Informacion

¿Qué es la teoría del apego? Definición y etapas

¿Qué es la teoría del apego? Definición y etapas

El archivo adjunto describe los lazos profundos a largo plazo que se forman entre dos personas. John Bowlby originó la teoría del apego para explicar cómo se forman estos vínculos entre un bebé y un cuidador, y Mary Ainsworth más tarde amplió sus ideas. Desde su introducción inicial, la teoría del apego se ha convertido en una de las teorías más conocidas e influyentes en el campo de la psicología.

Conclusiones clave: teoría del apego

  • El apego es un vínculo profundo y emocional que se forma entre dos personas.
  • Según el psicólogo John Bowlby, en el contexto de la evolución, los comportamientos de apego de los niños evolucionaron para asegurarse de que pudieran permanecer con éxito bajo la protección de sus cuidadores para sobrevivir.
  • Bowlby especificó cuatro fases de desarrollo del apego del cuidador: 0-3 meses, 3-6 meses, 6 meses a 3 años y 3 años hasta el final de la infancia.
  • Ampliando las ideas de Bowlby, Mary Ainsworth señaló tres patrones de apego: apego seguro, apego evitativo y apego resistente. Posteriormente se agregó un cuarto estilo de apego, el apego desorganizado.

Orígenes de la teoría del apego

Mientras trabajaba con niños inadaptados y delincuentes en la década de 1930, el psicólogo John Bowlby notó que estos niños tenían problemas para establecer relaciones cercanas con los demás. Analizó las historias familiares de los niños y notó que muchos de ellos habían sufrido interrupciones en sus vidas hogareñas a una edad temprana. Bowlby llegó a la conclusión de que el vínculo emocional temprano establecido entre un padre y su hijo es clave para un desarrollo saludable. Como resultado, los desafíos a ese vínculo podrían tener consecuencias que impacten a un niño a lo largo de su vida. Bowlby profundizó en una serie de perspectivas para desarrollar sus ideas, incluida la teoría psicodinámica, la psicología cognitiva y del desarrollo y la etología (la ciencia del comportamiento humano y animal dentro del contexto de la evolución). El resultado de su trabajo fue la teoría del apego.

En ese momento, se creía que los bebés se apegaban a sus cuidadores porque alimentaban al bebé. Esta perspectiva conductista, vio el apego como un comportamiento aprendido.

Bowlby ofreció una perspectiva diferente. Dijo que el desarrollo humano debe entenderse en el contexto de la evolución. Los bebés sobrevivieron durante gran parte de la historia humana al asegurarse de que se mantuvieron cerca de los cuidadores adultos. Los comportamientos de apego de los niños evolucionaron para garantizar que el niño pudiera permanecer con éxito bajo la protección de sus cuidadores. En consecuencia, los gestos, los sonidos y otras señales que emiten los bebés para atraer la atención y mantener el contacto con los adultos son adaptativos.

Fases de apego

Bowlby especificó cuatro fases durante las cuales los niños desarrollan el apego a sus cuidadores.

Fase 1: desde el nacimiento hasta los 3 meses

Desde el momento en que nacen, los bebés muestran preferencia por mirar rostros humanos y escuchar voces humanas. Durante los primeros dos o tres meses de vida, los bebés responden a las personas pero no distinguen entre ellas. Alrededor de las 6 semanas, la vista de rostros humanos provocará sonrisas sociales, en las que los bebés sonreirán felices y harán contacto visual. Mientras que el bebé sonreirá ante cualquier rostro que aparezca en su línea de visión, Bowlby sugirió que la sonrisa social aumenta las posibilidades de que el cuidador responda con atención amorosa, promoviendo el apego. El bebé también fomenta el apego con los cuidadores a través de comportamientos como balbuceo, llanto, agarre y succión. Cada comportamiento pone al bebé en contacto más cercano con el cuidador y además promueve la vinculación y la inversión emocional.

Fase 2: de 3 a 6 meses

Cuando los bebés tienen aproximadamente 3 meses de edad, comienzan a diferenciar entre las personas y comienzan a reservar sus comportamientos de apego para las personas que prefieren. Mientras sonríen y balbucean a las personas que reconocen, no harán más que mirar a un extraño. Si lloran, sus personas favoritas pueden consolarlos mejor. Las preferencias de los bebés se limitan a dos o tres personas y generalmente favorecen a una persona en particular. Bowlby y otros investigadores del apego a menudo asumieron que esta persona sería la madre del bebé, pero podría ser cualquier persona que respondiera con mayor éxito y tuviera las interacciones más positivas con el bebé.

