Interesante

La Enmienda Platt y las Relaciones Estados Unidos-Cuba

La Enmienda Platt y las Relaciones Estados Unidos-Cuba

La Enmienda Platt estableció las condiciones para poner fin a la ocupación militar de los Estados Unidos en Cuba y se aprobó al final de la Guerra Hispanoamericana de 1898, que se libró sobre qué país debería supervisar el gobierno de la isla. La enmienda tenía la intención de crear un camino hacia la independencia cubana y, al mismo tiempo, permitir que EE. UU. Tenga influencia en su política nacional e internacional. Estuvo vigente desde febrero de 1901 hasta mayo de 1934.

Antecedentes históricos

Antes de la guerra hispanoamericana, España tenía control sobre Cuba y se estaba beneficiando mucho de sus recursos naturales. Hay dos teorías principales sobre por qué Estados Unidos entró en guerra: promover la democracia en el extranjero y obtener el control de los recursos de la isla.

Primero, la Guerra de 1898 fue popular entre los estadounidenses porque el gobierno la promovió como una guerra de liberación. Los cubanos y la conocida fuerza de liberación Cuba Libre comenzaron a rebelarse contra el dominio español mucho antes, en la década de 1880. Además, Estados Unidos ya estaba involucrado en conflictos con España en todo el Pacífico en Filipinas, Guam y Puerto Rico, citando a la nación europea como una potencia imperialista y antidemocrática. Por lo tanto, algunos historiadores y políticos teorizan que la guerra tenía la intención de promover la democracia y extender el alcance del Mundo Libre, y la posterior Enmienda Platt tenía la intención de proporcionar un camino hacia la soberanía cubana.

Sin embargo, mantener a Cuba en la esfera de influencia de los Estados Unidos tuvo grandes beneficios económicos y políticos. En la década de 1980, Estados Unidos sufría una de las mayores depresiones económicas de su historia. La isla tenía toneladas de productos agrícolas tropicales baratos por los que europeos y estadounidenses estaban dispuestos a pagar altos precios. Además, Cuba está a solo 160 kilómetros del extremo sur de Florida, por lo que mantener un régimen amistoso protegió la seguridad nacional de la nación. Usando esta perspectiva, otros historiadores creen que la guerra, y por extensión la Enmienda Platt, siempre se trató de aumentar la influencia estadounidense, no la liberación cubana.

Al final de la guerra, Cuba quería independencia y autogobierno, mientras que Estados Unidos quería que Cuba fuera un protectorado, una región con una combinación de autonomía local y supervisión extranjera. El compromiso inicial se produjo en la forma de la Enmienda del Cajero. Esto declaró que ningún país puede mantener permanentemente a Cuba y que un gobierno libre e independiente se hará cargo. Esta enmienda no fue popular en los EE. UU. Porque aparentemente prohibió la anexión de la isla por parte de la nación. Aunque el presidente William McKinley firmó la enmienda, la administración aún buscaba la anexión. La Enmienda Platt, firmada en febrero de 1901, siguió a la Enmienda Teller para dar a los Estados Unidos una mayor supervisión de Cuba.

Lo que dice la enmienda Platt

Las estipulaciones principales de la Enmienda Platt fueron que Cuba no pudo celebrar tratados con ninguna nación extranjera que no sea Estados Unidos, Estados Unidos tiene derecho a intervenir si se cree que es lo mejor para la isla, y todas las condiciones de la enmienda deben ser aceptado para poner fin a la ocupación militar.

Si bien esto no fue la anexión de Cuba y había un gobierno local en el lugar, los Estados Unidos tenían mucho control sobre las relaciones internacionales de la isla y la producción nacional de bienes agrícolas. A medida que Estados Unidos continuó expandiendo su influencia en América Latina y el Caribe, los latinoamericanos comenzaron a referirse a este estilo de supervisión gubernamental como "plattismo.”

Impacto a largo plazo de la Enmienda Platt

La Enmienda Platt y la ocupación militar de Cuba es una de las principales causas de conflictos posteriores entre Estados Unidos y Cuba. Los movimientos de oposición continuaron expandiéndose por toda la isla, y el sucesor de McKinley, Theodore Roosevelt, puso a cargo a un dictador amigo de los Estados Unidos llamado Fulgencio Batista con la esperanza de contrarrestar a los revolucionarios. Más tarde, el presidente William Howard Taft fue tan lejos como para decir que la independencia estaría completamente fuera de discusión si los cubanos continuaran rebelándose.

Esto solo aumentó el anti-EE. UU. sentimiento y propulsó a Fidel Castro a la Presidencia cubana con un régimen favorable a los comunistas después de la Revolución Cubana.

Esencialmente, el legado de la Enmienda Platt no es de liberación estadounidense, como había esperado la administración McKinley. En cambio, enfatizó y finalmente cortó la relación entre Estados Unidos y Cuba que no se ha normalizado desde entonces.

Fuentes

  • Pérez Louis A. La guerra de 1898: Estados Unidos y Cuba en historia e historiografía. Universidad de Carolina del Norte, 1998.
  • Arranque, Max. Las guerras salvajes de la paz: pequeñas guerras y el surgimiento del poder estadounidense. Libros básicos, 2014.