Interesante

¿Quema el oxígeno? Inflamabilidad del Oxigeno

¿Quema el oxígeno? Inflamabilidad del Oxigeno

A pesar de la opinión popular, el oxígeno es no inflamable. Puede probar esto preparando gas oxígeno y burbujeándolo a través de agua jabonosa para hacer burbujas. Si intentas encender las burbujas, no se quemarán.

Una sustancia inflamable es aquella que arde. El oxígeno no se quema, pero es un oxidante, lo que significa que apoya el proceso de combustión. Entonces, si ya tiene un combustible y un incendio, agregar oxígeno alimentará las llamas. La reacción puede ser peligrosa y violenta, por lo que nunca es una buena idea almacenar o usar oxígeno alrededor de ningún tipo de llama.

Por ejemplo, el hidrógeno es un gas inflamable. Si enciendes burbujas de hidrógeno, obtendrás un incendio. Si agrega oxígeno extra, obtendrá una gran llama y posiblemente una explosión.

Tabaquismo y oxigenoterapia

Si una persona con oxígeno fuma un cigarrillo, no explotará ni estallará en llamas. Fumar alrededor del oxígeno no es particularmente peligroso, por lo menos en lo que respecta al fuego. Sin embargo, existen buenas razones para evitar fumar si usted o alguien cercano está recibiendo oxigenoterapia:

  1. Fumar produce humo, monóxido de carbono y otras sustancias químicas, que reducen la disponibilidad de oxígeno e irritan el sistema respiratorio. Si alguien está en terapia de oxígeno, fumar es contraproducente y dañino para su salud.
  2. Si una ceniza ardiente cae de un cigarrillo y comienza a arder, el oxígeno extra fomentará una llama. Dependiendo de dónde caiga la ceniza, puede haber suficiente combustible para iniciar un incendio significativo. El oxígeno empeoraría la situación.
  3. Se necesita una fuente de ignición para encender un cigarrillo. El oxígeno puede hacer que la llama de un encendedor se encienda o que un fósforo encendido explote en una llama inesperadamente grande, provocando una quemadura en la persona. O podría hacer que arrojen un objeto en llamas sobre una superficie potencialmente inflamable. Los incendios provocados por el oxígeno se producen en las salas de emergencia, por lo que el riesgo está presente, aunque algo reducido en un entorno hogareño.
  4. Si la terapia de oxígeno se realiza en un hospital, está prohibido fumar por varias razones. Además de los efectos negativos para la salud del fumador, se produce humo de segunda mano y otros pueden inhalarlo. Además, los residuos de fumar permanecen incluso después de que se apaga el cigarrillo, lo que hace que la habitación no sea saludable para los pacientes que ingresan después.
  5. En un entorno médico, puede haber otros gases (por ejemplo, anestesia) o materiales presentes que podrían encenderse con una chispa o un cigarrillo. El oxígeno adicional hace que este riesgo sea especialmente peligroso, ya que la combinación de chispa, combustible y oxígeno podría provocar un incendio o una explosión graves.

Conclusiones clave: oxígeno e inflamabilidad

  • El oxígeno no arde. No es inflamable, pero es un oxidante.
  • El oxígeno alimenta un fuego, por lo que es peligroso usarlo cerca de algo que se está quemando porque ayudará a que el fuego se queme mucho más rápido.
  • Los pacientes en terapia de oxígeno que son fumadores no arderán ni explotarán si fuman. Sin embargo, el riesgo de incendio o accidente aumenta considerablemente. Y fumar niega algunos de los beneficios del uso de oxígeno.

Pruébelo usted mismo

Parece casi increíble que el oxígeno puro no se queme, sin embargo, es bastante fácil probarlo usted mismo usando la electrólisis del agua. Cuando el agua se electroliza, se divide en gas hidrógeno y gas oxígeno:

2 H2O (l) → 2 H2 (g) + O2 (sol)

  1. Para realizar la reacción de electrólisis, desdobla dos clips.
  2. Conecte un extremo de cada clip a los terminales de una batería de 9 voltios.
  3. Coloque los otros extremos cerca uno del otro, pero sin tocarlos, en un recipiente con agua.
  4. A medida que avanza la reacción, surgirán burbujas de cada terminal. El gas de hidrógeno burbujeará desde un terminal y el gas de oxígeno desde el otro. Puede recoger los gases por separado invirtiendo un frasco pequeño sobre cada cable. No junte las burbujas porque la mezcla de hidrógeno y oxígeno gaseoso forma un gas peligrosamente combustible. Selle cada recipiente antes de sacarlo del agua. (Nota: una excelente opción es recoger cada gas en una bolsa de plástico vacía o en un globo pequeño).
  5. Use un encendedor de mango largo para tratar de encender el gas de cada recipiente. Obtendrá una llama brillante del gas de hidrógeno. El gas oxígeno, por otro lado, no arderá.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos