Vida

Los regentes de la Universidad de California v. Bakke

Los regentes de la Universidad de California v. Bakke

Los Regentes de la Universidad de California v. Allan Bakke (1978), fue un caso histórico decidido por la Corte Suprema de los Estados Unidos. La decisión tuvo importancia histórica y legal porque confirmó la acción afirmativa, declarando que la raza podría ser uno de varios factores determinantes en las políticas de admisión a la universidad, pero rechazó el uso de cuotas raciales.

Datos rápidos: Regentes de la Universidad de California v. Bakke

  • Caso discutido: 12 de octubre de 1977
  • Decisión emitida: 26 de junio de 1978
  • Peticionario: Regentes de la Universidad de California.
  • Demandado: Allan Bakke, un hombre blanco de 35 años que había solicitado dos veces la admisión a la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Davis y fue rechazado en ambas ocasiones.
  • Pregunta clave: ¿La Universidad de California violó la Cláusula de Igualdad de Protección de la Decimocuarta Enmienda y la Ley de Derechos Civiles de 1964, al practicar una política de acción afirmativa que resultó en el rechazo reiterado de la solicitud de admisión de Bakke a su escuela de medicina?
  • Decisión de la mayoría: Jueces Burger, Brennan, Stewart, Marshall, Blackman, Powell, Rehnquist, Stevens
  • Disidente: Justicia blanca
  • Decisión: La Corte Suprema confirmó la acción afirmativa, dictaminando que la raza podría ser uno de varios factores determinantes en las políticas de admisión a la universidad, pero rechazó el uso de cuotas raciales como inconstitucionales.

Historia del caso

A principios de la década de 1970, muchos colegios y universidades en todo Estados Unidos estaban en las primeras etapas de realizar cambios importantes en sus programas de admisión en un esfuerzo por diversificar el cuerpo estudiantil al aumentar el número de estudiantes minoritarios en el campus. Este esfuerzo fue particularmente desafiante debido al aumento masivo de estudiantes de los años 70 que postulan a las facultades de medicina y derecho. Aumentó la competencia e impactó negativamente los esfuerzos para crear entornos de campus que promovieran la igualdad y la diversidad.

Las políticas de admisión que se basaban principalmente en las calificaciones de los candidatos y en los puntajes de los exámenes era un enfoque poco realista para las escuelas que querían aumentar la población minoritaria en el campus.

Programas de doble admisión

En 1970, la Facultad de Medicina Davis de la Universidad de California (UCD) estaba recibiendo 3,700 solicitantes por solo 100 vacantes. Al mismo tiempo, los administradores de UCD se comprometieron a trabajar con un plan de acción afirmativa, a menudo denominado cuota o programa de reserva.

Se creó con dos programas de admisión para aumentar el número de estudiantes desfavorecidos admitidos en la escuela. Existía el programa regular de admisiones y el programa especial de admisiones.
Cada año, 16 de cada 100 lugares estaban reservados para estudiantes desfavorecidos y minorías, incluidos (según lo declarado por la universidad), "negros", "chicanos", "asiáticos" e "indios americanos".

Programa regular de admisiones

Los candidatos que pasaron por el programa de admisión regular tuvieron que tener un promedio de calificaciones (GPA) superior a 2.5. Algunos de los candidatos calificados fueron entrevistados. A los que aprobaron se les otorgó un puntaje basado en su desempeño en la Prueba de Admisión a la Facultad de Medicina (MCAT), calificaciones en ciencias, actividades extracurriculares, recomendaciones, premios y otros criterios que conformaron sus puntajes de referencia. Un comité de admisiones tomaría una decisión sobre qué candidatos serían aceptados en la escuela.

Programa de Admisiones Especiales

Los candidatos aceptados en los programas especiales de admisión eran minorías o aquellos que estaban en desventaja económica o educativa. Los candidatos de admisión especial no tenían que tener un promedio de calificaciones por encima de 2.5 y no competían con los puntajes de referencia de los solicitantes de admisión regular.

Desde el momento en que se implementó el programa de doble admisión, las 16 plazas reservadas fueron ocupadas por minorías, a pesar del hecho de que muchos solicitantes blancos solicitaron el programa especial en desventaja.

Allan Bakke

En 1972, Allan Bakke era un hombre blanco de 32 años que trabajaba como ingeniero en la NASA, cuando decidió perseguir su interés en la medicina. Diez años antes, Bakke se había graduado de la Universidad de Minnesota con un título en ingeniería mecánica y un promedio de calificaciones de 3.51 de 4.0 y se le pidió unirse a la sociedad nacional de honor de ingeniería mecánica.

Luego se unió al Cuerpo de Marines de los EE. UU. Durante cuatro años, que incluyó una gira de servicio de combate de siete meses en Vietnam. En 1967, se convirtió en capitán y recibió una baja honorable. Después de dejar los Marines, fue a trabajar para la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) como ingeniero de investigación.

Bakke continuó yendo a la escuela y en junio de 1970 obtuvo su maestría en ingeniería mecánica, pero a pesar de esto, su interés en la medicina continuó creciendo.

Le faltaban algunos de los cursos de química y biología necesarios para ingresar a la escuela de medicina, por lo que asistió a clases nocturnas en la Universidad Estatal de San José y la Universidad de Stanford. Completó todos los requisitos previos y tuvo un promedio general de 3.46.

