Nuevo

Archivo fotográfico: personal, agentes y activos de la CIA

Archivo fotográfico: personal, agentes y activos de la CIA


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Registros de la Oficina de Servicios Estratégicos 1940-1946 (RG 226)

Los Fondos Especiales eran dinero gastado y en apoyo de operaciones de inteligencia. El dinero provino de cuentas designadas como fondos especiales (sin comprobante), que podrían gastarse sin una auditoría detallada. Para más información, ver

Intercepciones británicas clasificadas

Los documentos clasificados británicos de interceptación consisten en traducciones del tráfico de mensajes alemán interceptado por los británicos. Los registros se refieren a asuntos de inteligencia militar. Los temas incluyen informes de batallas, movimientos de tropas alemanas y aliadas y arreglos de asignación de personal para comunicaciones y reuniones, solicitudes y permisos para desembolsar oro y otras monedas y asuntos de personal local.

Los mensajes se identifican por ciudad emisora ​​y receptora. La mayoría de las interceptaciones son de mensajes hacia o desde ciudades de Yugoslavia. Otros mensajes son hacia o desde ciudades de Albania, Austria, Bulgaria, Hungría, Italia, Alemania, Rumania, Turquía y la URSS. Aunque la mayoría de las etiquetas de las carpetas dicen que los mensajes son solo de una ciudad a otra, muchas de las carpetas incluyen mensajes entre las dos ciudades enumeradas.

Documentación del diario de guerra: 20 rollos de microfilm (Entrada A1 226) [250/64/34/2]
Lista de rollo

Archivos de la Policía Municipal de Shanghai, F.R. Documentos Frazee y otros registros OSS (Entrada A1-222) Casillas 1-7. [190/38/27/5]

Índices de la rama de inteligencia secreta relacionados con proyectos de operaciones especiales, proyectos de inteligencia secreta y archivos de cable, 1942-1947 (entrada UD156A-C. [190/903/28/1 - 4]


Registros de la Oficina de Servicios Estratégicos 1940-1946(Grupo de registro 226)

Los registros de OSS incluyen una gran cantidad de registros relacionados con el personal. Estos incluyen archivos de tipo personal "201" sobre individuos y otros registros como informes de fuerza, informes matutinos, listas de personal, órdenes de viaje y registros médicos y dentales. Para obtener más información, consulte los enlaces específicos a continuación.

Nota de alcance y contenido de los archivos de personal de OSS en el catálogo de archivos nacionales. (Entrada A1-224) [Ubicación: 230/86/26/3]

Esta serie incluye aproximadamente 23,978 nombres de personal de OSS. NARA compiló los nombres en la lista de la base de datos adjunta de las carpetas de registros originales. NARA retuvo la separación de los archivos médicos y no los ha abierto para investigación. Los archivos de personal fueron retenidos por la CIA después de la Segunda Guerra Mundial como agencia sucesora de la OSS. Antes de la transferencia de los archivos a NARA, la CIA destruyó determinadas páginas que consideraban desechables o no registradas.

Registros de la Oficina de Personal, 1942-1946 (Inscripción UD-WX 1569) Casillas 1, 2, 89 - 97. [Ubicación: 230/902/67/4]
Lista de carpetas

Registros de personal de la Sede y del Destacamento de la Sede, 1941-1947 (Entrada UD-WX 1567) [Ubicación: 230/902/68/5]
Lista de carpetas

Registros de la rama de comunicación relacionados con el personal, 1941-1946 (entrada UD-WX 1583) [Ubicación: 230/902/68/1]
Lista de carpetas

Registros de la Subdivisión de Adquisiciones de Personal, 1941-1946 (Entrada UD-WX 1584) [Ubicación: 230/902/68/1]
Lista de carpetas

Registros médicos: exámenes físicos, "tarjetas de enfermedad" de la sala de emergencias y registros dentales, 1943-1946 (entrada UD-WX 1578) [Ubicación: 230/902/66/6]

Los registros médicos no están abiertos para investigación general. El acceso a carpetas específicas solo se puede otorgar en respuesta a una solicitud de Libertad de Información (FOIA) para un nombre específico.

Esta página fue revisada por última vez el 26 de junio de 2017.
Contáctenos con preguntas o comentarios.


Lectura recomendada

Un acto subversivo sobre el conjunto de Patria

El programa de televisión imprescindible de Christian America

El radicalismo suave de la ficción erótica

La agencia ha establecido una máquina de hacer girar muy activa en el corazón de la capital del entretenimiento, que trabaja denodadamente para asegurarse de que el mundo de capa y espada se presente en términos heroicos. Desde mediados de la década de 1990, pero especialmente después del 11 de septiembre, los guionistas, directores y productores estadounidenses han intercambiado una representación positiva de la profesión de espía en proyectos de cine o televisión por accesos especiales y favores en la sede de la CIA.

Desde sus inicios en 1947, la CIA ha estado trabajando encubiertamente con Hollywood. Pero no fue hasta mediados de la década de 1990 que la agencia contrató formalmente a un enlace de la industria del entretenimiento y comenzó a buscar abiertamente un trato favorable en el cine y la televisión. Durante la presidencia de Clinton, la CIA llevó su estrategia de Hollywood a un nuevo nivel, tratando de tomar más control de su propia creación de mitos. En 1996, la CIA contrató a uno de sus veteranos oficiales clandestinos, Chase Brandon, para trabajar directamente con los estudios de Hollywood y las compañías de producción para mejorar su imagen. "Siempre nos han retratado erróneamente como malvados y maquiavélicos", dijo Brandon más tarde. El guardián. "Nos tomó mucho tiempo apoyar proyectos que nos retratan en la luz en la que queremos ser vistos".

La franquicia de Tom Clancy ondeando banderas se convirtió en una pieza central de la propaganda de la CIA en la década de 1990, con una sucesión de actores (Alec Baldwin, Harrison Ford y finalmente Ben Affleck) protagonizando películas como Patriot Games, peligro claro y presente, y La suma de todos los miedos, que enfrenta al atrevido agente Jack Ryan contra una serie de enemigos, desde terroristas hasta capos de la droga sudamericanos y supremacistas blancos con armas nucleares.

