion of treason, accused of fomenting insurrection at Antioch. In 1037 Zoë conspired to have John the Eunuch poisoned. Δ] In 1038 Michael's brother, Constantine, suppressed an uprising of the armies in Anatolia. In 1040 a conspiracy involved the priest Michael Keroularios, who became a monk to save his life and was elected Patriarch of Constantinople under Michael's successor. During the Bulgarian uprising of 1040, John the Eunuch arrested suspected plotters in Anatolia and Constantinople who were hoping to take advantage of the turmoil but was unable to capture the Strategos (military governor) of Theodosiopolis, who joined the rebellion and attempted to capture Thessalonica. ⎝] ⎞]

Foreign and military affairs

In military affairs, Michael's reign began badly. The Arabs sacked Myra, the Serbs threw off Byzantine authority and the Pechenegs raided almost at will up to the gates of Thessalonica. The situation was soon stabilised: on the eastern frontier, Arab pirates were either captured or killed the Byzantines captured the Muslim fortress of Berkri, on the eastern shore of Lake Van Edessa was relieved after a long siege and eventually ceded to the empire in 1037. ⎟] ⎠]

On the western front, Michael and John ordered the general George Maniakes to drive the Arabs out of Sicily. In 1038 Maniakes landed in southern Italy and soon captured Messina. He then defeated the scattered Arab forces and captured towns in the west and south of the island. By 1040 he had stormed and taken Syracuse. He almost succeeded in driving the Arabs from the island, but Maniakes then fell out with his Lombard allies, while his Norman mercenaries, unhappy with their pay, abandoned the Byzantine general and raised a revolt on the Italian mainland, resulting in the temporary loss of Bari. Maniakes was about to strike against them when he was recalled by John the Eunuch on suspicion of conspiracy. ⎝] After Maniakes's recall, most of the Sicilian conquests were lost and an expedition against the Normans suffered several defeats, although Bari was eventually recaptured. ⎡] ⎢]

In the north, Pecheneg pressure had initially forced the Serbs to seek the protection of the Byzantine Empire and acknowledge Byzantine authority. In 1040 the Serbs again revolted, as did the Bulgarians. This uprising was partly caused by the heavy taxation in coin (and not, as before, in kind) imposed on Bulgaria by John's policies. It also aimed at the restoration of the Bulgarian state under the leadership of Peter Delyan. The rebels seized Belgrade, proclaimed Delyan Emperor of Bulgaria and then quickly took Skopje. Michael IV made things worse by removing from command the doux of Dyrrhachium, who had been marching against Peter Delyan, accusing him of a conspiracy. His troops, largely Bulgarian, joined the revolt and Delyan laid siege to Thessalonica. Dyrrhachium had been lost and Delyan defeated the Strategos of Hellas. Most of the theme of Nicopolis had risen up against Michael, disgusted with the greed of John the Eunuch. ⎡] ⎣] ⎚]

At this point, Michael's epilepsy left him half paralysed and he developed a severe case of dropsy, which caused his legs to become gangrenous. When he announced that he intended to lead the imperial army against the Bulgarians, his advisors were aghast. Michael set off towards Macedonia with an army of 40,000 men in 1041, assisted by Norse mercenaries, including the future King Harald III of Norway. Gathering his forces at Mosynopolis the Emperor waited for the Bulgarian army. The military position of the Byzantines was aided by internal dissension among the Bulgarians. Michael advanced, relieving Thessalonica then bringing the Bulgarians to battle, defeating them and capturing Delyan. Michael pushed his army aggressively into Bulgaria. The largest remaining Bulgarian contingent was at Prilep in a fortified camp commanded by Manuel Ivats. The Byzantines stormed the camp, scattered the Bulgarians and captured Ivats. The rigours of the campaign brought Michael close to death, but he was able to return to Constantinople in triumph. ⎤] ⎛]

Enfermedad final y muerte

Despite his triumphant campaign, it was now clear to all that Michael was dying. He sought heavenly aid by visiting the shrine of Saint Demetrius at Thessalonica and by building or rebuilding churches. In 1039 he gave monetary gifts to every monk and priest in the empire and also to any parents who made him a godfather to their children. John the Eunuch, eager to ensure that power remained in his hands, forced Zoë to adopt Michael's and his nephew, their sister's son, also named Michael. After taking Holy Orders, on 10 December 1041 Michael IV died, refusing to the last to see his wife, who begged that she be allowed to visit him one more time. His nephew was crowned emperor as Michael V. ⎥] ⎦] ⎡]


Ver el vídeo: Luca o Adrian! A quién elegirá Marinette? School Ball Ladybug y Chat Noir (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Arick

    Gran pensamiento

  2. Michael

    En mi opinión, se cometen errores. soy capaz de demostrarlo.

  3. Nikozuru

    ¡No es una broma!

  4. Mezigar

    Disculpe, que te interrumpiera, pero, en mi opinión, hay otra forma de decisión de una pregunta.

  5. Bean

    La admirable idea



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos