Interesante

Cómo se produce la apoptosis en su cuerpo

Cómo se produce la apoptosis en su cuerpo

La apoptosis, o muerte celular programada, es un proceso natural en el cuerpo. Implica una secuencia controlada de pasos en los cuales las células señalan la auto-terminación, en otras palabras, sus células se suicidan.

La apoptosis es una forma en que el cuerpo puede controlar y equilibrar el proceso natural de división celular de la mitosis o el crecimiento y la regeneración celular continua.

¿Por qué las células sufren apoptosis?

Hay varios casos en los que las células pueden necesitar autodestruirse. En algunas situaciones, es posible que sea necesario eliminar las células para garantizar un desarrollo adecuado. Por ejemplo, a medida que nuestros cerebros se desarrollan, el cuerpo crea millones de células más de las que necesita; los que no forman conexiones sinápticas pueden sufrir apoptosis para que las células restantes puedan funcionar bien.

Otro ejemplo es el proceso natural de la menstruación que implica la descomposición y eliminación de tejido del útero. La muerte celular programada es necesaria para comenzar el proceso de la menstruación.

Las células también pueden dañarse o sufrir algún tipo de infección. Una forma de eliminar estas células sin causar daño a otras células es que su cuerpo inicie la apoptosis. Las células pueden reconocer virus y mutaciones genéticas y pueden inducir la muerte para evitar la propagación del daño.

¿Qué sucede durante la apoptosis?

La apoptosis es un proceso complejo. Durante la apoptosis, una célula desencadena un proceso interno que le permitirá suicidarse.

Si una célula experimenta algún tipo de estrés significativo, como daño en el ADN, se liberan señales que hacen que las mitocondrias liberen proteínas inductoras de apoptosis. Como resultado, la célula sufre una reducción de tamaño a medida que sus componentes celulares y orgánulos se descomponen y condensan.

Las bolas con forma de burbuja llamadas ampollas aparecen en la superficie de la membrana celular. Una vez que la célula se contrae, se descompone en fragmentos más pequeños llamados cuerpos apoptóticos y envía señales de socorro al cuerpo. Estos fragmentos están encerrados en membranas para no dañar las células cercanas. La señal de socorro es respondida por aspiradoras conocidas como macrófagos. Los macrófagos limpian las células encogidas, sin dejar rastro, por lo que estas células no tienen la posibilidad de causar daño celular o una reacción inflamatoria.

La apoptosis también puede desencadenarse externamente por sustancias químicas que se unen a receptores específicos en la superficie celular. Así es como los glóbulos blancos combaten la infección y activan la apoptosis en las células infectadas.

Apoptosis y Cáncer

Algunos tipos de cáncer persisten como resultado de la incapacidad de una célula para desencadenar la apoptosis. Los virus tumorales cambian las células al integrar su material genético con el ADN de la célula huésped. Las células cancerosas suelen ser una inserción permanente en el material genético. Estos virus a veces pueden iniciar la producción de proteínas que detienen la apoptosis. Un ejemplo de esto se ve con los virus del papiloma, que se han relacionado con el cáncer cervical.

Las células cancerosas que no se desarrollan a partir de una infección viral también pueden producir sustancias que inhiben la apoptosis y promueven un crecimiento descontrolado.

La radioterapia y las terapias químicas se utilizan como un modo de terapia para inducir la apoptosis en algunos tipos de cánceres.