La larga relación entre Affleck, un prominente liberal de Hollywood, y Langley parece particularmente desconcertante. Pero la admiración mutua ha valido la pena para todos los interesados. De acuerdo a El guardián, durante la producción de La suma de todos los miedos, el thriller de Clancy de 2002 protagonizado por Affleck, “la agencia estaba feliz de llevar a sus creadores a Langley para un recorrido personal por la sede y de ofrecer acceso [a la estrella] a los analistas de la agencia. Cuando comenzó la filmación, [el enlace de la CIA] Brandon estaba en el set para asesorar ".

Brandon, el hombre de la CIA en Hollywood también fue una presencia frecuente en el set de Alias, la serie de televisión sobre espionaje protagonizada por la entonces esposa de Affleck, Jennifer Garner. La serie, que se estrenó en septiembre de 2001, reflejó la paranoia generalizada de la era posterior al 11 de septiembre, ese clima de ansiedad permanente tan querido por las agencias de seguridad nacional. Creado por la potencia de Hollywood J. J. Abrams, quien reiniciaría las franquicias de Star Trek y Star Wars, el programa presentaba a Garner como Sydney Bristow, un agente encubierto de la CIA que se infiltró en una conspiración global.

En marzo de 2004, la CIA anunció que Garner, que refleja la creciente fusión entre Langley y Hollywood, había filmado un video de reclutamiento para la agencia. "El video enfatiza la misión de la CIA y su necesidad de personas con diversos orígenes y habilidades en idiomas extranjeros", dijo el comunicado de prensa de la agencia. "Milisegundo. Garner estaba emocionado de participar en el video después de que la Oficina de Asuntos Públicos se lo pidiera. El enlace de la industria cinematográfica de la CIA trabajó con los escritores de Alias durante la primera temporada para educarlos sobre el oficio fundamental. Aunque el show Alias es ficticio, el personaje que interpreta Jennifer Garner encarna la integridad, el patriotismo y la inteligencia que la CIA busca en sus oficiales ".

A medida que Hollywood se incorporó cada vez más a Langley después del 11 de septiembre, los empleados de la CIA a menudo veían a sus colegas de asuntos públicos dando a varias celebridades recorridos personalizados por la sede. “No puedo decirles cuántas veces sucedió esto”, recordó el ex oficial de la CIA John Kiriakou. Regularmente se topaba con un desfile de tipos de Hollywood, incluidos Harrison Ford y Ben Affleck. A menudo se preguntaba por qué a estos actores se les permitía caminar por una instalación ultrasecreta. "¿Porque va a interpretar a un tipo de la CIA en una película? ¿Ese es el criterio ahora? ¿Solo tienes que ser amigo de la agencia y puedes entrar y pasear? Mientras tanto, las personas que están encubiertas tienen que caminar por los pasillos con las manos sobre la cara porque estas personas no están autorizadas. Es una locura."

La inversión de Langley en Ben Affleck, y viceversa, rindió grandes dividendos con la película de 2012 enormemente popular, aunque objetivamente cuestionada. Argo, dirigida por Affleck, quien también interpretó al maquillador de la CIA Tony Mendez. Basado en 2007 Cableado artículo de Joshuah Bearman, Argo contó la [especie de] historia real de cómo la CIA rescató a varios rehenes estadounidenses en Teherán, con la ayuda de Méndez, quien montó una compañía de producción de Hollywood falsa y pretendía rodar una película de ciencia ficción y fantasía en Irán. Según Richard Klein, un consultor que ayuda a conectar los estudios de Hollywood con la CIA y otras agencias gubernamentales, Argo fue la primera película en obtener permiso para filmar dentro de la sede de Langley en quince años.

Argo se tomó muchas libertades con la verdad, todas ellas encaminadas a hacer que Langley y Hollywood parecieran más heroicos. Por ejemplo, el importante papel desempeñado por la embajada canadiense en ayudar a los rehenes a escapar se dejó de lado a los fines de la narración. Y a pesar de la dramática conclusión de la película, no hubo guardias revolucionarios iraníes armados en jeeps por la pista detrás de un avión a reacción lleno de estadounidenses que huían. Pero la película se ganó al público con su entretenida historia de una travesura al estilo de Misión Imposible de la vida real, mientras presenta a la CIA en la luz más brillante posible. De hecho, Argo—Que ganó tres premios de la Academia, incluida la Mejor Película, y cosechó más de $ 230 millones en taquilla— posiblemente se ubica como el golpe de propaganda más exitoso de la agencia en Hollywood.

"Eso fue un grand slam", observó el ex oficial de la CIA Robert Baer, ​​cuyas memorias No ver el mal inspiró su propia historia cinematográfica de intrigas extranjeras, la película aclamada por la crítica de 2005 Syriana, con George Clooney interpretando a un oficial ficticio de la CIA basado en parte en Baer. Pero, agregó Baer, Argo “No tuvo nada que ver con la realidad. Cualquiera involucrado en esa operación lo sabe. La unidad para la que trabajó Méndez es ficticia. Él era un maquillador. Hizo el primer bigote que usé. No se supone que duren mucho tiempo, así que no recuerdan tu cara ". Cuando la gente le pregunta a Baer cuál cree que es la mejor película que se ha hecho sobre la CIA, les dice que vean la película de HBO El alambre. “Es la misma burocracia, política y ambición sin sentido”, explicó. "Todas las demás tonterías con las que te encuentras en un departamento de policía, te las encuentras en inteligencia".

Aunque su personaje principal, Carrie Mathison (Claire Danes), es una oficial bipolar de la CIA que debe tomar medicamentos para no sufrir crisis mentales y que frecuentemente viola todo tipo de protocolos, incluso durmiendo con los objetivos de su investigación, el drama televisivo Showtime. Patria, que se estrenó en 2011, se ha convertido en un favorito en la sede de la CIA.

