Consejos

Preparación para un examen oral

Preparación para un examen oral

Los exámenes orales (pruebas durante las cuales los maestros piden a los estudiantes que respondan las preguntas del examen en voz alta) pueden ser indudablemente estresantes, pero hay varias formas de prepararse para pruebas no tradicionales o métodos de informe como este. Aunque los exámenes orales son más comunes para los estudiantes de idiomas, son cada vez más frecuentes en otras asignaturas porque permiten a los maestros atender a los estudiantes con una variedad de estilos de aprendizaje.

Para llevar clave

  • Manténgase positivo durante los preparativos de su examen.
  • Los exámenes orales pueden ser estresantes, pero son una práctica valiosa para posibles entrevistas futuras.
  • Conozca su tema mejor de lo que cree que necesita y practique el uso intencional del movimiento para enfatizar sus puntos principales.
  • No olvide comer bien, dormir lo suficiente y beber mucha agua antes del examen. El ejercicio también puede ayudar a liberar energía nerviosa.
  • ¡Tómese su tiempo para responder preguntas durante el examen y no tenga miedo de pedir ayuda si la necesita!

Mantente positivo

En lugar de preocuparse por lo que podría salir mal, recuérdese cuánto ha aprendido y qué tiene la oportunidad de compartir con su maestro. Una perspectiva optimista puede desterrar los nervios y llevar la emoción a cualquier examen. Incluso si prefiere las pruebas tradicionales con lápiz y papel, los exámenes orales pueden ayudarlo a tener éxito más allá del aula. Le brindan una valiosa experiencia similar a una entrevista para prepararlo para aplastar sus futuros objetivos educativos y profesionales. Aquí hay algunos consejos y trucos para ayudarlo a prepararse para su próximo examen oral.

Conoce tu tema

Completar con éxito un examen oral comienza por conocer el material que discutirá. La mejor parte de este tipo de pruebas es que ya tiene todas las respuestas. Los maestros no te preguntarán nada que no te hayan enseñado, por lo que solo tendrás que hablar sobre el material que se te ha presentado en conferencias, textos y videos. Dicho esto, hay algunas cosas que aliviarán la presión de recitar este material aprendido.

Excavar más hondo

La mejor manera de comenzar a prepararse para un examen oral es interesarse personalmente en el material. Saber más sobre su tema que lo que es obligatorio lo ayudará a predecir las preguntas que su maestro podría hacer. También le dará más de qué hablar.

Conozca la historia de fondo de personajes históricos, autores, científicos y exploradores, incluso si no cree que lo necesite. Muchos de los descubrimientos matemáticos y científicos más importantes del mundo solo se hicieron por algo que sucedió en la vida personal del descubridor. ¿Sabías que Darwin iba a rechazar su viaje a Galápagos porque su padre lo desaprobaba? La persona a la que debemos agradecer por "Sobre el origen de las especies" es el tío de Darwin (y su suegro) que creía firmemente que los descubrimientos de Darwin proporcionarían evidencia para respaldar las afirmaciones bíblicas.

No solo profundizar le brinda una mejor comprensión de su tema, sino que también tiene más contenido para hablar. Si comprende completamente los entresijos de su tema, nunca se quedará sin cosas que decir.

Predecir preguntas

Ahora que conoce su materia, puede comenzar a contemplar lo que su maestro podría preguntarle. El mejor lugar para comenzar es con el material que ya tiene. Utilice cuestionarios y exámenes anteriores, indicaciones de ensayos e incluso las preguntas al final de los capítulos para ayudarlo a formular respuestas.

También será útil que comprenda el tema general y el propósito de su examen. Conocer el propósito de su examen, el tema en el que se lo está evaluando, facilita la elaboración de respuestas porque tiene un objetivo en mente. Por ejemplo, si su maestro de geografía le pregunta cómo el clima y la característica geográfica afectaron a las tropas estadounidenses en Vietnam, sabrá que su respuesta debe basarse en las montañas, los ríos y los patrones climáticos más que el éxito o el fracaso de las tropas porque examen es sobre geografía. Del mismo modo, su profesor de francés puede preguntarle sobre una película que vio recientemente, pero el contenido de la película no importa tanto como su capacidad para conjugar verbos y usar el tiempo pasado.

Cuando prediga preguntas, recuerde que una pregunta se puede hacer mejor de cien maneras diferentes. Palabras como "bosquejo", "describir" y "detalle" son diferentes formas de decir "háblame de ..." Prepárate para estas palabras de activación preguntándote la misma pregunta de diferentes maneras.

"Trocear" su contenido

Al elaborar sus respuestas, intente "agrupar" o agrupar fragmentos de información en lugar de tratar de recordar todo en su conjunto. Piense en la forma en que se escribe un libro, no como un texto masivo, sino como una historia dividida en fragmentos digeribles con un hilo conductor que los une a todos.

Convierta su examen en una historia para que cuando su maestro le pregunte sobre el clima económico de Tailandia después de la colonización, pueda seguir su hilo a través de su historia sin sentirse abrumado, y pueda recordar fácilmente y responder con confianza que Tailandia nunca fue colonizada técnicamente.

Usar movimientos intencionales

Es perfectamente normal moverse cuando está nervioso: inquietarse con la ropa, no quedarse quieto, caminar de un lado a otro, porque el movimiento es una forma de liberar parte de esa energía nerviosa, pero puede restarle valor a lo que está diciendo porque el administrador de tu examen está más enfocado en tus acciones. Para combatir la distracción mientras liberas energía nerviosa, practica movimientos intencionales.

Mirate

La mejor y más fácil forma de practicar es saber primero cómo te mueves. Siéntese o párese frente a un espejo o use una cámara o un teléfono celular para poder grabar y volver a verse respondiendo preguntas.

No pienses demasiado en cómo deberías o no deberías moverte; esto es solo una autoevaluación. Una vez que comprenda cómo tiende a liberar energía nerviosa, puede tomar las medidas adecuadas para que sus movimientos sean más intencionales y útiles para su examen.

Mire a otros

Los mejores presentadores y oradores del mundo no son aquellos que se sientan o se quedan completamente quietos, sino aquellos que usan el movimiento y la comunicación no verbal para enfatizar lo que dicen. Por ejemplo, los oradores a menudo dan tres o cuatro grandes pasos hacia la audiencia para enfatizar la importancia de lo que están diciendo. Utilizan gestos con las manos y expresiones faciales que aumentan la importancia de la comprensión de un tema.

Antes de su examen oral, tómese un tiempo para mirar a otros oradores y presentadores. Esto puede ser tan simple como mirar TED Talks en YouTube. Observe cómo los hablantes se sientan, se paran o caminan, cómo hacen gestos y cómo responden las preguntas.

Desarrollar movimiento intencional

Practique responder preguntas usando movimientos y comunicación no verbal que haya observado. Coloque el periódico en el piso o debajo de su asiento para que sea más consciente de sus movimientos.

Si parece que no puede estabilizar sus manos, sostenga un clip durante el examen. Recuerde, moverse para liberar energía nerviosa es perfectamente normal, y el enfoque más importante para su examen oral es el contenido, no sus gestos.

Bienestar físico y mental

Es posible que haya pasado días, semanas o incluso meses preparándose para su examen, pero si toma demasiado café o no duerme lo suficiente, toda esa preparación podría ser en vano. Recuerde que cuidarse, tanto física como mentalmente, se refleja en sus capacidades y en su desempeño. Cuida tu mente y tu cuerpo y, a su vez, ellos te cuidarán.

Nutrición

En los días previos a su examen, tome suficiente agua (apunte a ocho vasos grandes todos los días), duerma lo suficiente (los adultos necesitan no menos de siete horas de sueño por noche) y coma alimentos enteros y saludables. En la mañana del examen, coma un desayuno ligero y energizante, y limite su consumo de cafeína. ¡No necesitas ninguna inquietud adicional!

Ejercicio

¿Recuerdas esa energía nerviosa de la que hablamos antes? Es causada por el cortisol, la hormona del estrés. Aumentar la frecuencia cardíaca elimina el cortisol. Si puede, intente ir al gimnasio en los días previos a su examen.

Presentación

Hay algo que decir sobre el cliché: "vístete bien, prueba bien". Elige tu ropa la noche anterior para que no tengas que buscar en tu armario por la mañana. Use algo cómodo y transpirable que no necesite usar durante el examen.

Tome su tiempo

Los maestros que te hacen preguntas pueden ser abrumadores, pero recuerda que no hay necesidad de apresurarte a responder. Tómese un momento después de cada pregunta para digerir qué información acaba de solicitarle y organice sus pensamientos en consecuencia.

Si su maestro le pide que describa el viaje de Cristóbal Colón a las Américas, tómese un momento para recordar lo que sabe sobre Colón. Sabes cómo se financió el viaje, sabes los nombres de los barcos, sabes cuánto tiempo tomó el viaje porque te preparaste para el examen. Ahora que sus pensamientos están en orden, comience a contarle a su maestro la historia del legendario viaje a través del mar.

Pedir ayuda

Tus profesores y profesores quieren que tengas éxito. Están allí para ayudarlo a alcanzar sus objetivos y prepararlo para futuros emprendimientos profesionales. Visítelos antes o después de la escuela, durante los descansos, durante el almuerzo o durante el horario de oficina. Reúnase con ellos si está confundido o atascado o simplemente quiere hablar sobre una idea.

Los maestros también suelen administrar los exámenes orales, lo que significa que han creado los criterios que debe cumplir para tener éxito. Son sus recursos más valiosos y sus aliados más fuertes.