Interesante

Todo sobre el dios del sol inca

Todo sobre el dios del sol inca

La cultura inca del oeste de América del Sur tenía una religión compleja y una de sus deidades más importantes era Inti, el Sol. Hubo muchos templos para el culto al Inti y al Sol que afectaron muchos aspectos de la vida para los incas, incluida la arquitectura, los festivales y el estado semidivino de la familia real.

El imperio inca

El Imperio Inca se extendió desde la actual Colombia hasta Chile e incluyó la mayor parte de Perú y Ecuador. Los incas eran una cultura avanzada y rica con sofisticados registros, astronomía y arte. Originarios de la zona del lago Titicaca, los incas fueron una vez una tribu de muchos en los altos Andes, pero comenzaron un programa sistemático de conquista y asimilación y en el momento de su primer contacto con los europeos su imperio era vasto y complejo. Los conquistadores españoles bajo Francisco Pizarro se encontraron por primera vez con los incas en 1533 y rápidamente conquistaron el Imperio.

Religión Inca

La religión inca era complicada e incorporó muchos aspectos del cielo y la naturaleza. Los incas tenían una especie de panteón: dioses principales que tenían personalidades y deberes individuales. El inca también veneraba innumerables huacas: estos eran espíritus menores que habitaban lugares, cosas y, a veces, personas. UNA huaca podría ser cualquier cosa que sobresaliera de su entorno: un árbol grande, una cascada o incluso una persona con una curiosa marca de nacimiento. Los incas también veneraban a sus muertos y consideraban a la familia real como semidivina, descendiente del Sol.

Inti, el dios del sol

De los dioses principales, Inti, el Dios del Sol, fue superado solo por Viracocha, el dios creador, en importancia. Inti fue de mayor rango que otros dioses como el Dios del Trueno y Pachamama, la Madre Tierra. El Inca visualizó a Inti como un hombre: su esposa era la Luna. Inti era el Sol y controlaba todo lo que eso implica: el Sol trae el calor, la luz y el sol necesarios para la agricultura. El Sol (junto con la Tierra) tenía el poder sobre todos los alimentos: fue por su voluntad que los cultivos crecieron y los animales prosperaron.

El dios del sol y la familia real

La familia real inca creía que descendían directamente de Apu Inti ("Lord Sun") a través del primer gran gobernante inca, Manco Capac. Por lo tanto, la familia real inca era considerada semi-divina por el pueblo. El propio Inca - la palabra Inca en realidad significa "Rey" o "Emperador" aunque ahora se refiere a toda la cultura - fue considerado muy especial y sujeto a ciertas reglas y privilegios. Atahualpa, el último verdadero emperador de los incas, fue el único observado por los españoles. Como descendiente del Sol, todos sus caprichos se cumplieron. Todo lo que tocó fue almacenado, para luego ser quemado: esto incluía todo, desde mazorcas de maíz a medio comer hasta suntuosas capas y ropa. Debido a que la familia real inca se identificó con el Sol, no es casualidad que los templos más grandes del Imperio estuvieran dedicados a Inti.

El templo del Cuzco

El templo más grande del Imperio Inca fue el templo del Sol en Cuzco. Los incas eran ricos en oro, y este templo no tenía rival en su magnificencia. Fue conocido como Coricancha ("Templo Dorado") o Inti Cancha o Inti Wasi ("Templo del Sol" o "Casa del Sol"). El complejo del templo era enorme e incluía habitaciones para sacerdotes y sirvientes. Había un edificio especial para el mamaconas, mujeres que servían al Sol e incluso dormían en la misma habitación que uno de los ídolos del Sol: se decía que eran sus esposas. Los incas eran maestros canteros y el templo representaba el pináculo de la cantería inca: partes del templo todavía son visibles hoy (los españoles construyeron una iglesia y convento dominico en el sitio). El templo estaba lleno de objetos dorados: algunas paredes estaban cubiertas de oro. Gran parte de este oro fue enviado a Cajamarca como parte del rescate de Atahualpa.

