Vida

Biografía de Francisco Madero, padre de la revolución mexicana.

Biografía de Francisco Madero, padre de la revolución mexicana.

Francisco I. Madero (30 de octubre de 1873 -22 de febrero de 1913) fue un político reformista y escritor y presidente de México de 1911 a 1913. Este revolucionario improbable ayudó a diseñar el derrocamiento del dictador Porfirio Díaz iniciando la Revolución Mexicana. Desafortunadamente para Madero, fue atrapado entre los restos del régimen de Díaz y los revolucionarios que desató y fue depuesto y ejecutado en 1913.

Datos rápidos: Francisco Madero

  • Conocido por: Padre de la revolución mexicana
  • Nacido: 30 de octubre de 1873 en Parras, México
  • Padres: Francisco Ignacio Madero Hernández, Mercedes González Treviño
  • Murió: Murió el 22 de febrero de 1913 en la Ciudad de México, México
  • Esposa: Sara Pérez

Vida temprana

Francisco I. Madero nació el 30 de octubre de 1873 en Parras, Coahuila, México, de padres adinerados, según algunas cuentas, la quinta familia más rica de México. Su padre fue Francisco Ignacio Madero Hernández; su madre era Mercedes González Treviño. Su abuelo, Evaristo Madero, realizó inversiones lucrativas y estuvo involucrado en la ganadería, la vinificación, la plata, los textiles y el algodón.

Francisco tenía una buena educación, estudiaba en los Estados Unidos, Austria y Francia. Cuando regresó de los EE. UU., Fue puesto a cargo de algunos intereses familiares, incluida la hacienda y la granja de San Pedro de las Colonias, que operaba con ganancias, introduciendo métodos agrícolas modernos y mejorando las condiciones de los trabajadores. En enero de 1903, se casó con Sara Pérez; No tuvieron hijos.

Carrera política temprana

Cuando Bernardo Reyes, gobernador de Nuevo León, rompió brutalmente una manifestación política en 1903, Madero se involucró políticamente. Aunque sus primeras campañas para el cargo fracasaron, financió un periódico que usó para promover sus ideas.

Madero tuvo que superar su imagen para triunfar como político en el México machista. Era pequeño con una voz aguda, lo que dificultaba el respeto de los soldados y revolucionarios que lo veían afeminado. Era vegetariano y abstemio, considerado peculiar en México, y un espiritualista declarado. Afirmó tener contacto con su hermano muerto Raúl y el reformador liberal Benito Juárez, quien le dijo que mantuviera la presión sobre Díaz.

Díaz

Porfirio Díaz fue un dictador con poder de hierro en el poder desde 1876. Díaz había modernizado el país, colocando millas de vías de tren y alentando la industria y la inversión extranjera, pero a un costo. Los pobres vivían en una miseria abyecta. Los mineros trabajaban sin medidas de seguridad o seguro, los campesinos fueron expulsados ​​de sus tierras y el endeudamiento significaba que miles eran esencialmente esclavos. Era el favorito de los inversores internacionales, que lo elogiaron por "civilizar" una nación rebelde.

Díaz vigilaba a quienes se le oponían. El régimen controlaba la prensa y los periodistas rebeldes podían ser encarcelados sin juicio por difamación o sedición. Díaz se enfrentó a políticos y militares, dejando pocas amenazas a su gobierno. Designó a todos los gobernadores estatales, que compartieron el botín de su sistema torcido pero lucrativo. Las elecciones fueron manipuladas y solo los tontos trataron de romper el sistema.

Díaz había luchado contra muchos desafíos, pero para 1910 se estaban mostrando grietas. Tenía poco más de 70 años y la clase adinerada a la que representaba estaba preocupada por su sucesor. Años de represión significaron que la clase pobre rural y urbana odiaba a Díaz y estaban preparados para la revolución. Una revuelta de los mineros de cobre de Cananea en 1906 en Sonora tuvo que ser brutalmente reprimida, mostrando a México y al mundo que Díaz era vulnerable.