"Hay un aprecio por el programa [en los círculos de seguridad nacional]", confirmó Alex Gansa. PatriaCo-creador. "Realmente no escuchamos ninguna crítica oficialmente o en un canal secundario sobre el programa o el personaje [de la CIA]".

La idea original de Patria provino de una serie de televisión israelí llamada Hatufim, o Prisioneros de guerra, que mostraba a los soldados israelíes que regresaban de años en cautiverio, un cuento clásico de regreso a casa tan antiguo como La odisea. Pero durante varias temporadas, Patria se ha convertido en una plataforma para que Gansa explore todos los aspectos más convincentes y controvertidos de la guerra contra el terrorismo desde un punto de vista pro-CIA confiable. “No tiramos golpes”, insistió Gansa. “Somos críticos con nuestra protagonista y los objetivos que le encomiendan sus superiores. Intentamos de manera vigorosa mostrar ambos lados y no ser polémicos ”.

Gansa dijo que el programa nunca se filmó dentro de la sede de Langley, pero que él y varios actores del programa fueron invitados a pasar el día allí. "Nos sentamos al otro lado del escritorio con veinte o treinta oficiales de inteligencia". En un momento, el director de la CIA, John Brennan, hizo acto de presencia. Mientras visitaba la sede de la CIA, a Mandy Patinkin, que desempeña el papel del jefe de Mathison, Saul Berenson, jefe de operaciones en Oriente Medio, se le permitió visitar la oficina de Brennan. “Entonces sucedió algo muy divertido”, recordó Gansa. “Separaron a las personas que habían nacido en Estados Unidos de las que no lo eran”. Este grupo incluía al propio Gansa, nacido en Filipinas, así como al actor británico Damien Lewis y a la actriz brasileña-estadounidense Morena Baccarin. “No se nos permitió entrar en esa parte del edificio donde se podía ver a una persona encubierta real. Ni siquiera se nos permitió dónde estaba la tienda de regalos porque posiblemente se podía ver el interior de la cafetería. Nos sentíamos muy excluidos ".

Hay una puerta giratoria entre la CIA y Hollywood con respecto a programas como Patria. Después de dos temporadas, como PatriaEl enfoque cambió al extranjero y comenzó a ceñirse más a los hechos reales, Gansa ofreció un trabajo de consultoría al ex subdirector de la CIA John MacGaffin, cuyo primo, Henry Bromell, era uno de los escritores originales del programa y cuyo padre, Leon, había trabajado como oficial de la CIA en El Cairo, Teherán y Kuwait. Un guionista exitoso para Homicidio: la vida en la calle y Exposición norte, entre otros, Bromell murió de un ataque cardíaco en 2013. “Henry me llamaba ocasionalmente cuando estaba haciendo cosas, incluida la primera parte de Patria”, Recordó MacGaffin. “Le daba respuestas claras y sinceras, y me di cuenta de que se las estaba dando a todos los escritores. En su funeral conocí a Alex Gansa y me presentó a todos los escritores. Me dijeron que cada vez que se atascaban [en un problema de la historia], decían: 'Hablemos con John MacGaffin'. Me alegro de no saberlo o habría fallado todas mis pruebas de polígrafo ".

Cada año desde que ha estado vinculado a Patria, Dijo MacGaffin, Gansa, Danes, Patinkin y varios de los escritores del programa lo visitan en Washington, DC “Durante tres días, nueve o diez horas al día, los reviso con personas que están retiradas de la agencia, el FBI y el Departamento de Estado ”, dice. “Traje a una variedad de personas que pueden hablar y les dije que no hay dinero en esto para ustedes, pero si creen en lo que hacemos como agencia, esta es una oportunidad para pasar un tiempo trabajando en lo mejor y más- visto la historia sobre nuestro antiguo negocio. Todos han dicho que vale la pena hacerlo ". MacGaffin recuerda haberle dicho a su amigo David Ignatius: el El Correo de Washington columnista y novelista espía con vínculos amistosos con la CIA desde sus días en la cobertura de la guerra civil libanesa, que estaba trabajando en el programa. "No sabía que estabas haciendo esto", le dijo Ignatius. "Ahora sé por qué me gusta tanto el programa".

Es una cultura de colaboración acogedora. Y aunque la participación de ex-fantasmas como MacGaffin y sus antiguos colegas inevitablemente le da al programa un tono realista y un sentido preciso de espionaje, esta verosimilitud tiene un precio: refuerza un sesgo ya inherentemente pro-agencia en la serie de espionaje. En la quinta temporada del programa, que fue filmada en locaciones en Alemania, un personaje claramente basado en la compañera periodística de Snowden, Laura Poitras (incluso fue nombrada "Laura" en el programa) es retratado como celosamente comprometido con el principio de libertad de información y la clandestinidad "hacktivista" que pone a Berlín en grave riesgo de un ataque con gas nervioso por parte de terroristas islámicos. Y mientras Patria'Si los protagonistas de la CIA son retratados como héroes imperfectos y, a menudo, atormentados, la conclusión es que son héroes. Sus antagonistas militantes islámicos, por otro lado, generalmente son filmados en sombras conspirativas y son retratados como fanáticos cuyas almas se han torcido por años de lucha contra Occidente. Los legítimos agravios que puedan tener las poblaciones musulmanas de Oriente Medio, tras décadas de imperialismo occidental, explotación y violencia, apenas se mencionan.

Antes Patria, Alex Gansa trabajó como escritor en la séptima y octava temporada del programa de televisión Fox. 24, la serie que desató un acalorado debate sobre la forma en que justificaba la tortura como herramienta para combatir el terrorismo. Es difícil concebir un programa de televisión más descaradamente manipulador que 24 en la era posterior al 11 de septiembre, con su constante asedio de enemigos despiadados, imágenes de reloj de cuenta regresiva y banda sonora palpitante, todo sirvió para aumentar el nivel de ansiedad del pueblo estadounidense y nuestra voluntad de aceptar medidas de seguridad extremas en nombre del público la seguridad.

