Interesante

¿Qué es la primavera árabe?

¿Qué es la primavera árabe?

La Primavera Árabe fue una serie de protestas antigubernamentales, levantamientos y rebeliones armadas que se extendieron por todo el Medio Oriente a principios de 2011. Pero su propósito, relativo éxito y resultado siguen siendo muy controvertidos en los países árabes, entre los observadores extranjeros y entre el mundo. poderes que buscan sacar provecho del cambiante mapa de Medio Oriente.

¿Por qué el nombre 'Primavera árabe'?

El término "Primavera Árabe" fue popularizado por los medios occidentales a principios de 2011 cuando el levantamiento exitoso en Túnez contra el ex líder Zine El Abidine Ben Ali envalentonó protestas antigubernamentales similares en la mayoría de los países árabes.

El término "Primavera Árabe" es una referencia a las revoluciones de 1848, un año en el que se produjo una ola de agitaciones políticas en muchos países de toda Europa, muchas de las cuales resultaron en el derrocamiento de viejas estructuras monárquicas y su reemplazo por una forma de gobierno más representativa. . 1848 se llama en algunos países la Primavera de las Naciones, la Primavera del Pueblo, la Primavera de los Pueblos o el Año de la Revolución; y la connotación "Primavera" se ha aplicado desde entonces a otros períodos en la historia cuando una cadena de revoluciones termina en una mayor representación en el gobierno y la democracia, como la Primavera de Praga, un movimiento de reforma en Checoslovaquia en 1968.

El "Otoño de las Naciones" se refiere a la agitación en Europa del Este en 1989 cuando los regímenes comunistas aparentemente inexpugnables comenzaron a caer bajo la presión de las protestas populares masivas en un efecto dominó. En poco tiempo, la mayoría de los países del antiguo bloque comunista adoptaron sistemas políticos democráticos con una economía de mercado.

Pero los eventos en el Medio Oriente fueron en una dirección menos directa. Egipto, Túnez y Yemen entraron en un período de transición incierto, Siria y Libia se vieron envueltos en un conflicto civil, mientras que las monarquías ricas en el Golfo Pérsico permanecieron en gran medida inquebrantables por los acontecimientos. Desde entonces, el uso del término "Primavera Árabe" ha sido criticado por ser inexacto y simplista.

Tawakul Karman, Presidenta de Mujeres Periodistas Sin Cadenas, en el sitio de protesta antigubernamental frente a la Universidad de Sana el 11 de marzo de 2011. Jonathan Saruk / Getty Images

¿Cuál fue el objetivo de las protestas?

El movimiento de protesta de 2011 fue, en esencia, una expresión de resentimiento profundamente arraigado ante las antiguas dictaduras árabes (algunas pasaron por alto con elecciones fraudulentas), enojo por la brutalidad del aparato de seguridad, desempleo, aumento de precios y corrupción que siguió La privatización de los bienes del Estado en algunos países.

Pero a diferencia de la Europa oriental comunista en 1989, no hubo consenso sobre el modelo político y económico con el que los sistemas existentes deberían ser reemplazados. Los manifestantes en monarquías como Jordania y Marruecos querían reformar el sistema bajo los gobernantes actuales, algunos pidiendo una transición inmediata a la monarquía constitucional. Otros se contentaron con una reforma gradual. Las personas en regímenes republicanos como Egipto y Túnez querían derrocar al presidente, pero aparte de las elecciones libres, tenían poca idea de qué hacer a continuación.

Y, más allá de los llamados a una mayor justicia social, no había una varita mágica para la economía. Los grupos y sindicatos de izquierda querían salarios más altos y una reversión de los acuerdos de privatización dudosos, otros querían reformas liberales para hacer más espacio para el sector privado. Algunos islamistas de línea dura estaban más preocupados por hacer cumplir estrictas normas religiosas. Todos los partidos políticos prometieron más empleos, pero ninguno estuvo cerca de desarrollar un programa con políticas económicas concretas.

Voluntarios médicos durante la Primavera Árabe, 2011 en la Plaza Tahrir, El Cairo, Egipto. Imágenes de Kim Badawi / Getty Images

¿Un éxito o un fracaso?

La Primavera Árabe fue un fracaso solo si se esperaba que décadas de regímenes autoritarios pudieran revertirse fácilmente y reemplazarse por sistemas democráticos estables en toda la región. También ha decepcionado a quienes esperan que la eliminación de los gobernantes corruptos se traduzca en una mejora instantánea en los niveles de vida. La inestabilidad crónica en países en transición política ha ejercido una presión adicional sobre las economías locales en dificultades, y han surgido profundas divisiones entre los islamistas y los árabes seculares.

Pero en lugar de un solo evento, probablemente sea más útil definir los levantamientos de 2011 como un catalizador para un cambio a largo plazo cuyo resultado final aún está por verse. El principal legado de la Primavera Árabe está en romper el mito de la pasividad política de los árabes y la invencibilidad percibida de las elites gobernantes arrogantes. Incluso en países que evitaron disturbios masivos, los gobiernos toman la tranquilidad de la gente bajo su propio riesgo.