Fase 3: de 6 meses a 3 años

Aproximadamente a los 6 meses, la preferencia de los bebés por un individuo específico se vuelve más intensa, y cuando ese individuo abandona la habitación, los bebés tendrán ansiedad por separación. Una vez que los bebés aprenden a gatear, también intentarán seguir activamente a su persona favorita. Cuando este individuo regrese después de un período de ausencia, los bebés los saludarán con entusiasmo. A partir de los 7 u 8 meses de edad, los bebés también comenzarán a temer a los extraños. Esto puede manifestarse como cualquier cosa, desde un poco de precaución adicional en presencia de un extraño hasta llorar al ver a alguien nuevo, especialmente en una situación desconocida. Para cuando los bebés cumplen un año, han desarrollado un modelo de trabajo de su individuo favorito, que incluye qué tan bien responden al niño.

Fase 4: desde 3 años hasta que termine la infancia

Bowlby no tenía mucho que decir sobre la cuarta etapa del apego o la forma en que los apegos continuaron impactando a las personas después de la infancia. Sin embargo, observó que alrededor de los 3 años, los niños comienzan a comprender que sus cuidadores tienen objetivos y planes propios. Como resultado, el niño está menos preocupado cuando el cuidador se va por un período de tiempo.

La extraña situación y los patrones de apego infantil

Después de mudarse a Inglaterra en la década de 1950, Mary Ainsworth se convirtió en asistente de investigación y colaboradora a largo plazo de John Bowlby. Si bien Bowlby había observado que los niños exhibían diferencias individuales en el apego, fue Ainsworth quien realizó la investigación sobre las separaciones entre padres e infantes que estableció una mejor comprensión de estas diferencias individuales. El método que desarrollaron Ainsworth y sus colegas para evaluar estas diferencias en los niños de un año se llamaba "Situación extraña".

La situación extraña consiste en dos breves escenarios en un laboratorio en el que un cuidador deja al bebé. En el primer escenario, el bebé se queda con un extraño. En el segundo escenario, el niño se queda solo brevemente y luego se le une el extraño. Cada separación entre el cuidador y el niño duró aproximadamente tres minutos.

Las observaciones de Ainsworth y sus colegas sobre la situación extraña los llevaron a identificar tres patrones diferentes de apego. Posteriormente se agregó un cuarto estilo de apego basado en los hallazgos de investigaciones posteriores.

Los cuatro patrones de apego son:

  • Accesorio seguro: los bebés que están unidos de manera segura utilizan a su cuidador como una base segura desde la cual explorar el mundo. Se aventurarán a explorar lejos del cuidador, pero si tienen miedo o necesitan tranquilidad, regresarán. Si el cuidador se va, se enojará igual que todos los bebés. Sin embargo, estos niños confían en que su cuidador regresará. Cuando eso suceda, saludarán al cuidador con alegría.
  • El apego evitativo: los niños que exhiben apego evitativo son inseguros en su apego al cuidador. Los niños apegados por evitación no se angustiarán demasiado cuando su cuidador se vaya y, a su regreso, el niño evitará deliberadamente al cuidador.
  • Accesorio resistente: El accesorio resistente es otra forma de accesorio inseguro. Estos niños se enojan mucho cuando el padre se va. Sin embargo, cuando el cuidador regrese, su comportamiento será inconsistente. Inicialmente pueden parecer felices de ver al cuidador solo para volverse resistente si el cuidador intenta recogerlo. Estos niños a menudo responden con enojo al cuidador; Sin embargo, también muestran momentos de evasión.
  • Adjunto desorganizado: el patrón de apego final lo muestran con mayor frecuencia los niños que han sido objeto de abuso, negligencia u otras prácticas de crianza inconsistentes. Los niños con un estilo de apego desorganizado parecen estar desorientados o confundidos cuando su cuidador está presente. Parecen ver al cuidador como una fuente de consuelo y miedo, lo que lleva a comportamientos desorganizados y conflictivos.

