Nuevo

Mariana ScStr - Historia

Mariana ScStr - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mariana

Se conserva un nombre anterior.

(ScStr: dp. 7.050 (n); 1. 347'7 "; b. 46'9"; dr. 17'9 "; s. 10 k .; cpl. 78; a. 2 4")

Mariana, un vapor de carga construido en 1915 por Newport News Shipbuilding Co., Newport News, Va., Fue fletado por la Marina de Nueva York y Porto Rico Steamship Co., el 28 de julio de 1918; y comisionado en Baltimore, Maryland, el mismo día, el Tte. Comdr. William N. P. Baker, USNRF, al mando.

Asignada a NOTS, Mariana cargó más de 3.000 toneladas de suministros y zarpó hacia Europa el 2 de agosto. Navegando a través de Nueva York, donde se unió a un convoy el 5 de agosto.


Historia

En los años entre 1594 y 1634, la Santísima Virgen María se apareció a una hermana concepcionista de clausura en Quito, Ecuador llamada Madre Mariana de Jesús Torres. Durante estos cuarenta años, Nuestra Señora se le apareció pidiéndole que deseara ser conocida con el título de Nuestra Señora del Buen Suceso que en inglés se traduce como Nuestra Señora del Buen Suceso. Habló con la Madre Mariana sobre los tiempos futuros que vendrían para la Iglesia Católica, particularmente durante el siglo XX. Nuestra Santísima Madre le describió la grave crisis que se produciría entonces en la Iglesia y también en la sociedad en general. De hecho, la gravedad de esta crisis se transmitió de manera tan clara que hizo que esta pobre hermana muriera por los efectos de ver lo que le sucedería a la Iglesia en el futuro.

¿Qué fue lo que vio esta buena monja que la hizo morir por el conocimiento del futuro? Nuestra Señora le dijo a la Madre Mariana que Dios estaba listo para castigar al mundo por tres pecados principales: blasfemia, impureza y herejía. Nuestra Señora del Buen Suceso profetizó a la Madre Mariana sobre la “total corrupción de las costumbres” ocurrida a fines del siglo XIX y gran parte del XX debido al reinado de Satanás en la sociedad a través de la masonería. En esta visión, Nuestra Señora predijo que en estos tiempos terribles los sacramentos perderían su importancia y no serían tenidos en alta estima entre los fieles debido a aquellos que tenían una “posición de autoridad”. En estos tiempos, estas personas serían utilizadas como herramientas del diablo para destruir la Iglesia. Debido a esta privación de las gracias santificantes y sacramentales entre los fieles, se perderían muchas almas. La sociedad misma sufriría mucho. Se experimentaría una tremenda pérdida de vocaciones.

En estas visitas, Nuestra Señora habló con la Madre Mariana sobre la necesidad de penitencias y sufrimiento, oración y abnegación porque no solo agradaba mucho a Dios, sino que sería con estas herramientas que el Convento podría sostenerse. la Iglesia y el mundo. La Mater preguntó si estaría dispuesta a convertirse en alma víctima no solo de su convento y de la gente durante los tiempos en que vivió, sino de la Iglesia en los tiempos futuros que ella le había mostrado. Ella le dijo que su Divino Hijo deseaba darle “todo tipo de sufrimiento” para salvar almas. Estas visitas estaban destinadas a instruir, orientar y animar a la Madre Mariana en su misión. Además, estas apariciones contenían muchas profecías para demostrarle a la Madre Mariana que conociera el estado nefasto en el que caería la Iglesia y también para futuras pruebas que mostraran la autenticidad de estas visiones. Estas profecías que fueron predichas involucrarían no solo a la cultura local, la sociedad y el gobierno en Quito y Ecuador, sino que también incluirían a la Iglesia universal, la sociedad y la cultura en el mundo como un todo en los siglos venideros.

Una de las visiones proféticas más impactantes ocurrió en la Fiesta de la Purificación, el 2 de febrero de 1634, el 40º aniversario de la primera aparición de Nuestra Señora del Buen Suceso a la Madre Mariana. La Madre Mariana estaba rezando en el coro superior ante el Santísimo Sacramento, la lámpara del Santuario se apagó. La Madre Mariana quedó en completa oscuridad. La extinción de la Luz del Santuario significó la terrible situación en la que se encontraría la Iglesia durante esta época futura.

Nuestra Señora del Buen Suceso fue bastante clara sobre lo que sería la desaparición de la Iglesia Católica, el tema general, un clero laxo y perverso. Ciertos miembros del clero católico se convertirían en ladrones al robar la luz del Tabernáculo. ladrones que robarían lo que es legítimamente nuestro en virtud de nuestro bautismo en la Iglesia Católica: nuestra Fe. Nos robarían la Doctrina, el Dogma y la Tradición, saqueando la Iglesia como si nos dejaran en total oscuridad sin ni siquiera la luz de la Lámpara del Santuario (que significa la presencia de la Sagrada Eucaristía, Jesucristo mismo) . Nuestra Señora del Buen Suceso entró en gran detalle para explicar cuáles fueron las cinco razones para la extinción de la luz.

La primera razón por la que se apagó la lámpara fue porque a fines del siglo XIX y durante el siglo XX, las herejías prevalecerían no solo en Ecuador sino universalmente. “A medida que estas herejías se difundan y dominen, la preciosa luz de la Fe se extinguirá en las almas por la casi total corrupción de las costumbres”.

La segunda razón fue que en estos tiempos la Comunidad Concepcionista se encogería e incluso se contagiaría de malas actitudes y falsa caridad como resultado de la situación imperante de la Iglesia en ese momento. Muchas vocaciones se perderían como resultado directo. (Esto debía considerarse un reflejo de una condición más universal durante estos tiempos). Sin embargo, "las almas fieles sufrirían un martirio continuo y lento, llorando en secreto e implorando que se acorten tiempos tan espantosos".

La tercera razón por la que falló la lámpara se debió al hecho de que durante este siglo una campaña mundial contra las virtudes de la castidad y la pureza lograría arruinar a la juventud. Nuestra Señora del Buen Suceso afirmó: "Casi no habrá almas vírgenes en el mundo"

La cuarta razón por la que se apagó la lámpara fue para demostrar cómo la masónica y otras sectas secretas tendrían tanta influencia en la sociedad e incluso en la Iglesia. “Durante estos tiempos desafortunados”, predijo, “el mal invadirá la inocencia infantil. De esta manera, se perderán las vocaciones al sacerdocio, lo que resultará en una verdadera calamidad ”.

Nuestra Señora del Buen Suceso pudo prever que todavía habría algunos religiosos buenos y fieles que estarían dispuestos a sufrir todo por la salvación de las almas y el sustento de la Santa Iglesia Católica. . “El clero secular dejará mucho que desear porque los sacerdotes se volverán descuidados en sus deberes sagrados. Al carecer de la brújula divina, se desviarán del camino trazado por Dios para el ministerio sacerdotal, y se apegarán a las riquezas y riquezas, que se esforzarán indebidamente por alcanzar. ¡Cómo sufrirá la Iglesia durante esta noche oscura! Falta un prelado y un padre que los guíe. muchos sacerdotes perderán su espíritu, poniendo sus almas en gran peligro ”. Las pobres almas sacerdotales que quedarían para defender la Iglesia sufrirían mucho.

“Los impíos librarán una guerra cruel contra ellos, abrumando con vituperios, calumnias y vejaciones para impedirles el cumplimiento de su ministerio. Pero ellos, como firmes columnas, permanecerán inquebrantables y enfrentarán todo con un espíritu de humildad y sacrificio con el que serán investidos, en virtud de los méritos infinitos de mi Santísimo Hijo, que los amará en lo más íntimo de su alma. Santísimo y tierno corazón.

Nuestra Señora del Buen Suceso imploró que la gente de este tiempo debería "clamar insistentemente" al Padre Celestial por el fin de "estos tiempos siniestros" enviando a la Iglesia un prelado y padre que devolvería el espíritu a los sacerdotes ".

La quinta razón por la que se apagó la lámpara fue por aquellos que tienen los medios económicos para ayudar a la Iglesia pero no hacen nada. Debido a su actitud indiferente hacia Dios y Su Iglesia, habrían permitido que el mal aparentemente triunfara.

También en este día, el Niño Jesús profetizó a la Madre Mariana lo siguiente (lo que da crédito a las otras profecías, ya que hemos visto que estas profecías ya se han cumplido):

1. “El Dogma de la Inmaculada Concepción se proclamaría en un momento en el que la Iglesia será fuertemente atacada y mi Vicario se encontrará prisionero”

2. “Este será también el caso del Dogma de la fe del Tránsito o Asunción, en cuerpo y alma al Cielo de Mi Santísima Madre. "

3. "Conservaré esta Iglesia, tan amada por Mí, hasta la consumación de los tiempos. Será fuertemente atacada, pero nunca conquistada. Porque, si faltan hombres, del Cielo enviaré legiones de Ángeles para su conservación, defensa y triunfo. Luego añadió: “Mil veces malditos sean los herejes y sus seguidores que ponen en duda estos misterios acerca de Mí y de Mi Madre. ¡Que sean malditos! Y que su morada eterna sea el centro de la tierra, junto con el padre de la mentira, Lucifer, y sus secuaces, en medio del fuego creado por la Divina Irc para los ángeles rebeldes y los hombres que los siguen, apartándose de la verdad exterior. la Iglesia Católica."

Debido a la extrema maldad que vio la Madre Mariana en estas visiones de nuestra era, se desmayó y permaneció inconsciente durante dos días. El médico, incapaz de reanimarla, esperaba que su muerte estuviera próxima. Pero la Madre Mariana se despertó milagrosamente y recuperó la salud para vivir un año más.

Nuestra Señora ordena que se haga una estatua Nuestra Señora del Buen Suceso ordenó que se hiciera una estatua a su semejanza para el consuelo de la gente diciendo:

“. ahora te pido y mando que se haga una estatua para el consuelo y preservación de mi convento y para aquellas almas fieles de esa época durante la cual habrá una gran devoción hacia mí, pues soy la Reina del Cielo bajo muchas invocaciones. . Con la realización de esta estatua favoreceré no solo a mi convento, sino también a la gente de Quito, ya toda la gente a lo largo de los siglos ”.

Nuestra Señora del Buen Suceso también le dijo a la Madre Mariana que esta estatua se iba a hacer, por estas razones:

“Primero para que los hombres en el futuro puedan darse cuenta de cuán poderoso soy para aplacar la Justicia Divina y obtener misericordia y perdón para cada pecador que viene a mí con un corazón contrito. Porque yo soy la Madre de la Misericordia y en mí solo hay bondad y amor ”.

"Y segundo . cuando las tribulaciones del espíritu y los sufrimientos del cuerpo los opriman y parezcan ahogarse en este mar sin fondo déjalos que miren mi santa imagen y yo siempre estaré allí dispuesto a escuchar sus gritos y calmar su dolor. Dígales que siempre deben correr hacia su Madre con confianza y amor. "

Nuestra Señora del Buen Suceso había solicitado que cierto escultor, Francisco del Castillo, quien era conocido no solo por su habilidad artística sino también por su virtud y devoción a la Santísima Virgen, creara la estatua. Este escultor trabajó mucho y duro en esta estatua. Cuando estaba a punto de poner la última capa de pintura en la estatua, decidió que iría a buscar las mejores pinturas que pudiera adquirir que fueran las más adecuadas para los rostros de la Madre de Dios y el Niño Jesús.

Arcángeles completan la estatua Mientras él no estaba, sucedió algo milagroso. Desde la primera aparición, Nuestra Señora había prometido que ella misma se encargaría de completar esta estatua. Mientras la escultora estaba fuera, la Madre Mariana y las otras hermanas fueron al desván del coro para implorar a Nuestra Señora del Buen Suceso que cumpliera su promesa.