Gansa reconoció que el comportamiento del personaje principal del programa, el agente Jack Bauer (Kiefer Sutherland) de la "Unidad contra el terrorismo", tenía la intención de ser un pararrayos para la controversia. “Jack torturó a la gente y funcionó, en el contexto de una situación de bomba de tiempo y, por supuesto, en la vida real, eso nunca sucede. El programa recibió muchas críticas por eso. Lo interesante es que debido a 24, la cultura popular se convirtió en el tema de conversación que provocó el debate ".

Pero Gansa no asumió la responsabilidad de ayudar a crear un clima cultural en el que las entregas extraordinarias de la CIA, los sitios negros y los interrogatorios mejorados se convirtieron en parte de la nueva norma aceptable durante los años Bush-Cheney. En algunas formas, 24—Que disfrutó de una carrera larga y exitosa, de 2001 a 2010— se convirtió perfectamente en Patria. Aunque la serie Showtime de Gansa es mucho más compleja que el thriller de Fox, existe el mismo tema subyacente de que los guardianes de nuestra nación deben estar dispuestos a tomar medidas drásticas, incluso si hay daños colaterales, incluso si personas inocentes sufren, incluso si los corrompe. las propias almas de los agentes de seguridad. En cierto modo, Carrie Mathison de Claire Danes es simplemente una versión más sofisticada de Jack Bauer de Sutherland.

Hollywood le dio a Langley otro regalo de propaganda en el creciente debate sobre la tortura cuando la película Cero treinta oscuro fue estrenada en 2012. La película reunió a la directora Kathryn Bigelow y al guionista Mark Boal, el equipo creativo detrás de El casillero herido, una descripción áspera de una unidad de desactivación de bombas del Ejército de los EE. UU. en Irak que ganó el Premio de la Academia a la Mejor Película en 2009. Bigelow y Boal intentaron traer la misma sensación de realidad apasionante a su nuevo proyecto, que pretendía contar la "historia de la mayor persecución de la historia del hombre más peligroso del mundo", Osama bin Laden. Cuando el presidente Obama anunció el 1 de mayo de 2011 que un equipo de élite de los SEAL de la Marina de los EE. UU. Acababa de matar a bin Laden en un complejo en la ciudad paquistaní de Abbottabad, la CIA ya estaba ayudando a Boal con un guión que involucraba la fuga de bin Laden de la Tora Bora. complejo de cuevas en Afganistán. Ahora que tenía un final concreto para la historia de Bin Laden, Boal comenzó a reescribir. Él y Bigelow también comenzaron a presionar a los funcionarios de la CIA y del Pentágono para que tuvieran el mayor acceso posible a las personas involucradas en la caza y muerte de Bin Laden. En otras palabras, los creadores de Cero treinta oscuro estaban profundamente arraigados en el mundo de la seguridad de EE. UU. desde el principio.

Según un informe del inspector general del Departamento de Defensa, el entonces director de la CIA, Leon Panetta, parecía tener polvo de estrellas en los ojos ante la perspectiva de una versión hollywoodense de la búsqueda de bin Laden. El jefe de la CIA esperaba que Al Pacino lo interpretara en la película. (El papel fue en cambio para el Sopranos estrella James Gandolfini.) Panetta permitió que Boal asistiera a una reunión de junio de 2011 en Langley que estuvo cerrada a la prensa y a la que asistieron todos los actores principales de la operación. El jefe de la CIA también le dio a Boal los nombres de las personas cuyo papel en la misión aún era secreto y compartió otra información clasificada con los realizadores.

Una solicitud de la FOIA sobre la película presentada por Judicial Watch, un grupo conservador de vigilancia, mostró una serie de correos electrónicos entre los cineastas y Langley que demostraron aún más cuán ansiosa estaba la CIA por apoyar el proyecto. El 7 de junio de 2011, la portavoz de la CIA, Marie E. Harf, argumentó que tanto la agencia como el Pentágono deberían respaldar la película de Boal / Bigelow sobre los proyectos en competencia. "Sé que no elegimos favoritos, pero tiene sentido apoyar a un caballo ganador", escribió. “La película de Mark y Kathryn será la primera y la más grande. Tiene la mayor cantidad de dinero detrás y dos ganadores del Oscar a bordo ".

Varias semanas después, el 20 de julio, Boal le envió un correo electrónico al entonces director de Asuntos Públicos de la CIA, George Little, y le agradeció por "apoyarlo", lo que estaba seguro de que había marcado "toda la diferencia". La respuesta de Little no intentó ocultar el placer de la agencia. "No puedo decirte lo emocionados que estamos todos", escribió. "PD: quiero que sepas lo bien que he estado sin mencionar las entradas para el estreno".

Cuando los realizadores terminaron el trabajo de preproducción, enviaron numerosos correos electrónicos a Langley pidiendo ayuda incluso en los detalles más mínimos, incluido el plano del complejo de Abbottabad. “Ok, lo verifiqué con nuestra gente y ese plano coincide con lo que tenemos”, respondió un portavoz. "Nos parece legítimo".

Con eso logrado, Boal y Bigelow solicitaron aún más información sobre el edificio. "¿Le importaría buscarnos algunas de las especificaciones del tercer piso", preguntaron en un correo electrónico. “Construiremos una réplica a gran escala de la casa. ¡Incluidos los habitantes del corral de animales! " Los registros muestran que la CIA respondió de inmediato con la promesa de ayudar. "¡Decir ah! ¡Por supuesto que no me importa! " escribió un portavoz. "Trabajaré en eso mañana".