Durante este tiempo trabajó a tiempo parcial como voluntario en la sala de emergencias del Hospital El Camino en Mountain View, California.

Obtuvo una calificación general de 72 en el MCAT, que fue tres puntos más alto que el solicitante promedio de UCD y 39 puntos más alto que el solicitante promedio de un programa especial.

En 1972, Bakke aplicó a UCD. Su mayor preocupación fue ser rechazado debido a su edad. Había encuestado 11 escuelas de medicina; todos los que dijeron que había superado su límite de edad. La discriminación por edad no fue un problema en la década de 1970.

En marzo fue invitado a entrevistarse con el Dr. Theodore West, quien describió a Bakke como un candidato muy deseable a quien recomendó. Dos meses después, Bakke recibió su carta de rechazo.

Enfurecido por cómo se gestionaba el programa especial de admisiones, Bakke contactó a su abogado, Reynold H. Colvin, quien preparó una carta para que Bakke se la entregara al presidente del comité de admisiones de la escuela de medicina, el Dr. George Lowrey. La carta, que se envió a fines de mayo, incluía una solicitud de que Bakke fuera incluido en la lista de espera y que pudiera registrarse durante el otoño de 1973 y tomar cursos hasta que haya una vacante disponible.

Cuando Lowrey no respondió, Covin preparó una segunda carta en la que le preguntó al presidente si el programa especial de admisiones era una cuota racial ilegal.

Bakke fue invitado a reunirse con el asistente de Lowrey, Peter Storandt, de 34 años, para que los dos pudieran discutir por qué fue rechazado del programa y aconsejarle que vuelva a presentar una solicitud. Sugirió que si lo rechazaban de nuevo, podría llevar a UCD a los tribunales; Storandt tenía algunos nombres de abogados que posiblemente podrían ayudarlo si decidía ir en esa dirección. Storandt fue luego disciplinado y degradado por mostrar un comportamiento no profesional cuando se reunió con Bakke.

En agosto de 1973, Bakke solicitó la admisión temprana a UCD. Durante el proceso de entrevista, Lowery fue el segundo entrevistador. Le dio a Bakke un 86, que fue el puntaje más bajo que Lowery le había dado ese año.

Bakke recibió su segunda carta de rechazo de UCD a fines de septiembre de 1973.

Al mes siguiente, Colvin presentó una queja en nombre de Bakke ante la Oficina de Derechos Civiles de HEW, pero cuando HEW no pudo enviar una respuesta oportuna, Bakke decidió seguir adelante. El 20 de junio de 1974, Colvin presentó una demanda en nombre de Bakke en el Tribunal Superior del Condado de Yolo.

La queja incluía una solicitud de que UCD admitiera a Bakke en su programa porque el programa de admisión especial lo rechazó debido a su raza. Bakke alegó que el proceso de admisión especial violó la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de EE. UU., El artículo I de la Constitución de California, sección 21, y el Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

El abogado de UCD presentó una declaración cruzada y le pidió al juez que determinara que el programa especial era constitucional y legal. Argumentaron que Bakke no habría sido admitido incluso si no hubiera habido asientos reservados para las minorías.

El 20 de noviembre de 1974, el juez Manker consideró que el programa era inconstitucional y en violación del Título VI, "a ninguna raza o grupo étnico nunca se le deberían otorgar privilegios o inmunidades que no se otorgan a todas las demás razas".

Manker no ordenó admitir a Bakke en UCD, sino que la escuela reconsidera su solicitud bajo un sistema que no hizo determinaciones basadas en la raza.

Tanto Bakke como la universidad apelaron el fallo del juez. Bakke porque no se ordenó que fuera admitido en UCD y en la universidad porque el programa de admisión especial fue declarado inconstitucional.

Tribunal Supremo de California

Debido a la gravedad del caso, la Corte Suprema de California ordenó que se transfirieran las apelaciones. Habiendo ganado la reputación de ser uno de los tribunales de apelación más liberales, muchos asumieron que gobernaría del lado de la universidad. Sorprendentemente, el tribunal confirmó el fallo del tribunal inferior en un voto de seis a uno.

El juez Stanley Mosk escribió: "Ningún solicitante puede ser rechazado debido a su raza, en favor de otro que esté menos calificado, según las normas aplicadas sin tener en cuenta la raza".

El único disidente, el juez Matthew O. Tobriner escribió: "Es anómalo que la decimocuarta enmienda que sirvió de base para el requisito de que las escuelas primarias y secundarias se vean" obligadas "a integrarse ahora se modifique para prohibir que las escuelas de posgrado busquen voluntariamente que muy objetivo ".

El tribunal dictaminó que la universidad ya no podía usar la raza en el proceso de admisión. Ordenó que la universidad proporcionara pruebas de que la solicitud de Bakke habría sido rechazada bajo un programa que no estaba basado en la raza. Cuando la universidad admitió que no podría proporcionar la prueba, el fallo se modificó para ordenar la admisión de Bakke en la escuela de medicina.

Sin embargo, esa orden fue suspendida por la Corte Suprema de los EE. UU. En noviembre de 1976, a la espera del resultado de la petición de que los Regentes de la Universidad de California presentaran una orden de certiorari ante la Corte Suprema de los EE. UU. La universidad presentó una petición de auto de certiorari el mes siguiente.