Más tarde, esa noche, la Madre Mariana encontró el loft del coro superior, iluminado con un brillo celestial. Los Arcángeles, Miguel, Rafael y Gabriel aparecieron y se inclinaron reverentemente ante la Santísima Trinidad como si accedieran a una orden. Luego se pararon ante la Reina del Cielo y la saludaron. Los Arcángeles, junto con San Francisco, se acercaron a la estatua para terminarla milagrosamente. Completada instantáneamente, la estatua fue envuelta en una luz más brillante que el sol y se animó cuando Nuestra Reina y Madre entraron cantando el “Magnificat”. La más hermosa de todas las visiones tuvo lugar a las 3 en punto de la mañana del 16 de enero de 1611.

Cuando el obispo fue informado de este milagro, ordenó "ad aeternum" que una fiesta fuera precedida por una novena de nueve días a Nuestra Señora del Buen Suceso que comenzaba el 24 de enero y culminaba con su fiesta el día de la Candelaria, el 2 de febrero de cada uno. año. Y así fue y sigue siendo venerado y honrado de la misma manera cada año. Nuestra Señora pidió específicamente que su nombre fuera “María del Buen Suceso de la Purificación y la Candelaria” y que esta fecha, el 2 de febrero, sea especialmente recordada ya que esta fecha siempre había traído “grandes dones y misericordias” de Nuestra Señora.

Finalmente, para terminar, a continuación se imprimen las palabras del obispo Salvador de Ribera de Quito para demostrar la aprobación eclesiástica de esta hermosa y oportuna devoción. El 2 de febrero de 1611, día de la institución formal de la devoción oficial, el buen obispo entregó a Nuestra Señora del Buen Suceso las llaves del claustro y el báculo en las manos de la estatua milagrosa con gran reverencia y honor, la invocó. diciendo:

"Mi Señora, Te entrego la Iglesia. Mi Señora y mi Madre, Te entrego mi alma. Ábreme las puertas del Cielo, porque la vida que me queda es muy breve. Reina del Cielo y de la Tierra, Tú que Si permaneces en Tu santuario gobernando Tu amado rebaño, No olvides a Tus pobres hijos que peregrinan en esta tierra, expuestos a caídas a cada paso. Que Tu brazo nos sostenga y que el dulce amor de Tu Corazón materno nos consuele en nuestras profundas tribulaciones. . "

Las gracias y milagros ocurridos durante la vida de la Madre Mariana y después de su muerte por intercesión de Nuestra Señora del Buen Suceso son demasiado numerosos para mencionarlos aquí. También se han cumplido muchas otras profecías. La Madre Mariana de Jesús fue una mística, profetisa, vidente y alma víctima, que vivió en Quito, Ecuador durante su fundación como Colonia de España. Su vida es paralela solo al más grande de los santos canonizados de la Iglesia, como Santa Teresa de Ávila y Santa Catalina de Siena. Los detalles de todos los sufrimientos de su vida se acumularon en un martirio de por vida.

El Apostolado de Nuestra Señora del Buen Suceso es una corporación sin fines de lucro (501 c3). Su donación deducible de impuestos es muy apreciada y se utilizará para apoyar el Apostolado de Nuestra Señora del Buen Suceso, el Convento de la Concepción y Carmen Alto.

Para enviar una donación en línea, habrá un botón en la parte inferior de la página del carrito, agregue el monto de la donación y haga clic en ese botón verde:


Una breve historia de 500 años de Guam

Que Guam se encuentre una vez más en la mira de adversarios extranjeros no es nada nuevo. Fue hace 500 años, en 1521, cuando los barcos de Fernando de Magallanes, cansados ​​y hambrientos, arribaron a esta isla, comenzando 300 años de conquista española. Hoy en día, la mayoría de los estadounidenses, si es que conocen Guam, piensan en este y en el vecino Saipán como lugares de batallas de la Segunda Guerra Mundial. Fue desde la vecina Tinian desde donde despegó el Enola Gay para lanzar la bomba sobre Hiroshima. Y como siempre ocurre en estas luchas entre poderes externos, se pierde la presencia de los chamorro, los pueblos indígenas de las islas.

La mayoría de los estadounidenses probablemente tengan algún indicio de que Guam existe y que de alguna manera es estadounidense. Pocos saben cómo o por qué. Si bien geográficamente, Guam se encuentra entre las Islas Marianas, así nombradas por los misioneros españoles en 1668, es un territorio estadounidense separado de las Islas Marianas del Norte, que técnicamente es una mancomunidad. Guam permanece en la lista de las Naciones Unidas de 17 territorios y colonias no autónomos que, según la carta de la ONU, deberían ser descolonizados. Es suelo estadounidense, pero los residentes no tienen la ciudadanía estadounidense completa y no pueden votar en las elecciones presidenciales. Tienen un representante sin derecho a voto en el Congreso.

En 2002, realicé una investigación basada en la comunidad en la aldea sureña de Inarahan (Inalahan en Chamorro). El proyecto, Pacific Worlds, es un proyecto de educación y documentación cultural de geografía indígena, patrocinado por Pacific Resources for Education and Learning (PREL). Más tarde hice un proyecto similar en la aldea de Tanapag en la cercana Saipan, parte de las Islas Marianas del Norte, y publiqué un artículo sobre la historia del colonialismo (estadounidense, en particular) en la región.

No hablo por el pueblo chamorro, sino como un estudioso del colonialismo y la indigeneidad, que fue enseñado directamente por las personas que compartieron su vida conmigo. El estudio comunitario completo, con mapas, fotos e ilustraciones, se puede encontrar aquí, pero dadas las circunstancias actuales, se merece una breve historia.

Las personas que llegaron de islas del sudeste asiático, probablemente Taiwán, se establecieron en Guam y las Marianas hace más de 4.000 años. Se podía navegar de oeste a este desde Filipinas hasta las Marianas con solo seguir el sol. Una sociedad basada en clanes surgió en 800 d.C. que incluía pueblos caracterizados por impresionantes latté casas, casas de un piso colocadas sobre filas de columnas de piedra de dos piezas que todavía estaban en uso hasta 1668. La evidencia arqueológica indica el cultivo de arroz y la alfarería antes de la llegada de los europeos en el siglo XVI. Para entonces, los Chamorros habían desarrollado una sociedad matrilineal compleja, basada en clases, basada en la pesca y la agricultura, complementada con visitas comerciales ocasionales de los isleños Caroline.

Grandes letreros llaman la atención sobre las unidades del parque a lo largo de Marine Corps Drive, en dirección sur desde Hag & # 229t & # 241a y terminando en la base del Commander, U.S. Naval Forces (Doug Herman) Mapa de la ruta del Galeón Español (Doug Herman) La iglesia todavía domina el paisaje del tranquilo pueblo de Inarajan en la costa sur. (Doug Herman) Cambiando la estructura demográfica en Guam, 1920-2000. La afluencia de estadounidenses blancos de la posguerra es claramente visible, luego la afluencia de filipinos, asiáticos e isleños del Pacífico. (Datos del censo de EE. UU.) Población de Guam por lugar de nacimiento, que muestra el crecimiento de inmigrantes como porcentaje de la población total. (Datos del censo de EE. UU.) Chamorros de influencia española (izquierda) y carolinianos (derecha) en Saipán. (Oficina de Preservación Histórica de CNMI) Mapa de Guam (Doug Herman)

Las Islas Marianas no resultaron muy útiles para los españoles. "La visión de Magallanes del mundo como católico portugués a principios del siglo XVI no ayudó al encuentro", explica Anne Perez Hattori, historiadora chamorra de la Universidad de Guam. & # 8220Al ver a los Chamorros, no los vio como sus iguales & # 8230. Definitivamente los veía como paganos, como salvajes & # 8230. [E] l Chamorros se llevó cosas. Y luego, debido a eso, Magellan llama a las islas las & # 8216Islas de los Ladrones & # 8217 ".

La caracterización que hizo Magallanes de los chamorros como "ladrones" desalentó una mayor intrusión europea y, aunque algunos barcos todavía los visitaban, los chamorros vivieron en relativo aislamiento durante el siglo siguiente más o menos. Las cercanas Filipinas, donde los comerciantes encontraron una entrada al mercado chino, atrajeron a la mayoría de la gente de mar del extranjero.

Todo eso cambió cuando un misionero jesuita agresivo, el Padre San Vitores, llegó a las Marianas en 1668. Las relaciones eran tensas con violencia ocasional. En 1672, San Vitores bautizó en secreto a la pequeña hija de un cacique local, Mat & # 229 & # 8216pang, contra los deseos del cacique, un colmo que terminó con la muerte de San Vitories.

Su muerte fue el punto de inflexión que transformó este puesto de avanzada español hasta entonces ignorado en una colonia española subyugada.

& # 8220Después de la muerte de San Vitores, los militares se hicieron cargo de la misión, por lo que se convirtió realmente en una guerra de subyugación & # 8221 Hattori. Veintiséis años de español-Siguieron guerras chamorras que, junto con las enfermedades introducidas, diezmaron a la población. Para 1700, solo 5,000 Chamorrosalrededor del 10 por ciento de su número anterior & # 8212 permaneció.

Una sociedad basada en clanes surgió en 800 d.C. que incluía pueblos caracterizados por impresionantes casas de café con leche, casas de un piso ubicadas sobre filas de columnas de piedra de dos piezas. (happyfish70 / Flickr)

Luego, los españoles comenzaron a transportar Chamorros desde las islas del norte a Guam, donde pudieron controlarlos, un proceso que tomó casi un siglo, ya que las rápidas canoas nativas podían superar a los barcos españoles más grandes y lentos y eludir la captura. Luego se prohibió la cultura de la canoa para evitar que escapen.

Una vez en Guam, los chamorros fueron reasentados en aldeas recién creadas, cada una bajo la atenta mirada de un sacerdote español. Y así comenzó la asimilación de los Chamorros. Perdieron sus conexiones milenarias con la tierra, sus tradiciones y sus historias. Hoy en día, el idioma chamorro conserva su gramática tradicional, pero el 55 por ciento del vocabulario toma prestado del español.

No obstante, la cultura indígena continuó de otras maneras: en valores, en tradiciones que rodean a las bodas y en los funerales, en estilos de vivienda y en muchas otras formas que no son obvias para los forasteros. La vida en una isla pequeña requiere un sistema de códigos y prácticas, desarrollado durante milenios, que ninguna cultura externa puede reemplazar, incluso hoy.

Los españoles mantuvieron un gobierno perezoso sobre las islas durante el próximo siglo y medio. Las islas del norte estaban fuera de los límites, hasta que los isleños Caroline devastados por el tifón llegaron desde el sur & # 8212 como era su práctica tradicional & # 8212 buscando refugio temporal alrededor de 1815. El gobernador español las instaló en Saipan, donde todavía viven junto a & # 8212si no se han casado con & # 8212 # 8212Chamorros a quienes se les permitió regresar allí a mediados del siglo XIX.

El imperio español se acercaba a sus años crepusculares cuando Estados Unidos adquirió California de México en 1848, una era en la que la ideología del & # 160 & # 8220 destino manifiesto & # 8221 & # 160 justificó la agresiva expansión estadounidense.

En 1898, con la Guerra Hispanoamericana, las ambiciones de la nación se expandieron más allá del continente de los EE. UU. Y extendieron el & # 8220 odia a los indios & # 8221 de los estadounidenses hasta el extremo occidental del Pacífico.

Las tropas y oficiales españoles estacionados en Guam se alegraron al principio de tener visitantes cuando el & # 160USS Charleston& # 160llegó. No sabían que se había declarado la guerra entre las dos naciones y confundieron el fuego de sus cañones con un saludo. Se produjo una transferencia pacífica del poder.

El Tratado de París de 1898 entre España y Estados Unidos formalizaría más tarde el traspaso de Guam. La razón por la que Guam sigue siendo un territorio de los Estados Unidos, mientras que el resto de Micronesia no lo es, se remonta a un accidente irónico de la historia y la geografía. Los negociadores estadounidenses se negaron a indagar sobre las reclamaciones españolas sobre el resto de las Marianas y mucho más de Micronesia, y España vendió rápidamente estas otras islas a Alemania. Así comenzó una ruptura entre los chamorros de Guam y los de las Islas Marianas del Norte.

