Interesante

Cómo hacer un vaso de tormenta para predecir el clima

Cómo hacer un vaso de tormenta para predecir el clima

Es posible que no sienta el acercamiento de las tormentas inminentes, pero el clima provoca cambios en la atmósfera que afectan las reacciones químicas. Puede usar su comando de química para hacer un vidrio de tormenta para ayudar a predecir el clima.

Materiales de vidrio de tormenta

  • 2,5 g de nitrato de potasio
  • 2,5 g de cloruro de amonio
  • 33 ml de agua destilada
  • 40 ml de etanol
  • 10 g de alcanfor natural

Cómo hacer el vaso de tormenta

  1. Disuelva el nitrato de potasio y el cloruro de amonio en el agua.
  2. Disuelva el alcanfor en el etanol.
  3. Agregue la solución de nitrato de potasio y cloruro de amonio a la solución de alcanfor. Es posible que necesite calentar las soluciones para que se mezclen.
  4. Coloque la mezcla en un tubo de ensayo tapado con corcho o séllela dentro del vidrio. Para sellar el vidrio, aplique calor a la parte superior del tubo hasta que se ablande, e incline el tubo para que los bordes del vidrio se derritan. Si usa un corcho, envuélvalo con parafilm o cúbralo con cera para asegurar un buen sellado.

Una versión avanzada de una nube en una botella, un vaso de tormenta adecuadamente preparado debe contener líquido transparente e incoloro que se nublará o formará cristales u otras estructuras en respuesta al entorno externo. Sin embargo, las impurezas en los ingredientes pueden dar como resultado un líquido coloreado. Es imposible predecir si estas impurezas evitarán que el vidrio de tormenta funcione. Un ligero tinte (ámbar, por ejemplo) puede no ser motivo de preocupación. Si la solución siempre está turbia, es probable que el vidrio no funcione según lo previsto.

Cómo interpretar el vidrio de tormenta

Un vidrio de tormenta puede presentar la siguiente apariencia:

  • Líquido claro: clima claro y brillante
  • Líquido nublado: tiempo nublado, quizás con precipitación
  • Pequeños puntos en el líquido: clima potencialmente húmedo o con niebla
  • Líquido nublado con pequeñas estrellas: tormentas eléctricas o nieve, dependiendo de la temperatura
  • Grandes copos esparcidos por todo el líquido: cielos nublados, posiblemente con lluvia o nieve
  • Cristales en el fondo: escarcha
  • Hilos cerca de la parte superior: viento

La mejor manera de asociar la apariencia del vidrio de tormenta con el clima es mantener un registro. Registre sus observaciones sobre el vidrio y el clima. Además de las características del líquido (claro, nublado, estrellas, hilos, escamas, cristales y la ubicación de los cristales), registre tantos datos como sea posible sobre el clima. Si es posible, incluya la temperatura, las lecturas del barómetro (presión) y la humedad relativa. Con el tiempo, podrá predecir el clima según el comportamiento de su vidrio. Tenga en cuenta que un vaso de tormenta es más una curiosidad que un instrumento científico. Es mejor permitir que el servicio meteorológico haga predicciones.

Cómo funciona el vidrio de tormenta

La premisa del funcionamiento del vidrio de tormenta es que la temperatura y la presión afectan la solubilidad, lo que a veces resulta en un líquido transparente y otras veces provoca la formación de precipitantes. En barómetros similares, el nivel del líquido sube o baja un tubo en respuesta a la presión atmosférica. Los vidrios sellados no están expuestos a los cambios de presión que explicarían gran parte del comportamiento observado. Algunas personas han propuesto que las interacciones superficiales entre la pared de vidrio del barómetro y el contenido líquido representan los cristales. Las explicaciones a veces incluyen efectos de electricidad o túneles cuánticos a través del vidrio.

Historia del vaso de tormenta

Robert FitzRoy, el capitán del HMS, utilizó este tipo de vidrio de tormenta. Beagle durante el viaje de Charles Darwin. FitzRoy actuó como meteorólogo e hidrólogo para el viaje. FitzRoy afirmó que los "anteojos de tormenta" se habían fabricado en Inglaterra durante al menos un siglo antes de su publicación en 1863 de "The Weather Book". Había comenzado a estudiar los anteojos en 1825. FitzRoy describió sus propiedades y observó que había una gran variación en el funcionamiento de los anteojos, dependiendo de la fórmula y el método utilizado para crearlos. La fórmula básica del líquido de un buen vaso de tormenta consistía en alcanfor, parcialmente disuelto en alcohol; junto con agua; etanol; y un poco de espacio aéreo. FitzRoy enfatizó que el vidrio debía estar sellado herméticamente, no abierto al ambiente exterior.

Las gafas de tormenta modernas están ampliamente disponibles como curiosidades. El lector puede esperar variaciones en su apariencia y función, ya que la fórmula para hacer el vidrio es tanto un arte como una ciencia.