Elecciones de 1910

Díaz había prometido elecciones libres en 1910. Tomando su palabra, Madero organizó el Partido Anti-reeleccionista para desafiar a Díaz y publicó un libro superventas titulado "La sucesión presidencial de 1910". Parte de la plataforma de Madero era que cuando Díaz llegó al poder en 1876, afirmó que no buscaría la reelección. Madero insistió en que nada bueno provenía de un hombre con poder absoluto y enumeró las deficiencias de Díaz, incluida la masacre de los indios mayas en Yucatán, el sistema corrupto de gobernadores y el incidente de la mina Cananea.

Los mexicanos acudieron en masa para ver a Madero y escuchar sus discursos. Comenzó a publicar un periódico, El Anti-Re-Electionista, y aseguró la nominación de su partido. Cuando quedó claro que Madero ganaría, Díaz encarceló a la mayoría de los líderes anti-reeleccionistas, incluido Madero, por el falso cargo de planear una insurrección armada. Debido a que Madero provenía de una familia rica y bien conectada, Díaz no podía simplemente matarlo, ya que tenía dos generales que habían amenazado con correr contra él en 1910.

La elección fue una farsa y Díaz "ganó". Madero, sacado de la cárcel por su padre rico, cruzó la frontera y se instaló en San Antonio, Texas. Declaró nulas y sin valor las elecciones en su "Plan de San Luís Potosí" y pidió la revolución armada. El 20 de noviembre se fijó para que comenzara la revolución.

Revolución

Con Madero en rebelión, Díaz reunió y mató a muchos de sus partidarios. El llamado a la revolución fue atendido por muchos mexicanos. En el estado de Morelos, Emiliano Zapata levantó un ejército de campesinos y hostigó a los terratenientes ricos. En el estado de Chihuahua, Pascual Orozco y Casulo Herrera levantaron ejércitos considerables. Uno de los capitanes de Herrera fue el despiadado revolucionario Pancho Villa, quien reemplazó al cauteloso Herrera y, con Orozco, capturó ciudades en Chihuahua en nombre de la revolución.

En febrero de 1911, Madero regresó de los líderes del norte de EE. UU., Incluidos Villa y Orozco, no confiaba en él, por lo que en marzo, su fuerza aumentó a 600, Madero dirigió un ataque contra la guarnición federal en Casas Grandes, que fue un fiasco. Superados, Madero y sus hombres se retiraron y Madero resultó herido. Aunque terminó mal, la valentía de Madero le ganó el respeto entre los rebeldes del norte. Orozco, en ese momento líder del ejército rebelde más poderoso, reconoció a Madero como líder de la revolución.

No mucho después de la batalla, Madero conoció a Villa y se cayeron bien a pesar de sus diferencias. Villa sabía que era un buen bandido y jefe rebelde, pero no era visionario ni político. Madero era un hombre de palabras, no de acción, y consideraba a Villa un Robin Hood, solo el hombre para derrocar a Díaz. Madero permitió que sus hombres se unieran a la fuerza de Villa: sus días de soldado habían terminado. Villa y Orozco empujaron hacia la Ciudad de México, logrando victorias sobre las fuerzas federales en el camino.

En el sur, el ejército campesino de Zapata estaba capturando pueblos en su estado natal de Morelos, venciendo a las fuerzas federales superiores con una combinación de determinación y número. En mayo de 1911, Zapata obtuvo una victoria enorme y sangrienta sobre las fuerzas federales en la ciudad de Cuautla. Díaz pudo ver que su regla se estaba desmoronando.

Díaz renuncia

Díaz negoció una rendición con Madero, quien generosamente permitió que el ex dictador abandonara el país ese mes. Madero fue recibido como un héroe cuando llegó a la Ciudad de México el 7 de junio de 1911. Sin embargo, una vez que llegó, cometió una serie de errores.

Como presidente interino, aceptó a Francisco León de la Barra, un ex compinche de Díaz que fusionó el movimiento contra Madero. También desmovilizó los ejércitos de Orozco y Villa.

Presidencia de madero

Madero se convirtió en presidente en noviembre de 1911. Nunca un verdadero revolucionario, Madero simplemente sintió que México estaba listo para la democracia y Díaz debería renunciar. Nunca tuvo la intención de llevar a cabo cambios radicales, como la reforma agraria. Pasó gran parte de su tiempo como presidente tratando de tranquilizar a la clase privilegiada de que no desmantelaría la estructura de poder dejada por Díaz.

Mientras tanto, Zapata, al darse cuenta de que Madero nunca aprobaría una verdadera reforma agraria, volvió a tomar las armas. León de la Barra, todavía presidente interino y trabajando contra Madero, envió al general Victoriano Huerta, un remanente brutal del régimen de Díaz, a Morelos para contener a Zapata. Llamado de regreso a la Ciudad de México, Huerta comenzó a conspirar contra Madero.

Cuando se convirtió en presidente, el único amigo que le quedaba a Madero era Villa, cuyo ejército fue desmovilizado. Orozco, que no había obtenido las enormes recompensas que esperaba de Madero, salió al campo y muchos de sus antiguos soldados se unieron a él.

Caída y Ejecución

El políticamente ingenuo Madero no se dio cuenta de que estaba rodeado de peligro. Huerta estaba conspirando con el embajador estadounidense Henry Lane Wilson para eliminar a Madero, ya que Félix Díaz, el sobrino de Porfirio, tomó las armas junto con Bernardo Reyes. Aunque Villa se unió a la pelea a favor de Madero, terminó en un punto muerto con Orozco.

Madero se negó a creer que sus generales se volverían contra él. Las fuerzas de Félix Díaz ingresaron a la Ciudad de México, y un enfrentamiento de 10 días conocido como la decena trágica ("La quincena trágica") se produjo. Al aceptar la "protección" de Huerta, Madero cayó en su trampa: fue arrestado por Huerta el 18 de febrero de 1913 y ejecutado cuatro días después, aunque Huerta dijo que fue asesinado cuando sus partidarios intentaron liberarlo. Cuando Madero se fue, Huerta se volvió contra sus compañeros conspiradores y se hizo presidente.

Legado

Aunque no era un radical, Francisco Madero fue la chispa que desencadenó la Revolución Mexicana. Era inteligente, rico, bien conectado y lo suficientemente carismático como para hacer rodar la pelota contra un debilitado Porfirio Díaz, pero no pudo retener el poder una vez que lo logró. La revolución mexicana fue luchada por hombres brutales y despiadados, y el idealista Madero estaba fuera de su alcance.

Aún así, su nombre se convirtió en un grito de guerra, especialmente para Villa y sus hombres. Villa estaba decepcionado de que Madero había fallado y pasó el resto de la revolución buscando otro político para confiarle el futuro de su país. Los hermanos de Madero estaban entre los partidarios más firmes de Villa.

Los políticos posteriores intentaron y no lograron unir a la nación hasta 1920, cuando Álvaro Obregón tomó el poder, el primero en lograr imponer su voluntad a las facciones rebeldes. Décadas después, los mexicanos ven a Madero como un héroe, el padre de la revolución que hizo mucho para nivelar el campo de juego entre ricos y pobres. Es visto como débil pero idealista, un hombre honesto y decente destruido por los demonios que ayudó a desatar. Fue ejecutado antes de los años más sangrientos de la revolución, por lo que su imagen no se ve afectada por eventos posteriores.

Fuentes

  • McLynn, Frank. "Villa y Zapata: una historia de la revolución mexicana." Libros básicos, 2000.
  • "Francisco Madero: Presidente de México". Enciclopedia Brittanica.
  • "Francisco Madero". Biography.com.