La investigación ha demostrado que los primeros estilos de apego tienen consecuencias que repercuten en el resto de la vida de un individuo. Por ejemplo, alguien con un estilo de apego seguro en la infancia tendrá una mejor autoestima a medida que crezca y podrá formar relaciones fuertes y saludables como adultos. Por otro lado, aquellos con un estilo de apego evitativo como niños pueden ser incapaces de involucrarse emocionalmente en sus relaciones y tener dificultades para compartir sus pensamientos y sentimientos con los demás. Del mismo modo, aquellos que tenían un estilo de apego resistente cuando tenían un año de edad tienen dificultades para formar relaciones con otros cuando son adultos, y cuando lo hacen, a menudo se preguntan si sus parejas realmente los aman.

Institucionalización y Separación

La necesidad de formar apegos temprano en la vida tiene serias implicaciones para los niños que crecen en instituciones o están separados de sus padres cuando son pequeños. Bowlby observó que los niños que crecen en instituciones a menudo no forman un vínculo con ningún adulto. Si bien se atienden sus necesidades físicas, debido a que sus necesidades emocionales no se satisfacen, no se vinculan con nadie cuando son bebés y luego parecen incapaces de formar relaciones amorosas cuando crecen. Algunas investigaciones han sugerido que las intervenciones terapéuticas podrían ayudar a compensar los déficits que experimentaron estos niños. Sin embargo, otros eventos han demostrado que los niños que no han desarrollado apegos como bebés continúan sufriendo problemas emocionales. Todavía se necesita más investigación sobre este tema, sin embargo, de una forma u otra, parece claro que el desarrollo se desarrolla mejor si los niños pueden vincularse con un cuidador en sus primeros años de vida.

La separación de las figuras de apego en la infancia también puede conducir a problemas emocionales. En la década de 1950, Bowlby y James Robertson descubrieron que cuando los niños se separaban de sus padres durante las estadías prolongadas en el hospital, una práctica común en ese momento, esto generaba mucho sufrimiento para el niño. Si los niños se mantenían alejados de sus padres durante demasiado tiempo, parecían dejar de confiar en las personas y, al igual que los niños institucionalizados, ya no podían formar relaciones cercanas. Afortunadamente, el trabajo de Bowlby resultó en más hospitales permitiendo a los padres quedarse con sus hijos pequeños.

Implicaciones para la crianza de los hijos

El trabajo de Bowlby y Ainsworth sobre el apego sugiere que los padres deberían ver a sus bebés como totalmente equipados para indicar lo que necesitan. Entonces, cuando los bebés lloran, sonríen o balbucean, los padres deben seguir sus instintos y responder. Los niños con padres que responden con prontitud a sus señales con cuidado tienden a estar unidos de manera segura cuando tienen un año de edad. Esto no significa que los padres deben tomar la iniciativa de ir al niño cuando el niño no ha señalado. Si el padre insiste en atender al niño, ya sea que el bebé esté señalando su deseo de atención o no, Bowlby dijo que el niño puede ser mimado. Bowlby y Ainsworth sintieron, en cambio, que los cuidadores simplemente deberían estar disponibles mientras dejan que su hijo persiga sus propios intereses y exploraciones independientes.

Fuentes

  • Cherry, Kendra. "Bowlby y Ainsworth: ¿Qué es la teoría del apego?" Verywell Mind, 21 de septiembre de 2019. //www.verywellmind.com/what-is-attachment-theory-2795337
  • Cherry, Kendra. "Los diferentes tipos de estilos de archivos adjuntos" Verywell Mind, 24 de junio de 2019. //www.verywellmind.com/attachment-styles-2795344
  • Crain, William. Teorías del desarrollo: conceptos y aplicaciones. 5ª ed., Pearson Prentice Hall. 2005
  • Fraley, R. Chris y Phillip R. Shaver. "La teoría del apego y su lugar en la teoría y la investigación de la personalidad contemporánea". Manual de Personalidad: Teoría e Investigación, 3a ed., Editada por Oliver P. John, Richard W. Robins y Lawrence A. Pervin, The Guilford Press, 2008, pp. 518-541.
  • McAdams, Dan. La persona: una introducción a la ciencia de la psicología de la personalidad. 5ta ed., Wiley, 2008.
  • McLeod, Saul. "Teoría de apego." Simplemente psicología, 5 de febrero de 2017. //www.simplypsychology.org/attachment.html