Adoración al sol

Gran parte de la arquitectura inca fue diseñada y construida para ayudar en la adoración del Sol, la Luna y las estrellas. Los incas a menudo construían pilares que marcaban la posición del Sol en los solsticios, que se celebraban en grandes festivales. Los señores incas presidirían tales festivales. En el gran templo del Sol, una mujer inca de alto rango, generalmente la hermana del inca reinante, si estuviera disponible, estaba a cargo de las mujeres enclaustradas que servían como "esposas" del Sol. Los sacerdotes observaban días santos como esos. como solsticios y preparó los sacrificios y ofrendas apropiados.

Eclipses

Los incas no podían predecir los eclipses solares, y cuando uno ocurría, tendía a molestarlos mucho. Los adivinos intentarían averiguar por qué Inti estaba disgustado, y se ofrecerían sacrificios. Los incas rara vez practicaban sacrificios humanos, pero a veces se consideraba que un eclipse era causa de ello. El Inca reinante a menudo ayunaba durante días después de un eclipse y se retiraba de los deberes públicos.

Inti Raymi

Uno de los eventos religiosos más importantes de los incas fue Inti Ramyi, la fiesta anual del sol. Tuvo lugar en el séptimo mes del Calendario Inca el 20 o 21 de junio, la fecha del Solsticio de Verano. Inti Raymi se celebró en todo el Imperio, pero la celebración principal tuvo lugar en Cuzco, donde el actual Inca presidiría las ceremonias y festividades. Se abrió con el sacrificio de 100 llamas seleccionadas para pieles marrones. El festival duró varios días. Se sacaron estatuas del Dios del Sol y otros dioses, se vistieron y desfilaron y se les hicieron sacrificios. Había mucha bebida, canto y baile. Estatuas especiales estaban hechas de madera, representando a ciertos dioses: estas fueron quemadas al final del festival. Después del festival, las cenizas de las estatuas y los sacrificios fueron llevados a un lugar especial en la ladera de una colina: solo aquellos que disponían de estas cenizas podían ir allí.

Adoración del sol inca

El dios del sol inca era relativamente benigno: no era destructivo ni violento como algunos dioses del sol aztecas como Tonatiuh o Tezcatlipoca. Solo mostró su ira cuando hubo un eclipse, momento en el cual los sacerdotes incas sacrificaron personas y animales para apaciguarlo.

Los sacerdotes españoles consideraban que la adoración al sol era pagana en el mejor de los casos (y la adoración al diablo apenas disfrazada en el peor de los casos) y se esforzaron mucho para acabar con ella. Se destruyeron templos, se quemaron ídolos, se prohibieron los festivales. Es un testimonio sombrío de su celo que muy pocos andinos practiquen algún tipo de religión tradicional en la actualidad.

La mayor parte de la gran orfebrería inca en el Templo del Sol de Cuzco y en otros lugares encontró su camino hacia los fuegos derretidos de los conquistadores españoles: innumerables tesoros artísticos y culturales se fundieron y se enviaron a España. El padre Bernabé Cobo cuenta la historia de un soldado español llamado Manso Serra que recibió un gran ídolo inca como su parte del rescate de Atahualpa. Serra perdió el juego de los ídolos y se desconoce su destino final.

Inti está disfrutando de un pequeño regreso últimamente. Después de siglos de ser olvidado, Inti Raymi se celebra una vez más en Cuzco y otras partes del antiguo Imperio Inca. El festival es popular entre los andinos nativos, que lo ven como una forma de recuperar su herencia perdida, y los turistas, que disfrutan de los coloridos bailarines.

Fuentes

De Betanzos, Juan. (traducido y editado por Roland Hamilton y Dana Buchanan) Narrativa de los incas. Austin: University of Texas Press, 2006 (1996).

Cobo, padre Bernabe. "Religión y costumbres incas". Roland Hamilton (Traductor), Libro en rústica, edición New Ed, University of Texas Press, 1 de mayo de 1990.

Sarmiento de Gamboa, Pedro. (traducido por Sir Clement Markham). Historia de los incas. 1907. Mineola: Dover Publications, 1999.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos