Interesante

El surgimiento de la geografía islámica en la Edad Media

El surgimiento de la geografía islámica en la Edad Media

Después de la caída del Imperio Romano en el siglo V d. C., el conocimiento de los europeos promedio sobre el mundo que los rodeaba se limitó a su área local y a los mapas proporcionados por las autoridades religiosas. Las exploraciones mundiales europeas de los siglos XV y XVI probablemente no hubieran llegado tan pronto como lo hubieran hecho, si no fuera por el importante trabajo de los traductores y geógrafos del mundo islámico.

El imperio islámico comenzó a expandirse más allá de la Península Arábiga después de la muerte del profeta y fundador del Islam, Mahoma, en 632 CE. Los líderes islámicos conquistaron Irán en 641 y en 642, Egipto estaba bajo control islámico. En el siglo VIII, todo el norte de África, la Península Ibérica (España y Portugal), India e Indonesia se convirtieron en tierras islámicas. Los musulmanes fueron detenidos de una mayor expansión en Europa por su derrota en la Batalla de Tours en Francia en 732. Sin embargo, el dominio islámico continuó en la Península Ibérica durante casi nueve siglos.

Alrededor de 762, Bagdad se convirtió en la capital intelectual del imperio y emitió una solicitud de libros de todo el mundo. Los comerciantes recibieron el peso del libro en oro. Con el tiempo, Bagdad acumuló una gran cantidad de conocimiento y muchas obras geográficas clave de los griegos y romanos. Dos de los primeros libros traducidos fueron "Almagest" de Ptolomeo, que era una referencia a la ubicación y el movimiento de los cuerpos celestes y su "Geografía", una descripción del mundo y un diccionario geográfico de lugares. Estas traducciones evitaron que la información contenida en estos libros desapareciera. Con sus extensas bibliotecas, la visión islámica del mundo entre 800 y 1400 fue mucho más precisa que la visión cristiana del mundo.

Rol de la exploración en el Islam

Los musulmanes eran exploradores naturales porque el Corán (el primer libro escrito en árabe) ordenó una peregrinación (hajj) a La Meca por cada hombre sano al menos una vez en su vida. Se escribieron docenas de guías de viaje para ayudar a los miles de peregrinos que viajan desde los confines más remotos del Imperio Islámico hasta La Meca. En el siglo XI, los comerciantes islámicos habían explorado la costa oriental de África a 20 grados al sur del ecuador (cerca de la actual Mozambique).

La geografía islámica fue principalmente una continuación de la erudición griega y romana, que se había perdido en la Europa cristiana. Los geógrafos islámicos, especialmente Al-Idrisi, Ibn-Batuta e Ibn-Khaldun, hicieron algunas nuevas incorporaciones al conocimiento geográfico antiguo acumulado.

Tres prominentes geógrafos islámicos

Al-Idrisi (también transcrito como Edrisi, 1099-1166 o 1180) sirvió al rey Roger II de Sicilia. Trabajó para el rey en Palermo y escribió una geografía del mundo llamada "Diversión para el que desea viajar alrededor del mundo", que no se tradujo al latín hasta 1619. Determinó que la circunferencia de la tierra era de aproximadamente 23,000 millas (en realidad son 24,901.55 millas).

Ibn-Batuta (1304-1369 o 1377) es conocido como el "Marco Polo musulmán". En 1325 viajó a La Meca para una peregrinación y, mientras estaba allí, decidió dedicar su vida a viajar. Entre otros lugares, visitó África, Rusia, India y China. Sirvió al emperador chino, al emperador mongol y al sultán islámico en una variedad de posiciones diplomáticas. Durante su vida, viajó aproximadamente 75,000 millas, que en ese momento estaba más lejos que cualquier otra persona en el mundo. Dictó un libro que era una enciclopedia de prácticas islámicas en todo el mundo.

Ibn-Khaldun (1332-1406) escribió una historia mundial completa y geografía. Discutió los efectos del medio ambiente en los humanos, y es conocido como uno de los primeros deterministas ambientales. Él creía que los extremos norte y sur de la tierra eran los menos civilizados.

Papel histórico de la erudición islámica

Los exploradores y eruditos islámicos aportaron nuevos conocimientos geográficos del mundo y tradujeron importantes textos griegos y romanos, preservando así. Al hacerlo, ayudaron a sentar las bases necesarias que permitieron el descubrimiento y la exploración europeos del hemisferio occidental en los siglos XV y XVI.