Interesante

Definición de base y superestructura

Definición de base y superestructura

Base y superestructura son dos conceptos teóricos vinculados desarrollados por Karl Marx, uno de los fundadores de la sociología. Base se refiere a las fuerzas de producción, o los materiales y recursos, que generan los bienes que la sociedad necesita. La superestructura describe todos los demás aspectos de la sociedad.

Thomas Lohnes / Getty Images

El vínculo entre superestructura y base

La superestructura de la sociedad incluye la cultura, ideología, normas e identidades que habitan las personas. Además, se refiere a las instituciones sociales, la estructura política y el aparato de gobierno del estado o la sociedad. Marx argumentó que la superestructura surge de la base y refleja los intereses de la clase dominante. Como tal, la superestructura justifica cómo opera la base y defiende el poder de la élite.

Ni la base ni la superestructura son naturales o estáticas. Ambas son creaciones sociales, o la acumulación de interacciones sociales en constante evolución entre las personas.

En "La ideología alemana", escrita con Friedrich Engels, Marx ofreció una crítica de la teoría de Hegel sobre cómo funciona la sociedad. Basado en los principios del idealismo, Hegel afirmó que la ideología determina la vida social, que los pensamientos de las personas dan forma al mundo que los rodea. Teniendo en cuenta los cambios históricos que ha experimentado la producción, especialmente el cambio de la producción feudalista a la capitalista, la teoría de Hegel no satisfizo a Marx.

Comprender la historia a través del materialismo

Karl Marx creía que el cambio a un modo de producción capitalista tenía implicaciones radicales para la estructura social. Afirmó que reconfiguraba la superestructura de manera drástica y, en cambio, planteaba una forma "materialista" de entender la historia. Conocida como "materialismo histórico", esta idea plantea que lo que producimos para vivir determina todo lo demás en la sociedad. Sobre la base de este concepto, Marx planteó una nueva forma de pensar sobre la relación entre el pensamiento y la realidad vivida.

Es importante destacar que Marx argumentó que esta no es una relación neutral, ya que mucho depende de la forma en que la superestructura emerge de la base. El lugar donde residen las normas, valores, creencias e ideología, la superestructura legitima la base. Crea las condiciones en las que las relaciones de producción parecen justas y naturales, aunque en realidad pueden ser injustas y diseñadas para beneficiar solo a la clase dominante.

Marx argumentó que la ideología religiosa que insta a las personas a obedecer a la autoridad y trabajar duro para la salvación es una forma en que la superestructura justifica la base, ya que genera una aceptación de las condiciones de la persona tal como son. Después de Marx, el filósofo Antonio Gramsci elaboró ​​sobre el papel que juega la educación en la capacitación de las personas para servir obedientemente en sus roles designados en la fuerza laboral. Como lo hizo Marx, Gramsci escribió sobre cómo funciona el estado o el aparato político para proteger los intereses de la élite. Por ejemplo, el gobierno federal ha rescatado a los bancos privados que colapsaron.

Escritura temprana

En sus primeros escritos, Marx se comprometió con los principios del materialismo histórico y la relación causal entre base y superestructura. Sin embargo, a medida que su teoría se hizo más compleja, Marx reformuló la relación entre base y superestructura como dialéctica, lo que significa que cada uno influye en el otro. Por lo tanto, si la base cambia, también lo hace la superestructura; lo contrario ocurre también.

Marx esperaba que la clase trabajadora se rebelara eventualmente porque pensó que una vez que se dieran cuenta de cuán explotados estaban en beneficio de la clase dominante, decidirían cambiar las cosas. Esto llevaría a un cambio significativo en la base. Cómo se producen los bienes y bajo qué condiciones cambiarían.