Interesante

Temas y símbolos de 'La letra escarlata'

Temas y símbolos de 'La letra escarlata'

La letra escarlata, La novela de 1750 de Nathanial Hawthorne de 17th El asunto adúltero del siglo en la Colonia de la Bahía de Massachusetts se centra en varios temas que habrían sido muy significativos para la comunidad altamente religiosa y preindustrial en la que se desarrolla: la naturaleza de la vergüenza y el juicio; las diferencias entre nuestra vida pública y privada; y el conflicto entre creencias científicas y religiosas.

Además, aparecen varios símbolos importantes en la novela para resaltar estos temas, incluida la letra escarlata, el andamio y la perla. Mediante el uso de estos temas y símbolos, Hawthorne construye un mundo de culpa y redención puritana en los primeros días de la historia de Estados Unidos.

Vergüenza y juicio

El tema más central de la novela es el de la vergüenza y el juicio: es el punto focal de la primera escena de la historia, cuando Hester Prynne es ridiculizado públicamente en el andamio de la plaza de la ciudad, e impregna casi todas las partes del libro a partir de ahí.

Prynne se ve obligada a usar la ficha epónima sobre su ropa por el resto de sus días en la colonia, lo cual es en sí un juicio que debe soportar, así como un símbolo siempre presente de su vergüenza y su baja posición en la comunidad. Como tal, donde quiera que vaya, se la identifica rápidamente como la persona que cometió adulterio, un acto por el cual la gente del pueblo la juzga, lo que, a su vez, le produce cierta vergüenza. Esto llega a un punto crítico cuando la gente del pueblo trata de alejar a Pearl de Prynne, un acto que se deriva principalmente de sus suposiciones y puntos de vista equivocados sobre la madre y la hija. Con el tiempo, tanto la estimación del pueblo de Prynne como sus propios sentimientos de culpa comienzan a disiparse, pero durante muchos años estos sentimientos son bastante fuertes para cada parte y sirven como una fuerza central y motivadora dentro de la historia.

Público vs. Privado

El otro lado de esta forma de juicio y vergüenza es experimentado por Dimmesdale, quien, aunque ha cometido el mismo crimen que Prynne, trata este hecho de manera muy diferente. Dimmesdale debe mantener su culpa para sí mismo, un estado de cosas que lo vuelve loco y finalmente lo mata.

La posición de Dimmesdale proporciona una visión interesante de la naturaleza del juicio y la vergüenza cuando se siente en privado, no en público. Por un lado, no recibe ningún juicio negativo de los demás en la colonia, ya que ni siquiera saben de su participación en el asunto, por lo que solo continúa recibiendo su adulación. Además, él no tiene salida para su vergüenza, ya que debe mantenerlo oculto, por lo que se come en el transcurso de varios años. Esto no quiere decir que esto sea peor que el destino de Prynne, pero la situación diferente crea un resultado alternativo; Mientras que Prynne finalmente regresa, de alguna manera, a las buenas gracias de la ciudad, Dimmesdale debe ocultar su propia vergüenza y, literalmente, no puede vivir con ella, ya que la revela y luego muere rápidamente. A través de las diferentes formas en que estos dos están hechos para soportar el juicio y sentir vergüenza, Hawthorne presenta una mirada convincente sobre la naturaleza de la culpa humana, como un fenómeno público y privado.

Creencias científicas vs. religiosas

A través de la relación entre Dimmesdale y Chillingworth, Hawthorne explora las diferencias entre los modos de pensamiento y comprensión científicos y religiosos. Dado que esta novela se desarrolla en un 17th Colonia puritana del siglo, los personajes son profundamente religiosos, y tienen poca comprensión de los procesos científicos. La mayor parte de su comprensión del mundo, de hecho, proviene de un lugar de creencia religiosa. Por ejemplo, cuando Dimmesdale, quien, es cierto, es un sacerdote, mira al cielo nocturno, toma lo que ve como una señal de Dios. Sin embargo, Dimmesdale filtrar sus percepciones a través de la lente de su profesión es en gran medida el punto, ya que él y Chillingworth se utilizan para representar estos puntos de vista opuestos.

Chillingworth es una nueva incorporación a la ciudad y, como es médico, representa la invasión de la ciencia en las colonias religiosas del Nuevo Mundo. Además, a menudo se lo describe como la representación de la oscuridad o el mal, o simplemente el diablo, lo que indica que su modo de pensamiento está en desacuerdo con los demás en la comunidad, así como antitético al orden de Dios.

Curiosamente, los dos hombres se llevan bien al principio, pero finalmente se separan cuando Chillingworth comienza a investigar el estado psicológico de Dimmesdale, lo que sugiere que la ciencia y la religión son incompatibles en el análisis de la angustia mental. Sin embargo, un área en la que se alinean es sobre Prynne, ya que cada hombre intenta en algún momento ganarse su amor. Al final, sin embargo, los rechaza a ambos, mostrando que una mujer de mentalidad independiente no tiene necesidad de ninguno de los dos.

Los símbolos

La letra escarlata

Dado el título del libro, este objeto es, como era de esperar, un símbolo muy importante a lo largo de la historia. Incluso antes de que comience la narración principal, el lector vislumbra la carta, como lo describe brevemente el narrador anónimo de "The Custom House" en la sección de apertura del libro. A partir de ahí, aparece casi de inmediato y se convierte en el símbolo más destacado de la historia.

Curiosamente, aunque la carta representa la culpa de Prynne hacia los otros personajes del libro, tiene un significado algo diferente para el lector. Simboliza no solo las acciones de Prynne, que, por supuesto, simboliza, sino que también representa la visión de la ciudad de sus acciones como incorrectas y como un castigo que su comunidad le impone. Como tal, dice más sobre el entorno del usuario, que sobre el usuario mismo. Muestra que este grupo está dispuesto a dar un ejemplo muy público de las personas que cree que han transgredido.

Notablemente también, Dimmesdale quema un símbolo de algún tipo, que algunos afirman que es una "A", en su pecho como una especie de expiación por su papel en el asunto. Esto resalta el tema público versus privado en la novela, ya que los dos llevan la carga de la culpa de manera muy diferente.

El andamio

El andamio, que aparece en la primera escena, sirve para dividir la historia en principio, medio y final. Aparece por primera vez en la escena de apertura, cuando Prynne se ve obligada a permanecer parada durante varias horas y soportar el acoso de la comunidad. En este momento, simboliza una forma muy pública de castigo y, como este es el comienzo del libro, establece ese tono en el futuro.

Más tarde, el andamio aparece de nuevo cuando Dimmesdale sale a caminar una noche y termina allí, con lo cual se encuentra con Prynne y Pearl. Este es un momento de reflexión para Dimmesdale, mientras reflexiona sobre sus fechorías, cambiando el enfoque del libro de la vergüenza pública a la privada.

La última aparición del andamio se produce en la escena culminante del libro, cuando Dimmesdale revela su papel en el asunto, y luego muere rápidamente en los brazos de Prynne sobre el aparato. En este momento, Prynne literalmente abraza a Dimmesdale, y la ciudad colectivamente los abraza a los dos, reconociendo la confesión del ministro y perdonándolos a ambos por sus crímenes. El andamio, por lo tanto, llega a representar la expiación y la aceptación, completando su viaje, al igual que los personajes mismos, desde el castigo hasta la reflexión y, en última instancia, hasta el perdón.

Perla

Aunque Pearl es un personaje muy distinto por derecho propio, también actúa simbólicamente como la encarnación viva de la infidelidad de sus padres. Como resultado, cada vez que Prynne la mira, debe confrontar lo que ha hecho, casi más aún que cuando mira la letra escarlata. Sin embargo, es importante que ella represente no solo la infidelidad de sus padres, sino también la independencia de su madre. Esto se resume en algunos de los habitantes de la ciudad que intentan alejar a Pearl de Prynne, lo que obliga a la madre a discutir ante el gobernador por el derecho a mantener a su hijo. Esencialmente, debe luchar para demostrar la validez de sus deseos y afectos frente a esta sociedad altamente rígida y patriarcal. Pearl, por lo tanto, representa la pecaminosidad y la gracia equilibradas en tándem dentro de su madre, es decir, ella es salvaje pero aún así vale la pena amarla.