La asociación entre Langley y el Cero treinta oscuro los cineastas demostraron ser tan estrictos que los reporteros de seguridad nacional se sintieron menospreciados. "Muchas otras personas que cubrieron el ritmo como lo hice yo en esa búsqueda de bin Laden; no nos acercamos a ese tipo de cooperación de la agencia para contar la historia interna", dijo el El Correo de Washington El reportero de inteligencia Greg Miller luego le dijo a PBS Frontline.

Al final, la enérgica cooperación de la CIA con Boal y Bigelow valió la pena enormemente, con Cero treinta oscuro sirviendo como la pieza de propaganda más efectiva para el programa de tortura de la agencia desde el 24. La película argumentaba que la captura de bin Laden no habría sido posible sin información que fue obtenida bajo tortura. Es posible que los realizadores se hayan esforzado mucho para retratar con precisión los detalles más pequeños del complejo de bin Laden. Pero en este tema fundamental, violaron descaradamente la verdad.

Después de que la película fue lanzada en diciembre de 2012, fue objeto de un fuerte ataque por parte de la senadora Dianne Feinstein, quien presidió la investigación de tortura del comité de inteligencia del Senado, y el senador John McCain, víctima de tortura a manos de los norvietnamitas. Como determinó el comité del Senado, los interrogadores de la CIA no obtuvieron información útil al torturar a sus víctimas, ya sea con respecto al paradero de Bin Laden o cualquier otro problema de seguridad importante. El rechazo de McCain a la premisa amigable con la CIA de la película fue particularmente persuasivo: “Sé por experiencia personal que el abuso de prisioneros producirá más inteligencia mala que buena. . . Actuar sin conciencia no es necesario, ni siquiera es útil para luchar en esta extraña y larga guerra que estamos librando ".

Feinstein, quien compartió las convicciones de McCain sobre la tortura, estaba indignado por Cero treinta oscuro, saliendo de una proyección especial organizada para ella a los quince o veinte minutos de la película. "No pude manejarlo", explicó. "Porque es tan falso".

En septiembre de 2015, el Vicio El reportero Jason Leopold publicó una historia basada en el propio informe del Inspector General de la CIA, titulado "Posibles violaciones éticas que involucran a productores de cine", que reveló detalles aún más vergonzosos sobre la acogedora relación de la CIA con Boal y Bigelow. Al final resultó que, los realizadores habían cenado y bebido con funcionarios de la agencia en Hollywood y en un hotel cerca de la sede de la CIA, acumulando rutinariamente miles de dólares en facturas de restaurantes. En un momento, el informe del Inspector General indicó que una oficial de la CIA mencionó que le gustaba la diseñadora de moda Prada. Boal respondió diciendo que "conocía personalmente a la diseñadora y le ofreció entradas para un desfile de modas de Prada".

El mismo oficial cenó más tarde con los cineastas en el hotel Ritz Carlton en el exclusivo vecindario de Georgetown en Washington, DC, donde, como regalo de agradecimiento, Bigelow, que acababa de regresar de filmar un comercial en Tahití, le dio un par de "Pendientes de perlas negras de Tahití". (El oficial le dio las joyas a Langley para que las evaluara, y así se enteró de que eran falsas). Una botella de tequila que Boal le dio a otro oficial, que supuestamente valía “varios cientos de dólares”, se podía comprar por $ 100. Ninguno de los oficiales se quedó con los obsequios y el informe los eximió de cualquier irregularidad. Pero incluso Gansa y MacGaffin estaban desconcertados por las libertades con la verdad tomada por Boal y Bigelow con respecto a la tortura de la CIA.

Gansa dijo que Cero treinta oscuro La controversia ilustra los peligros de trabajar con consultores de agencias que pueden tener sus propias agendas. "Estaba tan molesto por esa película", dijo Gansa. “Claramente, Mark y Kathryn investigaron pero escucharon a un consultor que sintió que la tortura claramente funcionó y condujo a la captura de Osama bin Laden. Mucha gente discutiría eso, ¿representar eso como la verdad y exponerlo a millones de personas? No tomas la palabra de una persona como un evangelio y la presentas como un hecho ".

El escritor y director Peter Landesman estuvo de acuerdo en que algunos cineastas se deslumbran con demasiada facilidad ante los consultores que ofrecen historias de capa y espada de sus vidas clandestinas. Landesman, quien trabajó como corresponsal extranjero en Pakistán después del 11 de septiembre y escribió historias de seguridad nacional para Los New York Times Revista, estaba equipado con un mejor medidor de estupideces que la mayoría de los cineastas cuando llegó a Hollywood.

“He tenido varios tratos con la CIA, tanto como periodista como como guionista”, dijo. “Aprendí rápidamente que nunca, nunca, podría tomar lo que dice un oficial u operativo al pie de la letra. Están programados para desviar, incluso extraoficialmente. Además, como funcionarios mal pagados y con exceso de trabajo, con frecuencia tratan de sacar provecho de su experiencia. Casi siempre, inflan su papel y su propia participación ”.

A medida que la guerra contra el terrorismo avanza sin cesar y el estado de vigilancia continúa insertándose en todos los aspectos de la vida estadounidense, será interesante ver si Hollywood finalmente comienza a dar una mirada más crítica al complejo de seguridad nacional. Pero las tendencias recientes no son alentadoras. Con pocas excepciones, Hollywood ha funcionado durante mucho tiempo como una fábrica de propaganda, produciendo películas de fantasía de venganza patriotas en las que el público estadounidense puede exorcizar a sus demonios posteriores al 11 de septiembre al ver la satisfactoria matanza de innumerables yihadistas en pantalla. Este desfile interminable de agentes secretos de mandíbula cuadrada y comandos barbudos y enérgicos enfrentados a locos musulmanes morenos recién salidos del casting central ha sido ayudado e instigado por una CIA recientemente envalentonada, muy feliz de ofrecer sus "servicios" a Hollywood.

Esta artículo ha sido extraído del próximo libro de Nick Schou, Asustado: cómo la CIA manipula a los medios y engaña a Hollywood.


Leer los documentos

Fuente: Proyecto de desclasificación de Argentina

Un resumen de la CIA de la Operación Cóndor al NSC de la Administración Carter afirma que en 1976, "Brasil acordó proporcionar equipo para 'Condortel', la red de comunicación del grupo". "El sistema de comunicaciones de Condor utiliza tanto voz como teletipo".

Fuente: Proyecto de desclasificación de Argentina

La CIA informa que “Todos los países pertenecientes a la organización Condor mantienen comunicaciones… el sistema de cifrado empleado por Condor es un sistema de máquina manual de origen suizo dado a todos los países Condor por los brasileños y que lleva la designación CX52. La máquina es similar en apariencia a una vieja caja registradora que tiene números, manijas deslizantes y un dial operado manualmente en el costado que se gira después de cada entrada ".

Según el informe de la gira de William Friedman [véase el Documento 6 a continuación], Boris Hagelin envió máquinas similares a la CX52 a la NSA para su prueba. El CX52 era una de las máquinas insignia de la empresa suiza Crypto A.G.

Fuente: Proyecto de Documentación Argentina

“[A] fines de 1977, Argentina proporcionó el equipo Hagelin Crypto H-4605 a Condortel para mejorar la seguridad de sus redes de teletipo”. “Las comunicaciones para las operaciones en América Latina serán proporcionadas por las instalaciones de Condortel. Las operaciones realizadas en otros lugares se basarán en mensajes codificados transmitidos por cable público o instalaciones telefónicas ... ”Las máquinas Condor proporcionadas por Argentina (H-4605) son similares, si no una variante, de la Crypto H-460 que según el Washington Post es "Una máquina totalmente electrónica cuyo funcionamiento interno fue diseñado por la NSA".

Fuente: Proyecto de desclasificación de Argentina

“En la actualidad un militar argentino, jefe del sistema de comunicaciones de Condor (Condortel), supervisa la instalación del sistema de telecomunicaciones en el Ministerio de Defensa Nacional de Ecuador. Este sistema de comunicaciones está prestado a Ecuador hasta que pueda comprar su propio equipo ”.

Fuente: Colección de artículos oficiales de William F. Friedman

En la parte III del informe titulado "El enfoque de Hagelin según lo autorizado por la USCIB ...", el eminente criptólogo estadounidense William Friedman narra una conversación con Boris Hagelin, director de la empresa líder de máquinas de cifrado neutrales Crypto A.G. Friedman, destaca el interés de la inteligencia estadounidense en "mantener el status quo con respecto al llamado 'entendimiento de caballeros' alcanzado en enero de 1954". Hagelin "... dijo que no necesitaba tiempo para pensar en el asunto", mientras que Friedman "... agradeció a Hagelin por su pronta aceptación de nuestra propuesta ..." [USCIB se refiere a la Junta de Inteligencia de Comunicaciones de Estados Unidos, un organismo supervisor superior en ese momento. ]

Al relatar su gira de 7 días a Crypto A.G., Friedman describe los problemas discutidos con Hagelin. Hay descripciones técnicas extensas de los modelos más recientes y de los países clientes potenciales basados ​​en las fortalezas relativas de las máquinas. El documento está intercalado con muchos intercambios que sugieren un entendimiento continuo entre la NSA y el Director de Crypto A.G.

En un momento, cuando se habla de un modelo de cifrado más complejo, Hagelin señala: "Esperaremos hacer ese modelo si quieres que lo mantengamos". En respuesta, Friedman afirma: "Le dije que pensaba que esto podría ser aconsejable y que, en cualquier caso, querríamos uno de estos modelos lo antes posible".

En otra sección, al discutir la rehabilitación del antiguo C-446, Friedman escribe “[Esto] ofrece ciertas ventajas potenciales a UKUSA porque una vez que estas herramientas hayan sido rehabilitadas, Hagelin podrá (como él mismo me mencionó) hacer más C -446 de los que necesita el gobierno para el que está haciendo este viejo modelo. En otras palabras, me estaba insinuando que esta rehabilitación le permitiría suministrar a ciertos clientes un modelo casi como el M-209. Este modelo es, por supuesto, más fácil de resolver que los nuevos modelos ".

Este informe es parte de un tesoro de más de 52.000 páginas de registros personales y correspondencia de Friedman. publicado por la Agencia de Seguridad Nacional en 2015.

Fuente: Solicitud de revisión de desclasificación obligatoria del Archivo de Seguridad Nacional

En la página 82, este informe histórico de la NSA dice: “Las revelaciones públicas basadas en la ideología se pusieron de moda con la publicación en 1975 de Inside the Company - A CIA Diary del ex agente de la CIA Phillip Agee. Aunque el objetivo de Agee era la organización de operaciones encubiertas de la CIA, sabía mucho sobre SIGINT y reveló lo que sabía. He claimed, for instance, that NSA had used close-in techniques to intercept plain text from the UAR embassy in Montevideo, Uruguay. He also claimed that Swiss-built Hagelin machines had vulnerabilities which NSA exploited to obtain plain text.”


Why Mormons Make Great FBI Recruits

A few years back, when the Pew Research Center surveyed Mormons in America about their place in society, more than 60 percent of the participants said that Americans “are uninformed about Mormonism.” Mormons make up about 2 percent of the American population—about the same as Jews—but they’re not sure that the rest of the country quite understands or accepts them. Overwhelmingly, most Mormons described misperceptions about their religion or “lack of acceptance in American society.”

But there’s at least one place in American society where Mormons have found an unusual degree of acceptance—in agencies like the Department of Homeland Security, the FBI and the CIA, which see Mormons as particularly desirable recruits and have a reputation for hiring a disproportionate number of people who belong to the church. 

While this comes as a surprise to most people, in Washington and particularly among people who work with or report on intelligence and law enforcement, it’s common knowledge. And occasionally it leaks into popular culture: In his 2009 memoir Agent Bishop, Mike McPheters describes his years doubling as a FBI agent and Mormon bishop—a community leadership position he inherited from another FBI agent. More recently, a (controversial) subplot on ABC’s Quantico featured a Mormon recruit whose upstanding reputation hid a dark secret.

But, in reality, Mormons end up in these agencies for perfectly logical reasons. The disproportionate number of Mormons is usually chalked up to three factors: Mormon people often have strong foreign language skills, from missions overseas a relatively easy time getting security clearances, given their abstention from drugs and alcohol and a willingness to serve.

There have been Mormon FBI agents since early in the bureau’s history. Some accounts allege that J. Edgar Hoover had a particular interest in recruiting Mormon agents: one well-known Mormon leader, J. Martell Bird, served in Hoover’s heyday, from the 1940s through the end of the 󈨀s, and there’s a famous story of a Mormon agent who, in 1940, just five years after the modern FBI was born from an earlier Bureau of Investigation, was tasked with supporting the agency’s first double agent, in Germany.

But it wasn’t until the 1970s that outsiders started paying close attention and turning up connections between prominent Mormons and the CIA, Watergate conspiracy, and other government activities. One 1975 report on the CIA, for instance, included the tidbit that one Mormon-owned PR firm made some “overseas offices available…as cover for Agency employees operating abroad.” And in the 1980s a BYU professor told the authors of The Mormon Corporate Empire, a 1985 social science study on the church and its power, that “we’ve never had any trouble placing anyone who has applied to the CIA.”

“Every year, they take almost anybody who applies,” he said.

It was around this time, too, that two cases put the Mormon members of the FBI dramatically into the public eye. In 1984, FBI agent Richard W. Miller was arrested he later became the first FBI agent ever to be indicted for and eventually found guilty of spying for the Soviet Union. (Miller wasn’t the first Mormon to be in this position, though: earlier in 1984, a Mormon who had worked in Army intelligence was arrested for passing secrets to the Soviets.) Miller had been recruited at BYU in the 1960s, the New York Times informó. At the time, the FBI had been particularly interested in candidates with strong Spanish skills, and Miller had minored in the language. By the 1980s, though, he was under close supervision at work and had started dabbling in petty theft, when a Soviet woman approached him.

A class early in the history of BYU (Photo: B.F. Larsen/Brigham Young University) 

Miller had been assigned to interview emigrés like Svetlana Ogorodnikov, but she was much better at her job than he was at his. His performance as an agent had been lackluster, and his personal life was not going much better, as, not long before his arrest, he was excommunicated from the Mormon church for adultery. Soon, he and Svetlana were sleeping together, and discussing plans to exchange information for money. Miller later said he was trying to use Svetlana as a source, not the other way around, but he did pass a classified document to her and her husband, Nikolay.

After Miller had told his superiors about his relationship with Svetlana, at his trial, testimony revealed a tangle of religion and work at the Los Angeles bureau where he worked. One Mormon FBI agent said that he’d understood that Miller had been put under his command, on a prestigious counterintelligence squad, “because of our common religious background.” Another agent, Matt Perez, testified that Richard T. Bretzing, the head of the L.A. bureau and a Mormon bishop, had protected Miller and kept him from being fired.

Not long before Miller’s Soviet dalliance came to light, Perez, a Latino FBI agent, had filed his first discrimination complaint with the equal employment opportunity office. In the course of the next few years, he, along with more than 300 other agents, would file a class action suit against the FBI for racial and religious discrimination. Part of their complaint was that their Mormon higher-ups had favored agents of their own religion.

The judge ruled in the Hispanic agents’ favor, on the racial discrimination charge, and though he rejected the religious discrimination charges, he did write that the testimony at the trial showed that Mormon leader “made personnel decisions which favored members of their church at the expense of Hispanic class members.”

Together, these two cases, which were extensively covered by the media, lodged a new idea in the public mind: There was a “Mormon mafia” in the FBI.

The Mormon Temple in Salt Lake City (Photo: Niro87/Wikimedia) 

It’s hard to put exact numbers on this phenomenon, either then or now. The agency’s public demographic statistics do not include the religious backgrounds of its officers, but the FBI isn’t known for its diversity. Even after its Hispanic officers won that discrimination case and after other lawsuits over similar issues of hiring practice, most people working for the FBI are white men.  What is known is that agencies like the CIA and FBI still recruit at BYU, looking for students with language skills and an interest in public service, although even the university doesn’t know how many of its students ultimately end up in these jobs. “We’ve tried to track down employment and recruitment numbers, and it’s really hard to pin this down,” a BYU spokesperson said.


What's New on the Electronic Reading Room?

Current/Central Intelligence Bulletin Collection

Central Intelligence Bulletin

Harry Truman was the first U.S. president to receive a daily intelligence digest. At his direction, the Daily Summary began production in February 1946, and continued until February 1951. President Truman was pleased with the product, but a survey group commissioned by the National Security Council in 1949 was critical of the Daily Summary and issued several recommendations to improve it. The new version, called the Current Intelligence Bulletin, began production on 28 February 1951, and this remained the format of the president's daily digest through Dwight Eisenhower's two terms, although it was retitled the Central Intelligence Bulletin in 1958. The Current/Central Intelligence Bulletin grew longer than its predecessor over time with the addition of more items and more analysis, and would eventually contain more graphics as printing technology improved.

2 January-30 June 1961

The new Kennedy Administration confronted a full array of international issues in 1961. In April, a group of CIA-trained Cuban exiles landed at the Bay of Pigs on the southern coast of Cuba with the goal of overthrowing the Fidel Castro regime and establishing an anti-Communist government. The outnumbered invading force was quickly repelled by Castro's troops. The year's reports were dominated by the worsening Congo crisis, with the fragmentation of the country widening despite the efforts of the United Nations, and US concern over the high tempo of Soviet testing of space vehicles and intercontinental ballistic missiles. The situation in Laos deteriorated, as the Communist Pathet Lao insurgency gained strength against the US-backed Royal Lao government.

The changes at the CIA following the Bay of Pigs included a format update for the president's daily intelligence report. The new version, called the President's Intelligence Checklist (PICL), was first delivered on 17 June 1961. The Central Intelligence Bulletin continued to be produced as a separate publication until 10 Jan 1974, when it was replaced by the National Intelligence Daily. The PICL, however, was the president's primary written intelligence source through the remainder of the Kennedy Administration. The Kennedy PICL reports are available here

This historical release includes: the Central Intelligence Bulletin reports from 2 January-30 June 1961 (2752 pages).

This release is the thirteenth and final release in the Current/Central Intelligence Bulletin series.

See the Current/Central Intelligence Bulletin Collection

Aquiline

aquiline adj. of or like the eagle.

Aerial intelligence collection platforms have played a critical role in US national security from the earliest beginnings of aviation. CIA's 1960s OXCART Program and its use of U-2s are examples of collection innovations that have kept US leaders informed about adversaries' capabilities and intentions. Despite their success, however, use of these platforms carried significant risks and repercussions, including detection and even pilot loss, such as the downing of the U-2 flown by Francis Gary Powers in 1960. Ever-evolving research by the CIA led to the development concept of unmanned aerial vehicles (UAVs) as collection platforms. An innovative Agency program in the 1960s codenamed Aquiline was the very first to test this concept. Based initially on the study of flight characteristics of birds, Aquiline was envisioned as a long-range vehicle that could safely and stealthily provide a window into denied areas such as the Soviet Union through photography and other capabilities, and would even support in-place agent operations. While it never became operational, the concept proved invaluable as a forerunner to today's multi-capability UAVs.

Learn more about CIA's early eagle (40 documents/289 pages).

The Collapse of Communism in Eastern Europe: A 30-Year Legacy

The Collapse of Communism in Eastern Europe: A 30-Year Legacy

This collection includes a broad sampling of articles from the National Intelligence Daily—the CIA's principal form of current intelligence analysis at the time—from February 1989 to March 1990. These articles represent much of the Agency's short-term analysis of events unfolding in Central and Eastern Europe as popular opposition to Soviet misrule erupted and quickly surpassed anything the Communist regimes were prepared to understand or to which they could respond. The material also represents a major source of information and insight for US policymakers into what was happening in these countries, where the situation was heading, and how a collapse of Communist rule in Europe and the beginnings of the breakup of the Soviet Union would impact Europe and the United States.

Please note: Some of the material is marked "NR" or "not relevant." This means that material is unrelated to events in Central and Eastern Europe, and was therefore not reviewed for declassification as part of this collection.

Learn more about the collapse of Communist rule in Europe (105 documents/151 pages)


The most secretive jobs in the CIA – the spies – work in an area officially known as "Clandestine Service." More specifically, these employees are operations and collection management officers who work in foreign countries. They develop relationships with people from whom they can gather valuable foreign intelligence on a regular basis. Clandestine Service employees usually have exposure to foreign countries, cultures and languages, and spend a majority of their career living outside the United States.

In order to protect sources and methods, and in the interest of maintaining national security, most CIA employees can't discuss their work, even with family. However, many CIA officers are able to discuss the general areas in which they work with immediate family without revealing specific details of what they do every day. When CIA officers travel, they may not be able to tell their families about their travel destinations however, families always have a way to contact someone at the CIA to find out where an officer is located in case of emergency.


Air Branch Operations

In the run up to Operation Eagle Claw in 1980, the aborted US operation to rescue American hostages from Tehran, the CIA were invovled in an operation to recon the proposed desert staging area inside Iran. 2 CIA pilots, operating a CIA DH6 Twin Otter, flew a USAF Combat Controller (CCT) and his motorbike from Oman to the proposed staging area at Dasht-e-Kavir. Flying at night and below radar coverage, the CIA plane landed in the desert, delivering the CCT who surveyed and marked out a runway on the desert floor before being flown out again, all without being detected. (1)

In Honduras, in 1985, CIA pilots flew Beechcraft King Air light aircraft modified with antennas and RF listening equipment, in support of signals intelligence (SIGINT) operations carried out by the Intelligence Support Activity (ISA). (2)

In recent times, Air Branch have operated MI-8 and Mi-17 helicopters in support of special operations in Afghanistan and Iraq. In the early stages of Operation Enduring Freedom, SAD helicopter flights inserted Ground Branch operatives and Army Special Forces into the country. Aside from ferrying SAD agents around the battlefield, they also acted as aerial surveillance platforms. Fitted with thermal imaging devices, and carrying SAD photographers, CIA helicopters scoured the mountains, valleys and desert plains for Taliban and Al Qaeda forces.

CIA Twin Otters and Dash 8 Turboprops have been active in Afghanistan and Iraq , inserting and extracting CIA operatives.


The Black Vault – Document Archive

Current Government Document Page Count Within The Black Vault: 2,932,922
You’ve stumbled upon the largest privately run online repository of declassified government documents anywhere in the world. With more than 2 MILLION pages of documents to read, on nearly every government secret imaginable, The Black Vault is known worldwide for getting down to the truth… and nothing but.

Every page, photo and video you see below in this "FOIA Document Archive" was obtained through the Freedom of Information Act (FOIA) or through other means of accessing U.S. government public information.

Begun in 1996, at the age of 15, John Greenewald, Jr., began hammering the U.S. Government with FOIA requests to obtain information. The Black Vault is the result of that more than two decade effort. ¡Disfrutar!


Ver el vídeo: La CIA espía y graba conversaciones a través de televisores Samsung con internet, según WikiLeaks (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Eurylochus

    Puedo recomendar.

  2. Gar

    Entre nosotros, te recomiendo que busques en google.com

  3. Daigore

    Confirmo. También estaba conmigo.

  4. Whitman

    ¡Increíble! ¡Increíble!

  5. Vern

    Que excelente frase

  6. Waldrom

    Ha llegado casualmente a un foro y ha visto este tema. Puedo ayudarte a aconsejar.



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos