Informacion

8 maneras de aumentar su capacidad de atención

8 maneras de aumentar su capacidad de atención

¿Tiene problemas para concentrarse cuando lee un libro o escucha una conferencia? Puede animarse sabiendo que puede aumentar su capacidad de atención. Aunque hay algunas razones médicas para distraerse fácilmente, este no es siempre el caso.

A veces, la duración de su capacidad de atención puede mejorarse por factores no médicos. Esta lista de actividades puede marcar una gran diferencia para mejorar sus hábitos de estudio.

Hacer una lista

¿Qué tiene que ver hacer una lista con la concentración? Fácil.

A menudo tenemos problemas para prestar atención a una cosa porque nuestro cerebro quiere quedarse dormido para pensar en otra cosa. Cuando se supone que debes escribir tu artículo de historia, por ejemplo, tu cerebro puede comenzar a pensar en jugar un juego o preocuparse por una prueba de matemáticas que está por venir.

Debe adquirir el hábito de hacer una lista de tareas diarias, anotar todas las cosas que debe hacer (pensar) en un día en particular. Luego, priorice su lista, en el orden que prefiera para abordar estas tareas.

Al escribir todas las cosas que necesita hacer (o pensar), obtiene una sensación de control de su día. No te preocupes por lo que sea que debas hacer cuando deberías concentrarte en una tarea en particular.

Tan simple como puede parecer este ejercicio, en realidad es muy efectivo para ayudarlo a concentrarse en una cosa a la vez.

Meditar

Si lo piensas, la meditación puede parecer lo contrario de prestar atención. Un objetivo de la meditación es despejar la mente, pero otro elemento de la meditación es la paz interior. Esto significa que el acto de meditar es en realidad el acto de entrenar al cerebro para evitar distracciones.

Si bien hay muchas definiciones de meditación y mucho desacuerdo sobre cuáles pueden ser los objetivos de la meditación, está claro que la meditación es una forma efectiva de aumentar el enfoque.

Y recuerde, no tiene que convertirse en un meditador experto u obsesivo. Solo tómate un tiempo todos los días para realizar un breve ejercicio de meditación. Puede comenzar un nuevo hábito saludable.

Dormir más

Parece lógico que la falta de sueño afecte nuestro rendimiento, pero existe una ciencia que nos dice exactamente qué sucede con nuestros cerebros cuando nos privamos del sueño.

Los estudios muestran que las personas que duermen menos de ocho horas por noche durante un período prolongado de tiempo tienen sistemas de respuesta más lentos y más dificultades para recordar información. De hecho, incluso las restricciones menores en sus patrones de sueño pueden afectar su rendimiento académico de manera negativa.

Esa es una mala noticia para los adolescentes, a quienes les gusta quedarse despiertos hasta tarde para estudiar la noche anterior a un examen. Existe una sólida ciencia que indica que puede estar haciendo más daño que bien al abarrotar la noche anterior a un examen.

Y, si eres un adolescente típico cuando se trata de dormir, la ciencia también sugiere que debes acostumbrarte a dormir más horas de lo normal.

Coma alimentos más saludables

¿Eres culpable de consentirte demasiado con sabrosas comidas chatarra? Seamos realistas: muchas personas disfrutan los alimentos ricos en grasas y azúcares. Pero estos alimentos pueden ser malas noticias cuando se trata de concentrarse en un solo tema o tarea.

Los alimentos con alto contenido de grasas y azúcares pueden darle una explosión temporal de energía, pero a esa energía pronto le sigue un colapso. Una vez que su cuerpo quema la avalancha de alimentos privados de nutrientes y procesados ​​en exceso, comenzará a sentirse aturdido y letárgico.

Reduce el tiempo de pantalla

Esta puede ser la sugerencia más impopular de todos los tiempos entre los jóvenes, pero la ciencia es clara. El tiempo de pantalla, o el tiempo dedicado a mirar teléfonos celulares, televisores, pantallas de computadora y consolas de juegos, tiene un claro impacto en la capacidad de atención.

Los científicos apenas comienzan a estudiar la relación entre los períodos de atención y los tiempos de pantalla, pero una cosa es cierta: muchos investigadores y especialistas en educación aconsejan a los padres que limiten el tiempo de pantalla mientras obtienen una comprensión más completa de los efectos de las luces brillantes y las pantallas electrónicas.

Entra a un equipo

Al menos un estudio ha demostrado que la concentración y las habilidades académicas mejoran para los estudiantes que participan en deportes de equipo. Podría ser que estar activo es útil de la misma manera que funciona la meditación. Participar en un deporte entrena tu cerebro para concentrarse en tareas específicas y excluir pensamientos que interfieren con tu rendimiento.

Solo sé activo

También hay estudios que muestran que cualquier cantidad de actividad física puede mejorar la concentración. Simplemente caminar durante veinte minutos antes de leer un libro puede aumentar su capacidad de prestar más atención. Esto puede ser el resultado de relajar el cerebro en preparación para la tarea en cuestión.

Practica prestar atención

Para muchas personas, una mente errante es realmente una mente indisciplinada. Con práctica, puedes enseñarle a tu mente un poco de disciplina. Una cosa que debes tratar de determinar es lo que realmente te distrae.

Este ejercicio puede ayudarlo a determinar por qué su mente divaga mientras lee y qué puede hacer para reducir sus distracciones.

  • Primero, siga los consejos en la parte superior de esta página y haga una lista de todas las cosas que tiene que hacer. Saque las cosas fáciles del camino primero.
  • Luego, toma un cronómetro. La mayoría de los teléfonos están equipados con uno.
  • Ahora seleccione una revista, un libro difícil o un periódico y elija un pasaje para leer que normalmente no leería (a menos que sea forzado).
  • Enciende el cronómetro y comienza a leer. Intenta concentrarte, pero detente tan pronto como sientas que tu mente comienza a divagar.
  • Escribe lo que te distrajo. ¿En qué empezaste a pensar? ¿Fue algo divertido lo que pudiste hacer en su lugar, o fue algo que te preocupa?
  • Escriba el tema o pensamiento que lo llevó por mal camino. Haga esto cinco veces y analice los resultados. ¿Ves un patrón?

Cuanto más se ejecuta el ejercicio anterior, más se entrena el cerebro para mantenerse en el camino. ¡En realidad estás siendo muy intencional al darle a tu cerebro una buena disciplina a la antigua!