Consejos

Todos los días frente a todos los días: cómo elegir la palabra correcta

Todos los días frente a todos los días: cómo elegir la palabra correcta

El espacio entre dos palabras puede marcar una gran diferencia: "Todos los días" no significa lo mismo que "todos los días". Como "cualquiera" y "cualquiera" o "en cualquier momento" y "en cualquier momento", estos dos términos suenan exactamente igual y a menudo se confunden, aunque uno es estrictamente un adjetivo y el otro es una frase adverbial.

Cómo usar "Todos los días"

El adjetivo "cotidiano" (escrito como una palabra) significa rutina, ordinario o común. Con frecuencia se combina con la palabra "ocurrencia" para describir algo mundano. La palabra a menudo precede directamente al sustantivo que modifica, como cuando decimos que algo es una "actividad cotidiana" o un "hábito cotidiano".

Cómo usar "Todos los días"

"Todos los días" (escrito como dos palabras) es una frase adverbial, un grupo de palabras que funciona como un adverbio, que significa "cada día" o "diario". Se utiliza para referirse a acciones u ocurrencias repetidas. A diferencia del adjetivo "todos los días", "todos los días" generalmente sigue el verbo que modifica, como cuando decimos que "hacemos ejercicio todos los días" o "leemos el periódico todos los días".

Ejemplos

Si bien "todos los días" y "todos los días" tienen significados relacionados, son diferentes partes del discurso y, por lo general, puede determinar cuál es el apropiado para usar al observar el contexto. Como adjetivo, "cotidiano" siempre se usa para modificar sustantivos:

  • Cuando estás de mal humor, puede ser un desafío hacer incluso cosas pequeñas todos los días quehaceres.
  • Robert quería comprar una chaqueta duradera y ligera para todos los días utilizar.

"Todos los días", como una frase adverbial, siempre se usa para modificar verbos:

  • Todos los días Miro las noticias de la noche para enterarme del clima.
  • Él tiene que sufrir a través de un largo viaje todos los días.

En el primer ejemplo, "todos los días" modifica el verbo "ver"; en el segundo, modifica el verbo "sufrir".

Cómo recordar la diferencia

Una forma de asegurarse de que está usando "todos los días" correctamente es reemplazarlo con la frase "cada día" (o algo aún más específico como "todos los lunes"). Si puede hacerlo, ha utilizado la expresión correctamente:

  • Todos los días Miro las noticias de la noche para enterarme del clima.
  • Cada día Miro las noticias de la noche para enterarme del clima.

Si no puede reemplazar la palabra con "cada día", entonces debe usar "todos los días" en su lugar:

  • Robert quería comprar una chaqueta duradera y ligera para todos los días utilizar.
  • Robert quería comprar una chaqueta duradera y ligera para cada día utilizar.

"Cada día" es obviamente incorrecto; Este ejemplo requiere un adjetivo para modificar "uso".

Otro consejo es insertar el adjetivo "single" entre "every" y "day". Si puede hacer esto y la oración aún tiene sentido, entonces la palabra apropiada "dos días" es la frase apropiada:

  • Dos palabras: Tienes que hacer tus ejercicios todos los días.
  • Prueba "individual": Tienes que hacer tus ejercicios Todos los días.
  • Adjetivo, una palabra: Tienes que hacer tu todos los días ceremonias.
  • Cambio incorrecto: Tienes que hacer tu Todos los días ceremonias.

Observe cómo el cambio incorrecto no tiene sentido mientras está escrito. Después de leerlo, desea reorganizar las palabras en el orden correcto.

El experto en idiomas Charles Harrington Elster, en su libro "Los accidentes del estilo", resume la diferencia entre "todos los días" y "todos los días" de manera muy sucinta: "Si se puede usar algo todos los días, es adecuado para todos los días utilizar. Algunas tareas deben hacerse todos los días, lo que los hace todos los días quehaceres."

Fuentes

  • Carroll, William. "Las estadísticas desatadas en América: y otros errores de escritura asistidos por computadora". iUniverse, Inc., 2005, p. 39)
  • Elster, Charles Harrington. "Los accidentes del estilo: buenos consejos sobre cómo no escribir mal". Griffin de San Martín, 2010, p. 13)