Interesante

12 consejos sobre cómo sobrevivir a su entrevista de admisión

12 consejos sobre cómo sobrevivir a su entrevista de admisión

Entrar en una escuela privada no es tan simple como decidir ir. Debe presentar una solicitud, lo que significa que deberá presentar una solicitud, realizar un examen y prepararse para la entrevista de admisión.

¿Por qué? Porque las escuelas quieren conocerte en persona para ver cómo encajarás en su comunidad. Tienen sus transcripciones, recomendaciones y puntajes de exámenes para darles un perfil de sus habilidades. Pero también quieren ver a la persona detrás de todas esas estadísticas y logros.

Vea estos 12 consejos sobre cómo sobrevivir a su entrevista de admisión:

1. Planifique con anticipación

La entrevista es importante, así que asegúrate de programarla mucho antes de los plazos de la entrevista. Esto también le da tiempo para prepararse para la entrevista y revisar algunas posibles preguntas de la entrevista que se le pueden hacer, y le da la oportunidad de formular algunas posibles preguntas para hacerle al entrevistador.

2. Respira hondo y relájate

Una entrevista de admisión puede ser estresante, pero no hay nada de qué preocuparse. No tengas miedo y no te preocupes por cómo te ves o qué te preguntarán; Tenemos consejos para ayudarlo con todo eso. Recuerde: casi todos están nerviosos en una entrevista. El personal de admisiones lo sabe y hará todo lo posible para que se sienta cómodo, relajado y lo más relajado posible.

El truco es no dejar que tus nervios te superen. Usa tus nervios para darte esa ventaja natural y el estado de alerta que necesitas para presentarte con la mejor luz posible.

3. Sé tú mismo

Sea de su mejor comportamiento, socialmente hablando, pero sea usted mismo. Si bien todos queremos dar lo mejor de nosotros cuando entrevistamos, es importante recordar que las escuelas quieren conocerte, no una versión robótica perfectamente equilibrada de ti que crees que el entrevistador quiere ver. Piensa positivamente. Como regla general, la escuela intentará venderse a usted tanto como usted intenta venderse a sí mismo.

4. Deje atrás la tecnología

Siempre apague su teléfono celular, iPad y otros dispositivos antes de ir a la entrevista y guardarlos. Es grosero enviar mensajes de texto o leer mensajes o jugar durante una entrevista. Incluso su reloj inteligente puede ser una distracción, así que tome un descanso temporal de la tecnología durante su entrevista, que generalmente dura solo unos 30 minutos. Para evitar la tentación, deja tus dispositivos con tus padres en la sala de espera (¡y asegúrate de que el sonido esté apagado!).

5. Haz una buena primera impresión

Desde el primer momento que pisas el campus, recuerda que quieres causar una buena primera impresión. Saluda a las personas que conoces abiertamente, mirándolos a los ojos, dándote la mano y saludando. No susurres, no mires al suelo y no te encorves. La buena postura causa una fuerte impresión. Eso se aplica también a la entrevista. Siéntate bien alto en tu silla y no te inquietes. No se muerda las uñas ni se tire del cabello, y nunca mastique chicle. Sé cortés y respetuoso. 'Por favor' y 'gracias' siempre son apreciados e indican en gran medida el respeto a la autoridad y a sus mayores e incluso a sus compañeros, en caso de conocer a otros estudiantes.

6. Vístete para el éxito

Es común que los estudiantes pregunten: "¿Qué me pongo para mi entrevista en la escuela privada?" Recordemos que estás postulando a una escuela privada, y la mayoría de las escuelas tienen códigos de vestimenta estrictos y altos estándares para sus estudiantes. No puede pasar a la entrevista como si acabara de caerse de la cama y no podría importarle menos la experiencia. Use ropa cómoda apropiada para la ocasión. Busque el código de vestimenta de la escuela y haga todo lo posible para alinearse. No tiene que salir y comprar el uniforme si tiene uno, pero asegúrese de vestirse adecuadamente.

Para las niñas, opta por una blusa y falda o pantalones lisos, o un bonito vestido, y zapatos que no sean zapatillas o chanclas. Usa maquillaje y accesorios mínimos. Mantén tu peinado simple. Recuerda que estás aplicando a la escuela, no a caminar por la pista. Para los niños, opte por una camisa lisa, pantalones y zapatos (sin zapatillas) para la mayoría de las situaciones. No hay nada de malo en expresar tu individualidad. Solo asegúrate de que la forma en que lo expresas sea apropiado.

7. Sé honesto

No mientas ni te asustes. Si no sabe la respuesta a la pregunta del entrevistador, dígalo. Mírala a los ojos y admite que no sabes la respuesta. Del mismo modo, si ella te hace una pregunta que no quieres responder, no la evites. Por ejemplo, si ella pregunta por qué fallaste en álgebra, explica por qué sucedió eso y qué estás haciendo al respecto. Demostrar que está dispuesto a tener un error o problema y está trabajando activamente para solucionarlo puede ser muy útil. Si asistir a su escuela es parte de su estrategia de mejora, dígalo.

La honestidad es una cualidad personal admirable que las escuelas valoran en un solicitante. Da respuestas veraces. Si no eres un estudiante destacado, admítelo y dile al entrevistador cómo planeas lograr mejores resultados. ¡Recuerde, ellos verán su transcripción! A los entrevistadores les gusta ver una evaluación honesta de las fortalezas y debilidades de uno. Si puede señalar algún desafío que tuvo en su trabajo escolar, por ejemplo, no comprender las ecuaciones cuadráticas y cómo lo superó, impresionará al entrevistador con su actitud positiva y su enfoque de la vida. Esto vuelve a ser honesto. Si eres honesto y veraz, aprenderás más y aprenderás más fácilmente.

8. Haga preguntas

Haga preguntas sobre la escuela, sus programas e instalaciones. Descubra cómo puede ayudarlo a alcanzar sus objetivos. Determine lo mejor que pueda cómo la filosofía de la escuela encaja con la suya. No sientas que deberías hacer preguntas solo para hacerlas, pero asegúrate de cubrir los temas sobre los que tú y tus padres quieran saber más. Por ejemplo, puede ser un ávido lingüista que quiera estudiar mandarín. Haga preguntas en profundidad sobre el programa de Estudios Chinos, su facultad, etc.

Sin embargo, también es importante investigar antes de la entrevista. No aparezcas preguntando si tienen un equipo de fútbol; ese es el tipo de información que puede encontrar fácilmente en línea. Además, no haga una pregunta que ya haya sido respondida anteriormente en la entrevista. Eso demuestra que no estás prestando atención. Sin embargo, puede solicitar más detalles sobre algo de lo que habló anteriormente.

9. Presta atención

Escuche atentamente las preguntas que se hacen y lo que se dice. ¿Lo que estás escuchando es lo que quieres escuchar o la escuela no es adecuada para ti? Tendrás una idea de eso al principio de la entrevista. Lo último que desea hacer es desconectarse durante la entrevista y no saber lo que dijo el entrevistador.

10. Sea considerado

Piensa antes de responder. Evite gestos como 'me gusta' y 'usted sabe'. Los patrones de habla descuidados pueden indicar falta de disciplina y descuido general. El inglés comercial estándar siempre es aceptable. Eso no significa que tengas que reprimir tu personalidad. Si eres un espíritu libre, deja que se vea ese lado tuyo. Comunícate de forma clara y convincente. Expresa tus puntos sin ser grosero o autoritario.

11. Reflexiona

Cuando termine la entrevista, registra tus observaciones y compáralas con tus padres. Ambos querrán discutir estas observaciones con su consultor más adelante. Esos recuerdos son importantes porque ayudan a determinar qué escuela es la mejor para usted.

12. Seguimiento

Es importante hacer un seguimiento con su entrevistador una vez que haya terminado. Si hay tiempo, envíe una nota de agradecimiento escrita a mano a su entrevistador. Hablará mucho sobre su capacidad de seguimiento y su sinceridad personal. No necesita ser largo, solo una nota rápida agradeciendo a su entrevistador por la reunión y quizás recordándole por qué quiere asistir a la escuela. Si tiene poco tiempo, un correo electrónico es una alternativa adecuada si está en una vía rápida para tomar decisiones con un tiempo limitado entre la entrevista y las decisiones.