Guam ha persistido bajo el dominio estadounidense hasta el día de hoy, mientras que las islas del norte experimentaron primero casi dos décadas de dominio alemán benigno, luego casi tres décadas bajo el pulgar del imperio japonés, que tomó todos los territorios del Pacífico de Alemania en el comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Inmediatamente después de la toma de posesión de Estados Unidos, las principales familias de Guam se reunieron y establecieron una legislatura en previsión de un gobierno democrático y representativo. Para su sorpresa, la isla fue colocada bajo la jurisdicción del Secretario de Marina y gobernada por una serie de gobernadores militares que, aunque generalmente benignos, ejercían una autoridad absoluta. La Marina mantuvo la islatanto física como discursivamentecomo una base de avanzada estadounidense esencial, y bajo sus administraciones, Guam se dirigió como un acorazado bien ordenado bajo lo que era esencialmente la ley marcial.

En una serie de fallos de la Corte Suprema conocidos como & # 160los Casos Insulares de 1901, se decidió que es posible que nunca se incorporen nuevos territorios a la unión y que solo reciban protecciones constitucionales & # 8216 & # 8216 fundamentales & # 8217 & # 8217 no especificadas. Debían ser gobernados sin el consentimiento de los gobernados en un sistema que carecía de los controles y contrapesos que subyacen al principio de gobierno limitado.

Como señaló un estudioso del derecho en 1903, las nuevas posesiones insulares se convirtieron en & # 8220 dependencias realesterritorios habitados por una población asentada que difiere de nosotros en raza y civilización hasta tal punto que la asimilación parece imposible. & # 8221 Con estas tierras recién adquiridas, Estados Unidos se convirtió en un imperio a la manera de Gran Bretaña, Francia y Alemania. La contradicción de un país & # 8220 libre, & # 8221 & # 8220 & # 8220 & # 8221 democrático & # 8221 que poseía colonias se desarrolló poderosamente en Guam durante el siglo siguiente.

Los chamorros persistieron en su búsqueda de la democracia, a veces con un apoyo moderado de los gobernadores navales, a veces no, pero siempre sin éxito.

Todavía en 1936, dos delegados de Guam, Baltazar J. Bordallo y Francisco B. León Guerrero, fueron a Washington para solicitar personalmente la ciudadanía chamorra.

Fueron recibidos positivamente por el presidente Franklin Roosevelt y por los miembros del Congreso. Pero la Marina convenció al gobierno federal para que rechazara la petición. Como escribe Penelope Bordallo-Hofschneider en su libro & # 160Una campaña por los derechos políticos en la isla de Guam, 1899-1950,& # 160la Marina citó, entre otras cosas, & # 8220 los problemas raciales de esa localidad & # 8221 y afirmó que & # 8220 estas personas aún no han alcanzado un estado de desarrollo acorde con la independencia personal, obligaciones y responsabilidades de la ciudadanía estadounidense. & # 8221

Mientras que el bombardeo de Pearl Harbor todavía vive en la infamia en la memoria estadounidense, el bombardeo de Guam & # 8212cuatro horas después & # 8212 está virtualmente olvidado. En un breve pero bien recordado ataque aéreo y marítimo, las tropas japonesas tomaron el control de la pequeña colonia estadounidense y comenzaron una ocupación que duró tres años. Más de 13.000 & # 160 sujetos estadounidenses sufrieron lesiones, trabajos forzados, marchas forzadas o internamiento. Un sacerdote local, el padre Jesús Baza Due & # 241as, fue torturado y asesinado. Al menos 1.123 murieron. Para Estados Unidos, están olvidados.

La batalla para reconquistar Guam de manos de los japoneses, sin embargo, se destaca, al menos para los aficionados a la guerra. El Servicio de Parques Nacionales lo conmemoró con un parque que abarca siete ubicaciones diferentes. Prácticamente domina el paisaje. No fue hasta 1993, cuando se acercaba el 50 aniversario de la liberación, que el representante del Congreso de Guam, Robert Underwood, impulsó al Congreso a reconocer abiertamente el sufrimiento de los chamorros. Ley Pública 103-197 autorizó la construcción de un monumento para conmemorar, por nombres individuales, a las personas de Guam que sufrieron durante la ocupación.

En su libro & # 160Culturas de conmemoración: la política de guerra, la memoria y la historia en las Islas Marianas, El erudito Chamorro Keith Camacho comenta que en las narrativas militares de la Segunda Guerra Mundial y el teatro del Pacífico # 8217, los isleños del Pacífico no juegan un papel central. En cambio, los historiadores militares tienden a visualizar las islas del Pacífico como & # 8220a & # 160tabula rasa& # 160 sobre los cuales inscribir sus historias de heroísmo y victimización & # 8221 formando & # 8220 un cuerpo de discurso en el que solo japoneses y estadounidenses constituyen los agentes de cambio y continuidad en la región, borrando la agencia y la voz de los pueblos indígenas. & # N.º 8221

Pase lo que pase con Corea del Norte, que ha amenazado con atacar Guam con un arma nuclear, no olvidemos que Guam y las islas Marianas son un lugar de pueblos indígenas, cultura, historia y civilización tradicional. Esta no es solo una base militar estadounidense, sino un lugar con una larga historia y profundas raíces culturales, cuyas personas & # 8220Americanas & # 8221 han luchado por la democracia durante más de un siglo, y aún no la tienen.

Sobre Doug Herman

Doug Herman, ex geógrafo senior del Museo Nacional del Indio Americano, se especializa en el conocimiento cultural de Hawái y las islas del Pacífico. Ahora es el director ejecutivo de Waioli Corporation en Kaua'i.


Los registros del censo pueden decirle muchos datos poco conocidos sobre sus antepasados ​​Mariana Minor, como la ocupación. La ocupación puede informarle sobre el estado social y económico de su antepasado.

Hay 3.000 registros censales disponibles para el apellido Mariana Minor. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de Mariana Minor pueden decirle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 642 registros de inmigración disponibles para el apellido Mariana Minor. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a los EE. UU. Y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 1,000 registros militares disponibles para el apellido Mariana Minor. Para los veteranos entre sus antepasados ​​de Mariana Minor, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.

Hay 3.000 registros censales disponibles para el apellido Mariana Minor. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de Mariana Minor pueden decirle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 642 registros de inmigración disponibles para el apellido Mariana Minor. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a los EE. UU. Y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 1,000 registros militares disponibles para el apellido Mariana Minor. Para los veteranos entre sus antepasados ​​de Mariana Minor, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.


Apariencia física

Mariana es una chica joven y hermosa de tez pálida y ojos castaños oscuros. Ella tiene cabello castaño oscuro de longitud media que usa en una variedad de estilos: rizado, liso u ondulado naturalmente. Tiene una figura delgada, pero tonificada y atlética. El sentido de la ropa de Mariana es muy femenino, a menudo usa colores brillantes, como rosas, amarillos y azules. A menudo se la ve con una mezcla de vestidos florales y faldas con rebecas y tacones de colores, y jeans oscuros y chaquetas sobre camisas de colores brillantes.

Mientras trabajaba en Speckulate, su sentido de la moda se vio obligado a cambiar debido a la misoginia en la oficina. Comenzó a usar jeans, camisetas sencillas y su cabello recogido en una cola de caballo.


Qué Mariana registros familiares que encontrará?

Hay 2.000 registros censales disponibles para el apellido Mariana. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de Mariana pueden decirle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 643 registros de inmigración disponibles para el apellido Mariana. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a los EE. UU. Y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 284 registros militares disponibles para el apellido Mariana. Para los veteranos entre sus antepasados ​​marianos, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.

Hay 2.000 registros censales disponibles para el apellido Mariana. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de Mariana pueden decirle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

There are 643 immigration records available for the last name Mariana. Passenger lists are your ticket to knowing when your ancestors arrived in the USA, and how they made the journey - from the ship name to ports of arrival and departure.

There are 284 military records available for the last name Mariana. For the veterans among your Mariana ancestors, military collections provide insights into where and when they served, and even physical descriptions.


Mariana ScStr - History

The Mariana Islands went by at least two other names before their current name was bestowed upon them. Upon his first unpleasant encounter with the Chamorro, Ferdinand Magellan decided to name them for a second time, calling them "Las Islas de los Ladrones," ("The Islands of the Thieves").

The first contact took in Guam's Umatac Bay. Not only was this the first meeting of a Westerner and the Chamorro but the first between the West and any of Oceania's indigenous peoples. Tired and bedraggled after three months at sea, the crews of Magellan's ships hoped to assemble a landing party to gather what provisions it could find on the islands.

Before they reached land, however, the excited Chamorro met them in the bay. It turned out the warriors were less interested in meeting these strange new peoples as in helping themselves to the possessions they brought with them. The warriors boarded the ships and began taking what they could, having a comparatively liberal concept of ownership. The weakened Spanish sailors were only able to fend off the Chamorro after firing a few warning shots that sent the warriors retreating back to land.

Magellan was eventually able to get some fruit and vegetables in return. He would set out again and the place he noted on his map would be formally claimed by the Spanish Crown in 1565. A century later, Western occupation would begin in earnest.

It began in 1668, when a contingent of Jesuit missionaries, led by Padre Diego Luis de San Vitores, arrived at the islands. San Vitores gave the archipelago its modern name after Mariana of Austria, the widow of Spain's Philip IV. The band of missionaries were interested in conversions the Spanish government was interested in fortifying the trade routes traversed by galleons.

The high-ranking male of the Chamorro community on Guam, Chief Kepuha, originally welcomed San Vitores and even allowed himself to be baptized. San Vitores constructed the first church on the island in 1669 with the blessing of the chief and high-ranking females of the island, who were the only ones who could inherit and give land.

The initial goodwill was short-lived. The Spanish set about Westernizing the Chamorro, teaching them to raise corn, tend cattle and to adopt Western clothing. Many Chamorro chafed at the intrusion. Their discontent culminated in the killing of San Vitores by a Chamorro chief incensed that the priest had baptized his infant daughter without his consent.

That set off decades of skirmishes between the Chamorro and the Spanish. The ensuing fighting - along with introduced diseases, would nearly wipe out the Chamorro. From an estimated population of 150,000 prior to annexation to the Spanish Crown, their number dropped to less than 5,000 by 1741.

In 1740, the Spanish began consolidating the population to facilitate conversion and control. Soldiers forced many of the Chamorro to relocate from the northern Mariana Islands to Guam. Many of the natives, especially on the island of Rota, successfully hid out in the hills there. To this day, the inhabitants of Rota remain the least ethnically mixed of the Chamorro population in the Marianas.

Spanish and Filipino settlers moved to the Mariana islands to repopulate them. Starting in 1815, natives of the Caroline Islands to the southwest of the archipelago began occupying the northern Marianas. It would not be until 1885, toward the end of Spain's reign over the Marianas, that the now Hispanicized Chamorro were encouraged to return to the northern islands. By that time, the Carolinians had taken over many of the most desirable lands there.


Welcoming New Faculty: Q & A with Dr. Mariana P. Candido

In the fall of 2020 the Emory History Department welcomed Dr. Mariana P. Candido, a specialist in West Central African history during the era of the transatlantic slave trade. In the latest installment of our “Welcoming New Faculty” series, Acting Associate Professor Candido offers a glimpse into her research and teaching along with the factors that drew her to Emory.

Tell us about the focus of your research and principal current project.

I am a specialist in West Central African history, nowadays Angola, during the era of the transatlantic slave trade. My research interests include forced migrations, colonialism, empire building, gender, slave trade and slavery, as well as their afterlives in contemporary societies. My work examines the economic, social, and political impact of the transatlantic slave trade in Angola.

I have written on the history of Benguela and its connection to inland African states. In my book, An African Slaving Port and the Atlantic World: Benguela and its hinterland (2013), I focus on the history of Benguela and its population from the early seventeenth century to the mid-nineteenth century. I show how Benguela’s conquest and colonialism was linked to Portuguese trade interests in Asia and informed by experiences with Native American populations in Brazil. The expansion of colonialism and the slave trade led to a series of political, economic, and social transformations, which I examine in this study. Populations living along the coast and in the interior of Benguela went through profound changes during the 300 years of their involvement in the transatlantic slave trade. I examine processes of capture and the legal mechanisms captives used to resist their enslavement. In my first book, Fronteras de la Esclavización: esclavitud, comércio e identidad en Benguela, 1780-1850 (2011), translated into Portuguese and published in Angola in 2018, I explore demographic effects of the transatlantic slave trade on the populations that remained within West Central Africa during the 1780-1850 period. This book was based on my doctoral dissertation, where I examined the expansion of slavery and enslavement in Benguela’s interior, the emergence of new commercial elites, and changes associated with the heavy concentration of women in West Central African societies.

I have also co-edited several volumes and guest edited a special issue for African Economic History y Estudos Ibero-Americanos, both with Eugénia Rodrigues (University of Lisbon, Portugal). I organized and edited African Women in the Atlantic World. Property, Vulnerability and Mobility, 1660-1880 (2019), with Adam Jones. This book brings together scholars from Africa, North and South America, and Europe to show the ways in which African women participated in economic, social, and political spaces in Atlantic coastal societies. Focusing on diversity and change, and going beyond the study of wealthy merchant women, the contributors examine the role of petty traders and enslaved women in communities from Sierra Leone to Benguela. I also co-edited Laços Atlânticos: África e africanos durante a era do comércio transatlântico de escravos, with Carlos Liberato, Paul Lovejoy and Renée Soulodre-La France. Contributors of this book examine the role of Africans in forging economic and social links across the Atlantic. The book was published in Luanda, in 2017, which is crucial for me. It is imperative to increase dialogue with African based scholars and this can only happen when scholarship is made available in languages other than English. I have also organized with Paul Lovejoy and Ana Lucia Araujo, Crossing Memories: Slavery and African Diaspora (2011), bringing together scholars who work on slavery and its legacies in Africa and the Americas.

I finished a new book, Wealth and Accumulation in Angola, which examines the history of dispossession, property, consumption and inequality in Angola, 1700s-1900s. This study challenges a set of assumptions that views property and ownership rights as a stable set of European ideas associated with the Enlightenment, civilization, and modernity, which African actors were unable to comprehend, or at least faced difficulty in exercising rights due to their attachment to another way of expressing wealth, i.e., the accumulation of dependents. In this study, I examine how West Central African societies also had concepts of ownership that clashed, molded, and adapted to new ideas introduced by colonialism. By the early nineteenth century European notions of property were not stable and well defined, and it was in the processes of implementing them in their colonies that a range of ideas pertaining to individual property systems emerged.

While waiting for reviews on Wealth and Accumulation in Angola, I started working on my next book project, “Women in Angolan History, 1550-1880,” which will keep me busy in the next few years.

Besides these book projects, in collaboration with Dr. Mariana Dias Paes of the Max Planck Institute, Frankfurt, and Juelma Matos at the Universidade Katyavala Bwila, Benguela, we have organized an inventory of the historical documents available at the Tribunal da Província de Benguela, in Angola: a Court House storage room. The inventory will be published with a long introduction on the legal history of Angola. História e Direito em Angola: a documentação do Tribunal da Comarca de Benguela will be co-published by the Max Planck Institute and the Universidade Katyavala Bwila. It will be the first publication about the subject in Angolan history.

What was a particularly memorable moment from archival or field research that has had a lasting impact on your work or career?

I have had so many good experiences doing archival research in Angola, Portugal, and Brazil. Finding historical documents where we can get a glimpse of the daily lives of women in the past, or enslaved individuals, is always a good moment. Finding people, particularly African women, in different archives is a very rewarding moment that allows historians to put pieces together and include more voices and experiences in our narratives.

Angola had a long anticolonial war, followed by over 30 years of civil war, which ended in 2002. The first time at had access to the documents at the Tribunal da Província de Benguela, in 2003, I was overwhelmed by the amount of historical legal cases available. Nineteenth century legal cases laid in a storeroom, alongside seized weapons, including a grenade, and cleaning products. As a young graduate student, it was exciting, as well as scary, to have access to these documents and read postmortem inventories, wills, and legal disputes involving so many West Central Africans, including many women. Yet, I never really engaged with these documents until five years ago, when I started working closely with the faculty at the Katyavala Bwila University, in Angola. At that point, Dr. Mariana Dias Paes, Max Plank Institute, accepted the challenge to identify over 2,000 legal records, and, in collaboration with Juelma Matos, UKB, we have been working together for the past four years in this inventory project. Our goal is to bring more attention to the collection and help other scholars interested in working on the legal history of Angola.

Visiting places about which I have read, and sometimes, written can also be very emotional. As someone born in Brazil, my first trip to Portugal and Angola, while working on my PhD dissertation were crucial. In one of my trips to Angola, I had the chance to visit Caconda, a place I have written about. Caconda was a major market for the commerce of human beings until the late 19 th century, however, nowadays, it is reduced to a small village, devastated after 40 years of civil war in Angola. Meeting people and listening to their stories of displacement and personal losses in recent decades made me think about the hundreds of thousands of people who crossed Caconda centuries earlier to be sold in Benguela and transported to the Americas. It is hard, visiting slave markets, ports, beaches, not to think about those who were there before, under very different circumstances.

What sort of courses – undergraduate or graduate – are you most excited to offer at Emory?

I am currently teaching a freshman course, “Images of Africa,” and an advanced seminar, “Slavery and Abolition in Africa.” I am excited to teach courses on Women in African history the Transatlantic Slave Trade, Precolonial African History, African Urban History, and the emergence of the Black Atlantic as well as seminars on Slavery and the Law in Africa Gender and Sexuality in African history Gender and Empire Building among other courses.

What drew you to Emory?

Emory has a very strong African history program, so I have established virtual and in-person debates with several Emory faculty for a long time. So, it is a great honor to work alongside faculty whose work I have admired for a long time. Edna Bay and Kristin Mann, now emeritus faculty, are two giants in the African history field, so it is intimidating, but also inspiring, to be in the same department. Besides, collaborating, teaching, and working alongside Adriana Chira, Clifton Crais, Walter Rucker, and Pamela Scully, makes this a special place. Aside from the geographical affinity, my work intersects and overlaps with the expertise of several history department faculty, including several colleagues working on legal history, empire building and gender, the links between slave trade, slavery and capitalism, and the legacies of slavery. In many ways, the history department has had a long commitment to the history of Africa and the slave trade: this is crucial to me.

Beyond the history department, as someone who works on Angola and the Lusophone world, it is wonderful to have a strong Portuguese program at Emory. The prospect of working with Ana Catarina Teixeira also makes Emory a very attractive place. The Institute of African Studies, bringing together incredible faculty, is also an important intellectual space for exchange and community building.


Northern Mariana Islands — History and Culture

The Northern Mariana Islands remain relatively small in both size and population, but these are nonetheless Micronesia’s fastest growing islands. Fully half of the people on these islands are resident aliens from Asian nations like South Korea, China, and the Philippines. These multicultural islands also contain several Spanish and American influences in addition to their original Chamorro and Carolinian cultures.

Historia

The first known Northern Mariana Islands residents arrived from the Philippines, Indonesia, and the Malay Peninsula around 2,000 BC. These Chamorro people, as they came to be known, built their homes and other significant structures on giant pillars of latte stones. Tinian’s House of Taga (San Jose, Tinian) and Rota’s As Nieves Latte Stone Quarry (Sinapalo, Rota) are the two most impressive surviving structures from this era.

In 1521, Spanish explorer Ferdinand Magellan became the first European to land on the Northern Mariana Islands. After the islands became Spanish territory, the Chamorro farmers, hunters, and fishers pillaged items from Magellan’s ships. This caused Magellan to first name these territories ‘the islands of the thieves.’ The islands were renamed the Marianas after Spanish king Philip IV’s widow, Maria Anna, in 1668.

New migrants from Micronesian islands migrated to the Northern Mariana Islands after most of the original Chamorro population perished during Spanish rule. These residents were called Carolinians because a large number of them came from the Caroline Islands during the 1800s. In 1899, the islands became German territories, then fell under Japanese control during WWI.

Throughout WWI and well into WWII, the islands served mainly as Japanese military garrisons until United States Marines landed on Saipan in 1944 and launched the Battle of Saipan. This bitterly fought three-week battle ended with the Americans defeating the Japanese. The American Memorial Park (P. O. Box 5198-CHRB, Garapan) is the most obvious reminder of this tumultuous time in Northern Mariana Islands history.

The islands have been United States territories since the end of the Battle of Saipan, but chose not to seek complete independence during the 1970s. Instead, the Northern Mariana Islands, like Puerto Rico, are now a Commonwealth of the United States. Although native islanders are United States citizens by birth, they cannot vote in presidential elections and don’t pay federal taxes.

Today, the Northern Marianas Islands tourism industry forms a quarter of the gross domestic product and employs roughly half of the workforce. The growing numbers of Asian tourists and migrants who come to the islands have contributed greatly to both the islands’ culture and rapidly increasing population.

Cultura

From the Chamorros who have lived here since 2,000BC to the far more recent migrant workers from across Asia, each of the ethnic groups who have conquered and lived on the Northern Marianas Islands has made its own contribution to this unique culture. The biggest influences from the islands’ centuries of Spanish occupation are the Roman Catholic religion 90 percent of residents practice, the Spanish-style churches scattered throughout the islands, and Spanish-influenced cha-cha dancing.

American evidence is most evident in Saipan’s strong United States military presence and myriad restaurant and retail chains. Traditional dancing accompanies the wide variety of music played and performed here, which ranges from Asian pop hits to a Hawaiian take on reggae called Jawaiian.


Mariana P. Candido

Mariana P. Candido, Associate Professor (Ph.D. African History, York University, Canada, 2006 M.A. African Studies, El Colegio de Mexico, Mexico, 2000 B.A. History, Universidade Federal do Rio de Janeiro, Brazil, 1997). Slavery and Abolition Transatlantic Slave Trade African Diaspora Atlantic History Slavery and the Law Gender, Sexuality, and Women's History Violence.

Mariana P. Candido is a specialist in West Central African history during the era of the transatlantic slave trade. Originally from Rio de Janeiro, Brazil, Mariana P. Candido concluded her B.A. in Brazil, her Masters in African Studies in Mexico and her Ph.D. in African History in Canada. Before joining Emory University, Prof. Candido taught at the University of Wisconsin-La Crosse, Princeton University, the University of Kansas, and at the University of Notre Dame. Her research interests include forced migrations, colonialism, empire building, gender, slavery and its afterlives in contemporary societies. Candido published work examines the economic, social, and political impact of the transatlantic slave trade in Angola. Her single authored books, articles, as well as edited volumes stress the role of Africans, particularly African women, as historical agents.

Mariana Candido's publications include An African Slaving Port and the Atlantic World: Benguela and its Hinterland (Cambridge University Press, 2013), which received an honorable mention in the competition for the Herskovits prize/ African Studies Association. She has also published Fronteras de Esclavización: Esclavitud, Comercio e Identidad en Benguela, 1780-1850 (Colegio de Mexico Press, 2011), which has been translated into Portuguese as Fronteras da Escravização (Benguela: Universidade Katyavala Bwila, 2018). Candido has co-edited with Adam Jones, African Women in the Atlantic World. Property, Vulnerability and Mobility, 1680-1880 (James Currey, 2019) Carlos Liberato, Paul Lovejoy and Renée Soulodre-La France, Laços Atlânticos: África e africanos durante a era do comércio transatlântico de escravos (Museu Nacional da Escravatura/ Ministério da Cultura, 2017) and Crossing Memories: Slavery and African Diaspora, with Ana Lucia Araujo and Paul Lovejoy (African World Press, 2011). Her articles have been published in Slavery and Abolition, History in Africa, Social Sciences and Missions, Tempo, Portuguese Studies Review, Journal of Eighteenth-Century Studies, Afro-Ásia, African Economic History, Cahier des anneux de la mémoire, Luso-Brazilian Review, Saeculum, Brésil(s), Sciences humaines et sociales, and edited volumes.  Mariana Candido is one of the editors of African Economic History.


Ver el vídeo: A história de Brandão e Mariana Parte 5 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Zulkisar

    Esta variante no se me acerca. ¿Quién más puede decir qué?

  2. Gard

    Felicitaciones, tu idea útil

  3. Gascon

    Creo que comete un error. Discutamos.

  4. Doukora

    Sorprendentemente, información muy divertida



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos